Prueba BMW X1 xDrive25d, un SUV-C premium sin rival

Prueba BMW X1 xDrive25d 231 CV automático

La compañía bávara presentaba hace unos meses a su nuevo BMW X1, evento donde pudimos conocer de cerca la renovación del SUV. Nueva estética, nuevas cotas, nuevas capacidades… El todocamino tenía muchas cosas que contarnos. Y se nos hizo corto, muy corto. Este primer encuentro nos dejó muchas preguntas sin resolver así que no apresuramos a concertar una cita en donde el tiempo no fuera un problema. Así llegamos a este punto, a la prueba del BMW X1 xDrive25d Automático, la alternativa más potente de la gama diésel de la que vamos a contarte todo los detalles.

A finales de 2009 comenzaban a llegar las primeras unidades del primer SUV compacto de la marca de las aspas, el BMW X1. La familia X se ampliaba y justo por debajo del X3 nacía una nueva opción. El segmento C-SUV premium no era un mercado demasiado explotado y la marca alemana quería rascar en él. La segunda generación llega con la difícil tarea de volver a revalidar el título de superventas, y es que con 730.000 unidades vendidas en su haber, el primer X1 tiene mucho por lo que levantar la cabeza. Argumentos sobre el papel no le faltan a esta segunda edición, pero ¿ha mejorado realmente? Vamos a ello.

Salto importante a nivel estético

Prueba BMW X1 xDrive25d 231 CV automático

Lo que más llama la atención a simple vista es la nueva cara que enseña el todocamino. Lo siento, quien se considere amante del anterior BMW X1 que se tape los ojos, que no lea las siguientes líneas, pero es que tal y como me pasaba en el BMW Serie 1, modelo con el que compartía rasgos estéticos, el diseño de la primera generación de este SUV no me gustaba nada. Las líneas de los ópticos no dibujaban una mirada agresiva, atractiva, sino todo lo contrario, nos encontrábamos con un rostro triste y aburrido. El aspecto en general no daba esa sensación de músculo que tanto gusta en un crossover contando con una expresión que no me llenaba el ojo.

Ahora lo único que puedo decir es “olé”. Conocéis esa costumbre de la afición, ocurre habitualmente en el fútbol, de cantar “olé” con cada pase que su equipo completa cuando queda poco para el final y han hecho un gran partido ¿no? Pues eso hago yo con cada esquina de la nueva generación del todocamino. Me gusta la parte frontal, por fin encuentro unos ópticos de gesto agresivo, retador, y unos paragolpes con mucho músculo. Y es que voy a decirte más, han conseguido darle tal aspecto de todocamino fornido, que me ha llegado a recordar al X5. Una novedad que ayuda a ello es la nueva anchura, que pasa de 1,798 a 1,821 metros.

Prueba BMW X1 xDrive25d 231 CV automático

De la misma manera cambia en el perfil. Pese a que esta nueva generación es más alta, de los 1,545 metros que teníamos antes ha pasado a 1,612 metros, nos encontramos con una línea más deportiva. De igual modo este “estirón” que ha pegado beneficia a que tenga una expresión más off-road y de aventurero, unos centímetros de más que no solo son agradables a la vista, sino lo serán también cuando estemos dentro de su habitáculo. Eso sí, declara una longitud menor, 4,439 metros a diferencia de los 4,454 metros con los que contaba anteriormente. Una reducción que en pocas líneas os contaré si pasa factura en el interior.

En cuanto a la zaga, el BMW X1 monta también en esta zona pilotos de nueva factura. El diseño de los mismos ahora es más afilado y estilizado, al contrario que los de su predecesor que contaban con unos ópticos de quizás un tamaño demasiado grande. El resto está limpio, con una luna trasera quizás algo más pequeña y un paragolpes bien musculado. Dependiendo de la alternativa que escojamos tendremos dos salidas de escape o una, una condición que realmente cambiará el aspecto de la parte trasera viéndose más simétrica y deportiva la configuración de dos escapes.

Cuidado en los detalles y calidad como tónica general

Prueba BMW X1 xDrive25d 231 CV automático

Subido en este nuevo BMW X1 lo primero que me llama la atención es lo bien que me amarran estos asientos deportivos de mullido duro y costuras en contraste rojo. Este color que enseñan las puntadas también puede verse en el salpicadero y algún que otro rincón del habitáculo. La posición de conducción es alta, siendo la que encontramos habitualmente en un SUV. El cuadro de instrumentos es el que todos conocéis y el que seguro que mis hijos también conozcan en los modelos venideros. De la misma manera hubiera preferido un volante un poco más ancho, este se me antoja demasiado delgado, aunque el diseño me gusta bastante. Y por último la ergonomía está trabajada, disfrutando de comodidad a la hora de gestionar el sistema multimedia o llegar a la botonera de la consola central.

Otro de los apartados que me ha sorprendido el BMW X1 es que, a pesar de que cuenta con el mismo diseño interior que la familia, no me da la sensación de ser tan “espartano” como el resto. La pantalla, en este caso de 8,8 pulgadas, se sitúa también en una posición alta, la climatización y la radio se siguen colocando más abajo, y el acceso al sistema multimedia es el mismo. Pero el túnel de transmisión tiene algunos detalles que me han gustado además de que diferentes partes están recubiertas de cuero. Por otro lado la calidad sigue premiando siendo una de las máximas de la marca que vuelven a trabajar en este X1.

Espacioso y con un maletero de lo mejor del segmento

Prueba BMW X1 xDrive25d 231 CV automático

Os acordáis de que os dije líneas más arriba que el nuevo BMW X1 era más corto ¿verdad? Pues esta reducción en su longitud no es que no nos quite espacio interior, es que nos regala más. En las filas delanteras, como ocurre habitualmente, contamos con mucho espacio pero es que en las trasera hay mucho desahogo para la cabeza y las piernas. Solo en el tercer asiento trasero, el del medio, tendremos problemas para colocar las piernas por el túnel de transmisión o para acomodar los hombros si viajamos tres adultos por quedarse corto en anchura. Aunque lo cierto es que gracias a los grandes remates de la parte trasera y el techo solar, disponible en opción, respiramos el ambiente de modelos de segmentos superiores.

En cuanto al maletero, podremos acceder a él de manera eléctrica desde el mando del vehículo, desde el habitáculo o directamente desde el botón de accionamiento instalado en el portón, cerrándose también de manera eléctrica. La altura de carga no es demasiado alta por lo que no nos costará subir las maletas aunque no pisemos demasiado el gimnasio. Por su parte las formas son aprovechables pudiendo sacar partido a los 505 litros que nos ofrece. Y es que en este apartado el de Baviera gana por goleada siendo el de sus competidores mucho menor. El Mercedes GLA dispone solo de 421 litros y el Audi Q3 se conforma con 460. Incluso deja en vergüenza a veteranos del segmento C-SUV como el Ford Kuga o el Nissan Qashqai, con 456 y 439 l. respectivamente. Eso sí, el Range Rover Evoque le saca los colores con 575 litros. Aún así lo del BMW X1 es un salto de gigante en lo que a maletero se refiere pasando de ofrecer 420 litros en su pasada generación a los 505 de los que ahora dispone.

BMW X1 xDrive25d, el diésel más potente con 231 CV

Prueba BMW X1 xDrive25d 231 CV automático

BMW X1 xDrive25d, así se llama la versión tope de gama de la familia diésel y la que, para disfrute de mi piel, me ha tocado probar. Son nada menos que 231 caballos de potencia extraídos del conocido motor diésel de cuatro cilindros y 2.0 litros. Se presenta como todo un avión en el segmento C-SUV con una par máximo de nada menos que 450 Nm, una aceleración de 0-100 km/h en 6,6 segundos y una velocidad máxima de 235 km/h. Pese a este potencial declara solo 5,0 litros/100 km de consumo medio y unas emisiones de CO2 de 132 gr/km de manera oficial. No está disponible la caja manual de seis velocidades, encontrándonos desde inicio el cambio automático de ocho velocidades al que, en opción, y no siendo nuestro caso, podemos incluirle levas detrás del volante.

A modo de repaso os cuento que la gama mecánica del nuevo BMW X1 está bien nutrida por dos variantes gasolina, los 18i de 136 CV y 25i de 231 CV, y por cuatro diésel, hablando en este caso de los 16d de 116 CV, 18d de 150 CV, 20d de 190 CV y 25d de 231 CV. El 16d monta el motor tricilíndrico de 1.5 litros con el que anuncia 3,9 l/100 km de consumo medio mientras que en el resto siempre encontraremos el cuatro cilindros de 2.0 litros. Las versiones sDrive utilizan tracción delantera a diferencia de la generación pasada que montaba propulsión. Si queremos tracción total tendremos que buscar a los xDrive. En terreno de transmisiones está disponible la caja de cambios manual de seis velocidades y la automática de ocho relaciones.

Prueba BMW X1 xDrive25d 231 CV automático

Tras repasar los cambios del BMW X1 en a lo que gama mecánica se refiere centrémonos en lo que nos ocupa, el xDrive25d, la que es la versión diésel más potente de la gama como os venía anunciando. No hay en la competencia ninguna alternativa que pueda hacerle frente. El GLA 220 d tiene una potencia total de 177 CV mientras que el Audi Q3 diésel más potente “solo” cuenta con 184 caballos. De la misma manera el Range Rover Evoque diésel más “guerrillero” dispone de 180 CV . Sus 231 caballos de potencia lo dejan en terreno de nadie, en una lucha en solitario. Por otro lado los 44.400 euros de inicio que hay que desembolsar terminan por hacer a esta opción la más exclusiva del segmento.

Una delicia pisar el pedal, aunque no es un argumento que justifique la compra

Prueba BMW X1 xDrive25d 231 CV automático

Y siendo sincero, veo pocas razones por las que me compraría esta opción. Este motor empuja, empuja como un jabato, de eso no hay duda. Llevar 231 caballos de potencia bajo tu pie derecho deseando salir a correr, es una auténtica gozada. En este terreno pocos bajas de los 7 segundos en el 0-100 km/h, y el X1 xDrive25d se merienda el crono con solo 6,6 segundos en esta prueba. Y es que con tanto caballo es imposible dejar a este X1 en una situación de estrés que no resuelva con solvencia.

Pero en la práctica, siendo razonables y pensándolo fríamente, la versión 20d de 190 CV también tiene energía suficiente para sacarnos de cualquier atolladero sin despeinarse y cuesta 4.500 euros menos. Esta suma, nada despreciable, yo la invertiría en más equipamiento, en poner mi todocamino a mi gusto. Sí, ya se que el corazón me pide el 25d, pero al fina al cabo es poco probable que realmente aprovechemos todo el potencia de esta gran versión y es que incluso los casi 200 CV del 20d nos sobrarán. Además no hay diferencias notable en cuanto a reacciones entre ambas alternativas.

Volviendo a las sensaciones y dejando de lado ese lado práctico y racional del que os hablaba, tener para mi uso y disfrute 231 CV combinados con la tracción xDrive es lo mejor que me ha pasado en estas semanas. Como os decía “pisar la pala” con contundencia es despertar el vello de tu piel encontrándonos con reacciones rápidas y efectivas de este motor de 2.0 litros y teniendo a nuestro favor que la tracción total xDrive no deja que este pequeño SUV de armas tomar se desmadre.

Un aspirante a aventurero con una tracción total muy efectiva

Prueba BMW X1 xDrive25d 231 CV automático

Aunque donde las bondades de este sistema de tracción a las cuatro ruedas nos tienden su mano verdaderamente es fuera del asfalto. Resulta difícil notar pérdidas de adherencia rodando en pistas, pudiendo exigirle al alemán en salidas rápidas, pendientes o zonas embarradas. Tanto es así, que no hubiera venido mal un sistema a lo Sport+ que encontramos en la gama con cambio automático deportivo. Un modo de conducción en el que no estuviera la electrónica tan presente.

Contamos con una distancia al suelo de 18,4 cm., suficiente para lo que este todocamino tendrá que enfrentar. Me ha sorprendido gratamente el tarado de la suspensión cuando no pisamos suelo firme, absorbiendo correctamente las irregularidades del camino si donde rodamos son pistas de dificultad moderada. Y es que mejora en este apartado respecto a la anterior generación, con un mejorado confort de marcha. Eso sí, en líneas generales es un coche de suspensiones firmes, por lo que si os encontráis un bache de generosas dimensiones agarraos los riñones porque va a doler.

Prueba BMW X1 xDrive25d 231 CV automático

La parte buena de sufrir esos ataques al riñón viene cuando volvemos al asfalto. El BMW X1 se comporta como una berlina sobreelevada con un pisar aplomado y seguro y poco balanceo en giros rápidos. A estas grandes sensaciones súmale la buena insonorización, que termina por completar un coche muy apto para viajes largos. La dirección por su parte es directa, como no podía ser de otra manera en la marca de las aspas, y la caja de cambios rápida y efectiva, completando un conjunto de sensaciones deportivas. Como sabéis estamos ante la transmisión automática de ocho velocidades, un caja de cambios suave y de funcionamiento sencillo que lleva un tiempo entre las mejores del mercado.

Para adaptarnos a la situación en la que nos encontremos, ya sea inmersos en la caótica urbe, haciendo un viaje por autovía o en pleno puerto de montaña buscándole las cosquillas a este SUV, tenemos a nuestra disposición tres modos de conducción. En el primero de los casos seleccionaremos la opción Eco Pro, que reduce la entrega de potencia buscando maquillar consumos. En el segundo recomiendo el Comfort, teniendo a nuestra disposición toda la potencia del motor pero con reacciones normales del pedal o suspensiones. Y si queremos conducir de manera más deportiva corre a seleccionar el Sport, un modo que dota de más sensibilidad al acelerador y de dureza a los muelles.

Consumos dentro de la lógica

Prueba BMW X1 xDrive25d 231 CV automático

Líneas anteriores os contaba que no se me ocurrían argumentos para elegir al BMW X1 en su motorización 25d en lugar del 20d por precio y por encontrar pocas diferencias en cuanto a reacciones. Pues bien, aquí tenéis otro motivo por lo que el 20d se lleva la palma, y son los consumos, que a pesar de que no suban demasiado en el 25d en comparación con este, pero se nota. En autovía los consumos que he conseguido subido al X1 xDrive25d han rondado siempre los 6,5 l/100 km, en carretera nacional 5,8 l/100 km y en ciudad unos 8 l/100 km.

Hay que señalar que en las pruebas de consumo el tiempo no ha acompañado, enfrentándose el X1 a una climatología adversa. Y es que el aire y la lluvia ha sido el plato de cada día a la hora de salir a probar las bondades del todocamino. Oficialmente BMW declara para este BMW X1 xDrive25d una cifra de consumo extraurbano de 4,6 l/100 km y urbano de 5,8 l/100 km, por lo que comparándolo con lo conseguido en la prueba en el apartado extraurbano se han mantenido dentro de la lógica, solo elevándose en entornos urbanos.

Equipamiento BMW X1

El BMW X1 nos propone cuatro acabados, estando bien cubierto el equipamiento de serie por elementos como las llantas de 17 pulgadas, los antinieblas delanteros o los sensores de lluvia y luces automático. Un escalón arriba encontramos al Advantage, que incluye faros LED o navegación, si subimos dos más podemos elegir entre el Sport o xLine, diferenciados por accesorios o bien deportivos o bien de crossover, y en el pedal más alto hablaremos del M Sport, protagonizado por el siempre atractivo paquete M.

De serie

BMW X1

  • Pantalla en color de 6,5 pulgadas
  • Volante de cuero multifunción
  • Paquete de compartimentos
  • Reposabrazos delantero
  • Sensor de lluvia con sistema automático de luces
  • Servotronic
  • Alfombrillas de velours

Advantage (+ 2.150 euros)

BMW X1

  • Faros LED con contenido ampliado
  • Sistema de Navegación
  • Control de crucero con función de frenado
  • Control de distancia en aparcamiento (PDC) trasero

Sport (completa a Advantage, + 3.950 euros)

BMW X1

  • Línea Sport
  • Tapicería en Tela “Race”
  • Molduras específicas
  • Llantas de aleación ligera de 18″ de radios dobles
  • Asientos deportivos para conductor y acompañante
  • Paquete de iluminación

xLine (completa a Advantage, + 3.950 euros)

BMW X1

  • Tapicería en Tela / Cuero “Cross Track”
  • Molduras específicas
  • Llantas de aleación ligera de 18″ de radios en Y
  • Parrilla BMW exclusiva con siete varillas
  • Paquete de iluminación

M Sport (completa a los anteriores, + 5.950 euros)

BMW X1

  • Paquete deportivo M
  • Tapicería en Tela / Alcantara Hexagon
  • Molduras específicas
  • Llantas de aleación ligera de 18″
  • Asientos deportivos para conductor y acompañante
  • Shadow Line brillo intenso
  • Suspensión deportiva M
  • Volante deportivo M
  • Paquete aerodinámico M
  • Guarnecido interior del techo BMW Individual Anthrazit
  • Paquete de iluminación

Precios BMW X1

Prueba BMW X1 xDrive25d 231 CV automático

Motor Cambio Tracción Precio
sDrive18i 136 CV Manual 6v Delantera 31.900 euros
xDrive25i 231 CV AT 8v Total 45.500 euros
sDrive16d 116 CV Manual 6 v Delantera 30.950 euros
sDrive18d 150 CV Manual 6v Delantera 32.400 euros
xDrive18d 150 CV Manual 6v Total 35.900 euros
sDrive20d 190 CV AT 8v Delantera 37.900 euros
xDrive20d 190 CV AT 8v Total 39.900 euros
xDrive25d 231 CV AT 8v Total 44.400 euros

Opinión del editor

BMW X1 xDrive25d
  • Valoración del editor

  • Puntuación 4.5 estrellas
31.900 a 45.500

    • BMW X1 xDrive25d
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 14 de Marzo de 2016
    • Diseño exterior
      Editor: 95%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 90%
    • Plazas delanteras
      Editor: 90%
    • Plazas traseras
      Editor: 85%
    • Maletero
      Editor: 95%
    • Mecánica
      Editor: 90%
    • Consumos
      Editor: 85%
    • Confort
      Editor: 90%
    • Precio
      Editor: 80%

    Resumen: El BMW X1 es uno de los máximos exponentes del segmento SUV compacto premium. Con su nueva generación quiere seguir cosechando éxitos mejorando en el apartado estético y dinámico.

    Pros

    • Motor
    • Maletero
    • Diseño

    Contras

    • Plaza central
    • Precio
    • Consumos urbanos

    Galería de imágenes:

    ¿Cuánto vale tu coche?
    ¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
    Tasar coche GRATISTasar y vender coche
    Te puede interesar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *