Prueba Lexus IS 300h F Sport, diseño exterior e interior

prueba-lexus-is-300h-f-sport-actualidadmotor

Esta semana probamos el Lexus IS 300h, una berlina de tamaño medio que llega con suficientes armas para “revolucionar” el panorama impuesto por las berlinas premium alemanas (BMW Serie 3, Audi A4, Mercedes Clase C). Un segmento altamente conservador, tanto por la elección de los compradores como por la propuesta de las marcas. Dicho esto y en mi humilde opinión, he de reconocer que de los tres, es Mercedes con el nuevo clase C el que ha dado un salto estilístico más importante, ofreciéndonos un producto con una imagen más novedosa con la que se distingue claramente del modelo anterior. Pero, si dirigimos la mirada al Lexus IS vemos que su diseño presenta unas ideas y formas más modernas y vanguardistas, con una alta agresividad en sus líneas que demuestran que la marca ha hecho una gran apuesta con este modelo rompiendo con lo establecido.

El IS llega como un soplo de aire fresco para el mercado en que se mueve y presenta una alternativa bastante interesante para el que busque otra opción a las ya de sobra conocidas. Tras siete días de prueba, llega el momento de pasar al papel nuestras impresiones. Las primeras conclusiones son que este Lexus IS 300 h tiene dos características que marcan la diferencia con respecto a sus rivales alemanes: Su estética; solo hace falta echar un vistazo a las fotos para reconocer ese carácter diferenciador, moderno y agresivo que entraña, y su sistema híbrido. La marca toma una decisión muy importante con el IS apostando todas sus cartas por su sistema híbrido y eliminando las mecánicas diesel de su catálogo. La versión 300h entraña el sistema Lexus Hybrid Drive de segunda generación, prometiendo unos consumos y prestaciones extraordinarios (4,7 l/100 consumo mixto – 223 cv) y ofreciendo otra alternativa ante las mecánicas de gasóleo que abarrotan el mercado actual.

prueba-lexus-is-300h-f-sport-actualidadmotor (2)

Centrándonos en esta parte de la prueba; el diseño, la verdad es que se podría hacer un dossier. Con unas medidas de 4,66 m largo, 1,81 m ancho y 1,43 m de alto, la berlina destaca sobretodo por una estética fresca, rompedora y agresiva y por poseer multitud de detalles que rematan su imponente presencia. Lo mejor es que apreciéis las fotos con detenimiento para apreciarlo como es debido. En el frontal comienza este impresionante ejercicio de diseño, con musculosas formas y con las luces diurnas separadas del faro en forma de L destacando sobremanera. La agresividad del frontal está más acentuada si cabe en este modelo F Sport, que destaca por la enérgica parrilla en doble punta de flecha con un mallado específico, exclusivas luces antiniebla LED y un spoiler delantero rebajado con conductos para refrigeración de los frenos y aletas aerodinámicas para aumentar el agarre…

Si nos fijamos en el perfil, el diseño sigue siendo sorprendente y muy potente, desmarcándose la singular línea que traza comenzando desde las taloneras y que continúa hasta el inicio del paragolpes y faros traseros, dándole un toque muy dinámico y a mi parecer muy atractivo. Desde esta vista tiene múltiples elementos que ayudan a obtener su extraordinaria aerodinámica (Cx: 0.26), tales como unos pequeños “alerones aerodinámicos” en los marcos de las puertas delanteras y en los pilotos traseros que mejoran la manera en que el IS corta el aire, elementos vistos por primera vez en la F1. Multitud de detalles son los que posee este atractivo envoltorio. El acabado F Sport se completa en este lado con unas impresionantes llantas de 18″ y diseño de doble radio junto con los logotipos en las aletas delanteras.

prueba-lexus-is-300h-f-sport-actualidadmotor (1)

Por último, pasamos a la zaga, con unas formas y un diseño que rematan perfectamente el conjunto. Los faros, de tipo LED  y extremadamente alargados y afilados en sus extremos y su prominente difusor trasero son los elementos que más llaman la atención. Bajo el difusor se encuentran escondidos los dos tubos de escape, decisión que denota la naturaleza híbrida y “limpia” del modelo. Por último, destacar de su exterior el color azul eléctrico del coche de la prueba, que le quedaba como un guante dada la connotación deportiva de la versión aunque ya se sabe, para gustos…

El interior del Lexus IS, sin ser tan llamativo y vistoso como el exterior, rebosa calidad y buen hacer. Tiene un toque moderno y cuenta con elementos singulares, pero no impresiona tanto. Se trata de un habitáculo con una terminación “made in Lexus”, con materiales de primera orden y un ajuste perfecto, acompañados por un equipamiento bastante completo. La habitabilidad se ha mejorado en la actual generación gracias a su mayor distancia entre ejes (2,8 m, 7 cm más) mejorando sobretodo el espacio atrás. En esas plazas, el espacio para dos adultos es bastante bueno, quizás un poco justa la altura al techo para personas de más de 1,80 m, pero nada importante. La plaza central en resumidas cuentas podríamos decir que sirve para viajes cortos y de manera esporádica por: el enorme túnel de transmisión, la posición más alta del asiento y porque carece de forma para sentarse… Otro aspecto negativo es la ausencia de huecos portaobjetos, ni siquiera las típicas bolsas que suele haber en las puertas, algo que si bien no es determinante pienso que es un detalle a mejorar.

prueba-lexus-is-300h-f-sport-actualidadmotor (3)

Esta versión F Sport se distingue en el interior por sus asientos delanteros deportivos, tapizados con tela y cuero en los refuerzos de color negro, contando además con regulación eléctrica y calefacción, volante con anagrama y palanca de cambios específicos terminados en cuero perforado, pedales deportivos de aluminio y un cuadro de instrumentos muy especial, heredado del icónico superdeportivo de la marca, el Lexus LFA.

Ya en las plazas delanteras nos acogen dos asientos muy cómodos que recogen perfectamente el cuerpo, y lo recogen tan bien que, por lo menos en mi caso, me resultaba algo incómodo salir del coche; habrá que hacer más ejercicio… Desde el puesto de conducción contamos con una disposición correcta de los mandos, que se encuentran a mano e intuitivos en su funcionamiento. De frente, nos topamos con un volante de aro grueso y de tacto exquisito. Equipado con levas, control de crucero por palanca y una botonería bien organizada y de fácil actuación, destacamos un botón cuya misión asombrará al personal…

prueba-lexus-is-300h-f-sport-actualidadmotor (4)

A cada toque del botón, la esfera que contiene el cuadro de instrumentos digital se desplazará a la derecha o al centro para ofrecernos/quitarnos un cuadro de información más grande y completo para realizar con más comodidad y exactitud los ajustes disponibles (que son muchos) para el vehículo y ver informaciones (navegador, ordenador de a bordo, mapa del flujo de energía… de una manera más completa. Además, la información que se refleja en la esfera cambiará dependiendo del modo de conducción que hayamos escogido, mostrando la utilización de la energía (carga, eco, potencia…) mediante un gráfico circular en los modos Eco y Normal, y cambiando su apariencia pasando a ser un agresivo cuentarrevoluciones cuando seleccionamos uno de estos dos modos de conducción: Sport o Sport+, éste último específico del acabado F Sport..

Presidiendo el centro del salpicadero, nos encontramos una generosa pantalla de 7″ desde la que podremos visualizar todas las funciones del completo sistema multimedia (navegador, pista de reproducción, monitor de energía…) así como visualizar la multitud de ajustes disponibles, divididos en diferentes menús (Sonido, Navegador, Climatizador, Teléfono…) que podremos configurar gracias al sistema Remote Touch, un “ratón” de fácil manejo y muy cómodo de utilizar. En la zona media del salpicadero, nos encontramos con el sistema de climatización, de buen funcionamiento y con la peculiaridad de contar con mandos electroestáticos que nos permiten graduar la temperatura a ambos lados con solo deslizar hacia arriba o hacia abajo nuestro dedo. En el lado del copiloto se encuentra una guantera de buenas dimensiones.

prueba-lexus-is-300h-f-sport (1)

En el túnel central tenemos, tras una palanca de cambios muy agradable al tacto, un nuevo mando. se trata de un control giratorio que nos permitirá seleccionar el modo de conducción que precisemos en función del “pilotaje” que vayamos a realizar: Eco, Normal, Sport y Sport+; modos de los que hablaremos mañana en el apartado dinámico. Además, encontraremos en este espacio un pequeño reposabrazos para el conductor con un hueco para dejar objetos, dos entradas USB y una toma auxiliar, situándose al otro lado dos posavasos de generosas dimensiones.

Por último, pasemos al maletero. Este cuenta con 450 litros de cubicaje, cerca de la media de sus rivales (sobre los 480 l) y penalizado lógicamente por albergar las baterías del sistema híbrido bajo el piso. No obstante, se trata de una buena cifra para albergar el equipaje de 4 ocupantes; numero ideal para el que está pensada la berlina, con unas formas muy aprovechables y una terminación de primer nivel en sintonía con el habitáculo. Además, si necesitamos más capacidad de carga podemos abatir los asientos traseros. Como os imaginareis, no cuenta con rueda de repuesto; un aspecto negativo a mi parecer pero imposible de salvar… y en su caso, alberga un kit reparapinchazos situado en el lado izquierdo del maletero junto con la batería convencional.

prueba-lexus-is-300h-f-sport

Mañana continuamos con la prueba analizando la dinámica de este Lexus IS 300h, ¿será capaz de cumplir con los excelentes registros que promete? Veremos.

 

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *