Prueba Audi A7 Sportback 50 TDI 286 CV Tiptronic

En un mercado claramente dominado por los SUVs, alguien en el Grupo Volkswagen tuvo la brillante idea, en 2010, de pensar en las berlinas deportivas de lujo. Aquí es donde entra el coche que hemos tenido la ocasión de probar, el Audi A7 Sportback, un vehículo que, a pesar de tener un claro corte deportivo, en realidad es un Gran Turismo camuflado.

La finalidad del Audi A7, y por tanto también englobo al Panamera, aunque este tiene un corte aún más deportivo, es la de realizar kilómetros. Esto es algo que viene definido en su ADN debido a las cotas que presenta y, de momento, a los motores que incorpora. Después de esta pequeña introducción, metámonos en faena.

Por fuera…señorial y deportivo

La segunda generación de la berlina deportiva de lujo de Audi ha sufrido grandes cambios con respecto al modelo presentado en 2010. Ahora, el Audi A7 cuenta con unas líneas mucho más actualizadas, deportivas y agresivas, una evolución lógica que sigue el formato de diseño que podemos encontrar en otros modelos, como el Audi A8 o el A5.

Empezando por el frontal, la parrilla frontal gana importancia y como en todos los modelos de la firma alemana, es el elemento que más destaca, lo que les identifica y les diferencia del resto de fabricantes. Dentro de esta parrilla podemos encontrar el logotipo de Quattro, la tracción que incorpora la berlina alemana, además de dos sensores que proporcionarán una asistencia a la conducción excelente, pero de esto hablaremos después.

Podría decir que pilotos delanteros son el elemento que más llama la atención del frontal. Son hipnóticos y aportan un aura de modernismo y elegancia al mismo tiempo, justo lo que Audi ha querido mostrar tanto a sus clientes como al público en general. Están disponibles tres opciones: los de LED, los de LED con tecnología láser (3.410 €) o los LED-Matrix (2.065€) que incorporaba nuestro vehículo de prueba. Éstos ofrecen una buena iluminación y además, gracias a los sensores de luz, oscurecen el área de los coches que vienen en sentido contrario para no deslumbrarles.

El lateral puede dar la impresión que es la parte del vehículo donde menos se han realizado cambios, pero en esta segunda generación ahora cuenta, como en el resto del coche, con líneas más acentuadas, tanto en la parte inferior, con un nervio que recorre todo el lateral de ambas puertas, como en la línea de tensión que nace en los pilotos delanteros y abarca hasta los pilotos traseros. Con esto Audi busca un aspecto más deportivo y agresivo, y lo ha conseguido.

La zaga, por otro lado, luce mucho más pegada al suelo que la anterior generación, eso sí, sigue incorporando el alerón retráctil. Los faros traseros están unidos mediante una línea de LEDs que, como ya he comentado, incrementan el aspecto agresivo y deportivo del A7. Además, estos pilotos crean una animación en su opción LED Láser y LED-Matrix al más puro estilo “El Coche Fantástico”. A diferencia de la primera generación, el Audi A7 se une a la moda de los escapes ocultos, y opta por unas salidas falsas cromadas.

En conclusión, el Audi A7 ha ganado un aspecto mucho más moderno, deportivo, agresivo y lujoso. El trabajo realizado por los diseñadores de la marca alemana es excelente, y bien se demuestra cada vez que la berlina de Ingolstadt pisa la calle, convirtiéndose en todo un imán de miradas.

Por dentro…¿estoy montado en un Audi A8?

El Audi A8 está considerado el hermano mayor del A7, y no es para menos. La berlina de lujo cuenta con unas cotas de dimensión superiores, pero si hay un apartado donde dejan claro su parentesco, además de los propulsores y la plataforma utilizada, es en el diseño interior, ya que ambos modelos cuentan con diferencias mínimas.

El habitáculo del Audi A7 combina el diseño moderno y minimalista mostrado en el exterior, lleno de pantallas táctiles y de los botones suficientes para poder configurar todo lo necesario, además de superficies brillantes y metálicas junto con calidades de primer nivel.

Comenzando por el cuadro de instrumentos digital, denominado Virtual Cockpit, muestra todo lo necesario para el trayecto, ordenando la información en cuatro apartados: autonomía y todo lo relacionado al viaje, multimedia, contactos del teléfono y navegación. Gracias a este último, tendremos el mapa completo en la ubicación perfecta para no desviar la vista de la carretera. Sin duda, considero que el Virtual Cockpit es un añadido esencial en este tipo de vehículos.

Siguiendo por el volante, el que incluía nuestra unidad de pruebas es el que podremos encontrar de serie, cuenta con cuatro radios, levas para el cambio Tiptronic y todos los botones necesarios para controlar el cuadro de instrumentos digital, así como todo lo relacionado con el sistema de infoentretenimiento. Recubierto de cuero y con ajuste eléctrico, las formas diseñadas por Audi son novedosas y realzan el aspecto moderno del interior. Como opcional, encontramos otros tipos de volantes, más deportivos, con precios que rondan entre los 140 hasta los 375 euros.

Justo a la altura de la visión del conductor nos encontraremos el sistema Head Up Display, que mostrará información relevante del trayecto como la navegación, el límite de velocidad, indicará si ciertas ayudas a la conducción están activas y, por supuesto, la velocidad a la que circulamos. Aunque me ha faltado que muestre las revoluciones, algo que sería muy útil en el modo más deportivo, es bastante cómodo y es un opcional que recomiendo.

El salpicadero está dividido por dos alturas. La primera está rematada por cuero y pespuntes de color blanco, y es donde encontraremos las salidas de aire en ambos lados del habitáculo. La segunda, ubicada en una posición inferior, está realizada por plásticos de buena calidad que, en nuestra unidad, ofrecían un tacto similar al del aluminio pulido. La construcción en este aspecto es excelente y no hemos podido oír crujidos extraños en ningún momento.

La consola central muestra algo que, aunque no es novedad en la firma de Ingolstadt, ya que el nuevo Audi A8 también lo incorpora, sí que es sorprendente a primera vista. Contamos con dos pantallas totalmente táctiles con las que manejar distintos apartados del sistema de infoentretenimiento y del climatizador. Mediante el panel superior, el cual muestra la información en cinco bloques: menú home, radio, multimedia, teléfono y navegación, podremos ajustar todo lo relacionado con el sistema MMI Navigation, mientras que la inferior, además de servirnos en algunas ocasiones como teclado -como por ejemplo para introducir una dirección-, nos permitirá seleccionar la temperatura en ambas zonas, la función masaje que deseemos, configurar varios parámetros de anchura y longitud de los asientos, la ventilación y calefacción de los mismos, o incluso desplegar el alerón retráctil -esta acción es adictiva y nos sentiremos como el mismísimo Batman conduciendo su Batmóvil-.

Si seguimos por la consola central, encontraremos la palanca de cambios, la cual mantiene el mismo diseño con el que cuentan la mayoría de modelos, al menos de gama alta, de Audi. Al más puro estilo avión de caza, podremos seleccionar la marcha atrás, neutra y directa mediante la pulsación de un botón, situado en el lateral izquierdo, mientras que para estacionar el vehículo tendremos un botón dedicado para ello. Muy cómodo. Justo en el lado derecho de la palanca encontraremos un pequeña trampilla con dos posa vasos y el espacio perfecto para acomodar la llave de nuestro A7.

Terminando con el habitáculo, el reposabrazos de los asientos delanteros es ajustable en longitud, y dentro esconde ranuras para una tarjeta SIM, una SD, y dos puertos USB, además de una bandeja que servirá para cargar nuestro teléfono de forma inalámbrica.

Será mejor estar sentado delante que detrás

Probablemente la habitabilidad no sea uno de los elementos esenciales en los que pensará el posible usuario del nuevo Audi A7, y es que, si bien los asientos delanteros gozan de un espacio más que suficiente, en las plazas traseras la cosa es muy diferente.

Un Gran Turismo, es por definición, un vehículo de cuatro plazas, con un motor imponente en la parte delantera y una gran batalla. El Audi A7 cumple todas estas especificaciones, su distancia entre ejes es de casi 3 metros (2.93 metros), y esto, unido a sus 4,96 metros de longitud, hacen que el espacio libre para las piernas, tanto en los asientos delanteros como en las plazas traseras, sea más que suficiente. No ocurre lo mismo con la cota en altura.

Las plazas delanteras, como ocurre en todos los vehículos, gozan de un mayor espacio libre y de todas las comodidades posibles con respecto a las plazas traseras. Estos asientos se pueden regular de forma eléctrica ya no solo en altura o profundidad, sino también en longitud y anchura de la banqueta, pero, además, cuentan con función masaje que podremos controlar directamente desde la pantalla táctil inferior. Esto permite que podamos ajustar el asiento a nuestras proporciones, ofreciendo un gran agarre en carreteras reviradas sin perder el más mínimo ápice de comodidad. Hacer kilómetros con este tipo de facilidades es una delicia, creedme.

Las plazas traseras, como comentaba, no cuentan con el mismo lujo de detalles, pero si que ofrecen un gran espacio libre para las piernas. No ocurre lo mismo, eso sí, con la altura libre, ya que rozaba con la cabeza en la tela del techo. Peor aún es la plaza central, la cual está más elevada y es más dura que las posiciones laterales, además de contar con el túnel de transmisión de la tracción Quattro. Únicamente servirá para situaciones muy ocasionales o para el uso infantil.

Terminando con el maletero, el Audi A7, al igual que ocurrió con el Volkswagen Arteon, impresiona por la gran capacidad con la que cuenta en este apartado, a pesar de tener unas líneas tan deportivas. El volumen disponible en la berlina de Ingolstadt es de 535 litros, una cifra inferior a la que ofrece el Arteon o el BMW Serie 6 GT, pero que será más que suficiente para que cuatro personas puedan transportar su maleta personal durante cualquier trayecto.

Motorizaciones y acabados

Actualmente, el Audi A7 solo cuenta con una única motorización, el 50 TDI , la cual fue la que pudimos probar. Este propulsor es un diésel V6 de 3 litros, el denominado 3.0 TDI dentro del Grupo Volkswagen. Ofrece una potencia máxima de 286 caballos y un par motor de 600 Nm que está disponible desde las 3.000 hasta las 4.000 revoluciones.

Transmite toda su potencia mediante la archiconocida tracción total Quattro. Está acoplado a una transmisión de 8 velocidades denominada Tiptronic, con un claro enfoque hacia la comodidad antes de la deportividad.

Motor Configuración Combustible Potencia
Motor Configuración Combustible Potencia
50 TDI V6 Diésel 286 CV

Toda la potencia necesaria para el día a día

La unidad que probamos contaba con el bloque diésel V6 TDI de 3 litros que desarrolla una potencia máxima de 286 caballos y 600 Nm de par motor. El Audi A7 es un vehículo enfocado a la comodidad con ligeros toques de deportividad, y este propulsor es probablemente el mejor para este cometido, ofreciendo unos consumos muy buenos para la cilindrada y potencia ofrecida, y un buen empuje, gracias en parte a su tracción total.

Eso sí, algo que no nos esperábamos en este motor turboalimentado era un retardo de entre 1 y 2 segundos a la hora de acelerar a fondo desde parado o en movimiento, las típicas situaciones de salida desde semáforo o un adelantamiento, y que emborrona en cierta manera el funcionamiento de este propulsor. Audi ha buscado ofrecer una gran suavidad, sin brusquedades, y en estos casos concretos le hace penalizar.

Si nos centramos en la comodidad de marcha, la caja tiptronic de 8 velocidades se comporta de manera estupenda, haciendo que los cambios de marcha sean prácticamente inexistentes si circulamos en modo crucero, y dando cierto toque deportivo si optamos por una conducción de este tipo.

Por lo general, el 50 TDI ofrece un buen rendimiento para recorrer kilómetros, con unos consumos muy contenidos para el segmento al que pertenece el Audi A7, y sacando todos sus caballos a relucir a la hora de decidirnos por una conducción deportiva, a pesar del comportamiento extraño que he comentado anteriormente, el cual podremos solucionar reduciendo manualmente una velocidad si fuera necesario.

Consumos

He podido probar el Audi A7 50 TDI durante más de 600 kilómetros por todo tipo de vías, y el consumo medio ha sido de 7,7 litros/100km. Para ser un vehículo que roza las 2 toneladas y cuenta con un motor V6 de casi 300 caballos, es una cifra muy contenida, pero aún sorprende más cuando, circulando por autovías, el consumo puede situarse en torno a los 5 l/100km. Es aquí donde nos damos cuenta de que el Audi A7 está enfocado para personas que vayan a realizar un gran número de kilómetros y, además, quieran disponer de todas las comodidades posibles.

Versión Consumo urbano Consumo extraurbano Consumo medio
Versión Consumo urbano Consumo extraurbano Consumo medio
Audi A7 Sportback 50 TDI 286 CV Medido 9.5 l/100 km 5.5 l/100 km 7.7 l/100 km
Audi A7 Sportback 50 TDI 286 CV Homologado 6.2 l/100 km 5.2 l/100 km 5.6 l/100 km

Modos de conducción: La versatilidad al alcance de un botón

Uno de los aspectos que más me gustan de los vehículos modernos es su capacidad para adaptarse a cualquier tipo de situación y ser lo más eficaces posibles en ellas. El Grupo Volkswagen es uno de los que mejor provecho sacan de este apartado con sus modos de conducción, y Audi cuenta con el drive select, que nos permitirá ajustar la propulsión, el tren de rodaje o la dirección para ofrecer un coche totalmente diferente entre extremos. Los modos de conducción disponibles son:

  • Efficiency: Ajusta el Audi A7 de forma automática para reducir al máximo los consumos, ofreciendo un comportamiento centrado en la eficiencia de combustible.
  • Confort: La suspensión y la dirección se ablandan consiguiendo filtrar perfectamente los baches del terreno.
  • Auto: Es el modo por defecto. El vehículo adopta el ajuste más adecuado para cada ocasión.
  • Dynamic: Es el modo más deportivo. Configura la entrega de potencia para otorgar la mayor cantidad de caballos en el menor tiempo posible, endurece la suspensión y la dirección y además reduce la altura libre al suelo.
  • Individual: Nos permitirá tomar el control total del vehículo y ajustar los diferentes parámetros a nuestro gusto.

A pesar de no estar incluído dentro del menú de selección del Audi drive select, también existe un modo denominado offroad, que se activará cuando el vehículo detecte que estamos circulando por un terreno roto o fuera de pista, y aumentará la altura libre al suelo para poder sortear posibles obstáculos. Obviamente, esto no significa que el Audi A7 esté capacitado para recorrer terrenos fuera de la carretera, pero sí que facilita su utilización cuando no hay una mejor alternativa.

Deportivo…a su manera

Nos ponemos a los mandos del Audi A7 y lo primero que percibimos es una sensación de comodidad y de tranquilidad circulando en autovías que ya esperábamos en un vehículo de estas características. La berlina coupé de lujo alemana no ofrece rumorosidad a velocidad de crucero, siendo solo perceptible pasadas las 3.500 vueltas, algo normal en este tipo de motores, y el ruido aerodinámico no es excesivamente notable, por lo que cumple, con creces, la misión para lo que está destinada, devorar kilómetros.

La unidad de pruebas que pudimos conducir contaba con suspensión neumática, de altura y dureza variable, que se ajusta dependiendo del modo de conducción elegido. En Confort, configurará la altura por defecto, normalmente en el punto intermedio, y reducirá la dureza para filtrar de forma excelente todas las irregularidades que podamos encontrar en el piso. El modo Dynamic cambia notablemente, pues baja la altura al mínimo y endurece la suspensión para ofrecer una sensación deportiva, la cual se verá algo oscurecida por el comportamiento del motor a bajas revoluciones. El Audi A7 sigue la tendencia que hemos podido ver en otros modelos del Grupo Volkswagen, ofrecer vehículos totalmente versátiles sea cual sea el entorno en el que nos encontremos.

La dirección es directa, pero también está muy asistida y no informa de forma total al conductor de las irregularidades del asfalto, ni en el modo más deportivo. Nuestra unidad de pruebas contaba con la tracción total Quattro y, además, con la dirección a las cuatro ruedas. Con esto, la berlina alemana consigue una mejor estabilidad, un mejor agarre en curvas y un menor radio de giro, generando una agilidad propia de un compacto a pesar de los casi 5 metros del Audi A7, lo que nos facilitará la vida en la conducción por vías urbanas.

Continúo hablando de este tipo de situaciones, ya que adentrarse en las calles de una gran ciudad con este tipo de vehículos no suele ser algo que guste a la mayoría de conductores. Por suerte, en el A7 la visibilidad es bastante buena y la longitud del vehículo no será un impedimento, a pesar de no contar con detección de ángulo muerto, algo que Audi podría incorporar sin problema en este modelo de gama alta. Otro aspecto con el que no contaba nuestra unidad de pruebas era el aparcamiento automático, un opcional al que se suele crear bastante dependencia y que ayudaría a muchas personas a realizar el ritual de estacionamiento sin mayor complicación. Aún así, las cámaras, tanto trasera como delantera, así como los sensores de proximidad repartidos por todo el vehículo, son asistencia suficiente para aparcar de forma correcta.

Terminando con el comportamiento dinámico del Audi A7, llegamos a la sección de las curvas reviradas, un entorno al que no está destinado este tipo de vehículos, pero que suelen dar un buen resultado. Gracias a la potencia derivada del V6 3.0 TDI y a la puesta a punto de suspensión y chasis, el A7 se comporta con una agilidad pasmosa en estas vías, ofreciendo un leve balanceo de la carrocería, algo obvio debido a sus dimensiones. Y es aquí donde más apreciamos el funcionamiento de la dirección con desmultiplicación variable y las ruedas traseras directrices, pues el coche “mete el morro” enseguida y, además, el eje trasero redondea la curva haciendo que sea un juego de niños.

Conclusión

En líneas generales, el Audi A7 es un gran vehículo para hacer miles de kilómetros. Pero como todos, no es perfecto. Como ya he comentado, las plazas traseras dejan algo que desear en cuanto a su cota de altura, y para mi gusto, a pesar de que la pantalla táctil inferior de la consola central es una auténtica pasada y una gran innovación, considero que las ruletas con las que cuentan otros modelos de la firma para controlar la climatización son más sencillas de utilizar por el conductor, ya que, en cuanto a accesibilidad, es mucho mejor un entorno físico que uno táctil. Y… hasta aquí los puntos negativos.

El Audi A7 cuenta con uno de los mejores diseños, tanto exterior como interior, de su segmento, aportando la combinación perfecta entre agresividad, modernidad, lujo y elegancia. Todo en un mismo coche. Sus líneas son infinitas y la utilización de materiales como el aluminio pulido en el interior remarcan ese futurismo que destilan las formas de la berlina deportiva.

Equipamiento

Actualmente no existen acabados como tal, sino una única versión, la 50 TDI. Ésta pueden complementarse con paquetes, tanto de diseño, como de equipamiento, que añadirán más elementos a los ya existentes. Por tanto, Audi ofrece los siguientes paquetes:

S-Line Deportivo (5.155€)

  • Llantas de 20 pulgadas
  • Suspensión deportiva (10 mm más baja)
  • Molduras con letra S
  • Volante deportivo con levas
  • Asientos deportivos delanteros
  • Tapicería en Alcántara y cuero
  • Relieve S en los asientos
  • Techo color negro
  • Inserciones en aluminio mate

S-Line Exterior (2.200€)

  • Parachoques delantero específico
  • Entradas de aire laterales
  • Difusor en negro titanio mate
  • Faldones laterales específicos
  • Molduras con letra S

Design Selection (4.155€)

  • Llantas de 19 pulgadas
  • Molduras de entrada iluminadas
  • Tapicería cuero
  • Inserciones en madera
  • Paquete de iluminación ambiente

Paquete Confort (3.860€)

  • Climatizador automático de cuatro zonas
  • Tapicería en cuero
  • Paquete de iluminación ambiente
  • Asientos delanteros con ajuste eléctrico y función memoria
  • Ajuste lumbar eléctrico

Paquete S Line (6.340€)

Incluye:

  • Paquete S Line Exterior
  • Paquete S Line interior
  • Llave confort con apertura por gestos
  • Alarma antirrobo

Precios

Versión Combustible Potencia Tracción Transmisión Precio
Versión Combustible Potencia Tracción Transmisión Precio
Audi A7 Sportback 50 TDI quattro tiptronic Diésel 286 CV Total Automático 78.085€

Opinión del editor

Prueba Audi A7 Sportback 50 TDI 286 CV: Deportivo o lujoso, esa es la cuestión
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4.5 estrellas
78.085 a 82.745
  • 80%

  • Prueba Audi A7 Sportback 50 TDI 286 CV: Deportivo o lujoso, esa es la cuestión
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 6 de agosto de 2018
  • Diseño exterior
    Editor: 90%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 90%
  • Plazas delanteras
    Editor: 95%
  • Plazas traseras
    Editor: 80%
  • Maletero
    Editor: 85%
  • Mecánica
    Editor: 80%
  • Consumos
    Editor: 90%
  • Confort
    Editor: 90%
  • Precio
    Editor: 80%

Pros

  • Diseño moderno
  • Consumos
  • Calidad de materiales

Contras

  • Comportamiento del motor
  • Ausencia ángulo muerto
  • Precio extras

Galería del Audi A7

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar


Estudiante de ingeniería, soy un apasionado de los coches desde niño. Aprendiendo cada día más acerca de este gran sector, siento un feeling especial por los deportivos compactos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.