Prueba Mercedes EQB 300 4Matic AMG Line

Prueba Mercedes EQB

Mercedes-Benz está lanzando una fortísima ofensiva de coches eléctricos, además de seguir impulsando con contundencia sus modelos de combustión. A principios del pasado año probamos el Mercedes EQA, el segundo eléctrico de la marca y el primero con un tamaño compacto. Ahora hemos podido conocer y conducir la versión eléctrica del siempre práctico Mercedes GLB, el Mercedes EQB que está disponible tanto con cinco como con siete plazas.

Como decíamos, los planes eléctricos de la marca de la estrella son muy potentes. En 2021 lanzaron los EQA, EQS y EQE, presentando también el Clase G Eléctrico. Pero es que 2022 va a ser todavía más importante, con los nuevos EQB, SL, EQE, EQS y EQE con sello AMG, el EQS SUV, nueva generación para el GLC, el EQE SUV y, también muy importantes, los restyling de los Clase A y Clase B.

Pero vamos a centrarnos en el nuevo Mercedes EQB, que es el coche que hemos ido a probar brevemente en su presentación nacional. Como sabéis, tiene mucho que ver con el Mercedes GLB de combustión interna y también con el Mercedes EQA eléctrico.

Silueta de GLB y detalles de EQA, así es el Mercedes EQB por fuera

Estéticamente el Mercedes EQB mantiene la silueta del GLB, con ese techo alto y caída abrupta para permitir el máximo aprovechamiento del interior. Sin embargo, la parte delantera toma los rasgos del eléctrico EQA, con esa parrilla ciega, el logo de la marca en considerables dimensiones, el estilo de los pilotos LED High Performance, las nervaduras del capó o la deportividad que transmite la parte baja del paragolpes en las versiones AMG Line.

Prueba Mercedes EQB trasera

Tanta los faros delanteros como los pilotos traseros están comunicados lumínicamente.

Con la zona posterior ocurre algo similar, pues tampoco calca al GLB, sino que es más bien similar al EQA. Sí, tenemos un portón muy vertical con una luneta de buen tamaño, pero fijaos en el estilo de iluminación comunicado, en el logo de Mercedes que se convierte en cámara de marcha atrás o en la nueva colocación de la matrícula, que ahora va en el paragolpes en lugar de en el portón.

En cuanto a las dimensiones exteriores, el nuevo Mercedes EQB mide 4,68 metros de largo, 1,83 de ancho y 1,7 de alto, utilizando una generosa batalla de nada menos que 2,83 metros.

Una vez más, saca la lupa para diferenciar el interior

Prueba Mercedes EQB eléctrico interior

Del mismo modo, el interior también es prácticamente un calco de sus hermanos de gama antes citados. Cuesta mucho diferenciarlos a simple vista, aunque siempre podemos fijarnos en el cuadro de instrumentos digital para saber si es un modelo de combustión térmica o eléctrico, así como en la moldura del lado derecho del salpicadero para saber si es un EQA o un EQB.

Prueba Mercedes EQA 250
Artículo relacionado:
Prueba Mercedes EQA 250, todo sobre el nuevo crossover eléctrico
Mercedes GLB 200
Artículo relacionado:
Prueba Mercedes GLB 200 7G-DCT 163 CV AMG Line

Y es que tenemos el mismo sistema de infoentretenimiento MBUX con doble pantalla de 12,25 pulgadas, el mismo estilo general, la misma botonería, el mismo volante, la misma consola central… Incluso tenemos levas en el volante, que en este caso se utilizan para gestionar la retención al dejar de acelerar y así recuperar más o menos energía.

Nuestra unidad de pruebas lleva el paquete AMG Line, que sin duda es el más demandado en el mercado español. La otra opción es la línea Progressive, más elegante. En el caso del AMG, añade en el interior volante achatado, pedales en aluminio, asientos deportivos y tapizados interiores específicos entre otros.

¿Y qué tal va de espacio?

Prueba Mercedes EQB plazas traseras

En cuanto a habitabilidad se refiere, la impresión es la misma que en el GLB salvo por un detalle. Y es que el piso está algo más elevado porque las baterías van justo ahí, mientras que los asientos mantienen la misma altura. De este modo, y especialmente en las plazas traseras, vamos sentados con las rodillas más elevadas, algo que suele acabar generando más fatiga y menos confort en los trayectos largos.

Pese a ese detalle, seguimos teniendo un habitáculo suficientemente espacioso en las plazas delanteras y traseras, con un buen acceso para la segunda fila y suficiente altura y anchura como para plantearse trayectos con cinco ocupantes. Lógicamente, el que use la plaza central irá algo más incómodo, pero para ocasiones puntuales puede ser perfectamente utilizada.

Como decíamos al inicio, el Mercedes-Benz EQB también está disponible con siete plazas, siendo un opcional con un coste de unos 1.100 euros. Obviamente el acceso no es bueno y, una vez dentro, la tercera fila no es nada práctica para adultos. De hecho, Mercedes dice que son aptas para alturas de hasta 1,65 metros.

Prueba Mercedes EQB maletero

Respecto al maletero, las versiones de cinco plazas cubican 495 litros (ampliables a 1.710 tumbando los asientos), perdiendo solamente 30 litros de volumen las variantes de siete asientos cuando la última de ellas está plegada en el maletero.

Tres versiones disponibles que comparten batería

El nuevo Mercedes EQE está disponible con tres niveles de potencia, dos sistemas de tracción y sólo una batería, al menos por el momento. Dicha batería es de 66 kWh, la misma que equipa el EQA. Es de cinco módulos, siendo más fácil de sustituir alguna de estas partes en caso de avería.

De acceso tenemos el Mercedes EQB 250, que viene con tracción simple al eje delantero. Dice la marca que será la opción más vendida de este modelo. Desarrolla 190 CV y 375 Nm de par, homologando una autonomía máxima de 469 kilómetros que podría acercarse a los 600 kilómetros en conducción totalmente urbana. Su aceleración de 0 a 100 es en 9,2 segundos y la velocidad máxima es de 160 km/h.

Prueba Mercedes EQB 300 4Matic

Para esta prueba nos hemos decantado por el Mercedes EQB 300 4Matic, la opción intermedia. En este caso tenemos tracción a las cuatro ruedas, con un rendimiento de 228 CV y 390 Nm, pudiendo así hacer el 0 a 100 en 8 segundos. La autonomía máxima combinada en este caso se sitúa en 419 kilómetros, con un consumo homologado de 18,1 l/100 km.

Mientras, el tope de gama es el EQB 350 4Matic. Esta versión desarrolla 292 CV y, ojo al dato, 520 Nm de par. Cubre el 0 a 100 en 6,2 segundos y su velocidad punta también está limitada a 160 km/h. Según su ficha técnica, la autonomía homologada es idéntica a la del anterior, con 419 kilómetros de alcance.

Al volante del Mercedes EQB 300 4Matic

Durante esta presentación dinámica, apenas pudimos conducir el nuevo Mercedes EQB 300 4Matic durante unos 35 kilómetros con la mayoría del tiempo circulando por vías urbanas y del centro, saliendo también a algunas circunvalaciones del extrarradio. La parte negativa es que realizamos todo el recorrido con lluvia intensa y mucho tráfico.

Prueba Mercedes EQB perfil

Pero es justo ahí, en el centro de las grandes ciudades y en el tráfico intenso donde el Mercedes EQB saca a destacar sus bondades, como todo buen coche eléctrico que se precie. Además, como llevamos un puesto de conducción ligeramente elevado y las formas son muy rectas, con gran superficie acristalada, controlamos muy bien todos los ángulos.

Ni que decir tiene que la suavidad de conducción es intachable en este SUV eléctrico de hasta 7 plazas. Todo sucede con naturalidad y fluidez, reduciendo el estrés del conductor por la ausencia de ruidos y gracias a la linealidad sin ningún tipo de tirón en su entrega de energía.

Como es habitual, tenemos varios modos de conducción que afectan a la respuesta del motor eléctrico y al peso de la dirección. El más ecológico es el más adecuado para la ciudad, pues suaviza mucho la entrega de energía cuando pisamos el acelerador, ayudando a ahorrar batería. En el modo confort la dirección sigue sintiéndose muy asistida en todo momento, pero tenemos más respuesta en el pedal derecho.

Prueba Mercedes EQB eléctrico

Mientras, el más deportivo de los cuatro modos de conducción (el cuarto es el individual, que podemos personalizar a nuestro gusto) responde con mucha más prontitud cuando aceleramos e incrementa el peso de la dirección para que obtengamos un mayor feeling. Lo cierto es que se nota bastante el cambio de carácter cuando cambiamos de uno a otro.

Jugar con las levas para apenas tocar el freno

Pese a ser un coche totalmente eléctrico, tras el volante tenemos unas levas, como en los térmicos con cambio automático. Dichas levas se utilizan para gestionar el nivel de retención cuando dejamos de acelerar, modificando de este modo por nosotros mismos la recuperación de energía.

Lo que más diferencia a este Mercedes-Benz EQB del resto de eléctricos es su habitáculo con hasta 7 plazas.

Prueba Mercedes EQB cuadro digital

Es interesante ir “jugando” con ellas, viendo en el cuadro digital la potencia de frenado y, sobre todo, evitando en gran medida que tengamos que utilizar el pedal de freno. Eso sí, en el modo de mayor retención (denominado “D-”) el coche frena mucho pero no llega a detenerse por completo, por lo que no podemos practicar lo que se conoce como conducción “one pedal”.

También hay un modo “D Auto”, donde el coche genera la retención que considera ideal en cada momento en función de cada situación de conducción, como si nos aproximamos a otro vehículo frenando mucho o dejando la retención mínima en caso de circular por una leve pendiente descendente en carretera.

Consumos obtenidos con el Mercedes EQB 300

Como decía, la prueba ha sido complicada por las inclemencias del tiempo y los atascos, no realizando tampoco un recorrido largo como para evaluar consumos cercanos a la realidad. En cualquier caso, en esta toma de contacto el ordenador de viaje ha reflejado un consumo de 22,6 kWh/100 km, razonable para la conducción realizada y las condiciones.

Precios Mercedes EQB

Prueba Mercedes EQB lateral

Versión Precio con impuestos y transporte
Versión Precio con impuestos y transporte
250 52.225 €
300 4Matic 58.464 €
350 4Matic 60.706 €

Galería Mercedes EQB


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.