Prueba Audi A6 Hybrid, motor, conducción y consumos

Audi A6 Hybrid

Una vez estudiado y comparado tanto el exterior como el interior del Audi A6 Hybrid con respecto a sus hermanos de gama, llega la parte más divertida de la prueba, el segundo acto donde pulsamos el botón de arranque y comprobamos las cualidades y aptitudes de la berlina híbrida de Ingolstadt.

Sin duda, sobre el papel la nueva apuesta de la marca de los cuatro aros pinta muy bien. El “añadido” eléctrico no solo aumenta la potencia, sino que reduce el consumo hasta los 6,2 litros y proporciona ese aura de limpieza que mucha personas y empresas buscan, además de ofrecer una suavidad de marcha encomiable, haciéndonos sentir en ocasiones que no hay resistencia al avance.

Pero como veremos más adelante, el apartado dinámico del Audi A6 Hybrid está compuesto de luces y sombras. Ofrece cosas muy positivas y otras, digamos, no tanto que pueden llegar a desmerecer el conjunto, un conjunto que al final de la prueba nos dejó un buen sabor de boca, todo hay que decirlo.

Al igual que ayer tuvimos que repasar un poco de historia para mostrar que Audi no es nueva en estos terrenos pantanosos, hoy debemos hacer un pequeño repaso técnico al nuevo Audi A6 Hybrid para que comprendamos de primera mano a que nos enfrentamos. Vamos a ello.

Conjugando la potencia del TFSI con la suavidad de un motor eléctrico

Audi A6 Hybrid

Bajo la sobria y elegante piel de esta berlina alemana del segmento E, encontramos todo el saber hacer del fabricante alemán, un saber hacer que se traduce en un complejo sistema híbrido que nos brinda la oportunidad de incrementar la potencia sin ver resentidos los consumos.  Gracias a esto, el vehículo de los cuatro aros promete las prestaciones de un motor de seis cilindros con el consumo contenido de uno de cuatro pucheros.

El motor de 2.0 litros TFSI es un viejo conocido del Grupo VAG, aunque para la ocasión ha recibido una serie de modificaciones para aumentar el confort de marcha y la experiencia de la conducción. Los grupos auxiliares son de accionamiento eléctrico, si paramos en un semáforo, la calefacción o el aire acondicionado seguirán funcionando a pleno rendimiento. Se prescinde por tanto de la correa de accesorios.

Este bloque eroga una potencia de 211 CV y 350 Nm de par que se transfieren únicamente a los rodillos delanteros. Asociado a él, en sustitución del convertidor de par e integrado en la caja de cambio Tiptronic de 8 velocidades, encontramos al protagonista real de esta prueba, al motor eléctrico sincrono que se alimenta de las baterías de iones de litio situadas en el maletero. Éstas pesan 36,8 kg.

Audi A6 Hybrid

Este motor eléctrico se combina con un embrague multidisco bañado en aceite, que se encarga de acoplar o desacoplar el motor eléctrico del motor TFSI de manera suave, rápida e imperceptible. La potencia desarrollada por este pequeño propulsor es de 54 CV y 210 Nm de par. La potencia combinada que tiene que soportar el eje delantero asciende hasta los 245 CV y 480 Nm de par, las pérdidas de tracción son el pan de cada día si no mimamos con exactitud el pedal derecho.

El resultado de todo este compendio tecnológico son unas cifras más que interesantes, practicando un cero a cien en 7,3 segundos y alcanzando una velocidad máxima de 238 km/h. Pero lo mejor de todo es su consumos medio homologado de tan sólo 6,2 litros y la posibilidad de recorrer hasta 3 km de distancia a 60 Km/h sin consumir ni una solo gota de gasolina. Además, en modo EV podemos alcanzar hasta 100 km/h.

Flotando por la ciudad y la autovía con consumos ajustados

Audi A6 Hybrid

Llave en el bolsillo, nos acercamos y primera sorpresa. El Audi A6 Hybrid no equipa de serie la entrada sin llave, un detalle que quizás se debe cuidar en un coche que arranca desde los 57.900 euros. Una vez dentro, pulsamos el botón de arranque, los asientos delanteros se ajustan a la posición seleccionada previamente y la primera sensación es, esto está roto, pero no, lo cierto es que el vehículo arranca en modo eléctrico y sólo el indicador Ready del potenciómetro te hará percatarte de ello, el silencio es sepulcral.

Quitamos el freno de mano, de accionamiento eléctrico, engranamos la “D” y el nuevo Audi A6 Hybrid se desplaza con una suavidad y un confort de marcha encomiable , parece que no encontramos resistencia al avance, que vamos flotando. Como hemos dicho anteriormente, según el fabricante sería posible recorrer hasta 3 km en modo eléctrico, lo cierto es que un servidor no fue capaz de recorrer más de 2 Km en este modo y eso que intenté conducir de la manera más eficiente posible.

Una vez agotadas las baterías o cuando le exigimos más potencia al híbrido de la gama A6, el motor de combustión interna hace acto de presencia de manera inapreciable, parece un fantasma y rara vez nuestros pasajeros sabían cuando nos movíamos gracias a un propulsor o a otro. Sin lugar a dudas, esta suavidad de funcionamiento, la manera en la que se combinan ambos propulsores, es uno de los puntos fuertes de este vehículo.

Audi A6 Hybrid

Por contra, parte de esta suavidad y confort de marcha se ve contrarrestada al accionar el pedal del freno y detenernos de una manera un tanto brusca. Me explico, el freno presenta un mal tacto, el paso de la frenada regenerativa (cargar baterias) a la frenada hidráulica (la tradicional) no está tan conseguida como la transición del motor de combustión al motor eléctrico y viceversas. El resultado es un incómodo tirón al detener la marcha debido a que es complicado dosificar la potencia de frenado.

Como imaginaréis, el único inconveniente que tiene este vehículo en ciudad llega a la hora de aparcar, bueno mejor dicho, a la hora de buscar un hueco que satisfaga las enormes dimensiones que atesora este gran navío del asfalto, ya que nuestra unidad de pruebas venía equipada con el asistente de aparcamiento automático. Aún así, la unidad prestada por Audi presentaba cierto síntomas de guerra, luciendo una carrocería abollada y rallada por más de un sitio, por no hablar de la limpieza…

Audi A6 Hybrid

Una vez abandonamos la ciudad y nos disponemos a pisar autovías, no queda otra que alabar el gran trabajo de insonorización realizado en este automóvil. El motor apenas es audible, sólo inundará el habitáculo de manera civilizada cuando le exigimos el do de pecho y lo hará con una melodía muy agradable al oído. El sonido aerodinámico es notable, aunque no molesto, y el de rodadura es muy limitado y eso que llevamos unas descomunales gomas, con las de serie el confort será aún mayor, filtrando además mejor las imperfecciones del asfalto al tener un mayor balón de aire.

En cuanto a consumos, Audi declara que este modelo se conforma con 6,2 litros para recorrer 100 km, eso sí, con los neumáticos de serie que presentan una menor sección. En un intento de conducción eficiente en un recorrido mixto nos acercamos a esta idílica cifra, marcando un 6,7 litros de marcador. En la vida real, bajar de los 8 litros tanto en ciudad como en autovías en realmente complicado. Comparando este consumo con el oficial puede parecer demasiado, pero si tenemos en cuenta las características del vehículo que tenemos entre manos, nos daremos cuenta de que es un consumo bastante ajustado.

El empresario se va de curvas

Audi A6 Hybrid

Estaremos de acuerdo en que el Audi A6 Hybrid no es un vehículo concebido para tragar curvas, un vehículo con el que “desfogarse” del estrés semanal atacando un vértice tras otro. Pero teniendo bajo el pie derecho tanta potencia y unas prestaciones que acompañan, quién no se resiste a comprobar las aptitudes dinámicas del Audi A6 Hybrid cuando se retuerce la carretera. Para ello disponemos de un modo manual y de un modo deportivo, a la par que podemos desconectar el ESP para disfrutar de una experiencia más intensa.

Como comentamos en la primera parte, el modo manual de poco sirve al no saber con certeza cuando llegamos al punto óptimo de cambio, de todos modos antes de llegar al corte el cambio sube de marcha, al igual que baja relaciones si el vehículo se va a calar. Así pues, seleccionamos el modo Dynamic, la dirección se torna más pesada, ofreciendo un tacto más racing y una mayor precisión, y el motor se encuentra en una franja de revoluciones más “viva” ayudado también por un acelerador más sensible a los movimientos del pie derecho.

El cambio de marcha Tiptronic de 8 velocidades es bastante rápido tanto subiendo marchas como reduciéndolas, eso sí, una vez vamos “lanzados, porque si exigimos de golpe y porrazo toda la potencia, ésta tardará en aparecer y lo hará “increpando” al eje delantero con una patada enorme que hará trabajar de manera intensa al ESP para reducir las pérdidas de tracción y el subviraje. Por lo tanto, deberemos de ser muy cuidadosos con el pie derecho al salir de cada curva si no queremos marcarnos un recto importante.

DSCF4335 (Copiar)

Pero por suerte, las baterías no sólo ocupan espacio en el maletero, sino que también aportan un peso a la zaga haciéndola así más juguetona. Gracias a ello, conducir el Audi A6 Hybrid es parecido a conducir un coche con el maletero cargado, siendo posible deslizar la zaga cuando levantamos el gas en pleno apoyo. El resultado es un ligero contravolante, una sonrisa de oreja a oreja y la posibilidad de corregir la trayectoria si hemos entrado algo pasado en la curva.

Mañana volveremos, nos tocará analizar el equipamiento y el precio de esta berlina híbrida, además sacaremos nuestras conclusiones sobre ella, unas conclusiones que nos harán dudar si es una buena alternativa dentro de la gama Audi A6. Os esperamos.

Más información – Prueba Audi A6 Hybrid, diseño exterior e interior

Galería de imágenes Audi A6 Hybrid

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *