Abarth Day 2016, pasamos un sábado entre escorpiones

Abarth Day 2016

El pasado sábado la deportiva marca italiana Abarth había organizado una interesante reunión para los fans de los coches del escorpión en Los Arcos, en el Circuito de Navarra. Las expectativas del evento eran altas y es que, además de reunir a cientos de clientes con sus vehículos Abarth, también podían asistir aficionados al motor que no tuvieran en posesión algún modelo de la compañía. El ambiente y la posibilidad de tomar un breve contacto con los recientemente presentados Abarth 595 y Abarth 124 Spider nos hicieron recorrer media península para disfrutar del Abarth Day.

Se trataba del primer gran evento de Abarth organizado por la marca en España y, además, se desarrolló en cuatro puntos de Europa a la vez (España, Alemania, Italia y Reino Unido). Dividido en tres turnos con pases a las 9, 12 y 15 horas, más de 400 inscritos con sus acompañantes pudieron pasar un sábado agradable, distinto y con mucho olor a ferodo y rueda quemada.

Abarth Day 2016

Nuestra cita era al mediodía, a las 12. Llegamos, echamos un vistazo al parking y el nivel de los Abarth era muy elevado con decenas y decenas de unidades particulares, prácticamente todas con un toque de personalización y modificaciones. Acudimos al registro y pasamos a un “briefing” en el que nos cuentan detalladamente las fases del evento y, cómo no, las medidas de seguridad que debemos tener en cuenta para que en el AbarthDay no ocurra ningún susto ni lesión.

Como decíamos, el día se dividía en tres grupos con horarios diferentes, separando también a los participantes en varios subgrupos con el objetivo de que todos pudiéramos disfrutar de todas las actividades sin largos tiempos de espera. En total había seis actividades: dos vueltas en un revirado y divertido circuito tipo “Micky Mouse” entre conos con el Abarth 595, dos vueltas al circuito completo de Navarra a los mandos del Abarth 595 Competizione, igualmente dos vueltas al circuito aunque en este caso con el Abarth 124 Spider como protagonista, visita a una zona reservada como museo con algunas joyas de la marca, muestra de los kits de preparaciones para Abarth y un tiempo libre con entrada a pista con vehículos particulares.

Abarth Day 2016

En el museo encontramos al Abarth 124 Rally además de varios clásicos

Para nosotros las más interesantes fueron las tres primeras fases del evento, aunque los propietarios de Abarth seguro que prefirieron la última, ya que rodaban con sus propios vehículos durante media hora en el Circuito de Navarra. Un circuito que, por cierto, nos pareció espectacular, técnico y divertido, con unas buenas instalaciones y un asfalto en perfecto estado.

Antes de describiros la breve toma de contacto en las tres actividades donde nos poníamos a los mandos de los vehículos, debemos repasar las características de los dos coches protagonistas durante esta jornada, el Abarth 595 y el Abarth 124 Spider.

Abarth 595 Competizione

Abarth Day 2016

La gama Abarth 595 está compuesta por el Abarth 595 “normal” (145 CV), Abarth 595 Turismo (165 CV) y Abarth 595 Competizione (180 CV). Nosotros nos pusimos a los mandos del Abarth 595 Competizione, el más deportivo de todos.

La unidad probada contaba con el pack Performance que añade, al ya de por sí deportivo concepto, un importantísimo diferencial autoblocante, llantas Supersport en 17 pulgadas y asientos Sabelt tapizados en piel y Alcántara. Este utilitario de altas prestaciones es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 6,7 segundos.

De poco sirve tanta potencia si luego no se tienen frenos. El 595 Competizione incorpora frenos Brembo con pinzas de aluminio fijas de cuatro pistones y discos perforados con 305 mm de diámetro en el eje delantero y de 240 mm en el trasero. El toque más racing lo pone el sistema de escape, que es un Record Monza con cuatro salidas en el difusor trasero y que brinda un magnífico sonido.

Abarth Day 2016

En la primera prueba nos enfrentamos al estrecho, revirado y divertido circuito entre conos “Micky Mouse”. Nos subimos al Abarth 595 Competizione, ajustamos asiento, tanteamos los pedales, modo Sport “on”, primera y gas. En ningún momento de estas dos vueltas llegamos a insertar la segunda velocidad, haciendo todo el ratonero trazado en primera. En esta actividad pudimos comprobar especialmente la reactividad del pequeño Abarth a nuestras indicaciones y, sobre todo, el comportamiento del diferencial autoblocante. Debo reconocer que al entrar en un par de curvas pensé que tiraría más de un cono pero, obligando al máximo al 595 y sin tocar el pedal de freno, éste puso las cosas en su sitio. Aquí pudimos ver una gran agilidad por parte de la dirección y muy buena motricidad incluso en primera.

Más tarde nos dejaríamos de conos e iríamos a la pista de verdad, al trazado de Navarra. Volvemos a repetir los pasos de ajuste de asiento, volante y demás. Ponemos primera y salimos por el pit line. Nunca había rodado en este circuito, pero el buen estado del asfalto y el incidente sol desde prácticamente toda la mañana brindan unas condiciones ideales. Además, en el asiento del copiloto me acompañaba un instructor especialista que, a decir verdad, nos limitaba parcialmente lo que nos hubiera gustado exprimir a ambos vehículos.

Abarth Day 2016

Salimos de la zona de boxes y empezamos a encadenar marchas; no demasiadas porque a final de recta nos espera una frenada en apoyo de lo más divertida pero en este tramo nos deleitamos con el sonido a escape Record Monza y a la sobrealimentación del 1.4 Turbo de 180 CV. Seguimos rodando y poco a poco aumentamos el ritmo, apurando marchas y frenadas en la medida de lo posible pese a desconocer el trazado; dándonos cuenta de que la zona buena del motor se encuentra a partir de las 3.500 rpm aproximadamente por su gran turbo Garret de geometría fija.

El circuito tiene zonas rápidas, lentas y varias curvas con frenadas en apoyo. El Abarth 595 Competizione se muestra “bailarín” de la parte trasera cuando en pleno apoyo levantamos el gas bruscamente o tocamos el freno, algo que le caracteriza. Esto se hace notar, y mucho, en las curvas con frenada en apoyo. En esta condición y a ritmo elevado el Abarth 595 deslizaba su zaga, algo que según suena puede parecer de lo más peligroso, pero lo cierto es que era una deslizamiento muy suave e incluso me atrevería a decir que efectivo, ya que nos permite orientar muy pronto el morro hacia el interior de la curva. En cualquier caso, la derrapada era muy dócil y fácil de controlar.

Abarth Day 2016

Las salidas de las curvas lentas en segunda velocidad eran bastante sorprendentes. Prácticamente podíamos dar gas a fondo justo en el vértice e ir enderezando poco a poco la dirección que no obligaríamos a los sistemas electrónicos a actuar en su modo más permisivo. Realmente había que hacer mucho el bruto para hacerlos trabajar en fases de aceleración.

Pese a su bajo peso y batalla, no parecía comportarse nada mal en curvas rápidas. Para asegurarnos, perdíamos algo de velocidad unos metros antes de iniciar el giro y posteriormente acelerábamos a fondo, evitando todas las posibilidades de la aparición del sobreviraje a elevadas velocidades; pero la sensación era bastante buena, teniendo en cuenta el tipo de coche que teníamos entre manos.

Abarth Day 2016

En general, la puesta a punto de este Abarth 595 es muy deportiva. Un chasis bastante rígido y una configuración de lo más racing. La única pega que se le puede sacar a este Abarth es la misma que a los Fiat 500, su postura de conducción. No terminamos de habituarnos a una posición “tipo furgoneta” en un coche tan veloz. De un coche de estas características se espera ir muy pegado al suelo. La curiosidad es que esta postura que tan poco llama la atención fue bastante útil en el “Micky Mouse”, ya que nos permitía ver muy bien a que distancia nos encontrábamos de los conos.

El precio del Abarth 595 Competizione es de 25.000 euros, a los que habría que sumar 2.900 euros para instalar el Pack Performance que incorpora el diferencial autoblocante mecánico, los asientos Corsa by Sabelt con fibra de carbono y tapizado en piel y las llantas de aleación de 17 pulgadas Supersport en negro mate.

Abarth 124 Spider

Abarth Day 2016

El Abarth 124 Spider es un concepto muy diferente al del 595. Comparte plataforma con el Mazda MX-5  actual, de hecho, se produce en Hiroshima, aunque vuelve a Italia para los últimos detalles. Esto significa que es un descapotable biplaza, de compactas dimensiones, con un puesto de conducción pegado al suelo y propulsión al eje posterior. Pese a compartir plataforma, no recurren a la misma estética ni a los mismos propulsores. Mientras el Mazda MX-5 ofrece dos motorizaciones atmosféricas, el Abarth 124 Spider está disponible con un 1.4 Turbo de 170 CV y 250 Nm, que se puede asociar a un cambio manual de seis relaciones o bien a uno automático tipo convertidor de par, este último es el que nos tocó durante la toma de contacto.

Igual que en el caso del 595 ofrece un peso contenido, que en este caso es de 1.060 kilos; por tanto, la relación peso/potencia es de 6,2 kg/cv. Según la compañía del escorpión es la mejor del segmento. Además, el peso está repartido perfectamente entre ambos ejes, es decir, 50:50. Como decíamos, la energía del 1.4 MultiAir es enviada al eje trasero donde, para mejorar la tracción, se ha instalado un diferencial autoblocante. La marca homologa una velocidad máxima de 232 km/h y un 0 a 100 en 6,8 segundos. Este modelo también utiliza un sistema de escape Record Monza con cuatro salidas en el difusor posterior.

Abarth Day 2016

Es nuestro turno. Abrimos la puerta y “nos tiramos” al bajo asiento del Abarth 124 Spider. La postura de conducción es totalmente distinta a la del 595. En este roadster nos encontramos muy bajos, muy cerca del suelo, sentados como en un auténtico deportivo; y es que este Abarth 124 Spider es un deportivo de verdad. Ajustamos asiento, ponemos el cambio (automático, por desgracia) en modo secuencial y arrancamos.

Según vamos cogiendo confianza tras trazar las primeras curvas de forma suave aumentamos el ritmo. La tracción trasera, el diferencial y el par motor de 250 Nm nos ayudan a poder acelerar progresivamente desde el mismo vértice del viraje y redondear la curva. El circuito es muy amplio y en ocasiones nos da la sensación de que es demasiado grande para el 124 Spider. El cambio automático se gestiona mediante las levas y su funcionamiento es rápido, mejor de lo esperado. Sin embargo, soy defensor de los cambios manuales en estos coches radicales, ya que así recibiremos más información y sensaciones por parte del vehículo.

Abarth Day 2016

Continuamos apurando más y más y, para mi sorpresa, comienzan a aparecer algunas inclinaciones de la carrocería. El chasis en sí parece bastante bueno, pero la configuración de la suspensión se nos antoja un tanto blanda. Al apurar frenadas y al buscar fuerzas G laterales, las suspensiones ceden parcialmente. ¿Es esta una mala noticia? Sí y no. Puede ser una mala noticia para quienes busquen la máxima radicalidad y deportividad en un circuito con un asfalto perfecto, pero en una carretera de montaña será una ventaja, ya que el coche no se descolocará fácilmente perdiendo la línea y, rodando al límite, si aparece un ligero derrapaje será más fácil de corregir y menos brusco.

Por otro lado, al entrar de forma brusca a la curva tiende a aparecer un leve subviraje, que desaparece al tocar el gas. Saliendo de las curvas lentas y haciendo un poco el bruto podremos descolocar la trasera ligeramente. En el modo Sport la electrónica nos dejará jugar parcialmente, aunque si se complica aparecerá al rescate. En cualquier caso, no es un coche para hacer deslizar el tren posterior durante 50 metros, simplemente un coletazo suave y muy fácil de controlar a base de volante que pondrá una sonrisa en nuestro rostro.

Abarth Day 2016

El apartado que más gustó fue el de los frenos. Pese a la fatiga que pudieran llevar después de varias horas rodando fuerte en circuito, mostraron una gran eficacia y parecían ser capaces de detener el coche en muy pocos metros, aunque no pudimos realizar ningún tipo de medición. El tacto del pedal es suave y progresivo y no resulta muy asistido, lo que permite dosificar y ajustar muy bien la frenada para entrar al viraje a una velocidad óptima.

En general, la sensación es que el Abarth 124 Spider no es tan radical como nos esperábamos. El hecho de no tener la posibilidad de probarlo con su cambio manual y la aparición de inclinaciones en la carrocería nos hicieron bajarnos de él con un sabor de boca diferente al que nos esperábamos. Bajo mi punto de vista, el tarado debería ser más duro ya que se trata de un modelo de Abarth, aunque suponga reducir parcialmente la calidad de rodadura en firmes rotos y el confort en un uso urbano.

Abarth Day 2016

Por suerte, la compañía italiana es una marca que tiene muchos kits de preparaciones posteriores, en los que pulir esos detalles del 124 será relativamente sencillo. Pero tras pagar 40.000 euros en un coche relativamente radical, tener que desembolsar más dinero para hacerlo más duro, es algo que igual no sienta bien a todo el mundo.

Las conclusiones extraídas en esta brevísima toma de contacto son estas, y es que hemos salido más contentos con el comportamiento del Abarth 595 que con el del Abarth 124 Spider. En cualquier caso, es una pena que solo hayamos podido dar dos vueltas al perfecto trazado del Circuito de Navarra. Igual cuando podamos disfrutar durante varios días de alguna unidad de prensa nuestra opinión mejora o empeora para uno u otro modelo.

Galería de imágenes del Abarth Day 2016

¿Necesitas peritar un coche?
¿Vas a comprar un coche y necesitas saber su estado? Para comprar tu nuevo coche con total garantía tienes que peritar tu coche con nosotros ¡A que esperas!
Peritar coche al mejor precio
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *