Cómo circular por una rotonda explicado de forma sencilla

Circular por una rotonda es una de las situaciones que más dudas suscita en los conductores. Pero las dificultades en este tipo de intersecciones no se limitan al desconocimiento de sus normas, sino a que muchos de los que sí las conocen las infringen de forma sistemática.

En este especial te explicamos de forma sencilla y directa cómo se debe circular por una rotonda, cuándo poner los intermitentes, quién tiene la preferencia en cada caso o como salir de ellas sin problemas y sin molestar a ningún otro conductor. Puede parecer un mundo especialmente para los conductores noveles, pero con un par de nociones básicas se convierte en algo muy fácil.

¿Quién tiene la prioridad en una rotonda?

Las normas de prioridad o preferencia de paso son las más importantes dentro de las que afectan a una rotonda. Hay dos circunstancias a tener en cuenta:

Prioridad entre vehículos de dentro y de fuera de la rotonda

La primera es del vehículo que circula por la rotonda con respecto a lo que quieren acceder a ella. Por norma general, la prioridad en estos casos es para los que van por los carriles de la rotonda, por lo que los que quieran entrar deben esperar su turno.

¿Y si existe señalización regulando la preferencia? Hay casos en los que la rotonda ha sido modificada con la presencia de semáforos o señales de ceda el paso en su interior, que obligan a los que circulan por ella a detenerse si hay vehículos que quieran entrar. Como en cualquier otra circunstancia, estas señalizaciones son obligatorias (tanto las verticales como la de suelo) aunque estemos acostumbrados a tomar este tipo de intersecciones de la forma antes mencionada.

Prioridad entre vehículos dentro de la rotonda

La segunda es la preferencia de los coches que van por un carril concreto de la rotonda con respecto a los que quieren entrar en ese carril. Esta circunstancia es especialmente importante por que es la que más veces se vulnera con la consiguiente situación de peligro de colisión. La preferencia es siempre para el vehículo que ya está en un carril. Los que quieran acceder a él tendrán que cederle el paso o adelantarle de forma segura, manteniendo la distancia de seguridad y en ningún caso provocando que deba frenar.

Esta norma es la que se infringe cuando se “corta” la rotonda cuando circulan otros coches por ella. En lugar de seguir la circunferencia que marcan los carriles de la rotonda, se traza una línea lo más recta posible atravesando todos los carriles, por lo que cruzarse en el camino de los coches que la trazan bien es muy frecuente y deriva en muchas ocasiones en una colisión. Aquí tienes un vídeo en el que se ve claramente cómo no circular por una rotonda:

¿Puedo salir directamente desde un carril interior?

Al igual que en cualquier vía, los cambios de carril se deben hacer extremando las precauciones y de uno en uno. No se deben atravesar varios carriles se golpe porque se crea una situación de peligro. Esto último es precisamente lo que se hace si salimos de una rotonda desde un carril interior (la antes mencionada maniobra de “cortar” la rotonda). Hay que ir saliendo de la rotonda carril a carril hasta que lleguemos al exterior antes de la salida que queremos.

¿Qué pasa si el carril exterior está ocupado?

Si no se tiene espacio en el carril exterior para abandonar la rotonda no hay que ser impaciente. Basta con volver a dar la vuelta a la rotonda para incorporarse a ese carril adecuadamente.

¿Por qué carril se debe circular?

Normalmente, cuando nos sacamos el carnet de conducir, nos dan unas nociones para no “meter la pata” cuando entramos en una rotonda. Además de las normas sobre preferencia, estas pueden ser por ejemplo: si vas a salir en la primera o segunda salida ve por el carril exterior, si vas a salir por la tercera o cuarta usa el central. Estos consejos varían en función del profesor y solo pretenden facilitarnos la vida.

En realidad no hay ninguna norma que obligue a circular por un carril concreto según la salida que queramos tomar más adelante. Solo existe la de que debemos estar en el carril exterior para poder salir. Antes de llegar a eso, siempre que se respeten las normas de preferencia puede utilizarse cualquier carril, claro está, dentro de los límites de la lógica, —si se va a salir por la primera salida no hay que ir hasta el carril interior. Y si se va a hacer en cambio de sentido (salir por la misma que hemos entrado), puede que hacer toda una rotonda de siete salidas por el carril exterior no infrinja ninguna norma de preferencia, pero no es lo más recomendable en una situación de tráfico real.

¿Cómo utilizo los intermitentes en una rotonda?

Hay que usar los intermitentes para cambiar de carril y cuando se va a tomar la siguiente salida. En ambos casos igual que se haría en una vía recta. Por lo tanto, el antiguo uso del intermitente izquierdo para indicar que se va a seguir dentro de la rotonda no es correcto. En realidad, si se hace esto se está indicando al resto de los conductores que se va a pasar a un carril interior.

Las normas actuales sobre el uso de los intermitentes dentro de una rotonda son sencillas. Aun así, no son muchas las personas que las respetan normalmente. Esta carencia no solo afecta a la seguridad en algunas circunstancias, sino que puede ralentizar el tráfico. Para entender esta consecuencia, basta con un ejemplo que cualquier conductor ha podido experimentar varias veces: si el vehículo que circula por la rotonda no señaliza con los intermitentes que va a salir, los conductores que quieran entrar deben esperar más tiempo para ver que hace. Sin embargo, si los usa adecuadamente los vehículos que quieran entrar ya saben que no deben cederle el paso porque abandona la rotonda y pueden entrar antes con la consiguiente agilización del tráfico.

Vale, ¿pero en qué momento pongo los intermitentes?

También existe cierto desconocimiento por parte de algunos conductores sobre cuándo poner el intermitente para salir. Un buen momento es después de la salida anterior a la que queremos tomar. Por supuesto, si estamos en una rotonda especialmente grande, con las salidas muy separadas, no es necesaria tanta antelación para indicarlo. Al igual que en cualquier vía recta, si se va a tomar la siguiente salida basta con unos cuantos segundos antes. En el caso contrario, si la rotonda es muy pequeña, no queda más remedio que seguir indicando después de la salida anterior a la que queramos tomar aunque solo haya un segundo de antelación.

Turbo rotondas

Las turbo rotondas se diferencian de las rotondas convencionales principalmente en que tienen carriles marcados con una línea continua, para forzar la salida correcta y así disminuir la probabilidad de colisión. En principio esto también permite el paso de una mayor densidad de tráfico por ella sin atascarse.

A la hora de entrar en una turbo rotonda los conductores tienen que fijarse bien qué carril elegir, porque de no entrar correctamente, no podrán tomar la salida que querían y tendrán que dar la vuelta entera para hacerlo correctamente. Incluso las hay que pueden forzarnos a salir de la rotonda antes de tiempo y perder la ruta por la que íbamos a dirigirnos. La primera turbo rotonda se abrió en 2009 en Grado, Asturias, pero su uso se está extendiendo por el resto de España.

Diferencia entre rotonda y glorieta

Al consultar los dos términos en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española encontramos que Rotonda se define como “plaza circular” y Glorieta como “plaza, por lo común de forma circular, donde desembocan varias calles, alamedas o vías de circulación”. Así que para el caso que nos compete Glorieta sería el término más preciso.

La propia Dirección General de Tráfico elige la palabra Glorieta para referirse a estas intersecciones, aunque según la zona geográfica el uso de rotonda está más extendido. En algunos países de hispanoamérica también se refieren a ella como redondel, redoma u óvalo.

Imágenes – Marcel Sala, Valdosta-Lowndes MPO, DGT, Actualidad Motor, Dario Alvarez y Adrián Fernández García.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *