Prueba Ford Grand C-MAX 2.0 TDCI 140 CV Powershift, equipamiento, precio y conclusiones

Prueba Ford Grand C-MAX TDCI 140 CV Powershift

Hoy finaliza nuestra prueba del Ford Grand C-MAX con motor 2.0 TDCI de 140 caballos y cambio automático Powershift. Hasta ahora hemos analizado su diseño y diferencias frente al C-MAX, y también su apartado dinámico, donde destacaba un buen compromiso del chasis entre confort y agilidad.

Hoy es el momento de cerrar la prueba con un análisis de gama, equipamiento y precio, algo bastante sencillo dada la oferta del coche en el mercado español. Nuestra unidad contaba con el acabado más alto Titanium asociado a la mecánica más potente de entre las ofertadas.

Tres niveles de acabado

El Ford Grand C-MAX se vende en España con tres sencillos niveles de acabado: Trend, Edition y Titanium, de menos a más equipados. El primero de ellos únicamente se asocia a las mecánicas más humildes, mientras que el Titanium se acoge a las más potentes. Podemos también escoger entre 5 o 7 plazas con esta misma carrocería.

Prueba Ford Grand C-MAX 2.0 TDCI 140 CV Powershift equipamiento

El acabado Trend incorpora de serie elementos como faros antiniebla, retrovisores eléctricos y calefactados, aire acondicionado, elevalunas eléctricos, control por voz V2C con Bluetooth, toma auxiliar y USB, radio con pantalla de 3,5 pulgadas o seis altavoces. Es bastante básico pero no pierde nada realmente importante.

El acabado superior Edition suma al anterior pequeños detalles como  la consola central con reposabrazos o las llantas de 16 pulgadas de serie. Se trata de un acceso ventajoso en precio a otras opciones, pero realmente la versión que más equipamiento añade es la siguiente.

La versión Titanium ya cuenta de serie con asistente de arranque en pendiente, alerta de presión de neumáticos, control de crucero, retrovisor interior electrocrómico, climatizador bizona, cortinillas traseras, luz ambiental interior LED, sensores de lluvia y luces, volante y pomo en piel, navegador con pantalla de 5 pulgadas y llantas de 16 pulgadas.

Prueba Ford Grand C-MAX 2.0 TDCI 140 CV Powershift equipamiento

Pero además podemos equipar el coche con multitud de equipamiento opcional, como el paquete Tech Parking que añade sensores de aparcamiento, control de luz de carretera, aviso de ángulo muerto y cambio de carril, frenada automática en ciudad o asistente de aparcamiento activo. También podemos optar al portón del maletero de apertura eléctrica, a la tapicería de cuero o al sistema de infoentretenimiento Sony.

Gama Ford Grand C-MAX

El Ford Grand C-MAX parte en España de 17.300 euros. Hay cuatro motores disponibles y los precios quedan de la siguiente manera, sin contar con Plan PIVE o eventuales promociones:

  • Grand C-MAX 1.0 Ecoboost 100 CV Trend 5 plazas 17.300 euros
  • Grand C-MAX 1.0 Ecoboost 100 CV Trend 7 plazas 17.950 euros
  • Grand C-MAX 1.0 Ecoboost 125 CV Edition 5 plazas 18.300 euros
  • Grand C-MAX 1.0 Ecoboost 125 CV Edition 7 plazas 18.950 euros
  • Grand C-MAX 1.0 Ecoboost 125 CV Titanium 5 plazas 20.050 euros
  • Grand C-MAX 1.0 Ecoboost 125 CV Titanium 7 plazas 20.700 euros
  • Grand C-MAX 1.6 TDCi 115 CV Edition 5 plazas 20.800 euros
  • Grand C-MAX 1.6 TDCi 115 CV Edition 7 plazas 21.450 euros
  • Grand C-MAX 1.6 TDCi 115 CV Titanium 5 plazas 22.550 euros
  • Grand C-MAX 1.6 TDCi 115 CV Titanium 7 plazas 23.200 euros
  • Grand C-MAX 2.0 TDCi 140 CV Titanium 5 plazas 23.550 euros
  • Grand C-MAX 2.0 TDCi 140 CV Titanium 7 plazas 24.200 euros
  • Grand C-MAX 2.0 TDCi 140 CV Powershift Titanium 5 plazas 25.050
  • Grand C-MAX 2.0 TDCi 140 CV Powershift Titanium 7 plazas 25.700 euros

Nuestro veredicto

Hay multitud de monovolúmenes de 7 plazas. Algunos son auténticos 7 plazas, con mayor maletero y asientos más adecuados, siempre a cambio de un tamaño mucho mayor, más peso y, generalmente, un precio superior. Para los que quieren renunciar a estos aspectos el Ford Grand C-MAX es una posible opción.

Prueba Ford Grand C-MAX 2.0 TDCI 140 CV Powershift equipamiento

Estos coches se compran con la cabeza, por lo que la apreciación en cuanto a diseño es demasiado subjetiva. Lo que no lo son tanto son los impresiones del interior, donde este coche saca pecho en cuanto a calidad y acabados. También es cierto que nuestra versión cargada de extras y con cuero luce más que una versión más humilde.

Dejando de lado ese detalle, el Ford Grand C-MAX cumple con creces, con un interior basado en el de un turismo convencional, a pesar de una posición de conducción ciertamente erguida. Todos los mandos se encuentran a mano, pero hay que criticar el sistema multimedia Sony opcional por la cantidad de botones que dificultan el uso. Requiere un periodo de adaptación, pero lo que no tiene solución es la pantalla central, situada en un lugar exquisito pero demasiado pequeña para los estándares actuales.

Si de espacio hablamos, podría decir que todas las plazas cumplen su cometido, incluso las traseras. Lo que no me convence es la plaza central de la segunda fila. Se esconde forma muy inteligente, pero su forma y tamaño no animan a viajar allí. Cierto es que de esta forma se gana espacio para los asientos laterales pero, de hecho, es casi más cómodo viajar en los traseros que en este asiento central.

Y llegamos a los asientos traseros. Me ha sorprendido que fueran tan utilizables para tratarse de asientos de uso ocasional. Desplazando la fila central hace delante acabaremos con unas plazas traseras muy aprovechables e incluso bastante cómodas aún para tallas grandes. La única pega es que sacrificamos casi por completo el maletero. Aunque esto es una pega extensible a todos sus competidores.

Prueba Ford Grand C-MAX 2.0 TDCi 140 CV Powershift

Si hablamos de mecánica, tengo claro que este motor 2.0 TDCI de 140 caballos es la opción correcta si tendemos a ir cargados. Ofrece un nivel de refinamiento y prestaciones muy bueno, con un extra de respuesta que se cifra en 1.000 euros más frente a su otra alternativa en este combustible. Los Ecoboost de gasolina tal vez puedan pecar de algo perezosos. El 1.0 Ecoboost de 125 caballos iba de maravilla en el B-MAX, pero aquí no lo he probado.

En cuanto a la transmisión automática Powershift, es totalmente aconsejable a pesar de que la gestión electrónica aún puede dar un salto hacia delante. Por otro lado, me quedo con la dinámica del vehículo, con un chasis muy bien puesto a punto que confía en la comodidad, pero sin dejar de lado un comportamiento incluso vivo gracias, sobre todo, a una dirección bastante directa.

Prueba Ford Grand C-MAX 2.0 TDCi 140 CV Powershift

De entre todos, me quedo con el motor diésel de 140 caballos con el acabado Titanium. El Grand C-MAX puede ejercer de coche único y por cerca de 2.000 euros frente al acabado Edition ya podemos tener un coche muy equipado. Pena que muchos de los extras no entren en el acabado más completo y haya que abrir la cartera.

Puedes encontrar más información sobre el Ford Grand C-MAX 2.0 TDCI 140 CV Powershift en la parte de diseño exterior e interior y en el análisis dinámico del vehículo.

¿Necesitas peritar un coche?
¿Vas a comprar un coche y necesitas saber su estado? Para comprar tu nuevo coche con total garantía tienes que peritar tu coche con nosotros ¡A que esperas!
Peritar coche al mejor precio
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *