Azapa-FDS: el coche de hidrógeno japonés para encontrar aparcamiento siempre

Azapa-FDS Un mini coche de hidrógeno japones para acabar con los atascos

El Azapa-FDS es un coche para dos personas diseñado para la vida urbana. Y no para cualquier ciudad, sus diseñadores lo han concebido para «un uso diario» nada menos que en Japón. Cuya densidad de población y tráfico es de las más altas del planeta en algunas zonas.

Por eso, y aunque no se vea claramente en las imágenes, se trata de un vehículo que mide solo 2,49 metros de largo, 1,29 metros de ancho y 1,25 metros de alto. Es decir, 20 cm más corto y 37 cm más estrecho que un Smart Fortwo, y de la misma altura que muchos superdeportivos.

Un pequeño ‘cero emisiones’

Desde luego, no se trata de un coche cómodo, por mucho que los paneles de su carrocería sean delgados. Sin embargo, promete paliar los problemas de aparcamiento y atascos que se tienen en la mayoría de las ciudades. Además, este automóvil urbano está impulsado por la tecnología de celda de combustible de hidrógeno. Es decir, con un motor eléctrico alimentado por la reacción química del hidrógeno con el oxígeno.

En cuanto a su diseño, todavía se trata de un concept, por lo que tiene algunas características que no soportarían la más mínima confrontación con la realidad. Por ejemplo, su altura libre hasta el suelo de apenas unos pocos centímetros sería incompatible con el más mínimo resalto. Y no digamos si se trata de superar un badén.

Su extraña carrocería llena de ángulos parece responder a un intento por abaratar costes de fabricación. Lo mismo ocurre con los dos faros cuadrados, con la forma plana del capó y el morro sin apenas detalles. Solo cuenta con una línea roja que lo cruza de parte a parte a la altura de los tiradores, que conecta las luces delanteras, las traseras y sus retrovisores tipo cámara.

Un coche de hidrógeno perfecto para el ‘carsharing’

El interior del Azapa-FDS es igual de simple. Carece de materiales mullidos y de adornos salvo, de nuevo, una línea roja a la misma altura. Aquí se deja notar que uno de los objetivos de este coche, si no el único, es formar parte de flotas de carsharing. Al estar lleno de superfícies sólidas y duras, es resistente y fácil de limpiar.

Ni siquiera tiene un panel táctil central o un túnel con huecos portaobjetos entre los ocupantes. Aunque esto último es de agradecer teniendo en cuenta que el espacio interior de este coche de hidrógeno será muy limitado. Todo sugiere que los japoneses que han desarrollado este vehículo quieren mantener su precio lo más bajo posible.

Según el fabricante de automóviles japonés Azapa, el prototipo llegará al mercado a finales de 2021, «con la esperanza de fomentar la movilidad basada en el hidrógeno y así mejorar su infraestructura». Veremos si consiguen este objetivo, porque ya hay un buen número de marcas que tratan de cubrir el mercado de vehículo urbanos con apuestas eléctricas de batería. Buena cuenta de ello dan Ono Motion o la empresa Micro Mobility con el Microlino 2.0.

Artículo relacionado:
El Papa Francisco estrena un Toyota Mirai a hidrógeno como papamóvil

El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.