5 consejos básicos y sencillos para alargar la vida de tus neumáticos

Como todos sabéis, los neumáticos son el único punto de contacto del vehículo con el asfalto, por lo que debemos prestarles la atención que se merecen. Son los encargados de hacer que el coche obedezca nuestras órdenes, bien sea a la hora de realizar un giro, al frenar o al acelerar. Son caros, es cierto, pero siguiendo esta serie de consejos te garantizamos que podrás alargar la vida de tus neumáticos notablemente, por lo que terminarás ahorrando.

El buen mantenimiento de los neumáticos está directamente ligado con su durabilidad y también con la seguridad de nuestro vehículo, pues una rueda con varios años que esté perfectamente conservada será más eficaz que un neumático más joven pero que haya sido “maltratado”. Por tanto, doble razón de gran importancia para prestar atención a los sencillos puntos que te dejamos a continuación.

Revisar presiones y adecuarlas a la carga

Un apartado fundamental para alargar la vida de nuestros neumáticos es, sin duda, revisar sus presiones. Ojo, los manómetros de las estaciones de servicio no siempre son del todo fiables, por lo que, para curarnos en salud, es recomendable acudir a un servicio técnico (no suelen cobrar por ello, pues se trata de muy pocos segundos, aunque dejar una propinilla para el café cuesta poco).

Normalmente, con revisar las presiones de los cuatro neumáticos una vez al mes, es suficiente (no nos olvidemos de la rueda de repuesto). Sin embargo, debemos tener en cuenta que, si vamos a realizar un viaje con muchos ocupantes y carga en el maletero -el típico viaje de vacaciones con la familia-, el fabricante nos recomienda dar más presión a las ruedas del eje trasero, pues soportarán más peso. De igual manera, cuando regresemos del viaje, volveremos a ajustarlas a la presión recomendada para condiciones más normales.

Breve y sencilla inspección visual

Cada vez que vayamos a comprobar y ajustar las presiones, no está de más echar un simple vistazo a su estado estético. ¿Qué debemos observar? Básicamente que tengan un estado “normal” donde no aparezcan grietas importantes, cortes o roces agresivos en sus perfiles y banda de rodadura.

Especialmente en el caso del tren delantero, es importante girar a tope la dirección y comprobar que el desgaste de la banda de rodadura se regular, es decir, que no esté más gastado del interior que del exterior y viceversa. En caso de darse esta situación, debemos acudir a nuestro servicio técnico para que comprueben la alineación de la dirección, pues probablemente se haya desajustado.

Cámbialos de eje para evitar que se cristalicen

En los coches de tracción delantera, los neumáticos del eje trasero tienen muy poco trabajo en comparación con los del eje delantero. Si a esto sumamos que normalmente tenemos menos peso atrás, es lógico que las ruedas posteriores tarden más en desgastarse. Aunque pueda parecer algo positivo, puede darse el caso de que se cristalicen y pierdan sus propiedades de adherencia.

Es por ello que, cada cierto tiempo o kilómetros (dependiendo del uso y del tipo de conducción), conviene cambiarlos del eje delantero al trasero, pero siempre manteniendo el mismo lado. Es decir, cambiaremos la rueda delantera izquierda por la trasera izquierda, y la delantera derecha por la trasera derecha. Así evitaremos que se cristalicen y prolongaremos su vida útil.

Cuidado con los bordillos y evita conducir fuera del asfalto

Los bordillos y escalones no son buenos amigos de nuestros neumáticos, tanto por subirnos a ellos como por rozarlos a la hora de aparcar al pegarnos demasiado a la acera. Por supuesto, hay que evitar que las ruedas queden apoyadas o subidas ligeramente en el bordillo. Debemos intentar, en la medida de lo posible, evitar golpear los neumáticos con los bordillos.

Por otro lado, los neumáticos de asfalto sufren cuando circulamos por caminos, pistas o zonas de grava, por lo que lo haremos conduciendo de forma suave y a baja velocidad si realmente estamos interesados en que duren el máximo tiempo posible y, sobre todo, con buena salud hasta el fin de sus días. Y sino siempre nos quedará la opción de comprar unos neumáticos nuevos en alguna tienda online como por ejemplo en Oponeo.

Conduce de forma suave

Si llevar unas presiones incorrectas influye notablemente en el desgaste prematuro de nuestros neumáticos, el tipo de conducción no es menos; y es que la conducción deportiva o agresiva no se lleva demasiado bien con la durabilidad de las gomas. Conducir con calma, de forma suave y anticipada, tanto al frenar, como al acelerar, como al tomar curvas, además de aumentar exponencialmente nuestra seguridad, hará que los neumáticos tengan un desgaste más lento y equilibrado.

Por tanto, si eres de los que gustan de hacer chillar sus neumáticos cuando el semáforo se pone en verde o de tomar las rotondas como si estuvieras trazando la curva Bugatti del Circuito del Jarama, sentimos comunicarte que tus neumáticos morirán mucho antes que los de alguien que conduce como “una abuelita”.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.