Prueba Toyota C-HR 2.0 hybrid 184 CV restyling

Perfil Toyota C-HR híbrido 184 CV

Han pasado tres años desde que nos pusiéramos por primera vez al volante del Toyota C-HR, el crossover híbrido de la firma japonesa. En estos tres años, no podemos negar el éxito de este modelo en el mercado, pues en este tiempo ha logrado poner alrededor de 40.000 unidades en las carreteras españolas, y más de 400.000 en Europa. Ni mucho menos todos los coches pueden presumir de tales cifras en solo tres años.

El caso es que la firma nipona ha querido llevar a cabo una ligera actualización estética en su crossover, modificando también algunos equipamientos y, por último, ofreciendo una nueva mecánica híbrida de 184 CV. Según Toyota, este nuevo motor se llevará alrededor del 33 % de las comercializaciones en Europa durante los próximos ejercicios.

En cualquier caso, estamos en la sección de pruebas de Actualidad Motor. Y es que la compañía automovilística nos invitó hace unos días a la presentación europea de este actualizado Toyota C-HR, evento que se desarrolló en Portugal. Allí pudimos probar de primera mano las novedades de este producto y el comportamiento de la nueva mecánica híbrida. Te lo cuento todo en las siguientes líneas.

Un exterior arriesgado, pero el Toyota C-HR convence a la mayoría

Prueba Toyota C-HR 2.0 hybrid 184 CV frontal

Empezamos, como hacemos habitualmente, con el diseño exterior. El Toyota C-HR es un coche con un diseño muy llamativo y tecnológico. No es fácil crear una carrocería de este estilo y que guste tanto a la mayaría del público. Parece que Toyota sea una experta en ese sentido, pues el C-HR cayó bien desde el primer momento, como también lo está haciendo el nuevo Corolla.

El C-HR estrena tres nuevos colores: Gris Celestita, Rojo Emoción y Naranja.

La firma asiática no ha cambiado mucho la estética en esta actualización, sino que ha dado algunas pinceladas para variar tímidamente su imagen. A grandes rasgos, en el frontal se aprecia un nuevo paragolpes con un labio inferior en color de la carrocería y reubicación de los antinieblas. Los faros principales también parecen más expresivos, integrando ahora las luces de intermitente.

Prueba Toyota C-HR 2.0 hybrid 184 CV perfil trasero

Mientras tanto, en la parte trasera destacan varios puntos. El primero de ellos es el de su iluminación, que ahora es bastante más personal debido al dibujo tridimensional que crea la firma lumínica posterior. Además, estos pilotos están algo más oscurecidos. Ambos se comunican por un spoiler integrado que ahora toma el color negro brillante, mientras que antes utilizaba el mismo tono de la carrocería. Por último, el paragolpes también se ha rediseñado a modo de difusor en la motorización 2.0 litros.

Las dimensiones exteriores del Toyota C-HR son las siguientes: 4.395 mm de longitud, 1.795 de anchura, 1.555 de altura y 2.640 mm de distancia entre ejes.

Sin grandes cambios en el interior

Muy pocos son los cambios que encontramos en el habitáculo del Toyota C-HR. Tanto es así que, sinceramente, y aunque hace alrededor de año y medio que no me subo a un C-HR, me ha costado mucho encontrar las diferencias. Hay algunos muy leves cambios en los tapizados, ligerísimas modificaciones en el cuadro de instrumentos y mejoras en el sistema de infoentretenimiento.

Prueba Toyota C-HR diseño interior

No hubiera estado de más que Toyota hubiera aprovechado esta actualización para integrar un cuadro de instrumentos bastante más moderno, con mejores informaciones.

Es en ese sistema de infoentretenimiento donde más podemos apreciar las diferencias. La pantalla es ligeramente distinta, pero lo más importante es que tiene funciones mejoradas. ¡Por fin tiene Apple CarPlay y Android Auto!, algo que los clientes y la prensa llevábamos mucho tiempo demandado a Toyota. Dicha pantalla, que es de 8 pulgadas, ahora tiene unos botones de acceso rápido en sus bordes. En cualquier caso, el sistema sigue sin ser uno de los mejores del mercado.

Las calidades percibidas en el interior son más que correctas, por encima de la mayoría de sus rivales generalistas y colocándose cerca de algunos modelos premium. Hay muchos materiales acolchados en el interior, aunque también hay algunas molduras en el famoso y tan odiado (al menos por mi parte) piano black. Pero en lo que destaca es en el diseño del salpicadero; sin duda, muy personal.

Muy justito de espacio, sobre todo en las plazas traseras

Tal vez el lado más crítico del Toyota C-HR sea la habitabilidad. Estamos en un coche de prácticamente 4,4 metros de longitud, carrocería crossover y no se percibe como un coche amplio. Siendo claros y honestos, desde el puesto del conductor tenemos la sensación de estar sentados en un coche bastante más pequeño de lo que su longitud total anuncia. Y todo se debe a su diseño exterior.

En las plazas delanteras, por la forma del parabrisas y toda la mitad delantera de la carrocería, tenemos la sensación de ir un poco encajonados; aunque realmente hay espacio para personas relativamente altas sin problemas. Creo que esa sensación también es causada por las ventanillas, que no son muy grandes, y por el guarnecido interior en color oscuro.

Prueba Toyota C-HR 2.0 hybrid 184 CV plazas traseras

Pero donde realmente se corrobora es en las plazas traseras. El C-HR es un coche con una habitabilidad justa en las plazas posteriores, muy por debajo de la mayoría de sus rivales e incluso me atrevería a decir que inferior que en algunos modelos de segmentos más pequeños. Además, el acceso tampoco es de lo mejor que hemos visto precisamente, tanto por la forma superior del marco como por la apertura de las puertas.

Como la superficie acristalada es muy pequeña, la sensación en las plazas traseras es aún más angosta. No es recomendable para aquellos que tengan algo de claustrofobia.

De todos modos, quería destacar que en ese sentido no ha habido cambios. Toyota nos comentó durante esta presentación que incluso en modelos crossover, las plazas traseras se utilizan muy poco y que el diseño tiene bastante más peso que la habitabilidad. Cuesta de creer en coches de este tipo, pero la mejor justificación es el número de ventas en toda Europa del C-HR.

Un maletero pequeño para su tamaño

Toyota C-HR maletero

Y como en el habitáculo, el maletero tampoco es especialmente grande; más bien es pequeño. Según la ficha técnica el Toyota C-HR tiene un maletero de 377 litros; aunque el nuevo motor de 2.0 litros cubica 358 litros (19 menos) por la nueva batería y su colocación. La pérdida entre ambas versiones es prácticamente imperceptible a simple vista. Bajo el piso hay varios compartimentos para colocar varios objetos que no queramos dejar a simple vista.

Dos opciones mecánicas híbridas

Citábamos más arriba que el actualizado Toyota C-HR ahora está disponible en dos versiones mecánicas en España -en otros mercados existe una versión no híbrida, con un 1.2 de gasolina-. La variante menos potente es la que estaba disponible desde el inicio de su comercialización. Es un 1.8 hybrid que desarrolla 122 CV y que recurre a una batería de iones de litio. Su consumo homologado es de entre 4,8 y 5,2 l/100 km. La velocidad punta es de 170 km/h y tarda 11 segundos en acelerar de 0 a 100 km/h.

Prueba Toyota C-HR inscripción hybrid

El nuevo sistema propulsor híbrido es un 2.0 Dynamic Force que da 184 CV en conjunto, con una eficiencia térmica del 41 % según la marca. En este caso, la batería no es de iones de litio, sino de hidruro de níquel. El consumo mixto homologado es de entre 5,3 y 5,6 l/100 km. La velocidad máxima es de 180 km/h y tarda 8,2 segundos en hacer el 0 a 100 km/h.

Por supuesto, al estar hablando de versiones híbridas no enchufables, los C-HR reciben la pegatina Eco de la DGT y se benefician de sus ventajas.
Artículo relacionado:
La DGT clasifica los coches en función de la contaminación con etiquetas de colores

Al volante: más solvencia, mejor dinámica y menos ruido

Durante este evento de presentación nos pusimos a los mandos del Toyota C-HR 2.0 Hybrid Dynamic Force, es decir, la nueva mecánica. Lo condujimos durante alrededor de 150 kilómetros, realizando la mayoría de ellos por vías secundarias de baja exigencia mecánica y atravesando muchas localidades.

Prueba Toyota C-HR 2.0 hybrid 184 CV parte trasera

Dice Toyota que la versión de 122 CV es más silenciosa, económica y refinada, con un planteamiento más urbano y para aquellos clientes que no viajarán mucho con este modelo. El de 184 CV es más potente, dinámico y emocional. Bueno, obviamente tiene mejores prestaciones, pero no creo que sea un coche dinámico o emocional; sino más bien una alternativa lógica para aquellos que vayan a utilizar el coche por la ciudad pero que también quieran una buena respuesta a la hora de adelantar o en viaje con el maletero cargado.

Esta nueva versión de 184 CV del Toyota C-HR, como digo, es más interesante y solvente para los clientes que salgan habitualmente de la ciudad. Y más allá de por los 62 CV extra que desarrolla, por el funcionamiento más gratificante. No revoluciona tanto el motor al acelerar relativamente fuerte, recupera con bastante más contundencia y da más garantías a la hora de circular por una autopista o en una carretera de doble sentido.

Un punto muy positivo de estos coches híbridos es que pueden circular -en fases de baja demanda de energía y cuando la batería tenga cierta carga- con el motor térmico apagado; mostrándose el logo EV en el cuadro de instrumentos. La principal ventaja es que durante los atascos puede pasar varios minutos con el motor térmico apagado, desplazándose a baja velocidad sin la necesidad de encenderse.

Tras el volante tenemos unas levas. Su función principal es incrementar o reducir la retención del vehículo cuando descendemos una pendiente pronunciada o, por ejemplo, bajando un puerto de montaña. Como sabéis, la transmisión de este coche, como en todos los híbridos de Toyota, es un sistema e-CVT.

Por otro lado, la firma japonesa ha revisado la suspensión para transmitir más firmeza en esta variante más potente, también se ha reconfigurado la dirección y se han aplicado una serie de mejoras para reducir las famosas NVG (ruidos, vibraciones y asperezas generales). La insonorización del habitáculo -por rodadura, aerodinámica y motor- es más que buena, algo en los que Toyota ha invertido bastantes recursos según ellos mismos nos han explicado.

La dosificación del pedal de freno en los Toyota híbridos, saltando de la frenada regenerativa al sistema de frenos tradicional, parece haber mejorado un poco en los últimos años; pero creo que sigue siendo una asignatura pendiente. Se nota el cambio de un tipo de frenada a otra, especialmente a baja velocidad, cuando nos aproximamos a un cruce o a un semáforo, por ejemplo.

La puesta a punto del chasis del Toyota C-HR sigue siendo muy buena. Me gustó mucho cuando probé la versión anterior, me convenció aún más cuando disputamos con él las 24 Horas Híbridas de Toyota en 2017 y me ha vuelto a convencer. Pese a ser un SUV, tiene un centro de gravedad muy bajito debido a que las baterías van colocadas en la parte inferior, permitiendo un buen paso por curva y cambios de apoyo ágiles, rápidos y efectivos. Además, la suspensión, que es un tanto firme, no me parece seca o incómoda en ningún caso.

Prueba Toyota C-HR diseño parte trasera

Como es una presentación, nos ha llovido bastante y también nos hemos encontrado con fuertes vientos, creo que es mejor no hablar de consumos. El ordenador de viaje no ha reflejado datos elevados, pero también es cierto que las rutas eran favorables para este tipo de vehículos híbridos, con muchos tramos de velocidad media. Cuando lo probemos más a fondo durante una semana, hablaremos de ello tranquilamente.

Como curiosidad, condujimos unos cuantos kilómetros de noche y con una ligera lluvia en algunos momentos. Nuestra unidad contaba con faros de LED, pero la verdad es que la iluminación parecía ser un tanto pobre. Tanto que llegamos a comprobar si estaban funcionando realmente las luces de cruce. Algunos compañeros periodistas también tuvieron la misma impresión.

Conclusiones

Las primeras impresiones con el Toyota C-HR actualizado en su versión 2.0 han sido buenas. Se trata de una mecánica más capaz, solvente y agradable de utilizar fuera de las vías urbanas. Para clientes que prácticamente solo vayan a utilizar su CH-R por la ciudad, con el motor pequeño será suficiente.

Estéticamente no cabe la menor duda de que es un coche atrevido, y que la estrategia las ha funcionado realmente bien. Sin embargo, para su tamaño exterior, es un coche con un interior que no es amplio y tiene un maletero que tampoco llega a la media de la categoría. De todos modos, como afirma la propia marca, en la mayoría de casos pocas veces se utilizan las plazas traseras; aunque hay casos y casos…

Equipamientos destacados Toyota C-HR

Prueba Toyota C-HR 2.0 hybrid 184 CV detalle frontal

Active

Disponible solo con 1.8 Hybrid

  • Llantas de 17 pulgadas
  • Pilotos traseros de LED
  • Apple CarPlay y Android Auto

Advance (añade)

Disponible con 1.8 y 2.0

  • Llantas de 18 pulgadas
  • Cristales posteriores oscurecidos
  • Detector de ángulo muerto
  • Alerta de tráfico trasero cruzado
  • Sensores de aparcamiento

Advance Plus (añade)

Disponible con 1.8 y 2.0

  • Faros delanteros de LED
  • Intermitentes traseros secuenciales
  • Equipo de audio JBL

Launch Edition (añade)

Solo disponible con 2.0 Hybrid

  • Faros direccionales
  • Bitono en naranja
  • Sistema Audio Premium JBL
  • Cuero interior

Advance Luxury (añade)

Solo disponible con 2.0 Hybrid

  • Asientos calefactables
  • Ajuste lumbar eléctrico en plazas delanteras
  • Acabado bitono

Dynamic (añade)

Solo disponible con 2.0 Hybrid

  • Nano-e

Precios Toyota C-HR

El Toyota C-HR ha sido presentado a la prensa, pero hasta mediados de enero no iniciará sus comercializaciones. En ese momento conoceremos realmente todos los equipamientos de cada nivel de acabado y los precios de todas las versiones. Por el momento, Toyota España solo ha anunciado la oferta de pre-venta del C-HR Advance Luxury 180H, que con Toyota Complet es de 270 €/mes incluyendo los cuatro primeros mantenimientos, cuatro años de garantía y un año de seguro a todo riesgo.

Te puede interesar

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche