Prueba Volvo V60 D3 Automático, motor, conducción y consumos (con vídeo)

SONY DSC

La gama mecánica del Volvo V60 es bastante completa, sobre todo en cuanto a motorizaciones diésel. El motor más modesto entrega 115CV, mientras el más prestacional es el híbrido enchufable, con 285CV. Nosotros nos hemos puesto al volante de una unidad con el motor diésel D3 de 136CV y cambio automático de seis velocidades. Es el segundo motor en cuanto a potencia y uno de los más equilibrados, pese a que en un principio 136CV puedan no parecer suficientes. Hay que tener en cuenta que a lo largo del tiempo las denominaciones y potencias asociadas de cada motor han variado.

La principal peculiaridad de este motor, desarrollado por Volvo, es que es un cinco cilindros de 2.0 litros. Salvo el 1.6 diésel de 115CV todas las mecánicas de gasoil del V60 recurren a esta arquitectura. En consecuencia el sonido es peculiar, diferente al de un cuatro cilindros, aunque no podemos hablar de refinamiento, puesto que desde el exterior esta mecánica se muestra más ruidosa de lo esperado, aunque sí es cierto que no transmite ningún tipo de vibración al habitáculo, donde se ha hecho un excelente trabajo de insonorización.

Confort, confort y sólo confort

SONY DSC

Con las ventanillas cerradas comprobaremos como el motor se oye en la lejanía en las fases de aceleración y ralentí. A velocidades constantes el sonido del propulsor desaparece y podemos comprobar lo contenido de los ruidos aerodinámicos y de rodadura. Cuando en una semana tienes que recorrer más de 1.400 kilómetros de autovías y autopistas, circular así es todo un placer, además de que los asientos brindan un confort excepcional, siendo probablemente los más cómodos que jamás haya probado. Eso sí, a mi juicio un reglaje eléctrico y la calefacción (ambos elementos opcionales no equipados en la unidad) son interesantes.

En los primeros kilómetros ya nos ha quedado muy claro que se trata de un coche cómodo. Lo notaremos también en el cambio automático. Es una caja de velocidades de convertidor de par y seis relaciones. Es muy suave en las transiciones de marcha y a ritmos suaves resultan imperceptibles. El cambio, confortable en ciudad, prima mucho la eficiencia y siempre va utilizando los desarrollos más largos posibles, algo que perjudica la respuesta cuando queremos acelerar con rapidez, puesto que en el kick down es algo lenta, le cuesta darse cuenta de que queremos correr. Eso sí, una vez vamos acelerando a tope el coche va subiendo de marchas sin problemas.

Esta unidad no equipaba las levas de cambio tras el volante, un extra barato y muy recomendable si de vez en cuando nos gusta abordar algunas curvas a ritmo un poco más ágil. Nos ayudarán a mantener el motor en el punto óptimo de revoluciones, puesto que salvo que circulemos en modo manual, en cuanto vamos levantando la presión sobre el acelerador el coche va metiendo marchas, y unido a la lentitud de la caja en fuertes reducciones, no motiva. Con el manejo secuencial desde la palanca también podemos hacer esto, pero manías mías, que en los automáticos siempre quiero levas.

Las suspensiones de serie tienen un tarado muy blando, que dejan balancear la carrocería de forma notable. Pese a ello y a tomar las curvas con los neumáticos chillando como cochinos, es un coche que mantiene la compostura, apoya firme y el subviraje tarda en aparecer. Siempre estará de nuestra parte un control de tracción que actúa correctamente, sin ser demasiado intrusivo y sin dejar el coche vendido en determinadas situaciones. En estas situaciones los asientos demuestran que ofrecen un buen agarre lateral, teniendo en cuenta que son los de serie. Un Volvo V60 con esta configuración no es deportivo en absoluto, pero como todo coche, permite ir rápido y con seguridad.

En ciudad esas suspensiones blandas y el cambio automático, unido al citado aislamiento de la cabina resultan en un conjunto muy cómodo, sólo penalizado por la actuación del Stop & Start, que si bien nos quita el ruido del motor en las paradas, lo hace de una forma un tanto brusca al parar y arrancar. Sigo en mi búsqueda de un Stop & Start mejor que el de PSA…

Consumos aquilatados

SONY DSC

Al iniciar la prueba, una de mis principales dudas eran los consumos. Estamos ante un motor diésel de 2.0 litros y 136CV que a priori no debería gastar mucho, porque los consumos homologados son bajos. Pero claro, estamos con la versión de cambio automático (homologa 4,9 litros) que no es precisamente de esos que bajan los consumos. Pues para mi sorpresa, la verdad es que el coche mostró un excelente comportamiento en este aspecto. En recorridos de autovía, a velocidades reales de 120km/h y con dos o tres personas y poco equipaje el consumo estaba estable en los 5.5 litros. Ciertamente es una tarea muy difícil bajar de ese registro.

En recorridos mixtos, con todo tipo de vías y tráfico el consumo sigue siendo muy atractivo, situándose entre los 6.0 y 6.5 litros. Es en ciudad donde más gastará este Volvo V60 D3, lastrado por el cambio automático. Los registros del modelo manual han de ser todavía mejores. Precisamente el mayor consumo del automático hace que el Volvo V60 D3 tenga que pagar el 4,75% del Impuesto de Matriculación, encareciéndolo más respecto al manual.

Pero… ¿136CV son pocos?

SONY DSC

Es una pregunta muy típica en un mundo en el que parece que si un coche no tiene mínimo 150 caballos es lento o torpe. Nada más lejos de la realidad. No vamos a calificar este coche como un misil, porque con este motor no lo es, aunque sí es el mínimo exigible para esta carrocería, descartando el 1.6 diésel. Resulta equilibrado y suficiente para la mayoría de usuarios que no quieran dar el salto al motor de 181CV, otra de las mecánicas más interesantes, con menores consumos homologados y cambio automático de ocho marchas. Sin duda los puntos negativos de este conjunto mecánico son la rumorosidad y el Stop & Start.

Ofrece una buena cantidad de potencia, además de ser un motor elástico. Notaremos un buen empuje para realizar adelantamientos rápidos y cargar el coche no será un problema. Con todo esto, el Volvo V60 D3 automático es una gran alternativa para quien quiera viajar de forma confortable y sin gastar demasiado combustible. Una apuesta segura, por partida doble.

Puedes encontrar más información sobre el Volvo V60 D3 Automático de 136CV en la parte de diseño exterior e interior y en el análisis de precio y equipamiento.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

Suscríbete
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *