Prueba SsangYong XLV, mucho espacio y buena relación calidad-precio

Prueba SsangYong XLV

Ya está disponible en nuestro país el SsangYong XLV. Hemos acudido a su presentación para conocer de primera mano las novedades que nos ofrece este nuevo monovolumen compacto de la marca coreana. Aunque utiliza la plataforma del SsangYong Tivoli, el crossover compacto que ya probamos, se desmarca de éste entrando en un segmento totalmente distinto. Esto le aportará al fabricante un nuevo nicho de mercado, donde buscará asentarse como ya hizo con el Rodius.

Porque no hay que olvidar que el SsangYong Rodius es el modelo más vendido en la historia de la marca. El XLV (eXciting Lifestyle Vehicle) se coloca un escalón por debajo de éste, ya que tiene capacidad para cinco pasajeros (frente a los siete del Rodius). Las claves de este nuevo C-MPV (monovolumen compacto) serán un maletero sobresaliente y una muy buena relación calidad-precio. ¿Será capaz el SsangYong XLV de plantar cara a rivales como el Citroën C4 Picasso o el Ford C-Max?

Frontal de Tivoli y zaga de Rodius

Prueba SsangYong XLV

Comencemos analizando el exterior del nuevo XLV. Para su carrocería se ha dispuesto una paleta de colores formada por siete tonos, incluido el inédito Galaxy Green. Por fuera encontraremos similitudes con el Tivoli, sobre todo en su parte delantera. El frontal destaca por una estrecha parrilla que une los dos faros halógenos, que incluyen luz diurna LED. Las defensas son una de las partes más curiosas, rodean los antinieblas e integran la matrícula, además será bitono y tendrá un cromado más claro en los colores más vivos, y más oscuro en los colores más apagados.

Si seguimos subiendo nos encontramos con un pilar A en color negro, que consigue dar la sensación de techo flotante. En el lateral veremos unos pasos de rueda muy marcados, sobre todo el trasero, que le dan un aspecto musculoso. Ayudan las llantas de 18 pulgadas, de serie en el acabado Limited que tenemos entre manos y las barras del techo. El pilar C es otra de las cosas que llama la atención, con una anchura considerable es uno de los elementos característicos de la marca.

En la zaga nos llegan las reminiscencias al Rodius. Aquí las líneas son más redondeadas y el aspecto algo más simple. En la parte superior nuestra unidad tiene un spoiler trasero que integra la luz de freno LED. En el centro quedan el logotipo de la marca y el nombre del modelo en unas dimensiones que harán difícil que el vehículo que tengamos detrás no consiga leerlo. A ambos lados unos pilotos traseros, también con luz diurna, que tienen una forma curiosa y se extienden un poco hacia el lateral.

Prueba SsangYong XLV

Si lo miramos de lejos la sensación es imponente, sin embargo, no es tan grande como puede parecer. Como decíamos, tomando la plataforma del Tivoli se ha alargado el voladizo trasero 23,5 centímetros. En total se queda en una longitud de 4,44 metros, mientras que la batalla se queda intacta en 2,6 metros. El resto de medidas también son similares a las de sus rivales y se queda en 1,8 metros de ancho y 1,63 metros de alto con las barras en el techo.

¿Más SUV que monovolumen? Pues podría llegar a dar esa sensación por el enfoque del SsangYong XLV. Con una distancia libre al suelo de 16,7 centímetros, un ángulo de entrada de 20 grados y uno de salida de 20,8 grados; podría permitirse alguna que otra salida al campo. Pero la marca no busca ese enfoque y por ello será el único modelo de su gama que no ofrezca tracción 4×4. No parece preocuparles, ya que serían muy pocos los clientes que la demandarían.

Interior de mayor calidad y muy amplio

Prueba SsangYong XLV

Al entrar al habitáculo del SsangYong XLV nos damos cuenta de que la calidad es superior a lo que esperábamos. Ha influido bastante que nuestra unidad esté equipada con el acabado Limited, que es el tope de gama. Nos sentamos en sus cómodos asientos delanteros que están recubiertos de TPU negro, un cuero sintético agradable al tacto y que tiene las costuras en color rojo haciendo contraste. En la parte superior de los mismos un entramado de líneas negras y rojas le dan un toque juvenil.

El volante también esta cubierto con este material y además presenta un imagen atractiva, con la parte de abajo achatada y una moldura en “negro piano”. Este tipo de acabado también estará presente en la consola central, acogiendo los botones que controlan la climatización. En la parte superior estará la pantalla táctil de 8 pulgadas que además en nuestro acabado tiene navegador. No es la versión definitiva pero vemos que tiene un manejo correcto, aunque algo diferente al de otros vehículos.

Prueba SsangYong XLV

Las plazas traseras gozan de gran amplitud

Si hay que hablar de espacio, el SsangYong XLV también podría llamarse así haciendo honor a otras siglas: eXtra Large Vehicle. Su habitáculo es tamaño XL teniendo en cuenta sus medidas exteriores. Si el Tivoli no se quedaba corto en este aspecto, el nuevo XLV lo mejorará considerablemente. La plazas delanteras son amplias y cómodas, incluso nos cuentan que los asientos han ganado algún premio allá por Corea del Sur. También agradecemos la cantidad de huecos portaobjetos, que permiten llevar un portátil de 13 pulgadas, una tablet de 10,1 pulgadas y hasta 6 botellas (4 de litro y medio).

Las plazas traseras no se quedan atrás y ofrecerán un espacio notable para tres pasajeros más. En el caso de que viajen cuatro personas, los asientos parecerán el sofá de tu casa y no habrá problemas, ya que hay hueco de sobra para las piernas y para la cabeza, incluso para los más altos. El respaldo de la segunda fila es ajustable y podremos tenerlo con una inclinación de 27,5 o de 32,5 grados.  Si quiere viajar un quinto pasajero notaremos un poco la falta de amplitud, sin embargo, el túnel de transmisión apenas será molestia, ya que mide solamente 4,8 centímetros.

720 litros de maletero

Prueba SsangYong XLV

Llegamos a una de las zonas más destacadas (si no la que más) del SsangYong XLV. Extendiendo el voladizo trasero del Tivoli donde más espacio se gana es en el maletero. Se presenta con la capacidad más alta de su segmento, nada menos que 720 litros. Este espacio se conseguirá con la bandeja divisoria quitada y teniendo en cuenta que estamos ocupando el espacio de la rueda de repuesto (se puede pedir opcionalmente). Con dicha bandeja en su posición superior la capacidad será de 574 litros, que no está nada mal.

Las formas de este maletero son muy regulares y permiten que se cumpla a la perfección la filosofía del 5+5 (5 pasajeros con sus 5 maletas). Aunque la boca de carga nos quedará un poco alta, pero tampoco le vemos demasiado problema. A aquellos que se le queden cortos los 720 litros con la bandeja en posición inferior, también podrán reclinar uno de los asientos traseros (1.004 litros de capacidad), dos asientos traseros (1.156 litros) o directamente abatir la segunda fila de asientos para alcanzar 1.440 litros de capacidad.

Gama de motores escueta

SsangYong Tivoli automático

El SsangYong XLV puede optar por el cambio automático

Tras repasar el exterior e interior del SsangYong XLV, vamos a por su gama de motores. Recibirá dos mecánicas que no nos son desconocidas, ya que hemos podido verlas en el Tivoli. Comenzamos por el gasolina, conocido como G16 haciendo referencia al tipo de carburante y su cilindrada de 1.6 litros. Tiene 128 CV y 160 Nm de par y solamente podrá estar ligado a un cambio manual de seis velocidades en el XLV. Homologa un consumo de 6,8 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 159 g/km. Como curiosidad, no se podrá configurar con el acabado superior.

La alternativa es el diésel D16T, también de cuatro cilindros y 1.6 litros, aunque esta vez turboalimentado. Desarrolla 115 CV y 300 Nm de par entre las 1.500 y las 2.500 rpm y puede ligarse a la transmisión manual de seis velocidades o a una automática con tres modos de conducción. Con el manual homologa un consumo de 4,5 l/100km y unas emisiones de CO2 de 117 g/km, mientras que con el automático alcanza los 5,9 litros y 154 gramos de CO2. Tanto gasolina como diésel incluyen el Start&Stop. Como decíamos, no habrá ninguna versión con tracción total y tampoco se tiene previsto que reciba más motores a corto plazo.

Sensaciones al volante

Prueba SsangYong XLV

Ahora que conocemos toda la teoría os contaremos la parte práctica junto al SsangYong XLV. Nuestra prueba fue a bordo de la versión diésel con cambio manual y el acabado más alto. La ruta tendría lugar por tramos de autopista y también por una divertida carretera revirada. Durante los primeros metros saliendo de ciudad, el XLV nos muestra su carácter ‘comodón’, con una suspensión bastante firme pero que filtra bien los baches y resaltos. La dirección cuenta con tres modos de funcionamiento: Confort, Normal y Sport; siendo este último el que más nos transmite.

Cuando salimos a carretera abierta y demandamos más potencia nos damos cuenta de las bondades del motor D16T. Su funcionamiento destaca a bajas vueltas, ahí es donde se encuentra más cómodo. Los 300 Nm de par se entregan desde las 1.500 a las 2.500 rpm y la entrega de potencia se hace de una forma lineal y progresiva. No es un motor aprovechable en un régimen más alto, ya que a partir de las 3.500 vueltas apenas notaremos la entrega.

Empieza la carretera secundaria con bastantes curvas cerradas y aquí el XLV sale airoso pero no se siente tan cómodo. Es lógico teniendo en cuenta sus dimensiones y una carrocería con mayor altura y más propensa al balanceo. Por otro lado el tacto del cambio manual, que es bastante directo, nos agrada. Los consumos al final del tramo rondan los 8 litros, pero estamos seguros de que esta cifra bajaría en unas situaciones más reales. Terminamos la prueba quedándonos con las ganas de ‘catar’ el cambio automático.

Expectativas de ventas

Prueba SsangYong XLV

Volviendo al principio, que el SsangYong XLV esté encuadrado dentro del segmento de monovolúmenes compactos y no en el de los SUV tiene una explicación. La marca coreana quiere entrar en un nuevo nicho de mercado, donde anualmente se venden unas 85.000 unidades, aumentado su presencia un 30%. El objetivo es empezar copando un 1% del segmento, es decir, vender unas 850 unidades al año. Como las ventas han comenzado a mitad de año se esperan vender algo más 400 XLV en 2016.

También hay una explicación al hecho de que no se pueda configurar la tracción total en ninguna versión. Y es que en este segmento el 100% de las ventas son de vehículo 4×2. Siguiendo con esta fórmula, aproximadamente un 75% de los coches vendidos son diésel y solamente un 13% llevan cambio automático. El 29% corresponde a vehículos de 7 plazas (ahí entraría el Rodius) y el 71% restantes son 5 plazas como este XLV. A continuación os dejamos el equipamiento detallado y la lista de precios, uno de sus puntos fuertes ya que se parte de los 16.650 euros.

Equipamiento del SsangYong XLV

Prueba SsangYong XLV

SsangYong XLV Line

  • Llantas de 16 pulgadas
  • Climatizador manual
  • Audio MP3, Bluetooth, USB y conexión iPod
  • 6 altavoces
  • Faros antiniebla
  • Ayuda al aparcamiento trasero
  • Retrovisores eléctricos y calefactables
  • Volante multifunción
  • Control de crucero
  • Ordenador de abordo
  • Luz diurna LED delantera y trasera
  • Luces de frenado LED
  • Indicador de cambio de marcha
  • Llave plegable con mando a distancia
  • 6 airbags

SsangYong XLV Premium (añade a Line)

  • Climatizador bizona con memoria
  • Sistema audio con pantalla táctil de 8 pulgadas
  • Cámara de visión trasera
  • Tapicería de cuero sintético
  • Rieles en el techo
  • Spoiler trasero
  • Cristales traseros tintados
  • Asiento de conductor regulable en altura

SsangYong XLV Limited (añade a Premium)

  • Llantas de 18 pulgadas “Corte Diamante”
  • Navegador
  • Techo solar
  • Volante y pomo en piel
  • Volante y asientos delanteros calefactables
  • Sensor de luces y lluvia automático
  • Retrovisores plegables con intermitente LED
  • Espejo interior electrocromático
  • Escobillas Aeroblade
  • Airbag de rodilla
  • Smart Key (solo automático)

Entre su equipamiento opcional destacará la pintura metalizada, ya que la única sin sobrecoste es la plateada y para el resto de tonos habrá que desembolsar 450 euros. El navegador podrá equiparse en el acabado Premium por 500 euros. Para todos los acabados se ofrece el Pack Utilidad (bandeja cubremaletero y bandeja rígida articulada) por 200 euros y el Pack Rueda de Emergencia (rueda 125/80/16 y corcho portaobjetos) por 100 euros.

Precios del SsangYong XLV

Prueba SsangYong XLV

Motor Cambio Acabado Precio Precio con descuento
G16 128 CV Manual 6v Line 18.900 € 16.650 €
G16 128 CV Manual 6v Premium 20.500 € 18.500 €
D16T 115 CV Manual 6v Premium 22.000 € 20.000 €
D16T 115 CV Auto 6v Premium 24.000 € 22.000 €
D16T 115 CV Manual 6v Limited 24.000 € 22.000 €
D16T 115 CV Auto 6v Limited 26.000 € 24.000 €

Los precios del SsangYong XLV son para todos los clientes por igual. No se harán descuentos por financiar ni por acogerse al Plan PIVE. El único descuentos que habrá será la campaña promocional de lanzamiento que reducirá el precio del vehículo entre 2.000 y 2.250 euros, dejando unas cantidades bastante atractivas.

Galería de imágenes del SsangYong XLV

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Un comentario

  1.   jcl dijo

    pues la verdad…seré raro pero la trasera me mola y mucho, me gusta este coche, buena prueba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *