El restyling del actual Opel Astra avanza detalles de la sexta generación

Opel Astra

Si no contamos las cinco generaciones del Kadett, el Opel Astra, a día de hoy, va por su quinta iteración (Astra K). Llegó al mundo a mediados de 2015, por lo que fue uno de los últimos productos desarrollados bajo el amparo de General Motors. Con la venta de la firma del rayo al Grupo PSA, muchas son las cosas que cambiarán en el compacto alemán. Ahora, el consorcio galo está realizando un doble trabajo, pues por una parte está preparando la próxima generación y por otra, el restyling que veremos en breve.

Los nuevos Ford Focus o Kia Ceed están dando muy fuerte en el mercado y por ello, Opel quiere mantener su espacio. Por tanto, están ultimando los detalles que darán forma al restyling que recibirá en unos meses el actual Astra. Sin embargo, no será tan profundo como el que recibirá su hermano mayor Insignia. La razón es sencilla: la adaptación de su plataforma y tecnología es más cara y costosa.

El próximo Opel Astra podría pasar su producción a Alemania

Opel Astra

Partiendo de esta base, la renovación del Opel Astra será limitada. Se centrará básicamente en actualizar sus líneas e incluir la última versión de las mecánicas que ya emplea. En su frontal, veremos cambios en sus grupos ópticos, paragolpes y llantas de aleación. La paleta de colores también se verá modificada, aunque en este caso en menor medida. En la zaga los cambios serán similares, limitándose a los faros, paragolpes y poco más.

En el interior el restyling del Opel Astra se basará en revisar los materiales y la disposición de algunos controles. De esta forma, los más «corrientes» serán reemplazados por otros de mayor calidad para incrementar el bienestar a bordo. La tecnología y ayudas activas a la conducción no sufrirán variaciones sustanciales. La razón para ello es sencilla: el Grupo PSA no quiere actualizar la plataforma que emplea el Astra, pues su coste es muy elevado.

El esfuerzo del Grupo PSA lo están realizando para la próxima generación. Será en 2022 cuando debería ver la luz y estará basado en la moderna plataforma modular EMP2. Gracias a ella, contará con la posibilidad de incluir un tren motriz eléctrico y tecnología inédita. Además, su producción podría cambiar de ubicación, pasando de Reino Unido a Alemania. De esta forma, anularían los efectos del Brexit en sus cuentas. Además Ellesmere Port mantendría su protagonismo fabricando las unidades destinadas al país y Sudáfrica.

Fuente – Motoring


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.