Prueba BMW X3 3.5 i xDrive modelo 2011, cuerpo de SUV, corazón deportivo

Con este coche es difícil pasar desapercibido

El modelo 2011 es un coche totalmente renovado respecto al modelo anterior (a la venta desde el 2004 y con un restyling en el 2008). Exteriormente no ha cambiado mucho pero los sutiles retoques lo acercan enormemente al BMW X5 hasta el punto de que a primera vista puedes llegar a confundirlos. Estéticamente es mucho más bonito, más grande, más cómodo, más maletero, motores diferentes que consumen menos y puede llevar más equipamiento. Recientemente os contamos como va por el campo, ahora ha llegado la hora de probarlo en su ambiente ideal: el asfalto.

Cintura alta, pasos de rueda y enormes llantas confieren mucho cuerpo al vehículo

Exterior y carrocería

El BMW X3 es un modelo que llama la atención a su paso, más aún con las llantas de 19 pulgadas que equipa esta versión y por el impresionante sonido que emana su motor de 306 CV en gasolina. Exteriormente es mucho más refinado que su predecesor. Esto se nota, por ejemplo, en detalles como el paragolpes pintado completamente en color de la carrocería (antes tenía una amplia parte negra), y en las sutiles lineas laterales de cintura mucho más ancha. El coche en general ha ganado en empaque hasta el punto de que puede ser confundido con un BMW X5, como ya hemos dicho antes. A fin de cuentas, estamos hablando de un coche de 4,65 metros de largo.

Impresionantes rodillos, poco adecuados para el campo y reducir consumos…

Por supuesto, el frontal es típico con la iluminación diurna encomendada a los angel eye. Las luces traseras con pilotos LED de nuevo diseño aportan un toque más de modernidad. Ya que hablamos de detalles, abrir el coche por la noche es muy agradable ya que hay potente iluminación de cortesía en diversos sitios del coche, por ejemplo en tiradores, pies y techo. Esta luz es muy blanca y brillante, aporta un toque de gran calidad.

Interior a todo lujo con cuero blanco y apliques en madera

Interior y habitáculo

En el interior nos encontramos como en casa. El único punto desfavorable es que el salpicadero es calcado a de otros hermanos de la gama, hasta el punto de que no sabría distinguirlo de otros BMW que he probado. Para mi es una falta de personalidad y austeridad en el diseño, quizá para otros sea un punto a favor ya que esto implica una gran calidad (fabricación dominada), ergonomía (no han tenido que comerse la cabeza para conjugar diseño y comodidad) y reducción de costes.

El tunel central limita mucho la tercera plaza

El interior del BMW X3 2011 destaca por su calidad de acabado y materiales. Todos los plásticos encajan a la perfección y hay muchos detalles de calidad (tapas con movimiento amortiguado, fondos cubiertos de goma, rellenos blandos al tacto, etc). La impresión visual es también excelente, sobre todo con el cuero blanco y recubrimientos en madera que equipa esta unidad. El enorme monitor de 8,8 pulgadas en color impresiona por la calidad de imagen y aportan otro toque más al coche.

Butacones con amplios reglajes…todo eléctrico, por supuesto

Las plazas delanteras son muy amplias y están dotadas de amplios reglajes eléctricos. Las plazas traseras no se quedan atrás y gozan de una buena visibilidad. Por supuesto, mejor dos que tres ya que el tunel central es muy grande.

A nivel práctico no se defiende mal este BMW, ya que cuenta con muchos y abundantes huecos donde depositar objetos. Alguno de ellos tan grandes como para albergar botellas de 1,5 litros de agua y otros incluso con tapa. El maletero es muy capaz, con 70 litros más que la versión anterior (son 550 litros en total), con diversos compartimentos y un sistema de railes y argollas para fijar la carga. Un extra de agradecer es la apertura y cierre eléctrico del maletero, aunque por desgracia cuesta 600 euros y se me ocurren sitios mejores donde gastar ese dinero.

Maletero más que suficiente, con ganchos y un sistema de raíles

Motor y prestaciones

Que decir del impresionante 6 cilindros en linea con turbo, 3 litros de capacidad y distribución variable Valvetronic. Arroja 306 CV y 400 Nm de par constante en un amplio rango, con lo que las prestaciones son fulgurantes (ver prueba del BMW 335i). Unido al cambio automático de 8 relaciones, el BMW X3 acelera de 0-100 km/h en menos de 6 segundos y consigue unas recuperaciones dignas de deportivos. Evidentemente es un motor hecho para disfrutar de la conducción, como prueba el impresionante sonido que emite. En reducciones puede llegar incluso a petardear, para deleite del conductor.

La caja de cambios automática funciona con muchísima suavidad si la dejas totalmente a su aire. Si quieres, puedes manejarla con las levas que hay tras el volante e integrarte completamente con el coche. La caja de cambios realiza el punta tacón automáticamente si conducimos con las levas en los modos deportivos, ¡me gusta!

El puesto de conducción, simple y muy ergonómico. La mayoria de las funciones se gobiernan con el mando central

Confort y conducción

Al igual que el doctor Jekyll y el señor Hyde, este coche tiene dos caras. Por un lado se pueden hacer largos viajes con un nivel alto de confort y por otro se puede conducir como si fuera un deportivo de pura cepa.

Hay tres modos de funcionamiento: Normal, Sport y Sport+. Todos ellos interactúan con la respuesta de las ayudas electrónicas (ESP y ABS), del motor, de la dirección, del cambio, de la suspensión y de los diferenciales, en función de los extras que lleve el coche instalado. En modo normal prevalece el confort y el ahorro de carburante, mientras que en modo Sport irá siempre más revolucionado y con un ESP y control de tracción menos intrusivo. El modo Sport+ me parece poco recomendable fuera de circuito ya prácticamente deja el coche al buen hacer del piloto, perdón, quería decir conductor….y no hay que olvidar que son más de 300 CV, casi dos toneladas de peso y unos neumáticos tipo rodillos de ancho 245 delante y 275 detrás, algo bruscos cuando empiezan a derrapar. En pistas de buen firme, conducir en el modo Sport+ es toda una experiencia religiosa, es fácil creerse Carlos Sainz gracias a lo bien y rápido que se cruza (ver prueba de conducción Off-Road)

Por los caminos te puedes encontrar cualquier cosa…

En términos generales, el comportamiento del BMW X3 es excelente, muy próximo al de una berlina. Si aceleramos el ritmo el coche responde muy bien, algo penalizado por una suspensión tirando a blanda (esta unidad no equipaba la amortiguación regulable, un extra muy a tener en cuenta si nos gusta apretar en las curvas), aunque podremos seguir el ritmo de muchos deportivos sin problemas.

Continuara…


¿Necesitas peritar un coche?
¿Vas a comprar un coche y necesitas saber su estado? Para comprar tu nuevo coche con total garantía tienes que peritar tu coche con nosotros ¡A que esperas!
Peritar coche al mejor precio
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *