Prueba Opel Mokka X, los cambios justos para pulir detalles

Prueba Opel Mokka X

En el año 2012 Opel entraba en un nuevo segmento con el lanzamiento del Opel Mokka. Este nuevo modelo llegaba al segmento B-SUV que, por aquel entonces, ya empezaba a despuntar. Desde el nacimiento del Mokka hasta finales del pasado año la marca había comercializado más de 600.000 unidades.

Esta semana probamos el Opel Mokka X, el restyling del modelo de 2012, en versión Excellence y asociado al propulsor 1.4 Turbo de gasolina con 152 CV, cambio automático y tracción 4×4. Puede que te llame la atención la X que aparece al final de la denominación del nuevo modelo. Opel ha decidido finalizar el nombre de todos sus modelos SUV y crossover con la antepenúltima letra del alfabeto. Su objetivo es claro: diferenciarlos del resto de la gama. Te lo presentamos.

El Opel Mokka X se sitúa en un terreno un poco desconocido, ya que queda por longitud queda entre los segmentos B-SUV y C-SUV, aunque también es cierto que más cercano al primero. Las dimensiones exteriores, en el largo, por ancho, por alto son de 4,28 metros, por 1,78, por 1,66 respectivamente. La distancia entre ejes es de 2,55 metros. Pese a que las cifras de ventas lo sitúan como uno de los modelos más punteros del segmento, la competencia, como ya sabéis, es muy dura y abundante.

Rejuvenecido exterior

Prueba Opel Mokka X

El nuevo Opel Mokka X, pese a ser un restyling y cambiar muy poco, ofrece las novedades justas y precisas para mostrar una imagen diferente. Antes parecía simplemente un urbano simpático, mientras que ahora, viéndolo de frontal, nos transmite una imagen de mayor seriedad, dinamismo y musculatura. Esto se ha conseguido gracias al nuevo lenguaje de diseño de Opel, incorporando nuevos faros (traen iluminación Full-LED IntelliLux con función AFL), con su luz diurna de doble ala, una calandra diferente, nuevas formas en el paragolpes y líneas más rectas y horizontales.

La vista lateral apenas varía en comparación con su predecesor. Sí encontramos nuevas llantas, en este caso de 19 pulgadas y diseño de cinco radios dobles. El perfil posterior nos deja unos nuevos pilotos de diseño tridimensional que también se benefician de luz LED y, además, incorporan el doble ala en la forma de su iluminación, como en los faros delanteros.

Sin cambios en el espacio interior

Prueba Opel Mokka X

El acceso al Opel Mokka X es sencillo, tanto para las plazas delanteras como para las traseras. No tendremos que agachar la cabeza para evitar golpear con el marco de la puerta ni tampoco ponernos de puntillas. Esto lo agradecerán especialmente las personas mayores. Las plazas delanteras, como en la gran mayoría de coches, son amplias; aunque también es cierto que nos ha dado la sensación de estar algo más cerca de nuestro acompañante que en otros modelos.

Pasamos a la segunda fila de asientos. Las dos plazas traseras de los laterales son espaciosas en todos los aspectos. Personas que no superen el 1,80 de altura viajarán con amplitud y sin agobios. La plaza central es otro cantar. La distancia al techo, aunque más justa, no es mala, pero esta plaza es bastante más estrecha y dura que las laterales. Además, el túnel de transmisión, pese a no ser muy pronunciado, obliga a separar mucho los pies. Claramente, el Opel Mokka X está pensado para cuatro ocupantes y no para cinco, aunque la plaza central puede ser utilizada por personas de poca envergadura.

Prueba Opel Mokka X

El maletero cubica un volumen de 356 litros, que serán suficientes para una escapada de fin de semana con la familia y posiblemente algo justos para el equipaje de unas vacaciones durante una semana. No obstante, debemos tener en cuenta que el Mokka X no pretende ser un coche de largos viajes familiares, sino que tiene un enfoque más diario y urbano.

Un interior mucho más limpio, sin agobios de botones

Prueba Opel Mokka X

Si en algo ha mejorado notablemente el Opel Mokka X es en el diseño de su habitáculo. Ya no encontramos tal multitud de botonería en la zona central del salpicadero, algunos de los cuales no utilizaríamos prácticamente en la vida. Ahora todo queda mucho más limpio, centralizando la gran mayoría de funciones en su pantalla táctil de 8 pulgadas y dejando los mandos físicos imprescindibles.

Y ya que hablamos de esta pantalla principal, ésta engloba el actualizado sistema multimedia que ya incorpora los sistemas de conectividad Apple CarPlay y Android Auto. Su manejo es sencillo y relativamente intuitivo. Por sacarle alguna pega, por su inclinación es fácil que el sol incida directamente sobre ella, momento en que será complicado ver con claridad la información que nos muestra. El cuadro de instrumentos también se ha actualizado, incorporando una pantalla multifunción a color de 4,2 pulgadas.

Prueba Opel Mokka X

Debemos destacar el apartado de las calidades interiores. Opel ha dado un importante salto en este aspecto y el Mokka X, afortunadamente, se ha beneficiado de ello. Encontramos materiales acolchados y muy agradables tanto al tacto como a la vista en la parte superior. Las zonas inferiores son duras pero bien ajustadas, no resultando ásperas o mal acabadas en ninguno de los sentidos. Por su parte, el tapizado cuero Jasmine Brandy aporta un gran plus de elegancia a este habitáculo.

1.4 Turbo 152 CV, 4×4 y cambio automático

Prueba Opel Mokka X

La unidad que ha pasado por nuestras manos es la versión más cara de toda la gama Mokka X. Lleva el motor 1.4 Turbo en su versión de 152 CV, que obligatoriamente se asocia a la tracción 4×4 y al cambio automático por convertidor de seis velocidades prefijadas. También podemos decantarnos por un 1.4 Turbo de 140 CV y tracción delantera, una variante idéntica preparada de serie para GLP y el motor diésel de 136 CV disponible con tracción delantera o total y cambio manual o automático.

La variante probada desarrolla, como ya hemos dicho, 152 CV. Su par motor máximo es de 245 Nm y se encuentra disponible entre 2.200 y 4.400 rpm. El bloque motor cubica 1.400 cc, mientras que cuenta con 16 válvulas, inyección directa de combustible e intercooler. Homologa una velocidad máxima de 193 km/h, mientras que según los datos de la marca es capaz de hacer el 0 a 100 km/h en 9,7 segundos. Su consumo mixto homologado es de 6,5 l/100 km, aunque la realidad es bien distinta.

Según nuestros registros, por autovía y a velocidades constantes cercanas a los 120 km/h gasta unos 6,8 l/100 km. Es un consumo elevado, teniendo en cuenta que estos recorridos se realizaban mayoritariamente sin acompañantes y sin carga en el maletero. Hemos recorrido cerca de 600 kilómetros (muchos por autovía) con este Opel Mokka X, registrando un consumo medio final de 8,1 litros.

Prueba Opel Mokka X

Realizar una conducción dinámica y callejear eleva este dato. Es algo más sensible al tipo de conducción que el resto de coches. La transmisión, la tracción 4×4 y el peso penalizan al Mokka X en esta configuración.

Un detalle que nos ha llamado la atención es la situación de los botones para gestionar el cambio en posición secuencial. Se ubican en la zona alta del pomo, y tienen una forma similar a la de los antiguos pulsadores basculantes para subir o bajar las ventanillas eléctricas. No nos termina de convencer esta solución. Respecto al funcionamiento de la propia transmisión, podemos decir que es suave y busca el ahorro, pero también hemos echado de menos un modo de gestión automático deportivo.

Más aplomado de lo que esperábamos

Prueba Opel Mokka X

Encontrar una posición de conducción adecuada es sencillo en el Opel Mokka X. El volante es regulable en altura y en profundidad mientras que, en nuestra unidad, el reglaje del asiento se realiza de forma eléctrica. Tenemos también ajuste para el apoyo lumbar, un detalle de agradecer para recorrer cientos de kilómetros sin excesiva fatiga. Por lo demás, todo cae a mano, excepto la gestión del cambio automático en modo secuencial, como ya hemos citado anteriormente.

El Opel Mokka X tiene una configuración que le permite sentirse ágil en núcleos urbanos pero no por ello torpe en vías rápidas. En la ciudad se desenvuelve bastante bien y nosotros nos sentimos cómodos por su altura elevada, pudiendo vigilar bien todos sus ángulos. La configuración de la suspensión es algo seca, aunque tampoco es excesivo. Gran parte de culpa la tienen las grandes llantas de 19 pulgadas con neumáticos de perfil bajo, que contribuyen a que notemos más de lo deseado algunas bruscas irregularidades como, por ejemplo, las alcantarillas o los “guardias tumbados”.

Prueba Opel Mokka X

En vías rápidas se muestra aplomado; una de las ventajas de contar con una configuración un tanto rígida y unas dimensiones prácticamente de compacto. Solo a altas velocidades o en carreteras reviradas a ritmos elevados aparecen algunas leves inclinaciones de la carrocería aunque, en una circulación habitual, contiene bastante bien las inercias.

Su condición de SUV y el hecho de contar con tracción 4×4 le permiten escapar del asfalto pero, como en la mayoría de coches de este estilo, las capacidades son limitadas. Las grandes llantas con gomas de perfil bajo tampoco son ideales para entrar en campo, pues no es complicado pinchar o dañar tanto el neumático como la propia llanta aunque puede circular por pistas en un estado relativamente decente. El Mokka X 4×4 está más orientado a zonas con climatologías adversas, donde la tracción integral es un plus de seguridad.

Finalizando

El Opel Mokka X es un producto muy bien acabado, con un diseño exterior e interior agradable. Además, los materiales utilizados son de calidad. También destacamos el salto respecto a la variante predecesora, especialmente en lo limpio que queda el salpicadero por el menor número de botones y por la nueva imagen exterior. Su habitabilidad sigue siendo idéntica a la versión anterior, por lo que, sin ser la mejor alternativa del segmento, mantiene la correcta habitabilidad para viajar cuatro personas.

El lado negativo viene por parte de la mecánica de nuestra unidad. Es la versión más completa y también la más cara, pero los consumos y una mejorable respuesta del cambio nos hacen decantarnos por la variante diésel o la versión 1.4 Turbo de gasolina con 140 CV que, además de más ahorradoras en el día a día, resultan más económicas a la hora de comprar el vehículo.

Equipamiento

Selective

  • Opel OnStar
  • Control automático de luces
  • Llantas en 17 pulgadas
  • Retrovisores eléctricos y térmicos en color de la carrocería
  • Barras de techo
  • Luces diurnas de LED
  • Faros antiniebla delanteros
  • Tiradores de las puertas en color de carrocería
  • Portadocumentos en respaldo de asientos delanteros
  • Radio IntelliLink 4.0
  • Mandos en el volante
  • Bluetooth con USB y conexión AUX
  • 6 altavoces
  • Volante en cuero
  • Anclajes Isofix
  • Cuatro elevalunas eléctricos
  • Control de crucero

Excellence

  • Apertura y arranque sin llave
  • Pack visibilidad
  • Retrovisores exteriores térmicos y retráctiles eléctricamente
  • Sensores de lluvia y luces
  • Asistente de aparcamiento trasero
  • Reposabrazos delantero
  • Comfort pack
  • Climatizador bizona
  • Cristales traseros oscurecidos
  • Embellecedor en umbral de las puertas delanteras
  • Parasoles con espejo e iluminación
  • Luz de ambiente
  • Compartimento integrado bajo el asiento del pasajero

Precios Opel Mokka X

Prueba Opel Mokka X

Motor Tracción Cambio Acabado Precio
Motor Tracción Cambio Acabado Precio
1.4 T 140 CV 4×2 Manual 6v Selective 22.237 €
1.4 T 140 CV GLP 4×2 Manual 6v Selective 24.712 €
1.6 Cdti 136 CV 4×2 Manual 6v Selective 24.051 €
1.6 Cdti 136 CV 4×4 Manual 6v Selective 26.595 €
1.6 Cdti 136 CV 4×2 Automático 6v Selective 25.267 €
1.4 T 140 CV 4×2 Automático 6v Selective 23.652 €
1.4 T 140 CV 4×2 Manual 6v Excellence 24.622 €
1.4 T 140 CV 4×4 Manual 6v Excellence 27.182 €
1.6 Cdti 136 CV 4×2 Manual 6v Excellence 25.941 €
1.6 Cdti 136 CV 4×4 Manual 6v Excellence 28.502 €
1.4 T 140 CV 4×2 Automático 6v Excellence 25.887 €
1.6 Cdti 136 CV 4×2 Automático 6v Excellence 27.182 €
1.4 T 152 CV 4×4 Automático 6v Excellence 28.697 €

Opinión del editor

Opel Mokka X 1.4 T 152 CV 4x4 Automático
  • Valoración del editor

  • Puntuación 3.5 estrellas
22.237 € a 28.697 €

    • Opel Mokka X 1.4 T 152 CV 4x4 Automático
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 3 de Mayo de 2017
    • Diseño exterior
      Editor: 85%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 80%
    • Plazas delanteras
      Editor: 85%
    • Plazas traseras
      Editor: 80%
    • Maletero
      Editor: 85%
    • Mecánica
      Editor: 70%
    • Consumos
      Editor: 55%
    • Confort
      Editor: 70%
    • Precio
      Editor: 80%

    Resumen: Probamos la versión más equipada del Opel Mokka X. Se asocia al motor 1.4 Turbo de 152 CV que reparte toda su energía entre las cuatro ruedas y cuenta con transmisión automática. No es un coche para hacer offroad, pero su tracción integral nos podrá sacar de algún que otro apuro.

    Pros

    • Nuevo diseño exterior e interior
    • Calidad interior percibida
    • Comportamiento en vías rápidas

    Contras

    • Consumos en esta versión
    • Botones del cambio en modo manual
    • Plaza central casi inutilizable

    Galería de imágenes del Opel Mokka X

    ¿Cuánto vale tu coche?
    ¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
    Tasar coche GRATISTasar y vender coche
    Te puede interesar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *