Prueba Volvo V60 D3 Automático, diseño exterior e interior

volvo-v60-d3-prueba-2

Si le hablas a la gente de un Volvo familiar, es probable que le venga a la mente el coche del último viaje. No sin razón. Aquellos diseños tan personales de Volvo, que particularmente me encantan, estaban diseñados a base de escuadra y cartabón. Llegaron a su fin en el año 2010, con la segunda generación del Volvo V60, la carrocería familiar del S60. A principios de 2013 la gama Volvo recibió un lavado de cara.

En ActualidadMotor no hemos querido perder la oportunidad de ponernos al volante del Volvo V60, un familiar de segmento D, una apuesta que llega desde Suecia con mucha seguridad para hacer frente a los rivales alemanes. Lo hemos conducido en una interesante combinación con el motor D3 diésel de 136CV y cambio automático de seis relaciones, con el acabado Summum, uno de los más altos de la gama.

La personalidad quedó donde las lineas rectas

volvo-v60-d3-prueba-1

El restyling de los Volvo S60, V60 y XC60 modernizó la imagen de estos modelos, pero del mismo modo que con el cambio generacional se perdieron las atractivas líneas rectas en favor de unas más redondeadas, con el restyling se ha perdido parte de personalidad. Se perdieron las ópticas delanteras divididas, que son sin duda alguna el cambio más notorio de esta renovación. Otros cambios radican en el diseño del paragolpes delantero, los difusores traseros y la iluminación de los pilotos, pero no la forma.

A nivel estético se conservan en la zaga las particulares caderas de los Volvo, con una forma también interpretada por los pilotos. La vista lateral es fluida, con una línea de cintura ascendente y una línea de techo descendente, que van a confluir en el pilar D, dotando al Volvo V60 de una imagen más moderna y deportiva, que además gusta a más gente, puesto que los modelos rectilíneos eran (y son en el V70 y XC70) bastante personales.

volvo-v60-d3-prueba-3

En el interior los principales cambios son un cuadro de relojes TFT configurable, como el estrenado por el Volvo V40, y el sistema multimedia Sensus Connected Touch, con pantalla táctil y aplicaciones. También hay algunos cambios en el equipamiento opcional, pudiendo equipar más elementos de confort y seguridad para el Volvo V60.

Interior de excepcional calidad

Cuando pensamos en coches premium, destaca el mejor acabado interior del que estos suelen disfrutar, pero hay mucha gente que no sale de las tres marcas alemanas y no considera a Volvo (o las japonesas) como una opción premium. Lo cierto es que una vez entramos en el Volvo V60 y nos acogen sus cómodos asientos de cuero de primera calidad, estamos en una buena situación para comprobar la calidad de materiales y ajustes del interior. Tanto la parte superior del salpicadero como de las puertas es de plástico blando, igual que las partes bajas, algo poco común. Los ajustes son muy buenos. La consola central está bien acabada, agradable al tacto, y los botones son sólidos.

volvo-v60-d3-prueba-5

Sólo podemos poner como punto negativo la parte lateral del túnel central delantero, de la parte del apoyabrazos, que utiliza un plástico duro poco acorde con el resto del conjunto, aunque no es una zona especialmente visible ni que vayamos a tocar. En las plazas traseras los paneles de puerta son de la misma calidad que los delanteros e incluso cuenta con un botón de bloqueo de puertas (los hay en todas ellas). En los pilares B hay unas tomas de aireación muy útiles.

Desde el puesto en conducción todos los mandos quedan a mano, salvo la pantalla táctil del sistema Sensus Connected Touch, puesto que para llegar a ella hay que estirarse un poco. Tal vez hay demasiados botones en la parte central de la consola, sobre todo en los modelos más equipados, donde se controla el sistema multimedia y muchos de los sistemas del vehículo. Afortunadamente manejar el sistema de climatización es fácil, sobre todo muy visual para elegir las salidas de aireación.

volvo-v60-d3-prueba-6

Para el control del Sensus Connected Touch se agrdecería un joystick tipo MMI de Audi en el túnel central, algo que sería mucho más seguro y fácil de manejar que una pantalla táctil, que requiere desviar más la atención o recurrir a un dial giratorio a la derecha del panel, en una posición poco cómoda. En lugar de este joystick encontramos la palanca de cambios y un hueco portaobjetos con tapa deslizable que hace las veces de posavasos. Inmediatamente después hay un apoyacodos con guantera, pero resulta algo corto.

El sistema multimedia posibilita una completa integración con smartphones, el manejo de diversas aplicaciones como Spotify o navegador GPS e incluso la posibilidad de crear un punto de acceso WiFi en el vehículo. A nivel de conectividad es la diferencia más notoria introducida tras el restyling.

volvo-v60-d3-prueba-4

Uno de los puntos fuertes de los que el conductor disfruta es el cuadro de relojes digital. Es configurable y muestras tres aspectos diferentes en función del modo escogido. El Deportivo es mi favorito puesto que en el centro de la esfera grande que ejerce de cuentavueltas su sitúa un velocímetro digital, de muy fácil lectura. Los otros diseños emulan un reloj con aguja y cuesta más consultar la información, además de quedar el cuadro algo infrautilizado.

Habitabilidad y maletero, ni bien ni mal, ni si ni no

En cuanto a la habitabilidad, con 4,63 metros de longitud, el Volvo V60 no es un coche grande. Esto repercute al interior, pese a que está bien resuelto. Las plazas delanteras son absolutamente perfectas, volviendo a destacar la comodidad de los asientos, que caen como un guante, con un mullido perfecto y una buena sujeción lateral. Las plazas tienen un tamaño correcto y sólo personas muy altas pueden encontrar una falta de espacio para la cabeza, debido a la caída del techo, y para las piernas, sobre todo si los asientos delanteros viajan en su posición más retrasada.

volvo-v60-d3-prueba-7

En anchura tres adultos andarán justos, pese a que la banqueta central no es tan incómoda como la de otros coches y cuenta con un generoso reposacabezas extensible. Sin duda uno de los puntos negativos es la carencia de un apoyabrazos central trasero, aunque abatiendo la sección central de los asientos (40:20:40), podamos suplir sus funciones. De especial interés para los padres de familia serán los alzadores para niños integrados en los asientos traseros. Volvo siempre ha sido sinónimo de seguridad, y son estos detalles los que lo prueban. Los reposacabezas traseros se pueden abatir para no interferir con la visión del retrovisor interior cuando no viaja nadie detrás.

El maletero es tal vez uno de los puntos donde peor parado sale el Volvo V60. Tiene 430 litros, menos que la competencia, pese a que la mejora sobre el S60 es notable. Afortunadamente las formas son aprovechables y bajo el suelo hay un doble fondo. No hay rueda de repuesto, en su lugar encontramos un kit reparapinchazos. Los asientos abatibles en tres partes dan un plus de versatilidad a este maletero.

prueba-volvo-v60-D3-54

Mañana será el momento de comprobar, en la segunda parte de la prueba, el comportamiento dinámico de este Volvo V60, con motor diésel 2.0 de cinco cilindros y 136CV asociado a una caja de cambios automática de seis velocidades.

Puedes encontrar más información sobre el Volvo V60 D3 Automático de 136CV en la parte de comportamiento dinámico y consumos y en el análisis de precio y equipamiento.

 

 

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Un comentario

  1.   Eduardo Lausin dijo

    Me quedo con el habitáculo. Volvo consigue crear un ambiente muy acogedor en sus interiores y da la sensación de ofrecer mucha calidad visual y al tacto. Lo que no me acaba de convencer es el aspecto del cuero de los asientos. Tiene pinta de ser eterno pero le falta algo de finura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *