Prueba FIAT Panda Climbing 4×4 1.3 Multijet 75 CV, motor, conducción y consumos

Prueba FIAT Panda 4x4 diésel 75 CV motor y consumo

Ayer daba comienzo la prueba de uno de esos coches que apenas tiene rival. Poníamos a prueba el FIAT Panda 4×4, un modelo de muy contenidas dimensiones capaz de enfrentarse sin complejos a las más adversas condiciones. Si ayer repasábamos su diseño y habitabilidad, hoy toca arrancar y ver de qué es capaz el coche.

El Panda 4×4 se ofrece con dos propulsores, uno de gasolina y otro diésel. Nosotros hemos tenido en nuestras manos durante una semana la versión diésel, tal vez la más indicada para este modelo tanto si vamos a invertir nuestro tiempo con él en un aspecto lúdico como en el de una herramienta de trabajo.

Una gama sencilla

Hacerse con un FIAT Panda 4×4 es tan sencillo como escoger entre gasolina y diésel. No hay más opciones ni distintos niveles de potencia, sólo dos. Lo que sí podemos hacer es dejar de lado la tracción total si lo que nos gusta es su estética campera y/o no necesitamos mayor poder de tracción y optar por el Panda Trekking.

 

En gasolina se ofrece el bicilíndrico 0.9 Twinair de 95 caballos y 145 Nm de par máximo que consigue homologar un consumo medio de 4,9 l/100 km. En la otra mano, el 1.3 Multijet diésel de 75 caballos y 190 Nm de par. Es algo más parco en consumos (4,7 l/100 km) y ofrece algo más de par que, por lo pronto, parece más adecuado para la práctica del todoterreno.

Poco sediento aunque algo tosco

Nos subimos en nuestro Panda 4×4 y arrancamos el motor. Es diésel, se nota desde el primer momento. Es un propulsor bastante tosco por sonido, aunque no lo es por vibraciones. Tal vez el problema venga de la insonorización, algo escasa en un coche de este segmento y precio. En todo caso tampoco es insufrible, ni mucho menos.

Prueba FIAT Panda 4x4 diésel 75 CV motor y consumo

Engranamos primera y nada más hacerlo nos damos cuenta de dos cosas. Primero, que la caja de cambios es poco comunicativa. No parece que acompañemos el selector hacia ningún lado concreto. Es un detalle a mejorar. Y en segundo lugar advertimos un tacto extraño del embrague al que hay que acostumbrarse. Tiene muy poco recorrido útil.

Una vez en marcha el motor es sencillo de utilizar y mueve el coche de forma sorprendente para su potencia. Culpa de ello lo tiene el peso, que no llega a 1.200 kilos. Pero también es cosa de la caja de cambios, pues el desarrollo de la primera velocidad es más corto que en un Panda estándar, lo que favorece las salidas y el paso en desniveles pronunciados.

Prueba FIAT Panda 4x4 diésel 75 CV motor y consumo

La parte baja del cuentavueltas es algo perezosa, siendo ya muy útil una vez superamos las 2.000 vueltas. Más allá de 4.000 empieza a desfallecer y no merece la pena estirarlo. Por tanto, el medio régimen es el punto óptimo. A alta velocidad (120 km/h), el desarrollo de la quinta marcha nos obliga a circular algo revolucionados, aunque el consumo no parece apenas resentirse.

En algo más de 600 km de prueba el marcador arrojaba un consumo medio de 4,6 l/100 km. Sí, efectivamente es menor que el consumo homologado y sorprende porque, aunque mi conducción fue en todo momento eficiente (sin llegar a extremos), nuestro Panda 4×4 no se salvó de varias escapadas off road y de dos intensas sesiones fotográficas, la suya y la de otro coche.

Prueba FIAT Panda 4x4 diésel 75 CV motor y consumo

En ciudad no es complicado ver el consumo medio cerca de los 6,5 l/100 km, mientras que en autopista la cifra consigue bajar de los 5 l/100 km. En conducción off road sencilla, además, sorprende que el gasto no se dispare. Por otro lado, el Start/Stop es bastante efectivo, aunque se aleja de la referencia en suavidad y rapidez.

Divertido a su manera

El FIAT Panda 4×4 es un coche divertido, no me cabe duda. No es deportivo, ni lo pretende. No es un coche prestacional, ni lo pretende. Y tampoco es un coche eficaz en tramos revirados, ni lo pretende. Sin embargo es divertido, por una simple cuestión, es muy ágil, muy vivo.

Sentados en él nos situamos en un puesto de conducción ligeramente sobre elevado, algo que nos permitirá jugar con ventaja en terrenos como la ciudad. Allí se desenvuelve como pez en el agua, con decisión, gracias a su caja de cambios de recorridos cortos o a su dirección suave con un modo City aún más suave recomendado para maniobras en parado.

Prueba FIAT Panda 4x4 diésel 75 CV motor y consumo

Si a ello le sumamos su escaso tamaño y un espacio interior bien aprovechado, podemos tener en nuestro poder un perfecto coche de diario. Pero el Panda se atreve con algo más, y lo cierto es que si el espacio o la capacidad de carga no es algo primordial para nosotros, puede hacer las veces de coche único.

No es, sin embargo, la mejor opción para largas distancias. No es un coche pensado para altas velocidades de forma continua. En primer lugar por los cortos recorridos de la caja de cambios. En segundo lugar, por una insonorización adecuada pero no especialmente mimada. Y en tercer lugar por unos asientos que tampoco recogen el cuerpo de forma espléndida. Pero es normal, no es su cometido principal.

Pero el motor, una vez más, saca pecho con un rendimiento que, sin bien no es espectacular, nos resultará suficiente en prácticamente toda ocasión. Las recuperaciones son bastante ágiles y, aunque vayamos algo cargados, siempre encontramos voluntad por parte del pequeño bloque 1.3 Multijet.

Prueba FIAT Panda 4x4 diésel 75 CV motor y consumo

En zonas reviradas sale a relucir de nuevo un coche divertido. La suspensión deja balancear el coche lo justo pero acomete las curvas con soltura. Si nos pasamos de la raya aparecerá un ligero subviraje provocado, más que nada, por unos neumáticos M+S que se llevan mejor con los terrenos irregulares o de baja adherencia. Aquí la dirección peca de algo blanda, lo que muestra sus claros orígenes citadinos.

¿Buen SUV o buen todoterreno?

¿Dónde encasillamos al FIAT Panda 4×4? ¿En el segmento SUV o todoterreno? Es una cuestión bastante difícil porque, aunque no llegue a las capacidades de un todoterreno puro, sí supera con diferencia las máximas capacidades del SUV medio. Y empiezo por la conclusión: con el Panda 4×4 es difícil encontrar un lugar en el que pararse y deliberar si pasará o no pasará.

Los caminos de dificultad baja son pan comido para este coche, absorbiendo las irregularidades con eficacia y sin problema de desajustes o grillos. Pero es cuando el terreno se complica cuando este Panda saca a pasear sus virtudes. Sus ángulos de ataque y de salida nos permitirán solventar obstáculos de gran tamaño, y su altura libre al suelo, aunque no brille, se beneficia de una corta batalla que agradece el ángulo ventral. En definitiva, pequeñas rocas, grandes desniveles o cruces de ejes no serán problema para él.

Prueba FIAT Panda 4x4 diésel 75 CV motor y consumo

Precisamente, hablando de cruces de ejes, el Panda 4×4 cuanta con un sistema ELD conectable desde un botón en el salpicadero, que emula un diferencial autoblocante frenando las ruedas sin tracción. De este modo aún con alguna rueda en el aire, el coche sigue avanzando, y es que actúa en ambos ejes. La tracción total, por cierto, ya no es conectable manualmente, sino que el propio coche la conecta cuando detecta una pérdida de adherencia.

Dicho esto, este Panda es un coche perfecto para escapadas off road lúdicas, pero también para aquél que debe desplazarse continuamente por terrenos difíciles. Tal vez lo único que podemos echar en falta es un control de descensos, pero su escaso peso no nos complica las cosas en estas situaciones. Por otra parte, carece de reductora, pero la primera marcha tan corta nos premia a la hora de afrontar obstáculos de cierta envergadura. Eso sí, el extraño tacto del embrague puede complicarnos algo las cosas cuando tenemos que abusar de él.

Prueba FIAT Panda 4x4 diésel 75 CV motor y consumo

Entonces, ¿es un todoterreno? Pues probablemente sí. Ahora mismo no se me ocurre ninguna situación (utilizando la cabeza) en la que el Panda 4×4 no sea capaz de aventurarse. Si no olvidamos unas leyes medioambientales que castigan cualquier escapada off road con un vehículo a motor, este coche cumplirá con creces la mayor parte de las exigencias.

Cerramos hoy nuestro análisis de unos de los vehículos camperos más pequeños del mercado. Mañana será el momento de cerrar definitivamente la puerta y repasar su gama, su equipamiento y su precio, para terminar, como es costumbre, con una breve valoración final.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *