Prueba Renault Fluence 1.5 dCi 110 CV Dynamique, buena mezcla de tendencias

El Renault Fluence es un coche que está pasando sin llamar mucho la atención en nuestro mercado. Quizá le esté pasando factura su origen “Low Cost”, aunque la realidad es bien diferente. Tras haberlo probado, creo que tiene características que lo hacen interesante para un comprador medio. Cuenta con un habitáculo espacioso, un buen maletero y motores suficientemente potentes que consumen poco. En contra está un precio excesivamente cercano al del.

Esta unidad en concreto cuesta 16.300€ en el concesionario Comercial Alberdi de Vitoria

El es un coche de 4,62 metros de longitud. En teoría es el sustituto del Renault Megane Sedan de la anterior generación, aunque frente al actual presenta muchas diferencias, tanto de diseño y de tamaño como de calidad de materiales y equipamiento. Metro en mano vemos que sólo es 8 cm más pequeño que un Renault Laguna, aunque tiene un poco más maletero y un espacio interior similar.

El es la viva imagen de las sinergias del mundo del automóvil: es la versión europeizada del SM3, toma elementos del exitoso Megane Tourer anterior, el tren delantero del Megane II, el resto de la plataforma del Megane III, el tren trasero de Nissan y los motores del grupo Renault/. Además se fabrica en Turquía, pero la planta tiene un standar de calidad y un “savoir faire” heredado de la fábrica en España. Casi nada, ¿no? Coger lo mejor de cada uno al precio más bajo posible.

Recuerda que puedes votar al Renault Fluence como Coche del Año en Internet

Diseño Exterior y carrocería

Exteriormente el Renault Fluence no llama la atención por la calle, menos aún en el color gris de esta unidad. Su diseño, a diferencia de otras marcas, no sigue el “aire de familia” hasta el punto de que una persona no entendida en coches podría no llegar a reconocerlo como un . Esto no es para nada malo, ya que pasa perfectamente como un coche de más empaque y por supuesto precio. Su diseño es personal, pero no tiene rasgos que destaquen especialmente, salvo, quizá, una altura libre al suelo algo mayor de lo normal. Esto puede ser especialmente útil para quien tenga que superar pequeños obstáculos en el día a día, como rampas de garage construídas a mala leche, caminos sencillos o simplemente carreteras en muy mal estado.

El salpicadero es calcado al del Renault Megane

Diseño interior y habitabilidad

En el interior se hace mucho más patente el parecido con el Renault Megane. Gran parte del salpicadero, mandos y materiales han sido tomados del nuevo Megane, lo cual es bueno. Solo cambia el velocímetro analógico (digital en el Megane) y poco más. Las plazas delanteras son excepcionalmente amplias en todas las cotas, y las traseras destacan en longitud aunque no en altura. Esta unidad llevaba techo solar y es posible que pierda algún centímetro en esta cota.

Los asientos tienen muy buen aspecto, aunque carecen de sujeción lateral

Existen tres niveles de acabado, Expression, Dynamique y Sportway. Nuestra unidad de pruebas es un Dynamique que luce bien y tiene buenos materiales al tacto. Todo el interior emana una apariencia de construcción sólida, resistente y bien terminada.
El maletero es muy grande con 530 litros aunque la boca de carga se me antoja un tanto pequeña. Además, su construcción es claramente anticuada o poco cuidada, ya que se ven cables y varillas por su interior, amén de las enoooormes bisagras que invaden parte del maletero al cerrarlo. Aún así, la capacidad de carga es muy alta.

Motor y conducción

El Renault Fluence no tiene muchos motores para elegir. Hay disponibles dos Diesel 1.5 dCi en 90 y 110 CV y dos gasolina de 110 y 140 CV, además de un modelo totalmente eléctrico que verá la luz en breve. Renault ha querido reservar los motores más gordos para el Laguna, está claro.

Prestaciones suficientes y muy bajo consumo…me parece una buena opción

En este caso montaba el motor Diésel más potente con 110 CV el cual aporta unas prestaciones suficientes y un consumo bajísimo. Este coche está hecho para viajar con carga y por ello creo recomendable optar por las mecánicas más potentes, salvo que nuestra economía no lo permita y vayamos a circular sobre todo por ciudad o autovía, donde la potencia no es un factor decisivo para circular con seguridad.
Este motor tiene una especial falta de fuerza a bajas revoluciones, pero en cuanto la aguja se acerca a las 2.000 la respuesta es más que suficiente a cualquier velocidad. Lo bueno es que Renault ha dotado a este coche de unos desarrollos relativamente cortos con los que resulta fácil llevarlo siempre a las revoluciones suficientes (el cambio es de seis velocidades)

Todos los mandos tienen un tacto muy suave, empezando por la dirección

La primera impresión que se siente al conducirlo es que todo “fluye” con asombrosa suavidad. El volante tiene muchísima asistencia, el freno es blando y el embrague blandísimo. Las marchas entran sin apenas esfuerzo con una sensación de flotabilidad algo extraña, pero no desagradable. Esto puede restar sensaciones, pero mucha gente valorará positivamente esta suavidad y facilidad para manejar los mandos. La suspensión sigue la misma tónica, siendo muy cómoda y agradable tanto en carreteras amplias como en suelos bacheados y con badenes. Evidentemente si apretamos el ritmo el coche empieza a balancear más de la cuenta y el morro se hunde en las frenadas. No está pensado para conducción agresiva, pero tiene un comportamiento bastante sanote.

Este carácter se nota tanto en la mencionada suavidad como en la evidente falta de sujeción lateral de los asientos delanteros.
Está claro que el objetivo de este coche son los desplazamientos con la mayor comodidad a ritmo normal, todo un devorador de kilómetros.

Continuará…


¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *