Prueba Toyota Yaris Hybrid, diseño exterior e interior

Prueba Toyota Yaris Hybrid

Los híbridos son una apuesta segura, al menos eso parece. Si hace unos días probábamos otro modelo híbrido, el Honda CR-Z GT, esta semana te traemos un candidato que nada tiene que ver con aquél, ni en formas ni en pretensiones. Probamos el Toyota Yaris Hybrid.

Siempre me ha asaltado la curiosidad por los híbridos, pero me golpea aún más fuerte cuando hablamos del segmento B. Es, tal vez, el segmento que más aprovecha esta tecnología, al mostrar sus mayores ventajas en un entorno urbano, al que van destinados principalmente los utilitarios.

Aspecto exterior aún más conseguido

Prueba Toyota Yaris Hybrid

¿Alguna vez las versiones más ecológicas han tenido también el aspecto más atractivo? En la gama Yaris sí. Si el aspecto del Toyota Yaris no te convence, el Yaris Hybrid seguramente consiga cautivarte. No sólo eso, también es el más potente, lo veremos mañana.

Para diferenciarlo de las versiones estándar, Toyota ha vestido a este Yaris con detalles específicos. En el frontal, la calandra es ahora más estrecha, acogiendo el ya típico logo de la marca con fondo azul. El paragolpes recibe un nuevo diseño, con una parrilla mucho más grande y llamativa. Los faros también son exclusivos, de tipo proyector y con tecnología LED para las luces diurnas y de posición.

La zaga es otra de las zonas donde encontramos diferencias. Los pilotos son específicos, más atrevidos, con las luces de posición y freno de LED. El conjunto de los pilotos también es más oscuro, consiguiendo un bonito contraste con el blanco perlado de la carrocería, que también es exclusivo para el Yaris Hybrid. Terminamos con las llantas, de 16 pulgadas y únicamente disponibles para esta versión.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

Interior

El aspecto interior del Toyota Yaris Hybrid no es menos atractivo que su exterior. Destaca, sobre todo, un contraste de colores que pocas veces vemos en un vehículo japonés. Al color negro del salpicadero hay que sumarle el acabado en Gris Hielo de la parte central y parte superior de las puertas que, además, está acolchado. No ocurre lo mismo con el resto de piezas, en plástico duro.

Esto no significa que el interior peque de mala calidad, de hecho se muestra sólido y bien acabado. El cuadro de mandos es específico, pues prescinde del tacómetro en pos de un potenciómetro. No olvidemos que también contamos con empuje eléctrico.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

El diseño es muy sencillo y limpio, con el cuentakilómetros centrado bien grande y el potenciómetro e indicador de combustible a izquierda y derecha, respectivamente. La retroiluminación toma un color azulado, que advierte inequívocamente de su carácter ecológico.

Si aún nos quedan dudas, el volante o la palanca de cambios con detalles azules nos sacarán de dudas. Ciertamente, la palanca de cambios para el cambio CVT es tal vez lo más criticable, pudiendo haberse sustituido por unos sencillos botones que despejaran el túnel central.

La parte central del salpicadero se reserva para el climatizador bizona y para la pantalla del sistema Touch&Go. Esta pantalla es la encargada de mostrarnos la información del navegador, del teléfono, del equipo de sonido o del sistema híbrido. Su manejo es táctil y echamos de menos una respuesta algo más rápida.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

Vida a bordo

El Toyota Yaris Hybrid es un utilitario, pero no por ello es pequeño por dentro. De hecho el habitáculo es bastante amplio, tanto en las plazas delanteras como en las traseras. El detalle de calidad lo marca la colocación de las baterías, debajo de la banqueta trasera, por lo que el Yaris híbrido es tan amplio como un Yaris cualquiera.

Los asientos, de tela y cuero, son cómodos, los delanteros son amplios y sujetan bastante bien en curva. La pega es el apoyabrazos, completamente utilizable y cómodo, integrado en el asiento, pero sólo dispone de uno, para el conductor. Tampoco hablamos de un coche de carácter viajero, no puedo llegar a hablar de fallo como tal.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

Atrás iremos algo menos holgados en cuanto a espacio, pero será suficiente para la mayoría de personas. El asiento central será el menos querido por un apoyo duro y plano, pero no por ello será menos utilizable para un desplazamiento corto de ciudad. En definitiva, la sensación de espacio está presente.

Maletero de 286 litros

Como decíamos antes, el maletero del Toyota Yaris Hybrid no pierde espacio respecto al de sus hermanos de gama. Esto son 286 litros disponibles, que no está nada mal. El maletero cuenta con un suelo en dos alturas que permite ganar algo de espacio o, por el contrario, contar con un suelo a la misma altura de la boca de carga.

Prueba Toyota Yaris Hybrid

Si necesitamos ampliar la capacidad bastará con abatir la fila trasera de asientos, en 2/3, aunque el suelo resultante no acabe de ser plano.

Con una buena primera impresión hemos analizado el aspecto exterior e interior del Toyota Yaris Hybrid. Mañana comprobaremos su dinámica y veremos qué tal se comporta el sistema híbrido en un coche de esta categoría, con unos resultados francamente interesantes.

Más información – Prueba Toyota Yaris Hybrid, motor, conducción y consumos, Prueba Toyota Yaris Hybrid, equipamiento, precio y conclusiones, Toyota Yaris Hybrid: el híbrido más barato del mundo, Prueba Honda CR-Z IMA GT

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *