Prueba SsangYong Tivoli G16 128 CV, el nuevo de la clase (con vídeo)

Prueba SsangYong Tivoli G16 128 CV

Ser el nuevo de la clase tiene sus consecuencias. Con los grupos ya formados es complicado crear expectación y ser aceptado. Sólo hay dos maneras de afrontarlo. O bien nos retraemos y esperamos que algo ocurra, o bien entramos con fuerzas para llamar la atención y decir aquí estoy yo. Es el caso del SsangYong Tivoli G16 de 128 CV con motor de gasolina, caja manual y tracción delantera que ponemos a prueba esta semana. Este modelo participó en nuestra comparativa con el Suzuki Vitara 1.6 VVT.

Si pasamos este ejemplo típico ahora en el mes de la vuelta al cole, el Tivoli es el chico nuevo de la case, la clase del segmento B SUV. Como puedes imaginar, se trata de un concurrido mercado al que el SUV coreano no ha tenido miedo de entrar. Lo hace con ganas, decisión y multitud de características propias, entre ellas el espacio, el precio y el diseño desenfadado. ¿Encaja el Tivoli en esta enorme clase?

Soltándose el pelo

Prueba SsangYong Tivoli G16 128 CV

Si le quitas los logotipos al nuevo modelo de SsangYong probablemente no caigas en que es un coche de esta marca. Y te digo las dos razones. La primera es que por primera vez la marca se lanza a este segmento, ofreciendo ahora su modelo más pequeño y dispuesto a conquistar el corazón del cliente europeo. La segunda es que nunca antes un SsangYong había sido tan llamativo.

Lo es tanto que crea controversia, puede que no tanto como un Nissan Juke, pero su diseño ha sido llevado a cabo para llamar la atención. Y lo hace. Destila líneas musculosas bien palpables, como los marcados pasos de rueda o las caderas, más propias de un deportivo o un coupé que de un pequeño SUV. Es un diseño marcado y masculino. Mide 4,20 metros de largo, 1,79 metros de ancho y 1,59 metros de alto.

Prueba SsangYong Tivoli G16 128 CV

En el frontal hay una fina parrilla que uno los dos grupos ópticos, que a su vez tienen en la parte superior colocada la luz de conducción diurna LED. Los bajos son plásticos y en la parte inferior de la parrilla hay un plástico que imita a la fibra de carbono. La trasera es, sin duda, la parte más personal del conjunto. Los pilotos verticales se estiran por encima de las mencionadas caderas, acentuando esa sensación de coche ancho y bajo. Precisamente, al tener mucha chapa lateral parece tener una baja altura del techo flotante.

La personalización es otro de los factores que definen al Tivoli, siendo esto una novedad en la gama del fabricante asiático. Se pueden escoger varios tonos para carrocería y techo, pero también diferentes llantas de hasta 18 pulgadas a juego con las combinaciones. Es, sin condicionante alguno, el SsangYong más atractivo que nunca ha traído la marca a Europa, y ese es precisamente uno de sus argumentos de venta principales.

Nueva era, nuevo interior

Prueba SsangYong Tivoli G16 128 CV

De nuevo, SsangYong ha hecho un inmenso trabajo en aumentar la sensación de calidad, esta vez interior, a través de un diseño moderno y agradable. Hay simetría en las formas, y si nos proponemos personalizar su interior, otra de sus cualidades, podremos matar la ya típica orfandad cromática de la que sufren los coches de origen asiático.

No en vano, todo este trabajo de mejora en el interior del SsangYong Tivoli tiene sus sombras. La ergonomía, la posición de muchos botones, no parece seguir un orden demasiado lógico; o al menos cómodo. El botón del ordenador de a bordo está en el centro del salpicadero, como el de selección del modo de asistencia de la dirección. Por último, todo el sistema de climatización tiene demasiados botones repartidos que no son especialmente intuitivos.

Prueba SsangYong Tivoli G16 128 CV

La calidad llega entonces para dar algo de luz a un interior que convence a la vista. La parte superior del salpicadero se forma de material mullido, agradable al tacto, y no hay demasiados plásticos con “mala pinta”. El volante también el agradable de coger por tacto y grosor, aunque tiene unas extrañas formas en su parte inferior. El cuadro de relojes, por último, también es personalizable en color según la versión y resulta bastante fácil de leer. En el centro está el display del ordenador de a bordo que podría animarse a ofrecer distintas informaciones básicas a la vez.

En cuanto al sistema de infoentretenimiento, la marca coreana se ha puesto a la altura de muchos de sus rivales. Ofrece una pantalla táctil de 7 pulgadas que responde francamente bien a las pulsaciones, con un sistema multimedia bastante completo. El navegador ofrece mucha información, firmado por TomTom, pero es cierto que hay que tocar mucha opción para iniciar el recorrido. Y a veces las opciones no son demasiado claras e informativas.

Habitabilidad sin rival

Prueba SsangYong Tivoli G16 128 CV

La habitabilidad del SsangYong Tivoli es una de sus bazas principales, y es que tiene pocos rivales a la altura cuando hablamos de espacio interior. Las plazas delanteras son cómodas y amplias. Además los asientos tienen muy buena sujeción lateral, lo que mejora la sensación y comodidad en el paso por curva. La nota negativa llega desde el volanta, sólo regulable en altura, aunque es francamente fácil encontrar la postura ideal.

En las plazas traseras hay mucho espacio para ser un coche de este segmento. Tres adultos pueden ir incluso cómodos si no son de gran tamaño en lo que a anchura se refiere. El espacio para las piernas es muy amplio, como también lo es para las cabezas, incluso en los laterales. El asiento central no tiene forma y es más incómodo, pero un mullido no demasiado duro y un túnel central discreto solucionan gran parte del problema.

Prueba SsangYong Tivoli G16 128 CV

Los huecos portaobjetos son bastante interesantes en el Tivoli. En la consola central podremos dejar el móvil, mientras que más atrás hay un par de posavasos. El reposabrazos central peca de no ser regulable de ninguna manera; los reposabrazos de las puertas también quedan muy retrasados si somos de baja estatura. No en vano, cuenta con una tapa y un hueco donde dejar objetos que no queramos que se vean. En el lado del copiloto hay un hueco sin tapa además de la guantera.

Nuevos motores

La llegada del Tivoli a la gama SsangYong ha supuesto también la llegada de nuevos motores. Hablamos de una nueva mecánica gasolina y otra diésel, ambas de 1.6 litros de cilindrada. Con el diésel disponible desde este mes de septiembre, nosotros hemos probado el motor de gasolina, la alternativa más potente junto al cambio manual de 6 relaciones y tracción delantera.

Es un motor de nuevo desarrollo de 4 cilindros y alimentación atmosférica que genera 128 caballos de potencia. A priori es una potencia considerable para su segmento, teniendo también en cuenta que no es un coche especialmente pesado. No llega a los 1.300 kilos. El diésel es algo menos potente con 115 caballos pero también claramente menos sediento de cara a la homologación.

Prueba SsangYong Tivoli G16

Al arrancar llegan unas revoluciones de más para conseguir una temperatura de funcionamiento más rápido. En los primeros metros nos damos cuenta de que no es una mecánica especialmente refinada. No hay apenas vibraciones pero el motor se deja oír más de lo que es habitual en una mecánica de gasolina. Y después veremos que es más evidente con el uso.

En ciudad es un coche suave pero peca de una entrega perezosa a bajas vueltas. Se escaso par de 160 Nm no llega hasta las 4.600 vueltas, por lo que conviene mantener el coche alto de vueltas, por encima de 2.500-3.000 para obtener una respuesta viva. A bajas velocidades no es tanto el problema, aunque sí es cierto que en el momento del arranque el motor tarda en responder y podemos notar algún tirón.

Prueba SsangYong Tivoli G16

Ya en marcha no es un coche especialmente ruidoso. Lo que ocurre es que si necesitamos respuesta tendremos que estirar mucho las marchas. El cambio de 6 relaciones tiene un tacto agradable y preciso, pero los desarrollos son muy largos, a pesar de contar con una sexta marcha de desahogo. Para adelantamientos con seguridad necesitaremos bajar un par de marchas, incluso tres, para subir de vueltas la mecánica y hundir el pie. El sonido, como habrás podido imagina, también es más evidente.

Todo ello nos lleva a unos consumos que, sin ser desorbitados, no son tan bajos como los que pueden conseguir algunos de sus rivales. Al tener que estirar más las marchas en carretera el consumo se resiente y es complicado bajar de unos 6 l/100 km. En ciudad los 8 litros prácticamente los aseguramos. En total conseguimos una media de consumo de 7,4 l/100 km que, por otro lado, no resulta tan lejana de los 6,6 l/100 km que homologa. El sistema Stop/Start necesita unas horas más de trabajo en la mesa de diseño, pues es suave pero bastante lento en el arranque.

Más dinámico que nunca

Prueba SsangYong Tivoli G16 128 CV

Dejando de lado la mecánica, que probablemente sea la sombra que más ferozmente cubra el conjunto, cabe destacar que nos encontramos ante el SsangYong más dinámico de su historia. La entrada en el segmento B SUV le ha servido a la marca para crear por fin un coche con una dinámica viva y agradable en carretera. Eso sí, dejando casi por completo de lado las excursiones por el campo.

La suspensión es bastante firme y puede que algo seca en zonas rotas, pero la realidad es que es bastante cómodo en situaciones normales y limita satisfactoriamente el balanceo. Por tanto, afrontamos zonas de curvas con mayor confianza y aplomo, que junto a su reducido tamaño hacen de él un coche agradable de conducir en cualquier situación.

La dirección cuenta con tres modos de funcionamiento: Confort, Normal y Sport. El primero es muy suave e ideal para ciudad, mientras que el Sport aumenta el peso y mejora el tacto en carretera. Tal vez con esos dos modos hubiera sido suficiente. Lo que no cambia es la precisión, mejorable, pero como suele ocurrir en cualquier coche moderno. Nos gustaría que el volante transmitiese más información de lo que hacen las ruedas. Los frenos, por último, no se fatigan si no les exigimos demasiado, pero el tacto en el pedal podría ser más realista para aumentar la precisión.

Conclusiones

Prueba SsangYong Tivoli G16 128 CV

El SsangYong Tivoli es el SsangYong más trabajado que jamás ha traído la marca a Europa. Se introduce en un mercado muy competido del que quiere sacar un cacho del pastel con argumentos muy concretos. No es bueno es todo y no destaca en nada, como ocurre con algunos de sus competidores, sino que destaca en apartados muy concretos. Y puede que en algunos de los más influyentes.

El diseño atrevido y la personalización mandan ahora en la industria del automóvil, algo que el Tivoli ofrece con descaro. Del mismo modo, como coche funcional, la habitabilidad interior y la calidad son dos aprobados teniendo en cuenta en primer lugar su tamaño y en segundo lugar su precio. El equipamiento además es abundante desde las versiones intermedias, aunque no entiendo la ausencia de elementos como el limitador de velocidad.

Prueba SsangYong Tivoli G16 128 CV

El precio es tentador, desde 14.650 euros, y la gama, aunque escasa en motores, llega bastante nutrida de versiones con tracción total o cambio automático, no siempre disponible en algunos de sus rivales. Por tanto, el Tivoli destaca en apartados consecuentes con las necesidades del cliente tipo. Aunque hay un serio pero.

El motor de gasolina no convence, y puede que sólo sea recomendable para el que no salga de ciudad por las trabas que los diésel conllevan en este escenario. Es más, sin haber probado el motor diésel, seguro que es una mejor opción por respuesta y por consumo. Es menos potente pero prácticamente dobla el par, lo que le permitirá mover mejor y con más soltura las 6 marchas con las que también cuenta.

Equipamiento SsangYong Tivoli

Prueba SsangYong Tivoli G16

Pantalla táctil de 7″

Line:

  • Ayuda al arranque en cuesta
  • Control de crucero
  • Luz diurna LED
  • Retrovisor interior fotosensible
  • Aire acondicionado
  • Retrovisores con ajuste eléctrico
  • Radio MP3 con Bluetooth
  • Dirección asistida de dureza regulable
  • Volante multifunción ajustable en altura
  • Cuatro elevalunas eléctricos

Premium (añade al anterior):

  • Sensores de parking traseros
  • Faros antiniebla delanteros
  • Tercer reposacabezas central
  • Asiento de conductor ajustable en altura
  • Spoiler trasero
  • Tapicería de cuero y tela
  • Llantas de aleación de 16 pulgadas
  • Cámara de visión trasera (D16T)

Limited (añade al anterior):

  • Cámara de visión trasera (sin sensores de aparcamiento)
  • Volante y pomo del cambio en cuero
  • Climatizador bizona
  • Sensores de luz y lluvia
  • Retrovisores plegables eléctricamente
  • Carrocería bitono
  • Navegador con pantalla táctil de 7 pulgadas
  • Llantas de aleación de 18 pulgadas
  • Tapicería de cuero (D16T 4×4 AT)

Precios SsangYong Tivoli

Prueba SsangYong Tivoli G16 128 CV

Motor Cambio Tracción Acabado Precio
G16 128 CV Manual 6v 4×2 Line 14.650 euros
G16 128 CV Manual 6v 4×2 Premium 16.500 euros
D16T 115 CV Manual 6v 4×2 Premium 18.000 euros
G16 128 CV Manual 6v 4×2 Limited 18.500 euros
D16T 115 CV Manual 6v 4×4 Premium 20.000 euros
D16T 115 CV Manual 6v 4×2 Limited 20.000 euros
D16T 115 CV AT 6v 4×2 Limited 21.500 euros
D16T 115 CV AT 6v 4×4 Limited 24.500 euros

Opinión del editor

SsangYong Tivoli G16 128 CV
  • Valoración del editor

  • Puntuación 3.5 estrellas
14.650 a 24.500

    • SsangYong Tivoli G16 128 CV
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 28 de Septiembre de 2015
    • Diseño exterior
      Editor: 85%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 70%
    • Plazas delanteras
      Editor: 75%
    • Plazas traseras
      Editor: 85%
    • Maletero
      Editor: 80%
    • Mecánica
      Editor: 50%
    • Consumos
      Editor: 55%
    • Confort
      Editor: 60%
    • Precio
      Editor: 85%

    Resumen: El SsangYong Tivoli da el salto a los SUV de segmento B con un diseño atrevido, mucho espacio interior, personalización y buena relación calidad/precio. Su motor de gasolina de 128 CV peca de perezoso.

    Pros

    • Diseño diferenciado
    • Relación calidad/precio
    • Habitabilidad

    Contras

    • Motor perezoso
    • Consumo
    • Detalles de ergonomía

    Galería de imágenes

    ¿Cuánto vale tu coche?
    ¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
    Tasar coche GRATISTasar y vender coche
    Te puede interesar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *