Prueba Lexus GS 300h Hybrid, diseño exterior e interior

prueba-lexus-gs-300h-hybrid-1

El de las berlinas de segmento E es un segmento donde el diésel impera. Pero desde Japón llegó a finales del año pasado un soplo de aire fresco, el Lexus GS 300h. Es el coche que tenemos esta semana en la sección de pruebas de ActualidadMotor y es la segunda motorización híbrida de este modelo, que se comercializaba desde 2011 en su variante 450h.

De este modo el Lexus GS es el único modelo del mercado que ofrece dos alternativas híbridas en la gama, no hay diésel, como manda la filosofía de la marca. Pero lo que realmente lo distingue de sus rivales es que es el único híbrido asequible, no en cuanto a precio, sino en cuanto a capacidades del motor. Ofrece 223CV, que mañana conoceremos más en profundidad, y es rival para las berlinas turbodiésel premium alemanas de entre 150 y 190CV. La mayoría de los híbridos en el segmento ofrecen niveles de potencia más elevados y consumos mayores, como es el caso del propio GS 450h, con 345CV.

prueba-lexus-gs-300h-hybrid-22

Pero tras esta breve introducción, hay que aclarar que hoy no es el momento de conocer si este GS 300h es más interesante que su hermano mayor, si es un vehículo de prestaciones escasas o si es mejor que sus rivales germanos. Hoy analizamos su diseño y su interior de forma minuciosa.

Una berlina muy clásica

En el plano estético podemos decir que el Lexus GS es un coche conservador, como sus principales rivales. Esta sensación se acentúa si lo ponemos junto a su hermano pequeño, el Lexus IS 300h, con un diseño lleno líneas y que al lado de este parece muy barroco. Es conservador, pero elegante, una clásica berlina de tres volúmenes bien marcados y que no esconde sus 4,85 metros de longitud.

prueba-lexus-gs-300h-hybrid-10

La parte más bonita y deportiva es el frontal, con la característica parrilla de Lexus y su mirada LED diurna patrocinada por Nike. Los acabados F Sport característicos de Lexus van más allá en el plano estético, con un aspecto más deportivo que en este modelo se enfatiza con una parrilla diferente, unos paragolpes más voluptuosos y unos faros LED más atractivos que los bi-xenón de nuestra unidad.

La vista lateral es probablemente la parte más clásica. La carrocería queda bien asentada sobre los neumáticos con llantas de 18″ (17 en el acabado más básico). La línea de cintura es bastante plana y el contorno de las ventanillas es cromado, con mayor presencia en la parte trasera. Un nervio relativamente discreto une los faros delanteros con los pilotos traseros.

prueba-lexus-gs-300h-hybrid-12

La zaga es bastante simple, con un paragolpes trasero tan elaborado como un polo de agua, pero a pesar de ello, gracias al diseño de los pilotos, unidos entre sí por un listón cromado, el Lexus GS enseña su mala leche. La iluminación trasera es LED y es un detalle mejorable el hecho de contar solo con una luz de marcha atrás y una antiniebla.

Interior de muy buena calidad

El Lexus GS 300h recurre a un interior también con un diseño conservador. Todo es bastante plano y la gran pantalla de 12,3″, alojada en el centro del salpicadero es la que se lleva todas las miradas. Bajo ella encontramos los aireadores centrales y los mandos de climatización y radio, todos ellos con líneas muy rectas. A pesar de ser un coche japonés el reloj es de agujas y no queda tan cutre como un Casio típico, aunque es mucho más complicado leer la hora. Si la cuestión es quejarse.

prueba-lexus-gs-300h-hybrid-38

En la consola situada entre los asientos delanteros encontramos dos posavasos con tapa, el selector del cambio automático, el dial giratorio para los modos de conducción y el característico touchpad de Lexus, desde donde se controlan todas las funciones de la pantalla, que afortunadamente no es táctil. Destacar que en el caso de radio y climatización, los botones del salpicadero están simplificados y para algunas funciones hay que acceder a su correspondiente menú desde la pantalla.

El touchpad funciona como un ratón y es muy fácil navegar por las distintas opciones de la pantalla, porque tiene un sistema de autoguiado entre las distintas opciones que podemos seleccionar, por lo que no navegaremos en vano para ir de un icono a otro. Es un sistema infinitamente mejor que las pantallas táctiles.

prueba-lexus-gs-300h-hybrid-46

Pese a tratarse del acabado Hybrid, que es el segundo más sencillo de la gama, la calidad del interior es muy buena y el equipamiento de serie es muy razonable. Los plásticos blandos son mayoría incluso en la parte baja de puertas y salpicadero y la moldura de madera brillante aporta un toque de elegancia. Pese a no contar con tapicería de cuero, no da excesiva sensación de pobreza. El tejido de los asientos es muy suave y agradable al tacto.

En cuanto a espacio iremos muy bien servidos en las plazas delanteras, con asientos sumamente cómodos y que ofrecen buena sujeción. Ambos son de reglaje eléctrico y con memoria el del conductor. La columna de dirección también es eléctrica y se puede configurar el coche para que el volante y el asiento se retraigan cuando apagamos el motor, para facilitar la salida del vehículo.

prueba-lexus-gs-300h-hybrid-45

Las plazas traseras por su parte ofrecen buenas cotas de habitabilidad y los asientos son muy envolventes, aunque viajarán cómodas dos personas. El asiento central es muy duro, no tiene forma y está sobreelevado, generando un problema de altura libre al techo. A esto hay que sumar que el túnel central es muy alto. Los pasajeros disfrutan se salidas de aireación, ceniceros en las puertas, toma de 12V y un apoyacodos con cofre portaobjetos.

El maletero es uno de los puntos menos atractivos. Cubica 468 litros de capacidad y la culpa es de las baterías del sistema híbrido, que van situadas de forma vertical tras el respaldo de los asientos y restan volumen al maletero, haciendo además que los respaldos no puedan abatirse de ninguna manera. Al menos las formas del maletero son muy aprovechables y se pueden llegar a meter objetos grandes. Bajo el suelo hay algunos huecos para pequeños objetos, como los triángulos, herramientas o el kit reparapinchazos. El Lexus GS 300h no puede llevar rueda de recambio.

prueba-lexus-gs-300h-hybrid-50

Mañana será el momento de empezar a andar con este híbrido. Comprobaremos cómo se comporta y si realmente este modelo puede hacer frente a las berlinas diésel. ¿Apostamos?

Lexus GS 300h Hybrid Exterior:

Lexus GS 300h Hybrid Interior:

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

Suscríbete
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *