Prueba BMW X2 xDrive20d M Sport X

La llegada del primer BMW X6 revolucionaba el segmento de los SUV. El modelo de la casa alemana reinterpretaba el concepto de todocamino, enseñando una carrocería que se olvidaba por momentos de la sensatez pensando únicamente en el atractivo visual. Las réplicas no tardaron en llegar, e incluso la propia marca siguió extendiendo el concepto. En esa misma atmósfera de deportividad y diferenciación nace el SUV al que estamos a punto de subirnos, un coche que se inspira en otro conocido de la marca pero con una personalidad totalmente diferente. Arrancamos la prueba del BMW X2 xDrive20d, un modelo que nos cede Mandel Motor, nuevo concesionario BMW en la ciudad de Badajoz.

Estaba por llegar. Sabíamos que la compañía con sede en Múnich quería lanzar un BMW X1 de corte más deportivo. Y finalmente desaparecía el telón. Lo que nos encontramos tras la cortina roja conseguía sorprender hasta al más impasible. El BMW X2 se inspira en el SUV de acceso a la marca pero no es simplemente un BMW X1 diferente, es más, mucho más. A nivel estético solo en el interior cuesta encontrar diferencias. Y a nivel dinámico… bueno, aún es pronto para hablar de sensaciones, aún queda tinta por correr.

BMW X1 VS BMW X2

Basta con mirar las medidas para confirmar que se trata de un coche muy diferente. El BMW X2 cuenta con una carrocería de 4,36 metros de longitud, 1,82 metros de anchura y 1,52 metros de altura. Es, por tanto, más corto que el BMW X1, más bajo y más ancho. El dibujo que vemos sigue unos trazos más deportivos que el conocido SUV compacto de la firma, contando con la misma batalla que el mismo. El BMW X1, el Mini Countryman y el susodicho BMW X2 comparten plataforma, una tecnología que se encarga por tanto de los SUV más urbanos del grupo.

Personalidad propia

Mencionar a Mini nos viene bien para hilar este nuevo párrafo. Y es que, en el apartado estético, muchos hablan del BMW X2 como el “Mini de BMW”. Este parangón tiene más en cuenta sus formas que su diseño, con una carrocería que podría tener más que ver con un compacto elevado que con un SUV. No quiero detenerme demasiado en el análisis de su estética, mi compañero Diego Ávila os habló de ella en profundidad en la presentación del BMW X2, aunque si vamos a mencionar los puntos clave de este apartado.

Con el segmento colmado de enemigos al acecho, el BMW X2 tenía que sorprender. El Audi Q2 o el Volkswagen T-Roc han llega también con fuerza a este nicho, uno de los más originales del mercado. Para dotar al BMW X2 de personalidad propia han utilizado recursos tan interesantes como invertir la famosa parrilla doble por primera vez en la historia de la marca, con una parte superior más delgada que la inferior. Además, el paragolpes delantero cuenta con rasgos más deportivos, con formas menos elegantes que el del BMW X1.

El perfil es sin duda una de las vistas que más importancia tienen. Si pasáramos la mano por toda la carrocería podríamos sentir una fluidez de líneas que no tiene el hermano compacto del BMW X2. La luneta trasera no quiere caer de manera tan dramática y busca la armonía como si de una berlina deportiva se tratara. Los faldones laterales, las llantas de gran diámetro y el emblema colocado en el pilar C completan el elenco de detalles estéticos, un último recurso que por cierto recuerda a algunos de los mejores coupé de la marca como el señor BMW 3.0 CSL. Mis respetos.

La parte trasera del BMW X2 enseña una superficie acristalada más escasa, con nuevos pilotos que también parecen haber sido invertidos respecto a los del BMW X1. El paragolpes trasero cuenta con músculo, aunque es el difusor el que le aporta más fuerza gracias a sus dimensiones y su salida doble de escape. He de decir que la zaga me ha cautivado, no pudiendo decir lo mismo de la parte frontal. Ya sabéis, esto de los gustos…

Excelente calidad percibida

Si aún no has accedido al interior del BMW X2 puedes tener dudas sobre la identidad del modelo en el que se han inspirado, aunque al subirte al habitáculo queda patente que el BMW X1 ha tenido mucho que ver en el trabajo estético. El salpicadero, la instrumentación y la palanca del cambio recuerdan especialmente al SUV compacto alemán, con una consola central orientada al conductor y una pantalla coronando este espacio. Sí podemos destacar el volante que monta y la nueva oferta de tapizados.

La posición de conducción de este nuevo SUV que firma la compañía bávara te deja en una de las posiciones más deportivas de la gama X. Los asientos, que en esta unidad son partes del acabado M Sport X, lucen un acabado espectacular, amarrando igualmente tu espalda de buena manera. Con tu trasero descansando en estas butacas puedes acceder sin problemas a la botonería, gestionando las diferentes opciones del sistema multimedia con la pantalla de hasta 8,8 pulgadas de la consola central que está bien ubicada cerca de la línea de visión. El cuadro de instrumentos digital Black Panel es otro de los sistemas que no podemos dejar de señalar en este BMW X2, una tecnología que no es demasiado interactiva pero que si moderniza el interior de este SUV de medidas compactas.

Los remates de este salpicadero son de calidad, con material blando en buena parte del espacio que le otorga una calidad percibida excelente. En algunas zonas podemos encontrar inserciones en el clásico negro brillante, un recurso que está de moda entre los fabricantes. De la misma manera, no he echado de menos huecos para dejar objetos, con espacio tanto en el túnel de transmisión como en las puertas. Encontramos hasta dos portabotellas que están bien ubicados y que mejoran el lado práctico de este SUV tan personal.

No es de los más espaciosos, pero cumple

No hace falta que vuelva a repetir la frase que en estéticas deportivas estás cansado de escuchar o leer. Y es que sabes de más que un diseño deportivo encuentra su punto negativo en el apartado de espacios. En este caso el BMW X2 cumple con los ocupantes de la primera fila, con los de la segunda la historia cambia, aunque no tiene un final tan triste como me esperaba. El acceso a las plazas traseras, con los grandes pasos de rueda, no se completa con la complejidad que podría imaginar. El espacio en las plazas laterales me ha sorprendido, con centímetros suficientes para las rodillas y la cabeza si no eres un “patilargo”. Los problemas se acentúan en la plaza central, con menos mullido y poco espacio para colocar las piernas.

El maletero del BMW X2 nos deja un acceso amplio gracias a la división de los pilotos. Si bien, sí es más justo que el del BMW X1, con 470 litros de capacidad frente a los 505 de su hermano racional. Frente a la competencia sí es de los mejores, con más capacidad en comparación con sus principales rivales. El Audi Q2 pasa por poco de los 400 litros y el Volkswagen T-Roc no llega a los 450 litros. El recién llegado Volvo XC40 tampoco lo supera, con unos 10 litros menos de capacidad.

BMW X2 xDrive20d

La oferta mecánica del BMW X2 es más escasa que la de su hermano el BMW X1, encontrando dos opciones para cada tipo de combustible. En el apartado diésel podemos elegir entre el motor 18d de 150 CV y el 20d, que llega hasta los 190 CV. En gasolina nos tenemos que conformar con el 18i, el tricilíndrico de 140 CV, y con el 20i, que firma 192 CV. Podemos equipar en el nuevo BMW X2 tanto la tracción total como el cambio automático, aunque eso sí, solo los diésel podrán contar con la fuerza en las cuatro ruedas.

Y alejándonos del frío e inmaculado papel, en sensaciones el BMW X2 xDrive20d, la configuración que da forma a nuestra unidad de prueba, se muestra muy ágil en reacciones. El motor 2.0 de cuatro cilindros y 190 caballos de potencia es más que suficiente para mover los más de 1.600 kg. que declara este SUV equipado con tracción total. Si bien puede ser algo ruidoso cuando sube de vueltas, aunque es de destacar la manera en la que empuja el cuerpo del todocamino desde un régimen bajo gracias a sus 400 Nm de par.

No he podido probar el resto de mecánicas del BMW X2, pero permíteme que diga que estoy convencido de que empujan de buena manera al pequeño y deportivo modelo. Y digo esto porque, en mi opinión, lo trascendental e importante de esta prueba es analizar la dinámica de un coche que quiere ser una opción para los que busquen más sensaciones que las que puede llegar a regalar un X1. Es un SUV para un cliente inconformista, que no quiere un gran SUV pero premia la exclusividad y la diferenciación.

El más divertido de los X

Y como si se tratase del tesoro más buscado por Indiana Jones, llegamos a ese punto que tanto estábamos esperando. Pocas curvas me han sido necesarias para darme cuenta de que lo que he conducido no es un BMW X1 deportivo, es bastante más que eso. El BMW X2 se mueve como pez en el agua entre enlazadas. Gira plano, se agarra al asfalto como un koala a los árboles y sale de las enlazadas como si de un Serie 1 se tratase. Me gusta la sensación de seguridad que transmite y lo aplomado que puedes sentirlo.

La puesta a punto de este BMW X2 es específica. Si bien, nuestra unidad de prueba se viste de M, con unos reglajes más deportivos de lo normal. La suspensión, como podías imaginar, es más dura y tiene menos recorrido que la de un BMW X1. El chasis ha sido ajustado para que deje más sensaciones de compacto que de SUV. En estos años me he subido al BMW X6, también he hecho lo propio con el BMW X4, y puedo decirte, sin temor a que me esperes a la salida, que con el X que más me he divertido ha sido con éste.

La dirección, por su parte, también garantiza una buena entrada en curva. Su comportamiento es directo, con finura a la hora de apuntar. Cada vez estoy más seguro de que la caja de cambios deportiva de ocho velocidades es de las mejores del mercado, con un trabajo rápido y efectivo que la coloca al nivel de las PDK. Gracias a la tracción total puedes acelerar con contundencia en plena curva antes de que haya llegado el momento ideal, un “plus” en seguridad que siempre garantiza la tracción total xDrive. No he podido probar este sistema fuera del asfalto, aunque déjame que te diga que el firme asfalto es el hábitat natural de este SUV.

Más práctico de lo que parece

Si hablamos de consumos podemos decir que estamos ante una de las mecánicas más preocupadas por este apartado. El motor 20d de la firma suele ser cuidadoso con los que “traga”, con buenos valores en este examen. En nuestra prueba, con el modo de conducción Sport activado y en conducción deportiva rondó los 7 l/100 km. Con la función Eco seleccionada, el modo de conducción más preocupado por los consumos, y en carretera nacional, reflejó unos 5,5 l/100 km. Y en ciudad la mayoría del tiempo se mantuvo más alto de los 7,5 l/100 km. Si tenemos en cuenta lo declarado por la marca, con un consumo medio oficial de 6 l/100 km, el resultado es positivo.

En este sentido, y pese a que no he podido convivir tanto con él como me hubiera gustado, no me ha parecido incómodo en ciudad, encontrándome solo con el problema de la poca visibilidad de la luneta trasera. Sus medidas compactas son también un aliado en la lucha con la caótica urbe. Es entonces por lo que no podríamos decir que el BMW X2 es un coche poco práctico. Sí es menos versátil que un BMW X1, pero si no buscas espacio y quieres un coche urbano no sería sensato descartarlo. Ahora bien, ¿pagarías los más de 42.000 euros que cuesta esta unidad? El BMW X2 más barato pide unos 35.000 euros, pero aun así me sigue pareciendo alto. También te habla alguien poco amigo de los SUV…

No podemos despedirnos sin agradecer a Mandel Motor, concesionario que presenta sus nuevas instalaciones BMW y Mini en Badajoz y Don Benito, la cesión de esta unidad de pruebas.

Acabados BMW X2

De serie

  • Llantas de 17 pulgadas
  • Volante deportivo de cuero con mandos
  • Performance Control
  • Reposabrazos delantero
  • Sensor de lluvia
  • Climatizador bi-zona
  • Active Guard
  • Llamada de emergencia inteligente
  • Servicios ConnectedDrive
  • Servicios remotos
  • Radio BMW Professional con Bluetooth
  • Garantía extendida a 3 años o 200.000 km
  • Isofix en el asiento del copiloto

Advantage

  • Faros antiniebla de LED
  • Sensores de aparcamiento delantero y trasero
  • Apertura automática del portón del maletero
  • Control de crucero

M Sport

  • Tapicería en Alcántara/Blau
  • Asientos deportivos
  • Llantas de 19 pulgadas
  • Suspensión deportiva con altura rebajada en 10 mm
  • Dirección deportiva M
  • Volante M de cuero
  • Paquete de iluminación
  • Paquete exterior M Sport
  • Guarnecido interior en Antracita
  • Molduras específicas

M Sport X

  • Tapicería en Alcántara/Gelb
  • Asientos deportivos
  • Llantas de 19 pulgadas
  • Suspensión deportiva con altura rebajada en 10 mm
  • Dirección deportiva M
  • Volante M de cuero
  • Paquete de iluminación
  • Paquete exterior M Sport X
  • Guarnecido interior en Antracita
  • Molduras específicas

Precios BMW X2

Versión Combustible Potencia Tracción Transmisión Precio
Versión Combustible Potencia Tracción Transmisión Precio
BMW X2 sDrive18i Gasolina 140 CV Delantera Manual 35.850 €
BMW X2 sDrive20i Gasolina 192 CV Delantera Automático 40.650 €
BMW X2 sDrive18d Diésel 150 CV Delantera Manual 35.050 €
BMW X2 xDrive18d Diésel 150 CV Total Manual 38.650 €
BMW X2 xDrive20d Diésel 190 CV Total Automático 42.700 €

Opinión del editor

BMW X2 xDrive20d
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4 estrellas
35.050 a 42.700
  • 80%

  • BMW X2 xDrive20d
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 5 de julio de 2018
  • Diseño exterior
    Editor: 90%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 85%
  • Plazas delanteras
    Editor: 90%
  • Plazas traseras
    Editor: 80%
  • Maletero
    Editor: 85%
  • Mecánica
    Editor: 90%
  • Consumos
    Editor: 90%
  • Confort
    Editor: 85%
  • Precio
    Editor: 75%

Pros

  • Dinámica
  • Diseño
  • Motor

Contras

  • Precio
  • Oferta mecánica
  • Plazas traseras

Galería BMW X2

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.