Prueba BMW Serie 2 Gran Tourer, reforzando el concepto

Prueba BMW Serie 2 Gran Tourer

La marca bávara finalmente daba ese paso que muchos nunca pensaron que daría lanzando al mercado el BMW Serie 2 Active Tourer, su primer modelo de tracción delantera. La mayoría aseguró que la deportividad que siempre les había caracterizado se había esfumado de un plumazo. Pero lo cierto es que, en su prueba, la decepción no llamó a nuestra puerta, encontrándonos un coche muy interesante. Hoy, los mismos, vuelven a enfrentarse a otro reto, de nuevo dan otro paso en este segmento con el BMW Serie 2 Gran Tourer, el único monovolumen premium de siete plazas. ¿Qué supone este nuevo modelo?

En primer lugar, y como respuesta sencilla, esta nueva incorporación viene a reforzar a su hermano menor el Serie 2 Active Tourer. El 70% de los clientes de éste último modelo nunca habían comprado un BMW, por tanto, la llegada de una nueva versión todavía más grande, reforzará este dato. Igualmente este terreno guarda una tierra poco cultivada para las marcas premium y es que, como os he mencionado en las anteriores líneas, el BMW Serie 2 Gran Tourer es el primer monovolumen de siete plazas premium.

Las diferencias con el Active Tourer

Prueba BMW Serie 2 Gran Tourer

Entonces, para empezar, las razones que justifican la llegada del alemán parecen suficientes. Y si aún no estás convencido, revisemos sus números. Nos encontramos con un vehículo de 4.556 mm. de largo, 1.800 mm. de ancho, y 1.608 de alto. Su carrocería es 21 cm. más larga que la del Active Tourer, contando entonces con una batalla de 2.780 mm., 11 cm. más extensa que la del mismo. Es solo 5 cm. más alto e igual de ancho, pero su maletero, con 645 litros, tiene 177 litros más que su hermano. Un baúl que con los asientos reclinados consigue una cifra de 1.905 litros, más capacidad aún que la de un BMW X5.

Monovolumen con genética BMW

Prueba BMW Serie 2 Gran Tourer

Con todo ello la marca asegura que han conseguido diseñar un coche deportivo y que a la vez tenga un espacio interior sobradamente cómodo. Mi opinión al respecto se decanta más por un imposible, aunque por el momento, sin haberlo probado, no puedo afirmar nada. Pero no tardaré demasiado en daros una respuesta ya que me encuentro delante de una buena hilera de BMW Serie 2 Gran Tourer. Estoy en su presentación y sinceramente tengo bastante ganas de descubrir que han conseguido hacer los del Baviera con un monovolumen de siete plazas. La misma recete que un Renault Grand Scénic, o un Citroën Grand C4 Picasso pero con la diferencia de tener el emblema de la marca de las aspas estampado en el frontal.

Y en lo que se refiere a diseño, estamos ante un Serie 2 Active Tourer al que han estirado como si de plastilina se tratara. La parte frontal es clavada a él. Tenemos una mirada profunda, fruto del nuevo lenguaje de diseño de la compañía. Los ópticos siguen una forma agresiva, retadora podríamos decir, y se sitúan a ambos lados de la siempre doble calandra de BMW. Debemos sentarnos a mirar el perfil para encontrar la verdadera personalidad de este modelo, siendo aquí donde está la mayor diferencia con las nuevas medidas y la línea cayendo de manera diferente. Eso sí, los nervios típicos de la marca alemana no han desaparecido del lateral.

Prueba BMW Serie 2 Gran Tourer

Del mismo modo la zaga también nos descubre alguna diferencia importante. En general vemos más amplitud y en particular unos pilotos de nueva factura con un diseño más afilado. Queriendo obtener esa imagen de deportivo han montado dos salidas de escape aunque, dependiendo del acabado escogido, podrá reducirse a solo una. Y es que, como nos tiene acostumbrados últimamente la compañía, podemos escoger varios acabados. Una lista que luego analizaremos detalladamente junto con la gama mecánica.

Pese a que en nuestro caso estamos analizando el acabado más austero, el Advantage, en lo que se refiere al exterior el trabajo realizado es correcto. Resulta complicado impresionar a nivel estético con un formato monovolumen porque el espacio, lamentablemente está reñido con la deportividad. La estética del BMW Serie 2 Gran Tourer es una de las más bonitas del segmento. Se ha tenido especial interés en construir un vehículo atractivo a los ojos, heredando la parte delantera del Active Tourer, la zona más agraciada del conjunto, y rematando la trasera con elementos deportivos.

Interior espacioso y de calidad

Prueba BMW Serie 2 Gran Tourer

Subirte al interior recuerda como no podía ser de otra manera una vez más a su hermano de gama. El salpicadero resalta el gen BMW orientando la consola central al conductor en donde la pantalla se lleva el protagonismo y la botonera es escasa. Por otro lado la seriedad de los interiores se ve alterada en esta nueva etapa con líneas más modernas y adaptadas a los tiempos que corren. Aunque tranquilos, no se han vuelto locos y siguen manteniendo un cuadro de instrumentos que pide a gritos una renovación.

La parte destacada de esta historia es la comodidad que disfruto en estos momentos sentado en el puesto de conducción. Me encuentro en una posición elevada, más alta que la de un BMW X1. Los asientos, en este acabado, no agarran demasiado mi espalda ni son excesivamente bonitos aunque acomodan mi cuerpo francamente bien. Desde aquí tengo una vista privilegiada de lo que está pasando delante, puedo acceder con facilidad al sistema de info-entretenimiento y echar mano de la palanca de cambios sin problema. Además el volante, de tres radios y éste sí, de bonito diseño, guarda un tamaño a mi juicio perfecto.

Prueba BMW Serie 2 Gran Tourer

En las filas traseras hay sitio de sobra para la cabeza y las rodillas, incluso en el asiento del medio. Se accede con facilidad, estando ubicada la butaca a una altura adecuada. La tercera fila, que en nuestra unidad estaba disponible y tiene un precio de 900 euros, es en donde el espacio es más reducido. Pero siendo una tercera hilera de asientos, en un coche de 4,5 metros, el espacio está francamente bien aprovechado. Con ellos reclinados, el maletero sufre la perdida de la mayoría de su cubicaje, pero si están abatidos encontramos un baúl de formas sencillas, plano, con un acceso amplio y altura correcta. Además, el portón se abre y cierra automáticamente de serie.

Motor educado

Prueba BMW Serie 2 Gran Tourer

El tiempo apremia y los ataques de el Lorenzo me insisten para que no tarde en arrancar la mecánica de este BMW Serie 2 Gran Tourer. Dicho y hecho, pulso el botón Start y comienza a trabajar los tres cilindros del motor que esconde esta versión, el 218i, un corazón tricilíndrico con 1,5 litros y 136 caballos de potencia. El par es de 220 Nm, estando la energía asociada a la caja de cambios manual de seis velocidades. Su trabajo es mover con soltura un peso total de casi 1.400 kilogramos, una labor que comenzamos a analizar.

Lo primero que he de destacar es su buena sonoridad. Apenas oímos trabajar a este motor de tres cilindros. Incluso buscándole las cosquillas y subiéndolo de vueltas, el sonido nunca llega a molestar, siendo óptimo el trabajo de insonorización. Aprovechando que me he metido directamente a hablar de su mecánica, os cuento que es bastante lineal, que no notamos en ningún momento en todo el rango de revoluciones un empuje más impetuoso que el resto. La potencia es sencillamente correcta, corre, aunque no nos damos cuenta, y es enérgica sin ser en ningún momento brusca.

De nuevo, genética BMW

Prueba BMW Serie 2 Gran Tourer

Por otro lado el tacto de la palanca de cambios es como nos tiene acostumbrados la compañía, preciso y directo. Sumada a esta precisión encontramos la dirección, uno de los apartados destacados en el modelo. Nos lleva a donde le decimos que nos lleve, sin más, encontrándola mucho más directa de lo que me había imaginado en un principio. Por último la suspensión, que quizás no me creáis pero la he notado más dura que muchos turismos del mercado e incluso más rígida que la de algunos compactos. Unas sensaciones que no me imaginaba que me encontraría nunca en un monovolumen. En lo que se refiere al balanceo, aparece, aunque está bien controlado con un centro de gravedad bajo.

Es aquí donde me paro a reflexionar algo inquietado. Si éste último párrafo que os escribo lo cogiera y lo pegara en la prueba de un deportivo, podría incluso pasar desapercibido. Dirección precisa, caja de cambios directa, suspensión dura, son las características propias de la deportividad. Sí, no he olvidado que estoy ante un BMW y eso significa deportividad, pero es que también estoy ante un monovolumen, uno de los formatos que más se aleja de eso mismo, la deportividad. Es entonces que me pregunto, ¿hace bien la marca bávara con mantener su filosofía incluso en un vehículo de siete plazas?

Conclusión

Prueba BMW Serie 2 Gran Tourer

Las impresiones que me he llevado del trincilíndrico tras algunas kilómetros más son muy buenas. Son suficientes los 136 CV que desarrolla para movernos en prácticamente cualquier situación. El consumo combinado, una de sus ventajas, se distancia un poco del que declara oficialmente, 5,3 l./100 km, aunque no demasiado. Además en una prueba corta es difícil contrastar esta información, un apartado que por cierto promete, ya que tiene el coeficiente de rozamiento más bajo del segmento, o,28. Igualmente el combinado suspensión-dirección-palanca puede no gustar a quien busque simplemente un monovolumen, pero enamorará a quien busque algo más. Es por ello que la receta monovolumen de BMW aprueba, situándose en solitario en un segmento en el que espera enemigo.

Equipamiento BMW Serie 2 Gran Tourer

De serie

  • Climatizador bizona
  • Volante deportivo de cuero multifunción
  • Sensor de lluvia y luces
  • Llamada de emergencia inteligente
  • Accionamiento automático portón trasero
  • Paquete de retrovisores exteriores
  • Llantas de aleación de 16 pulgadas

Advantage (1.600 euros)

advantage

  • Faros LED
  • Faros antinieblas
  • Control de crucero
  • Sensor de aparcamiento

Sport (Completa a Advantage por 3.500 euros)

sport

 

  • Asientos de Tela Race
  • Molduras específicas
  • Asientos deportivos para conductor y acompañante
  • Paquete de iluminación
  • Llantas de 17 pulgadas

Luxury (Completa a Advantage por 4.900 euros)

luxury1

  • Cuero Dakota perforado
  • Línea cromada exterior
  • Llantas de 17 pulgadas
  • Molduras específicas
  • Calefacción para los asientos delanteros
  • Paquete de iluminación

M sport (Completa a Advantage por 5.400 euros)

M sport

  • Asientos de Tela y Alcantara
  • Moldura específica
  • Llantas de 17 pulgadas
  • Asientos deportivos para conductor y acompañante
  • Volante M
  • Paquete aerodinámico M
  • Guarnecido interior del techo BMW Individual
  • Paquete iluminación
  • Suspensión deportiva M

Precios BMW Serie 2 Gran Tourer

Motor Cambio Combustible Precio
218i 136 CV Manual 6v Gasolina 30.550€
218i 136 CV Aut. 6v Gasolina 34.063€
220i 192 CV Aut. 8v Gasolina 35.250€
216d 116 CV Manual 6v Diésel 29.950€
218d 150 CV Manual 6v Diésel 32.350€
220d 190 CV Aut. 8v Diésel 37.950€
220d xDrive 190 CV Aut. 8v Diésel 40.350€

 

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *