VTC, ¿qué es?: significado de las siglas, licencia, evolución…

Las siglas VTC significan Vehículo de Turismo con Conductor. Un nombre que no define completamente las peculiaridades de este tipo de transporte, que está dando tanto que hablar con el conflicto entre los taxis, Uber y Cabify. Se trata de un tipo de licencia que tradicionalmente se empleaba por empresas de coches con chófer como las de limusinas. Solo que ahora son usadas por estas empresas, que ofrecen sus servicios a través de una aplicación de móvil para cualquier transporte por ciudad.

La administración se refiere a los vehículos VTC como los que tienen licencia para realizar transporte de viajeros en la modalidad de arrendamiento de vehículos con conductor. La palabra clave dentro de esta definición es arrendar. Que en este caso hace referencia a contratar previamente para realizar un viaje. Ésta es la primera de las diferencias con un taxi, que se pueden coger en cualquier momento y lugar, siempre que estén de servicio.

Las siglas VTC también han sido traducidas como Vehículos de Transporte Concertado. Que vuelve a hacer referencia a su característica más importante de cara al usuario: se concerta el servicio previamente. De igual manera que antes no podías subirte a una limusina, si no la habías contratado en la agencia. Nadie se puede subir a un Uber o un Cabify para que le lleve donde quiere, si no lo ha solicitado con anterioridad con su smartphone.

Los VTC antes y ahora

Hace unos años, los nichos de mercado de los VTC y los taxis estaban separados claramente. Casi nadie contrataba un coche oficial o una limusina para ir desde el aeropuerto a su casa. Estos servicios quedaban reservados a los que quisiesen un transporte premium y pudieran pagarlo. Por ejemplo, empresas que necesitasen dar un buen recibimiento a un cliente o particulares que lo quisiesen para una boda o despedida de soltero.

Sin embargo, los mercados de los VTC y los Taxis empezaron a solaparse en el momento que este tipo de servicios se transformó. Empresas como Uber y Cabify han utilizado este tipo de licencias para ofrecer un servicio muy similar al de los taxis. Ni sus precios y ni su forma de contratar tienen nada que ver con las clásicas empresas de chóferes.

En primer lugar, su modelo de negocio les ha permitido bajar los precios hasta el nivel de los taxis e incluso estar por debajo en algunas ocasiones. En segundo lugar, salvo excepciones como los Tesla Model S de Uber, sus coches están en un segmento de calidad cercano al de los taxis. En tercer lugar, su disponibilidad y sistema de contratación a través del móvil, es mucho más accesible y cómodo que las empresas de coches con conductor convencionales. Lo que los sitúa de nuevo en una posición de competencia con los taxis.

La licencia VTC

Las licencias VTC están administradas por las comunidades autónomas. En un principio, el precio de una licencia de VTC ronda los 5.000 euros. Aunque ese precio ha aumentado hasta cerca de los 50.000 euros entre empresas y/o particulares, porque se han dejado de conceder nuevas licencias en algunas comunidades y sigue habiendo demanda.

El motivo por el que se han dejado de conceder estas licencias es que en 2015 se limitó el número de VTC a uno por cada 30 taxis. Lo que está muy lejos de los números registrados por el Ministerio de Fomento con fecha 1 de marzo de 2019, que muestran una proporción cercana a un VTC por cada cinco taxis. La búsqueda de esta proporción de 1/30 se ha quedado insatisfecha porque los VTC existentes siguen siendo legales. Aunque por ejemplo, el gobierno autonómico de Madrid no volverá a conceder licencia VTC hasta que no se cumpla la proporción establecida por ley.

Los vehículos con licencia VTC

Los vehículos que se usen para la licencia VTC tendrán que cumplir con unos requisitos concretos. Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid:

  • la antigüedad del vehículo no podrá superar los 10 años desde su primera matriculación
  • deberán ser turismos. Es decir, tal como se define en el reglamento general de vehículos, que tengan capacidad para un máximo de 9 personas incluido el conductor
  • su motor no podrá tener una potencia igual o superior a 12 caballos de vapor fiscales (CVF), que parece en su ficha técnica
  • tendrá que tener una longitud mínima exterior de 4,60 metros
  • no será necesario cumplir con la potencia y longitud si el vehículo usa fuentes de energía alternativa
  • el permiso de circulación del vehículo tendrá que indicar que su uso es para Alquiler con Conductor (ACC)
Las nuevas empresas que utilizan las licencias VTC para ofrecer sus servicios con una aplicación, no solo se dedican a este tipo de transporte. En realidad son grandes corporaciones con una actividad diversificada y con mucha capacidad para la I+D, que puede seguir transformando el sector de los transportes. Buena cuenta de ello dan las bicicletas y scooters eléctricos con conducción autónoma que está desarrollando Uber.

Imágenes – Automobile Italia, Stock Catalog, Andreas Bloch

Te puede interesar
¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

Sé el primero en comentar