Prueba Mitsubishi Eclipse Cross 163 CV 4×2 Auto Kaiteki

Rescatar un nombre del pasado puede ser un error fatal. Las comparaciones nunca fueron buenas, y las segundas partes peor. La marca japonesa Mitsubishi ha revisado capítulos pasados de su historia para rescatar de estas páginas un nombre que les asoció a la deportividad y las carrocerías coupé, Eclipse. Un apellido que han utilizado para un modelo totalmente diferente. Estáis a punto de subiros al nuevo SUV de la marca en la prueba del Mitsubishi Eclipse Cross. Un SUV que se sale de lo habitual y que conocemos gracias a Rojas Móvil, concesionario Mitsubishi en Badajoz.

A finales de los ochenta la marca nipona presentaba el Eclipse. Se trataba de un coupé que rivalizaba con otros modelos conocidos del pasado siglo como el Toyota Celica. Se vendió en varias regiones, siendo recordado por muchos por el papel que tuvo en la primera entrega de la saga A togo gas. Pero los tiempos cambian, y el SUV domina el mercado. Mitsubishi sabe de todoterrenos y lleva algunos años luchando en los segmentos del todocamino. Su nuevo SUV, el Mitsubishi Eclipse Cross, llega cargado de energía para ofrecer al comprador una alternativa clara a los Nissan Qashqai, Seat Ateca o Peugeot 3008. ¿Puede con ellos?

Diseño SUV con toques coupé

El nuevo rival del Seat Ateca y compañía es más grande de lo que parece. Su cuerpo nos deja unas medidas de 4,405 m. de longitud, 1,805 m. de anchura y 1,685 m. de altura. Posee una batalla de 2,67 m. y una altura libre al suelo de 18,3 cm. Con esta envoltura el Mitsubishi Eclipse Cross se sitúa justo por encima del ASX sin llegar a molestar al Outlander. Es poco más largo que el ASX aunque lo suficiente para posicionarse por delante de él. Más tarde, en la nueva generación del ASX, esta diferencia se ampliará, dejando más espacio entre ambos modelos.

El Mitsubishi Eclipse Cross pone la estética como una de sus claves. La marca quiere que uno de los grandes motivos por los que el cliente se acerque al concesionario a verlo sea por la línea de diseño que sigue. En un primer momento, el vestido de este SUV japonés es similar al del resto de sus competidores. Cuenta con una parte frontal de generosas dimensiones que en este caso recurre a unos grandes pilotos de formas afiladas. El tamaño de los antinieblas le otorgan todavía más músculo, fuerza que también generan los nervios del capó. Los cromados completan una estampa elegante y aventurera, con tonos negros buscando un lado deportivo para rematar.

Las cosas parecen salirse del guion cuando llegamos al perfil. El nuevo modelo de la marca con sede en Tokio muestra diferencias estética notables con respecto a la competencia. Sí, cuenta con una línea de cintura alta. Y sí, también cuenta con protecciones en las zonas más bajas y unas llantas de buenas dimensiones que en esta unidad llegan a las 18 pulgadas. Pero, en este caso, la línea de techo cae de forma menos drástica, con un toque más deportivo y de apariencia coupé. Un recurso de diseño que podría ser la única característica que le une a su antepasado Eclipse.

En la zaga estos trazos pueden convencerte del todo o por el contrario hacer que salgas del concesionario pitando. Como pasó con coches tan conocidos como el Nissan Juke, con un diseño peculiar, puedes odiar o enamorarte de la parte trasera del Mitsubishi Eclipse Cross, pero lo que no podrás dejar de hacer es mirarla. La luneta se encuentra dividida por el paso del grupo óptico. Los pilotos quedan unidos por esta franja que quiere recordar al recurso que enseñan los Porsche 911 Carrera 4 o Audi A7 2018 pero que en mi opinión se acerca más al del Citroën C4 de primera generación. Todo termina con un difusor en color plata y más protecciones para la carrocería.

Salto en calidad para el interior

La competencia a la que se enfrenta el Mitsubishi Eclipse Cross no cree en los amigos. La batalla descubre frentes en cada rincón y obliga a tener potentes armas en todos los apartados. Nada más acceder al interior del nuevo modelo de la compañía asiática nos damos cuenta que se han preocupado en ofrecer un espacio apto para luchar contra cualquiera. La calidad percibida es destacada, mejorando en este aspecto en comparación con otros nombres de la casa como el ASX.

La inmensa mayoría de los materiales que componen el salpicadero en su parte más alta son agradables al tacto con un mullido blando o al menos no del todo duro. La combinación de elementos en tonos plata o cromo negro consiguen que ningún recodo de este espacio quede sin gracia o más soso de la cuenta. En general la distribución de los elementos es ordenada, con abundante espacio para dejar tus objetos personales y con buenos remates incluso en los paneles de las puertas.

La pantalla de la consola central, como en la mayoría de ocasiones, es dueña del entorno. Su tamaño es de 8 pulgadas, se encuentra dirigida al conductor y está centrada en nuestro campo visual. Puede controlarse de manera táctil y recoge las funciones del sistema de infoentretenimiento y configuraciones del vehículo. Esta pantalla cuenta también con botones en los extremos, aunque, a no ser que seas el Inspector Gadget y utilices tu gachetobrazo, los posicionados en el lado derecho están demasiado lejos para poder llegar a ellos. Una pega que tiene fácil solución con el sistema Touch Pad Controller, una herramienta que encontramos en el túnel de transmisión con la que podemos navegar por el sistema de manera táctil.

En el asiento del conductor viajaremos en una posición alta, similar a la de nuestros competidores SUV. Si bien, es cierto, que me hubiera gustado que el asiento tuviera más recorrido en altura y te dejara más bajo. Ese lado coupé que quieren transmitir con el exterior no puede olvidarse del puesto de conducción. Tras el volante encontramos las enormes levas del cambio automático que no siguen al volante y que parecen sacadas de un Lamborghini Aventador. Otro de los elementos que hacen diferente a este Mitsubishi Eclipse Cross.

Muy correcto en espacios

Antes de arrancar tenemos que analizar el espacio que ofrece este nuevo modelo de la marca japonesa, uno de los apartados que más le interesa al potencial cliente de un SUV. El todocamino ha sido capaz de morder al segmento del monovolumen y al de las berlinas medias, dejando a algunos nombres conocidos en cuidados intensivos. El cliente busca diseño, busca polivalencia, incluyendo en esta cualidad el espacio que pueda llegar a ofrecer. En el Mitsubishi Eclipse Cross viajarás cómodo siempre y cuando no lo hagas en el tercer asiento de las filas trasera, el del medio, por ser algo estrecho. Las filas delanteras disfrutan de espacio y las traseras también destacan por ello, encontrando el “pero” en el acceso a los asientos traseros por encontrarnos con una entrada algo baja.

El maletero del SUV de la compañía nipona declara 485 litros de cubicaje, nada mal si lo comparamos con pesos pesados del segmento SUV-C. El Nissan Qashqai, por ejemplo, se queda en 430 litros, una cantidad cercana a los 456 litros del Ford Kuga. Los Seat Ateca o Skoda Karoq si son mejores que el Mitsubishi Eclipse Cross en este sentido, con un baúl de 510 y 521 litros respectivamente.

Un solo motor, de momento

El nuevo Mitsubishi Eclipse Cross se vende actualmente con una sola motorización, el bloque 150T de 1.5 litros gasolina con 163 caballos de potencia. Cuenta con sobrealimetación y un par máximo de 250 Nm disponible desde las 1.800 vueltas. Esta mecánica consigue que el SUV japonés alcance los 100 km/h desde parado en unos 10,3 segundos, declarando una velocidad máxima de 205 km/h. Pese a que los rumores apuntan a una versión diésel para verano, esta opción no está confirmada.

Al igual que en el apartado de diseño o de interior el Eclipse Cross tiene armas para aguantar los embistes de la competencia, en el mecánico se queda limitado. Sus rivales cuentan con ricas gamas mecánicas con opciones diésel y gasolina y alternativas que comienzan en 115 o 120 caballos de potencia. El japonés apuesta por un solo motor potente que puede relacionarse con una caja de cambios manual o automática, además de poder elegir entre una tracción total o delantera. En nuestro caso hemos probado esta motorización asociada a la caja automática de tipo variador continuo que entrega la fuerza a las ruedas delanteras.

Fácil de conducir, en carretera

Una de las virtudes de esta configuración es sin duda la suavidad en marcha. En la lucha en ciudad, el Eclipse Cross es un gran aliado. En salidas tendremos que lidiar con algún “tirón” de la caja automática aunque en líneas generales es cómoda de llevar. La dirección tiene recorrido para maniobrar, el tamaño no deja de ser compacto y el único elemento que te lo pone difícil en la conquista de la urbe es la vista posterior, con una luna dividida que no ayuda.

Con 163 caballos de potencia disponibles bajo tu pie derecho no es raro que los viajes se completen con facilidad. La mecánica responde de manera contundente en adelantamientos con reacciones rápidas. No hay apenas retardo a la hora de entregar la potencia, una energía que continúa recorriendo tu cuerpo hasta llegar a las zonas más altas del cuentarrevoluciones. La función Eco limita la potencia del motor de cuatro cilindros intentando ser más eficiente, una opción que podemos llevar activada en carreteras difíciles sin vernos obligados a recurrir a toda la potencia. La sonoridad es buena siempre y cuando no le busquemos las cosquillas a este corazón, el cual se hará más ruidoso en tanto en cuanto subamos de vueltas.

Los SUV han sido creados para pisar suelo firme, y en la mayoría de ocasiones no son aptos para un uso intensivo fuera del asfalto. El Mitsubishi Eclipse Cross tiene aspecto de aventurero, pero donde se encuentra realmente cómodo es en la carretera. Aquí hace su papel y de buena manera, pues destaca por su aplomo, por la sensación de seguridad que deja en nosotros y su buen rodar. No teme demasiado a los cambios de apoyo, aunque no nos olvidemos que estamos conduciendo un SUV y que el balanceo termina por ser acusado si vamos más deprisa de la cuenta. La dirección, por su parte, no es demasiado directa pero si tiene un funcionamiento correcto.

Un tarado óptimo para la carretera no podía serlo para rodar fuera de ella. En los paseos por caminos el Mitsubishi Eclipse Cross cumple su función siempre que no abunden los baches. Las suspensiones no recogen con suavidad las irregularidades del camino y terminan por transmitirlas al habitáculo. Esto no quiere decir que no podamos disfrutar de la naturaleza con nuestro SUV japonés, pues su altura nos abre la puerta a estas aventuras. Aunque siempre tenemos que tener en cuenta sus limitaciones.

Como habíamos dicho en las anteriores líneas, el motor se une a la caja de cambios automática para hacernos la vida más sencilla en ciudad. El problema viene cuando nos centramos en el comportamiento de esta transmisión en una conducción en carreteras exigentes. No soy muy amigo de los cambios de tipo variador continuo y de la simulación de marchas que proponen. Ni me gustó la primera vez que probé uno ni me sigue gustando ahora. Me gusta que en todo momento haya una estrecha relación entre el hombre y la máquina, y en este caso la caja de cambios sería la Yoko Ono de esta relación. Eso sí, si las sensaciones y la diversión al volante no son prioridades no tendrás que tener en cuenta estos contras.

Consumos altos

Con un motor gasolina de 163 caballos de potencia podemos adivinar que los consumos no estarán entre las virtudes del Eclipse Cross. La marca declara un consumo medio de 6,6 l/100 km, con una cifras de consumo extraurbano de 5,7 l/100 km y urbano de 8,2 l/100 km. En la práctica, como ocurre en la mayoría de casos, estarás alejado de esos números. En nuestra prueba el SUV japonés se ha movido en medias de 8,7 l/100 km, con una combinación de conducción dinámica, urbana y de carretera nacional, y no siempre con la opción Eco activada. En un recorrido de 200 km el Mitsubishi Eclipse Cross se ha quedado en 7,2 l/100 km a 100 km/h rigurosos. En ciudad, en algunas ocasiones, ha llegado a los 9 l/100 km.

Conclusiones

El Mitsubishi Eclipse Cross aterriza para convertirse en uno de los grandes productos de la marca. Su diseño lo hace exclusivo, su calidad interior y su equipamiento muy bueno frente a la competencia, y sus aptitudes en carretera un compañero de viajes perfecto. Pena de una gama mecánica tan limitada y una caja de cambios que nos aleja de la diversión al volante. Si no quieres seguir el rebaño y te gusta ser diferente aquí tienes una gran alternativa.

Acabados Mitsubishi Eclipse Cross

Challenge

  • Llantas de 16 pulgadas
  • Barras de techo
  • Cristales tintados
  • Antiniebla delanteros
  • Luces diurnas LED
  • Climatizador automático
  • Cámara de visión trasera
  • Sistemas de seguridad FOM, LDW, HSA y AHB

Motion (Completa a Challenge)

  • Llantas de 18 pulgadas
  • Sistema de conectividad SDA
  • Climatizador bizona
  • Sistema de apertura y arranque sin llave
  • Contol TouchPad
  • Head Up Display
  • Sensores de aparcamiento delanteros y traseros

Kaiteki (Completa a Motion)

  • Techo panorámico eléctrico
  • Tapicería de cuero
  • Asientos calefactables
  • Equipo de sonido premium Rockford Fosgate de 710 W y 9 altavoces
  • Cámara de visión 360º
  • Ajuste eléctrico del asiento del piloto
  • Sistema de tracción S-AWD
  • Faros delanteros Bi-LED
  • Sistemas de seguridad AOO, BSW y ROTA

Precios Mitsubishi Eclipse Cross

Motor Cambio Acabado Precio
Motor Cambio Acabado Precio
Eclipse Cross 1.5 150T Manual 6v Challenge 21.800€
Eclipse Cross 1.5 150T Manual 6v Motion 24.000€
Eclipse Cross 1.5 150T AT Motion 25.500€
Eclipse Cross 1.5 150T 4×4 AT Kaiteki 31.500€

*Los precios que se exponen tienen aplicado el descuento promocional de la marca.

Opinión del editor

Mitsubishi Eclipse Cross
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4 estrellas
21.800 a 31.500
  • 80%

  • Mitsubishi Eclipse Cross
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 26 de febrero de 2018
  • Diseño exterior
    Editor: 90%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 85%
  • Plazas delanteras
    Editor: 90%
  • Plazas traseras
    Editor: 80%
  • Maletero
    Editor: 85%
  • Mecánica
    Editor: 85%
  • Consumos
    Editor: 75%
  • Confort
    Editor: 90%
  • Precio
    Editor: 85%

Pros

  • Diseño
  • Confort
  • Calidad percibida

Contras

  • Consumos
  • Caja de cambios
  • Espacio plazas traseras

Galería de imágenes:

Te puede interesar

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print
¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche


Extremeño enamorado del mundo del motor. Cuando aún no había aprendido a contar hasta diez, ya coleccionaba llaveros con las insignias de cada marca de automóviles. También, he sido jugador de baloncesto gran parte de mi vida. Quizás, por este motivo, estudié el Grado en Educación Física en la Universidad de Extremadura. Siempre he mirado a los coches con otros ojos: disfruto de su mirada, de sus líneas y por supuesto, del placer de conducirlos. ¿Un sueño? Recorrer "el infierno verde" subido en un Porsche 911 Turbo. Espero que te gusten mis artículos en donde podrás comentar y preguntar acerca de lo que desees, estaré encantado de tu colaboración. Me tenéis en Twitter y en la mayoría de las redes sociales. ¡Sígueme y compartamos la pasión por este maravilloso mundo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.