Prueba Lexus IS 300h F Sport, motor, conducción y consumos (con vídeo)

prueba-lexus-is-300h (6)

Tras estudiar el diseño exterior e interior, hoy toca analizar como se comporta en el apartado dinámico este Lexus IS 300h, una berlina cargada de novedades con una propuesta fresca, dinámica y diferente. Como ya os comentamos, Lexus toma una arriesgada decisión eliminando las mecánicas diesel de su oferta y “echándoles un órdago” con sus sistema híbridos. La marca, pionera por estos lares, presente en este IS su sistema híbrido de segunda generación, con unas cifras que sorprenden: 223 cv de fuerza y una aceleración de 0 a 100 en 8,3 segundos, con un consumo combinado de sólo 4,7 l/100 km y bajas emisiones de 109 g/km de CO2.

Viendo estos impresionantes datos y recopilando información sobre sus rivales buscando una relación parecida entre prestaciones/consumos vemos que, aparte de “obligarles” a recurrir a sus mecánicas de gasóleo para acercarse a esos registros, vemos que sólo BMW con su espectacular motor de 2 litros (320d) es el que consigue batir al japonés, homologando 4,5 l/100 km. ¿es una alternativa real a los diesel? Una pregunta que seguro muchos de nosotros nos hacemos, y sobre la que queremos arrojar algo de información en este apartado de la prueba.

El IS 300h esta movido por un moderno motor de gasolina de 4 cilindros y 2.5 litros (ciclo atkinson, inyección directa, distribución de válvulas variable dual VVT-i,  stop&start, recuperación del calor de escape…) con 181 cv a 6.000 rpm y un par máximo de 221 Nm entre 4.200- 5.400 rpm, y por un motor eléctrico delantero que desarrolla como máximo y de manera puntual 143 cv y 300 Nm. El sistema puede funcionar de manera independiente (gasolina – eléctrico) o utilizando ambos motores, en función de la demanda de potencia y condiciones de uso, todo ello regulado por la unidad de control de potencia (CPU). Los motores envían su fuerza a las ruedas traseras mediante la transmisión Hybrid Drive E-CVT, un sistema de transmisión hibrido que emula el funcionamiento de un cambio CVT y que además del modo automático cuenta con la opción de accionar secuencialmente de las marchas.

Además, podemos variar el funcionamiento y comportamiento de nuestro IS, gracias al mando giratorio situado en la consola central. Tenemos cuatro modos de conducción.

prueba-lexus-is-300h (8)

Eco Mode: El funcionamiento del sistema busca la reducción del consumo y las emisiones. En mi opinión, puede ser práctico en trayectos con velocidades mantenidas. El problema es que con esta opción, el acelerador se vuelve mucho menos sensible a nuestras demandas, volviéndose el coche menos progresivo y algo incómodo en su funcionamiento a la hora de reaccionar.

Normal: En este modo, el sistema proporciona un equilibrio entre potencia, economía y confort. Me parece el más recomendable en la mayoría de situaciones, el coche presenta un comportamiento muy progresivo y con potencia si lo demandamos.

Sport: varía el funcionamiento del sistema híbrido ayudando a la respuesta del acelerador. Ideal para obtener aceleraciones fuertes, el sistema se encuentra más predispuesto a nuestras demandas, más sensible para otorgarnos más prestaciones.

Sport+: Varía la respuesta del sistema híbrido, de la dirección y de la suspensión, para ejecutar una conducción deportiva. Este modo, específico de la versión F Sport, además de ofrecernos aceleraciones más fuertes varía el comportamiento dinámico del chasis, ofreciéndonos un plus si queremos realizar una conducción más agresiva.

prueba-lexus-is-300h (5)

El funcionamiento durante la conducción del sistema híbrido podríamos calificarlo de excelente. Brinda buenas prestaciones, destacando sobre todo la suavidad y progresividad con la que entrega la potencia. Ya sea rodando impulsados por el motor eléctrico, por el motor de gasolina o por ambos, el cambio o interacción entre ellos es apenas perceptible desde el habitáculo, otorgándonos un confort de marcha soberbio.

Por ciudad es donde más disfrutaremos de la naturaleza de este modelo. La verdad es que circular impulsados por el motor eléctrico es una sensación extraordinaria; disfrutar del silencio y saber que estamos conduciendo sin consumir combustible es toda una “experiencia”. Definitivamente, éste es el entorno ideal y donde más partido vamos a sacar de la mecánica híbrida. La ausencia de ruido también se debe en gran parte a la excelente insonorización del habitáculo y al óptimo funcionamiento del sistema hibrido, con unos arranques/paradas del motor de gasolina casi imperceptibles. En condiciones normales y conduciendo sin brusquedades o pendientes pronunciadas, predominará el uso del motor eléctrico. Ello también dependerá del estado de carga de la batería, pero hay que decir que se recargan con rapidez, aprovechando muy bien las fases de desaceleración/frenado del vehículo para cargarse.

prueba-lexus-is-300h (2)

Siempre que no vayamos a velocidades mayores de 45 km/h y con una carga mínima de la batería determinada por el sistema, podremos circular en modo eléctrico de manera “forzada” activando el botón (EV Mode), permitiéndonos rodar durante un corto recorrido (1 o 2 km) únicamente con energía eléctrica. Según indica el manual del coche, activar este modo no siempre significa ahorrar combustible, ya que luego hay que volver a cargar la batería con el consiguiente uso del motor de gasolina. Lo mejor es jugar con el acelerador y anticiparse ante los imprevistos del tráfico, ofreciéndonos un nuevo “reto” a la hora de conducir para sacar el máximo rendimiento al sistema.

Para salir ya de la ciudad, comentar que el IS se siente cómodo y ágil en este entorno. A la hora de aparcar, no hay ningún problema; gracias al extraordinario radio de giro de su dirección y a los múltiples asistentes al aparcamiento (sensores de proximidad delanteros y traseros, cámara trasera) esta tarea se realiza muy bien. Algo mejorable, a mi parecer, es el funcionamiento “manual” de los sensores. Siempre que queramos activarlos/desactivarlos deberemos pulsar un botón, pienso que sería mejor si se activasen de manera automática al engranar la marcha atrás al igual que la cámara, y se desactivasen una vez pasada una velocidad fijada (20 km/h, por ejemplo). No es importante, pero es un apunte. Otro aspecto a mejorar en mi opinión es el freno de estacionamiento. Se trata de un pequeño pedal activado con el pie, algo “arcaico” a mi parecer y fuera de lugar dado el ambiente general tan moderno y vanguardista que se respira en este Lexus.

prueba-lexus-is-300h (4)

Una vez metidos en carretera o autopista, hay una nota predominante: confort de marcha. El IS, tanto por insonorización como por su comportamiento, es un excelente rutero. Además, esa comodidad se ve acompañada por unas buenas prestaciones, convirtiendo los adelantamientos en algo fácil. El coche da mucha confianza, mostrándose muy estable y neutro en todas las situaciones. La dirección es directa y, aunque no sea excesivamente informativa, es rápida y cuenta con una grado de asistencia excelente. Las suspensiones presentan un compromiso dureza/confort muy logrado.

Y llega el momento de sacarle las cosquillas, nos metemos por carreteras reviradas para ver cómo se comporta. Seleccionamos el modo de conducción Sport+ y nos ponemos al ataque. La amortiguación  y las suspensiones se endurecen y el sistema híbrido saca los dientes… Tras varios kilómetros, podemos concluir que ese afán de “sensaciones deportivas” presenta sus luces y sombras… Por comportamiento, el IS responde muy bien, se notan los nuevos reglajes, la aceleración es más fuerte y traza las curvas francamente bien. Además, los frenos responden, proporcionando una excelente mordiente. Sobre los frenos, he de comentar que en ocasiones contadas me resultó algo difícil “pillarle el punto”, ello es debido a las dos etapas de frenado que entraña el sistema. Es ese cambio entre la etapa de frenado regenerativa a la frenada hidráulica, el que a veces nos hace un poco más difícil dosificar la frenada; es solo una característica peculiar del sistema, ya que el vehículo realmente frena muy bien. Sin embargo, su excelente comportamiento se ve algo empañado por el funcionamiento del cambio. Sobretodo, desde un punto de vista “emocional”.

prueba-lexus-is-300h (3)

En conducción deportiva, a pesar de poder contar con la selección manual de las marchas tanto en las levas del volante como en la palanca, se trata de una “simulación” compuesta por 6 marchas prefijadas cuyo funcionamiento no está del todo logrado. Cuando aceleramos a tope, el motor sube al máximo de revoluciones sin tener en cuenta nuestros cambios, presentándose entonces el modo manual realmente útil solamente cuando queremos aplicar mayor freno motor bajando marchas. Además, el cambio nos ofrece las prestaciones del motor de una manera tan lineal y progresiva que realmente no nos transmite la sensación de velocidad o potencia de manera tan notoria como quisiéramos cuando practicamos este tipo de conducción. Hablamos de sensaciones, ya que está demostrado que este tipo de caja es la mejor opción, tanto por consumos como por prestaciones, consiguiendo que el motor mantenga siempre el régimen de revoluciones óptimo en cada circunstancia.

Si pasamos a los consumos, he de decir que me ha dejado gratamente sorprendido. Por ciudad, tras 60 km recorridos, y circulando de una manera suave pero fluida, el ordenador de a bordo arrojó la espectacular cifra de 5,5 l/100km. Más si cabe, cuando tras varios viajes por carretera, la cifra de consumo se mueve por los mismos números, rondando los 5-6 l/100 km. Ya por autopista, la cifra sube un poco, como es normal, pero sigue siendo muy buena, y andaremos en la mayoría de los casos por los 6-7 l/100 km. Además, si nos ponemos a practicar una conducción más rápida o deportiva, los consumos rondarán los 8-10 l/100 km, una cifra nada descabellada, tras ver las prestaciones que tiene y sabiendo que tiene un motor de gasolina de 2.5 litros bajo el capó. En resumen, Lexus ha hecho un gran trabajo con su sistema híbrido, que cuenta con unas prestaciones/ consumos bastante buenos, y que SI se puede plantear como una opción nada descabellada ante las mecánicas de gasóleo.

prueba-lexus-is-300h (1)

Mañana continuamos con la última parte de la prueba donde estudiaremos a fondo la gama del IS, centrándonos en su equipamiento, precios y las conclusiones finales a las que hemos llegado tras probar esta singular berlina.


¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Un comentario

  1.   CARLOS dijo

    Un coche muy bonito con una calidad bastante buena..Me gusta su deportividad. Pero para mi destaca y se ve mas elegante en blanco…Saludos

Escribe un comentario