Sensores de luz

sensor de luz

Los vehículos suelen contar con sensores de luz para diversas aplicaciones. Gracias a ellos se pueden desarrollar ciertas funciones de forma automatizada. Además, los sensores en general se han vuelto cada vez más importantes en los nuevos vehículos eléctricos y los autónomos. Por eso vamos a dedicar este artículo a aclarar qué es un sensor de luz, explicar su funcionamiento básico, los lugares del vehículo donde se pueden encontrar y su función, así como los tipos de sensores de luz que existen.

Qué es un sensor de luz

sensor de luz

Un sensor de luz es un dispositivo capaz de captar energía lumínica, como los fotones, y convertirla en un pulso eléctrico de más o menos intensidad. De esta forma se pueden captar y medir cambios de iluminación en un lugar. Gracias a ellos, sin ningún tipo de contacto, pueden detectar esas variaciones de luz para realizar una acción en consecuencia. Son sólidos, admiten todo tipo de luces, pueden hacer detecciones en largas distancias, son flexibles para hacer muchas actividades de todo tipo, son muy económicos, ligeros, y de reducido tamaño para colocarlos casi en cualquier lugar. Su consumo también es bajo, y son fáciles de utilizar y programar para obtener lo que se desea de ellos.

Cómo funciona un sensor de luz

sensores de luz LDR

Su principio de funcionamiento es básico, se basa en el efecto fotoeléctrico, como algunas placas solares, y cuando la energía o fotones chocan contra ciertos metales de su composición, saltan electrones, generando la corriente eléctrica. Estos pulsos eléctricos pueden viajar hasta otros dispositivos, como puede ser un chip MCU o un controlador para ser interpretados y medidos para diversas aplicaciones:

  • Detectar la ausencia o escasa luz ambiental para encender las luces del coche automáticamente.
  • Para evitar que la luz interior de un vehículo se encienda cuando es de día y ahorre batería.
  • Para determinar las condiciones de visibilidad y generar alertas de seguridad para el conductor.
  • Para detectar luces que puedan deslumbrar y adecuarse para que molesten lo menos posible al conductor.
  • Etc.

Dónde encontramos sensores de luz en un coche

inversor de corriente

Existen varios lugares donde un vehículo puede integrar sensores de luz. Por ejemplo, aquí tienes algunos de los lugares donde pueden existir este tipo de sensores en los modelos de coches más modernos, ya que en los antiguos estos elementos no se solían integrar por lo general:

  • Montado sobre el parabrisas, al lado del sensor de lluvia para detectar condiciones de visibilidad.
  • Detrás del espejo retrovisor, justo entre el carenado del soporte del espejo y la luna delantera, para poder captar la luz que incide sobre el cristal.
  • En el tablero, cerca del borde del parabrisas, para adaptar el brillo del salpicadero o las pantallas integradas.

Tipos de sensores de luz

tipos de sensores

Actualmente existen multitud de tipos de sensores de luz. Entre los más destacados y comunes que puedes encontrar, aunque no todos se suelen usar para los vehículos, son:

  • Fotodiodo: como su propio nombre indica, es un dispositivo semiconductor que cambia las propiedades eléctricas según incide la luz sobre él. Es altamente sesnible a la luz IR o infrarroja, por lo que pueden tener grandes aplicaciones en wearables que miden el oxígeno en sangre, en el sector de la medicina, etc.
  • Celda fotovoltáica o fotoeléctrica: estas celdas no solo se pueden usar para generar energía, también para transformar la energía luminosa en eléctrica, es decir, esos fotones generarán un chorro de electrones en estos sensores. Dicha corriente se puede detectar y medir por parte de otros dispositivos, y así se realizan las mediciones.
  • Fototransistor: es otro dispositivo semiconductor que actúa como sensor de luz. Muy empleado en automóviles y en dispositivos móviles. Cuando la luz incide sobre la unión de la base pasando a través de una lente transparente, entonces se alteran las propiedades de este dispositivo. Esta arquitectura los hace especialmente sensibles.
  • Fotoresistencias: es otro tipo muy barato y extendido en el mundo maker o DIY. Se trata de una resistencia variable, pero varía en función de la energía luminosa que recibe. Es decir, cuando los fotones inciden sobre ella, cambiará su resistencia interna. Si se pueden captar esos cambios se obtiene un sensor de luz. Por otro lado, se basan en células de sulfuro de cadmio, que es un elemento con una resistencia muy elevada.
  • CCD: estos sensores son complejos, integrados en un chip, y se emplean para captar imágenes o vídeo, para las cámaras. En este caso, la luz no se capta para realizar alguna función, sino que se capturan instantáneas con él.
  • CMOS: usa una tecnología de circuitos integrados también, y al igual que el CCD, se usa para cámaras. Estos sensores son más baratos que los CCD y han evolucionado lo suficiente como para superar a los CCD.

Además del sensor de luz, hay que recordar que los vehículos actuales cuentan con otros muchos sensores de todo tipo, como los de temperatura, para medir RPM, consumo, presión, y un largo etc.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.