Prueba Ford Focus Vignale 1.5 EcoBoost 150 CV Auto 8v. (con vídeo)

El Ford Focus de primera generación llegaba al mercado a finales del pasado siglo, en 1998, con el difícil papel de suceder al Ford Escort que tantos buenos momentos había hecho pasar a la firma americana. No defraudó y aportó un gran soplo de aire fresco a la compañía gracias a un diseño totalmente nuevo y característico, así como por utilizar tecnologías y soluciones donde se apreciaba un claro salto.

20 años pasaban desde que aterrizará aquel primer Focus de formas redondeadas hasta que la firma del óvalo azul iniciara la comercialización, hace unos meses, del Ford Focus de cuarta generación; modelo que hoy protagoniza estas líneas. En Actualidad Motor ya lo hemos probado y os vamos a contar hasta su último detalle, conduciéndolo en acabado Vignale y con el nuevo motor 1.5 EcoBoost de 150 CV, asociado a una transmisión automática de 8 marchas.

Ford Focus Vignale, la terminación más elegante

Como hacemos normalmente en los artículos de prueba, vamos a empezar hablando de la estética exterior de este nuevo Ford Focus. En este caso, aunque los nuevos rasgos del modelo son bastante apreciables, especialmente por los faros y pilotos de luces, es fácil reconocerlo como un Focus por algunas de sus similitudes con el modelo anterior.

Antes de entrar de lleno quisiera recordaros que este modelo solo está disponible en carrocería berlina, pero que muy pronto aterrizará una carrocería familiar. Además, podemos escoger entre distintas terminaciones que ofrecen una imagen muy diferente a este compacto. El ST-Line transmite una estética más juvenil y deportiva, el Active apuesta por una imagen más aventurera con mayor altura libre al suelo y protecciones en los bajos y, por último, el acabado Vignale -el que hemos probado- busca una mayor elegancia.

Las dimensiones exteriores del Ford Focus son 4.378 mm de longitud, por 1.825 de anchura (sin espejos) y 1.471 de altura, con una batalla de 2.700 mm. Solo la cota de la distancia entre ejes cambia bastante respecto a su predecesor, algo que se nota, como veremos más adelante, en la habitabilidad de las plazas traseras. El Ford Focus familiar mantiene incrementa 290 mm su longitud total y 23 mm la altura de la carrocería.

El acabado Vignale del Ford Focus está enfocado hacia un tipo de cliente que busca una estética más elegante y selecta. Esto lo consigue mediante el uso de elementos decorativos donde abundan los detalles cromados, como la parrilla específica con un tramado interior especial, el contorno de la toma de aire inferior que envuelve también los antinieblas, las llantas, los bordes de las ventanillas o, en la parte trasera, las falsas salidas de escape. También aparecen las inscripciones “Vignale” en las aletas delanteras y en el portón del maletero.

Me ha llamado especialmente la atención -y no para bien- la parte baja del paragolpes trasero, donde aparecen las dos supuestas salidas de escape. En muchos coches se simulan dos salidas de escape, pero realmente estas se encuentran por detrás del paragolpes y apuntando hacia el suelo. En este Focus Vignale, con apariencia de “falsos escapes”, el derecho sí es real, mientras que el izquierdo no. Creo que se han complicado demasiado la vida y, a mi gusto, no han acertado…

Mayor calidad también en el interior, donde todo está a la orden del día

Y siguiendo con su diseño, pero ya visto desde el habitáculo, nos encontramos con un interior bien resuelto. El cuadro de instrumentos es nuevo y prácticamente idéntico al visto en el Ford Fiesta. En posición central aparece una pantalla configurable para las informaciones de viaje, pudiendo ver también el funcionamiento de las ayudas a la conducción. No resulta muy tecnológico, pero lo cierto es que me ha parecido bastante correcto. Se complementa con un Head-Up Display que proyecta otras informaciones para no desviar la vista -utilizando un pequeño cristal-.

La pantalla principal para el sistema de infoentretenimiento nada tiene que ver con la utilizada en la generación anterior del Focus. Mientras que antes estaba integrada en el salpicadero, ahora se muestra más cerca del conductor y en una posición más acertada para no desviar la atención de la carretera. También cuenta con unos mejores gráficos, manejo y mayores funciones. No faltan Apple CarPlay y Android Auto. Me ha gustado especialmente la buena visibilidad de la cámara de marcha atrás, incluso durante la noche.

Otro punto muy a favor es que el nuevo Ford Focus mantiene los mandos físicos para el manejo del climatizador, siendo lo más lógico por su sencillez y facilidad de uso sin necesidad de tener que buscarlo con la mirada para, por ejemplo, subir un grado la temperatura.

Respecto a la calidad percibida, las piezas que componen el interior presentan un buen tacto y utilizan materiales muy dignos, no apareciendo apenas crujidos durante la marcha o al hacer presión en las esquinas de las distintas piezas que lo conforman. Eso sí, al ser el acabado Vignale, estas terminaciones y materiales están más elaboradas. No me olvido de otros detalles interesantes como la superficie de carga inalámbrica para smartphones o el freno de estacionamiento, que ahora es eléctrico.

Más espacio para los ocupantes y un maletero correcto

Seguimos en el habitáculo, pero ahora ya centrándonos en la habitabilidad interior que disfrutamos. Las plazas delanteras, como es habitual en coches de esta categoría, son suficientemente amplias para prácticamente cualquier talla. El asiento del conductor permite unos buenos reglajes -eléctricos-, al igual que el volante, lo que ayuda a obtener una buena posición a los mandos. También tenemos múltiples huecos de buen tamaño para colocar nuestra cartera, llaves, móvil y alguna que otra botella de medio litro.

Decíamos anteriormente que la cota exterior que más variaba respecto al modelo anterior era la batalla, la distancia entre los ejes delantero y trasero. Esto se nota especialmente en el interior, donde los ocupantes de las plazas traseras ahora obtienen mucho más espacio para las piernas sin que estas rocen con el respaldo delantero. La anchura aquí detrás es correcta, mientras que el espacio en altura también es muy bueno. Cuatro adultos de algo más de 1,80 viajarán cómodamente. Como es lógico, un quinto ocupante comprometerá mucho el confort.

El respaldo de la plaza central esconde un reposabrazos con dos huecos posavasos y también una trampilla que comunica con el maletero, lo que nos permite transportar objetos largos y finos, como unos esquís. Lo único que podemos echar de menos aquí detrás son unas salidas de aire centrales y alguna toma USB, especialmente en este acabado tope de gama. El túnel de transmisión no es muy intrusivo, lo que siempre es de agradecer.

Mientras tanto, el maletero del nuevo Ford Focus 5 puertas es de 375 litros, una capacidad normal en esta categoría, y las formas son bastante aprovechables. Si abatimos los asientos obtenemos un total de 1.354 litros de carga. En el caso de la carrocería familiar que está a punto de llegar a los concesionarios hablamos de 608 litros.

Gama mecánica Ford Focus

La oferta mecánica del nuevo Ford Focus actualmente está compuesta por cuatro niveles de potencia en gasolina -100, 125, 150 y 182 CV- y tres en diésel -95, 120 y 150 CV-. Hay versiones con cambio manual de 6 velocidades y otras automáticas con 8 relaciones, pero la tracción siempre es al tren delantero. Por el momento no se comercializa ninguna variante híbrida o eléctrica. Se espera que en este mismo año 2019 haga su aparición un nuevo Ford Focus ST, el cuál superará los 250 CV del modelo anterior que aquí probamos hace ya más de 2 años. Más tarde debería llegar un extremo Ford Focus RS, o eso queremos imaginar.

El 1.5 EcoBoost de 150 CV sobre el papel

Como citábamos al inicio de este artículo, nuestra unidad de pruebas corresponde con un Ford Focus Vignale que utiliza el motor 1.5 EcoBoost de 150 CV y la caja de cambios automática de 8 velocidades, que es de tipo convertidor de par. Dicha versión desarrolla los 150 CV a 6.000 rpm, y un par motor máximo de 240 Nm desde 1.600 rpm. El consumo mixto homologado es de 6/100 km.

Según datos oficiales, su velocidad máxima es de 206 km/h y puede completar la aceleración de 0 a 100 km/h en 9,1 segundos.

Al volante: Aplomado, ágil y muy eficaz, aunque con algún detalle mejorable

Ahora ya hablando de las sensaciones experimentadas al volante, me gustaría empezar hablando por su motor. Sinceramente, a los pocos kilómetros de recoger la unidad de pruebas en las oficinas de Ford España, tuve que parar, buscar información de la unidad probada y abrir el capó. El motivo es que tenía entendido que era una mecánica de tres cilindros, pero por refinamiento y sonoridad me daba la sensación de conducir un tetracilíndrico.

Finalmente, comprobaba que sí, que estaba probando un 1.5 EcoBoost de tres cilindros con 150 CV. Con esto quiero decir que no hay ni rastro de las vibraciones, traqueteos o sonidos típicos que podemos encontrar en otros propulsores de tres cilindros del mercado; así que fijaos lo bien conseguida que está esta mecánica. Un 10 en ese sentido a esta versión.

El 1.5 EcoBoost cuenta con un sistema de desconexión para el cilindro central en momentos de baja carga, lo que contribuye a reducir el consumo de combustible y las emisiones contaminantes. Cuando entra en funcionamiento pasa totalmente desapercibido para el conductor.

Por otro lado, este motor no es demasiado explosivo, apostando más por un comportamiento lineal que no transmite demasiadas sensaciones y que pasa desapercibido. Aunque no he probado las demás variantes, me da la sensación de que este propulsor de gasolina con 150 CV es el más interesante para la mayoría de los conductores por su agradable funcionamiento.

En nuestro caso viene asociado a una caja de cambios automática de tipo convertidor con 8 marchas prefijadas. No es una transmisión automática rápida, más bien es algo lenta, pero lo compensa con una gran suavidad que incrementa el confort de viaje, tanto al arrancar como al cambiar de marcha. Para clientes que busquen un comportamiento deportivo, pese a que tenemos levas en el volante, no será de agrado, pero si buscas tranquilidad y confort, convence.

Eso sí, siguiendo con la caja de cambios automática, un defecto notable es que -al menos en la unidad probada- tarda demasiado tiempo en pasar de D a R y viceversa cuando así lo requerimos mediante el mando giratorio (no hay una palanca tradicional, sino una pequeña ruleta). Por ejemplo, vamos a aparcar, pasamos de D a R, y tarda más de lo esperado en invertir el sentido. Lo mismo ocurre cuando volvemos a situar la transmisión en posición D.

Por lo demás, y ya en carretera, el Ford Focus me ha parecido un coche con una puesta a punto muy buena. Nuestra unidad, que cuenta con suspensión adaptativa, filtra muy bien los baches en el modo normal, que es el predefinido cuando arrancamos el coche, y además ofrece una buena sensación de estabilidad. Si seleccionamos el modo “confort”, el tarado de suspensión se vuelve más blando y en carretera da la sensación de viajar en una alfombra.

Cuando pasamos al modo Sport, la caja de cambios baja alguna marcha, la respuesta al acelerador es más viva, la dirección gana algo de peso y los amortiguadores se endurecen. La respuesta general del conjunto resulta bastante dinámica, aunque la explosividad del motor y la rapidez del cambio no me han invitado demasiado a usar este modo de conducción. Por chasis sí se desenvuelve muy bien cuando hacemos un poco el bruto en curvas pero, al menos en este acabado Vignale, considero que es más natural apostar por el modo de conducción “confort” o “normal”.

Una de las peculiaridades del Ford Focus Vignale es que, para mejorar la insonorización del habitáculo, en las ventanillas delanteras utiliza un cristal doble.

Me ha gustado bastante que, pese a tratarse de un modelo compacto del segmento C, en autopista da la sensación de ir con un coche más largo y ancho, ya que transmite una alta sensación de estabilidad y aplomo incluso a velocidades altas; es decir, muy buena calidad de rodadura. Del mismo modo, en carreteras viradas no se muestra para nada torpe o lento de reacciones, más bien todo lo contrario, bastante ágil y con cambios de dirección rápidos.

Conclusiones

El nuevo Ford Focus es un coche muy honesto que, sin duda, debe ser una opción de compra a valorar por todos aquellos clientes que busquen un vehículo de este tamaño. Destaca por ofrecer un buen espacio interior y una gran calidad de rodadura. Otro de los aspectos a tener en cuenta es que podemos escoger entre distintas terminaciones. Esta, la Vignale, es la más lujosa, pero también podemos apostar por el acabado ST-Line para aquellos que gusten de una mayor deportividad; o el Active si se es una persona aventurera.

Creo que un par de puntos a mejorar es que no estaría mal un punto más de explosividad del motor, algo más de carácter no le vendría mal, pero, sobre todo, el tiempo de reacción de la caja de cambios automática al pasar de D a R y viceversa. También es cierto que me esperaba un consumo algo más ajustado. En autovía a unos 120 km/h suele rondar los 6,5, mientras que el consumo medio que hemos obtenido en toda la prueba ha sido de 7,2 l/100 km. No son cifras disparatadas, pero sí mejorables.

La unidad probada ronda los 27.000 euros según el configurador de la marca. No es un precio muy accesible, pero tampoco me parece nada descabellado teniendo en cuenta que estamos ante el nivel de equipamiento más alto, una mecánica de 150 CV, el cambio automático y un gran número de elementos opcionales. El acabado Vignale parte de unos 19.000 euros, aunque podemos hacernos por un Ford Focus de acceso desde 13.900 euros.

Equipamientos Ford Focus

Trend

  • Llantas de acero de 16 pulgadas
  • Faros halógenos con luz diurna de LED
  • Parachoques en color de la carrocería
  • Radio con 6 altavoces, Bluetooth, puerto USB y manos libres
  • Aire acondicionado
  • Detección de peatones y ciclistas con frenada automática de emergencia
  • Sistema de mantenimiento de carril
  • Limitador de velocidad
  • Elevalunas delanteros y traseros
  • Luces de cortesía de LED

Trend+ (añade a Trend)

  • Llantas de aleación de 16 pulgadas
  • Molduras superiores de las puertas brillantes
  • Faros antiniebla con luz de giro
  • Retrovisores exteriores térmicos y plegables eléctricamente
  • Sensores de aparcamiento delanteros y traseros
  • Equipo de sonido y GPS con pantalla de 8 pulgadas, Apple CarPlay y Android Auto
  • Cuadro de instrumentos con pantalla TFT de 4,2 pulgadas
  • Consola central con reposabrazos
  • Freno de estacionamiento eléctrico

Titanium

  • Llantas de aleación de 16 pulgadas
  • Parrilla con barras cromadas
  • Luces traseras de LED
  • Sensor de Lluvia
  • Climatizador bizona
  • Reposabrazos central para las plazas traseras
  • Iluminación ambiental configurable

ST-Line (añade a Trend+)

  • Llantas de aleación de 17 pulgadas
  • Paragolpes específicos
  • Parrillas específicas
  • Faros antiniebla de LED con luz de giro
  • Salidas de escape dobles en acabado pulido
  • Suspensión deportiva
  • Asientos deportivos con costuras en rojo
  • Volante deportivo
  • Pedales de acero inoxidable
  • Arranque sin llave
  • Tapizado del techo en color oscuro

Vignale (añade a Titanium)

  • Llantas de 17 pulgadas
  • Faros de LED
  • Paragolpes y parrilla específicas
  • Sistema de aparcamiento asistido
  • Asientos térmicos Vignale
  • Alfombrillas premium
  • Asiento del conductor eléctrico
  • Salpicadero de tacto suave
  • Head-up Display
  • Iluminación ambiental configurable

Precios Ford Focus

Precios, con descuentos incluidos, según el configurador de la marca a fecha de la publicación de esta prueba.

Motor Cambio Acabado Precio
Motor Cambio Acabado Precio
1.0 EcoBoost 100 CV Manual 6v Trend 13.903 €
1.5 EcoBlue 95 CV Manual 6v Trend 15.403 €
1.0 EcoBoost 125 CV Manual 6v Trend Edition 15.928
1.5 EcoBlue 95 CV Manual 6v Trend Edition 16.428 €
1.5 EcoBlue 120 CV Manual 6v Trend Edition 17.428 €
1.0 EcoBoost 125 CV Manual 6v Trend+ 16.180 €
1.0 EcoBoost 125 CV Automático 8v Trend+ 17.538 €
1.5 EcoBlue 125 CV Manual 6v Trend+ 17.680 €
1.5 EcoBlue 120 CV Automático 8v Trend+ 19.280 €
1.0 EcoBoost 125 CV Manual 6v ST-Line 16.913 €
1.5 EcoBoost 150 CV Manual 6v ST-Line 18.142 €
1.5 EcoBoost 182 CV Manual 6v ST-Line 19.642 €
1.0 EcoBoost 125 CV Automático 8v ST-Line 18.242 €
1.5 EcoBoost 150 CV Automático 8v ST-Line 19.742 €
1.5 EcoBlue 125 CV Manual 6v ST-Line 18.413 €
2.0 EcoBlue 150 CV Manual 6v ST-Line 20.413 €
1.5 EcoBlue 120 CV Automático 8v ST-Line 20.013 €
2.0 EcoBlue 150 CV Automático 8v ST-Line 22.013 €
1.0 EcoBoost 125 CV Manual 6v Titanium 17.806 €
1.5 EcoBoost 150 CV Manual 6v Titanium 19.054 €
1.0 EcoBoost 125 CV Automático 8v Titanium 19.154 €
1.5 EcoBoost 150 CV Automático 8v Titanium 20.654 €
1.5 EcoBlue 120 CV Manual 6v Titanium 19.306 €
2.0 EcoBlue 150 CV Manual 6v Titanium 21.306 €
1.5 EcoBlue 120 CV Automático 8v Titanium 20.906 €
2.0 EcoBlue 150 CV Automático 8v Titanium 22.906 €
1.0 EcoBoost 125 CV Manual 6v Vignale 19.142 €
1.5 EcoBoost 150 CV Manual 6v Vignale 20.335 €
1.5 EcoBoost 182 CV Manual 6v Vignale 21.835 €
1.0 EcoBoost 125 CV Automático 8v Vignale 20.435 €
1.5 EcoBoost 150 CV Automático 8v Vignale 21.935 €
1.5 EcoBlue 120 CV Manual 6v Vignale 20.642 €
2.0 EcoBlue 150 CV Manual 6v Vignale 22.642 €
1.5 EcoBlue 120 CV Automático 8v Vignale 22.242 €
2.0 EcoBlue 150 CV Automático 8v Vignale 24.242 €

Opinión del editor

Ford Focus Vignale 1.5 EcoBoost 150 CV
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4 estrellas
13.903 a 24.242
  • 80%

  • Ford Focus Vignale 1.5 EcoBoost 150 CV
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 7 de enero de 2019
  • Diseño exterior
    Editor: 75%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 80%
  • Plazas delanteras
    Editor: 80%
  • Plazas traseras
    Editor: 85%
  • Maletero
    Editor: 70%
  • Mecánica
    Editor: 80%
  • Consumos
    Editor: 60%
  • Confort
    Editor: 85%
  • Precio
    Editor: 80%

Pros

  • Mejora en la habitabilidad interior
  • Suavidad de funcionamiento y calidad de rodadura
  • Comportamiento dinámico

Contras

  • Velocidad mejorable de la caja automática
  • Consumos algo más elevados de lo debido
  • Ausencia de salidas de aire, tomas USB o enchufe en las plazas traseras

Galería Ford Focus

Te puede interesar
¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

Etiquetas

Amante de todo lo que se mueva gracias a la energía de un motor y apoye en asfalto a través de neumáticos. Durante mi infancia buscaba, entre los coches estacionados, el velocímetro con la cifra de velocidad punta más alta. Por fortuna para mí, en aquellos tiempos no estaban de moda los cuadros digitales. Aprender, aprender y aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.