Prueba Hyundai i30 Turbo, un tímido primer asalto

hyundai-i30-turbo-prueba-2

En una época en la que las pantallas valen más que las sensaciones, el color más que el sonido, y en donde los gamberros sufren el bullying de los chicos eficientes de la clase, la marca coreana se atreve a poner sobre la mesa un compacto vitaminado. Y es que, podrían haber elegido una variante híbrida, o incluso una totalmente eléctrica, pero no, han escogido a la gasolina y la emoción para configurar su nueva versión, el Hyundai i30 Turbo, un modelo que hemos podido probar en la presentación nacional a prensa.

Señoras, señores, antes de que se acomoden en esta nueva alternativa de la gama del compacto surcoreano, permítanme que les recuerde que estamos ante el primer asalto de Hyundai al segmento C deportivo. Sí, se trata de otro enemigo más para los de sobra conocidos Ford Focus ST, Volkswagen Golf GTi, o Renault Mégane RS. Una pandilla a la que se unió recientemente el Peugeot 308 GT.

Esto, sin duda, es una apuesta arriesgada, por el contexto en el que nace, aunque, si lo miramos desde otro punto de vista, no lo es tanto. Pese a que el volumen de ventas esperado no sea alto, una opción de estas características le dará fuerza a la gama del Hyundai i30, afianzando la imagen de marca, y, por que no, atrayendo a un público de diferentes preferencias. Además, el precio de partida, desde 25.500 euros, es, cuanto menos, atractivo.

Pinceladas de deportividad bien estudiadas

Prueba Hyundai i30 Turbo

Pero no podemos vender el plato, sin antes probarlo. Y por ello, os cuento que de primeras llego a la presentación que Hyundai a preparado en Madrid con bastante interés. Antes de llegar a la recepción me encuentro cara a cara con una hilera de i30 Turbo. A primera vista, parece que han trabajado en dejar “pintón” al compacto. Y es que, en este mercado, no solo se enamora con el corazón, también con la vista.

Me fijo en unos cuantos detalles. El paragolpes delantero, en su parte más baja, enseña una franja en color rojo intenso, un recurso muy utilizado en esta clase de modelos. A su vez, si miras más arriba, puedes ver como han adornado la parrilla con un marco cromado. Igualmente, se puede apreciar como han rebajado la altura total del vehículo, instalando una suspensión específica para esta versión.

Prueba Hyundai i30 Turbo

No puedo esperar y me voy a la zaga, una parte que puede otorgarle mucha energía a este tipo de coche si los fabricantes saben trabajarla, por ejemplo, con una salida de escape atractiva. En este caso, tal y como me ocurre en otros nombres propios, me convence más esta zona que la de delante, dejándome llevar por los dos tubos de escape a ambos lados del difusor pintado en negro que, por cierto, también luce una franja en color rojo.

Tras conocer, de la mano de Hyundai España, los detalles del nuevo i30 Turbo, por fin puedo echar mano de la llave del mismo y subirme a él. El interior quiere, de la misma manera, dejar su granito de arena en esta versión y lo consigue, en un primer momento, gracias a unos asientos deportivos y una pedalera en aluminio. La presencia de los tonos rojos es notoria, adornando el pomo de la palanca, haciendo de contraste en costuras, y rematando las butacas.

Poco ruido, y tampoco demasiadas nueces

Prueba Hyundai i30 Turbo

Parece que la marca asiática sabe que una primera impresión, es importante, pero dudo que piensen que solo con ello, van a ganar la partida. Cuando hablamos de sensaciones, de deportividad, un corazón impetuoso, y un cuerpo con ganas de devorar cada curva, es lo que conseguirá que tu vello deje de reposar en tu piel. Así que, no te hago perder más tiempo ni a ti, ni a mi, y arranco.

En las entrañas del Hyundai i30 Turbo, han instalado el motor 1.6 litros T-GDi que recurre a la sobrealimentación y la inyección directa, para desarrollar 186 caballos de potencia. Es el mismo motor que podemos ver en el Veloster Turbo, o el Kia Pro_Cee’d GT, aunque este último desarrolla 204 CV. A priori, parece una potencia limitada, aunque, antes tenemos que hablar de tú a tú con él.

Prueba Hyundai i30 Turbo

La vista lateral es bastante discreta

Este león tiene poco rugir, o, si me apuras, ninguno. Su sonido no es que sea, digamos, enloquecedor. Es como cuando ponen tu canción favorita, y alguien, baja el volumen. Dejo a un lado la melodía y me dispongo a meter primera. Aquí sí tengo que dar la enhorabuena a la marca. El tacto de la palanca es exquisito, preciso y directo. Una cualidad que sigo disfrutando a medida que recorro más kilómetros.

Y llega la hora de quitarle la correa, y dejar que corra a sus anchas. Tras dejar atrás el caos de la ciudad, toca exprimir algo más esta mecánica. Primera, segunda, tercera, manejar esta caja de cambios de seis velocidades es sencillísimo. Igualmente, resulta francamente fácil circular con este Hyundai i30 Turbo. La dirección es más directa que la de su hermano de gama y el aplomo que tiene es extraordinario.

Aunque las buenas noticias acaban aquí. No puedo decirte que me haya impresionado la energía de este motor, ni siquiera que me haya hecho cosquillas. Es tan lineal que no deja hueco para la locura. Parece ese padre que llama incesantemente a su hijo en medio de una fiesta. Tampoco voy a decirte que no corra, porque lo hace, y bastante, pero su sacudida no llega ni a asustarte, y eso, que es un turboalimentado.

Lo importante, no siempre es el corazón

Prueba Hyundai i30 Turbo

Todo el protagonismo de la prueba se lo están llevando sus grandes capacidades dinámicas. Ni si quiera he sido capaz de buscarle las cosquillas en mojado o haciendo maniobras de emergencia. Y no, no me he vuelto loco, es que estoy dentro de las instalaciones del RACC inmerso en las pruebas que nos ha preparado Hyundai para poner al límite sus coches. Unos ejercicios que, sin más, están aprobando con nota.

Cuando el juego llegó a su fin, tocó parar para llenar el estómago. Es aquí donde he tenido la oportunidad de charlar tranquilamente con la gente de Hyundai España. Pese a que su i30 Turbo es un coche con el que se puede jugar, no he podido evitar preguntarles si no les parecía una potencia demasiado limitada. A lo que parece haber una respuesta muy alentadora para los que amamos este mundo, habrá un Hyundai i30 más potente en el futuro.

Sentado, delante del ordenador, y al fin descalzo, os hago un resumen. Buen primer asalto con este Hyundai i30 Turbo aunque peque de tímido. He echado en falta algo de más nervio, pero me he atiborrado de grandes cualidades dinámicas. Además, la estética parece cumplir, y el precio, es uno de sus mayores atractivos, desde 25.500€. Cifra que aumenta si elegimos algún equipamiento extra, como el techo solar o el navegador. Si aplicamos descuentos y promociones, el precio resulta realmente apetecible.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *