Guía para acertar en la compra de un coche nuevo

Genesis concesionario Corea del Sur

Si te estás planteando comprar un vehículo, es posible que en tu cabeza hayan aparecido innumerables dudas sobre qué tipo de coche te compras, más grande o más pequeño, una carrocería tradicional o un SUV, si lo adquieres diésel o mejor de gasolina, si merecería la pena un coche híbrido o eléctrico, cuántos caballos podrías necesitar, equipamiento que realmente resulta práctico y necesitas, cómo podrías ahorrarte algunos cientos de euros, y un larguísimo etcétera.

Podemos necesitar o desear un coche por infinidad de circunstancias; pero, ¿realmente terminamos comprando el coche que más nos conviene o nos gusta y de la forma más económica posible? Te aseguro que es fácil equivocarse y arrepentirse al poco tiempo. Con esta guía que hemos elaborado esperamos facilitarte tu elección y, claro, que sea acertada y satisfactoria en todo el tiempo que pases con tu vehículo.

Concesionario Citroën

Ideas clave para comprar un coche

De poco nos sirve tener la intención de comprar un coche si no tenemos claro cuánto podemos gastarnos o qué tipo de vehículo nos hace falta en función de nuestras necesidades y el uso habitual que le vayamos a dar. Pequeño, grande, berlina, compacto, todo terreno, SUV grande, SUV pequeño, monovolumen, deportivo, coupé, roadster, económico, generalista, Premium… La oferta, por suerte, es muy grande y casi todas las marcas poseen en su gama productos muy variados.

Presupuesto

En primer lugar, y como en la mayoría de las adquisiciones de gran valor, no puede faltar un presupuesto del desembolso máximo que podemos (o debemos) permitirnos. Además, debemos tener en cuenta que un vehículo conlleva unos gastos iniciales más allá de la propia adquisición, como por ejemplo el impuesto de matriculación, el seguro e incluso echar combustible, ya que en la mayoría de los casos nos los entregan con el depósito prácticamente seco. También hay que tener presente que a lo largo de su vida, un vehículo necesita una serie de mantenimientos y puede tener averías de mayor o menor importancia.

Peugeot 3008 Peugeot SUV Trophy

Tipo de vehículo

Una vez tengamos claro el importe máximo que nos queremos gastar, podremos meditar sobre qué tipo de vehículo es el que más nos interesa. Por poner un ejemplo: aunque ambos sean coches, no sirven para desempeñar las mismas funciones un Porsche 911 y un Renault Kangoo. De este modo, tendremos que pensar qué tipo o tipos de vehículos serían los más apropiados para sacar el máximo rendimiento posible a nuestra inversión. Así, debemos valorar si necesitamos un gran espacio en el habitáculo y un voluminoso maletero, o si con un pequeño biplaza en cuyo maletero quepan dos maletas de fin de semana nos sirve para lo que realmente necesitamos.

¿Pasión o razón? Sobre gustos no hay nada escrito

Lo normal cuando adquirimos un coche nuevo es querer mantenerlo en nuestra posesión el máximo tiempo posible. Por ello y para no cansarnos demasiado pronto de él, debemos tener en cuenta nuestros gustos personales. Es posible y suele pasar que nos decantemos por un automóvil por su precio económico, por su modularidad o por sus bajos consumos, pero igual no estamos acertando.

Prueba Mazda MX-5 1.5 Skyactiv-G 131 CV

Imagínate: estas indeciso entre dos modelos distintos, uno que de verdad te enamora y otro que te llama la atención porque echando números te sale 1.500 euros más barato. Ambos son de similar tamaño, prestaciones, equipamiento, consumos, habitabilidad, etc. ¿Qué pasaría por tu cabeza si eliges el de menor precio y al poco tiempo aparece tu vecino; el del 3º B, aquel que te despierta los domingos por la mañana porque su hobby es tocar la guitarra eléctrica con el otro coche candidato, el que realmente te gustaba?

Sabemos que no es nada fácil; realmente puede resultar muy complicado, pero con el presupuesto claro lo ideal es equilibrar la balanza entre pasión y razón. Por otro lado, cuanto más justos nos encontramos económicamente, el peso de la razón suele ser mayor que el de la pasión; y viceversa.

Seguridad

Uno de los aspectos más importantes y que, según las encuestas, menos tenemos en cuenta a la hora de comprar un coche, es la seguridad del vehículo. Afortunadamente para todos los usuarios de las vías este dato cambia y cada vez valoramos más este apartado, aunque no todos conozcamos a ciencia cierta la seguridad de nuestro coche.

Hoy en día los automóviles son muchísimo más seguros que hace diez o quince años y son incomparables con los que circulaban por nuestras carreteras en los años 80. Sin embargo, no todos los conductores conocen la mayoría de sistemas de seguridad activa y pasiva de su vehículo, ni tampoco cómo les podrían salvar de una situación comprometida. Podríamos enumerar decenas y decenas de tecnologías, elementos y materiales utilizados que, en realidad, son nuestro “ángel de la guarda” y que no todo el mundo conoce ni valora suficientemente a la hora de adquirir un vehículo.

Equipamientos y acabados

SEAT Mii FR Line

Respecto al equipamiento, suele ocurrir que cuando vemos un anuncio en televisión o imágenes de prensa, el modelo expuesto nos parece de lo más atractivo. En estos casos las marcas suelen utilizar los colores más llamativos para centrar tu atención y exponer unidades con el mejor de los acabados e incluir todos los extras disponibles. Sin embargo cuando llegas al concesionario, encontrarte con el coche que tanto te llamaba la atención en ese mismo color es muy complicado. ¿Por qué?,- te preguntarás -, porque esa tonalidad llamativa que tan bien queda en los anuncios y en las fotos suele ser demasiada “cantosa” para la mayoría de los clientes y es difícil vender para los comerciales. En resumidas cuentas, puro márquetin.

Volviendo al equipamiento, no todas los elementos y tecnologías que nos ofrecen las marcas en sus modelos son realmente útiles, o al menos si lo comparamos con el precio que cuestan. Unas llantas de aleación siempre serán más bonitas que unas ruedas de acero con tapacubos, un techo panorámico más atractivo que un techo convencional. ¿Recuerdas lo que te comentaba más arriba de la balanza entre pasión y razón?

Prueba Mazda3 2017

¿Para qué necesitas un GPS integrado con datos de toda Europa si el coche que vas a adquirir es un utilitario y lo utilizarás únicamente para moverte por tu ciudad, aquella que te conoces como la palma de tu propia mano? Hay tener en cuenta lo que realmente nos hace falta, lo que nos puede venir bien en ciertas ocasiones y lo que prácticamente no utilizaremos nunca; y también, por supuesto, nuestros gustos. Nunca olvides que enfrente de ti está un vendedor, cuyo trabajo es venderte el coche, y cuanto más venda y más dinero desembolses será mejor para él y para su empresa.

Eso sí, volviendo al apartado de seguridad, es posible que varios sistemas de seguridad activa y/o pasiva se muestren como opción. La seguridad debe ser lo primero, e invertir unos cientos de euros en ella puede marcar la diferencia entre tener un accidente y librarse de él o, en caso de sufrirlo, reducir sus consecuencias.

¿Qué tipo de motor necesito para mi coche?

Prueba Ford Mondeo EcoBoost 160 CV automático

Como sabéis, la mayoría de modelos que se encuentran en el mercado suelen tener una amplia oferta de mecánicas, con motores de diésel o gasolina. También va siendo habitual el hecho de contar con alguna mecánica híbrida o incluso 100 % eléctrica. Por otro lado la gama de potencias suele ser bastante amplia, pudiendo hacer que decantarse por una versión u otra sea casi tan difícil como escoger entre varios modelos.

Es difícil que a través de esta “guía” podamos ayudaros al 100 %, pero seguro que si tenéis en cuenta todos los apartados que citamos será mucho más fácil que os decantéis por un coche u otro, una versión u otra. ¿Qué debemos tener en cuenta para elegir el tipo de mecánica de nuestro coche?

Tamaño del coche

Ford F-150 V6 EcoBoost

Por norma general los coches más grandes son más pesados. Un motor de 120 cv en un SUV de dos toneladas no será suficiente, sin embargo para un coche pequeño de menos de 1.000 kilos será potencia de sobra. Hace unos años era muy recomendable equipar un motor diésel en coches de gran peso por su mayor par motor respecto a los de gasolina, ya que la mayoría eran atmosféricos, no contaban con sobrealimentación.

Hoy en día, los motores de gasolina con sobrealimentación producen un par motor cercano al de las mecánicas turbodiésel, por lo que ya no hace falta escoger casi obligatoriamente un motor de gasoil en un coche grande como ocurría hace unos años. Eso sí, la diferencia de consumo medio se notará aún más en favor de las mecánicas diésel si el vehículo es muy pesado.

Circularemos habitualmente con mucha carga o sin carga

Bentley Bentayga remolque

Volviendo a lo anterior, cuanto más peso llevemos en el coche más costará al motor “mover” toda la masa conjunta. Si habitualmente vamos a circular cargados puede que sea mejor opción un motor diésel, aunque los nuevos motores de gasolina con sobrealimentación se desenvuelven bastante bien. Es importante prestar atención a las cifras de par motor que suele ofrecer el fabricante, pero aún más importante es ver la línea de par en un gráfico. Lo explicaremos más detenidamente unos párrafos más abajo.

Tipos de vías por las que circularemos

No necesitamos el mismo tipo de motor, ni tampoco las mismas cifras de potencia, para circular por vías urbanas que por vías rápidas o zonas montañosas. Si habitualmente vamos a circular por ciudad no es necesario escoger un motor potente y con grandes cifras de par motor; de hecho, no es muy aconsejable. En un coche urbano, del segmento A, que suelen pesar menos de 1.000 kg, con un motor de 70 cv y unos 100 Nm de par motor tendremos suficiente energía y no echaremos de menos más empuje, a no ser que salgamos de la ciudad.

Kilómetros anuales

Prueba Nissan Leaf 30 kWh

En función de los kilómetros anuales aproximados que realizaremos al vehículo podemos descartar un tipo de motor u otro. Si realizaremos unos 10.000 kilómetros al año (o menos) lo ideal es descartar al 100 % motores diésel e híbridos; siendo lo más recomendable un propulsor de gasolina. Podríamos incluso plantearnos la adquisición de un modelo 100 % eléctrico, aunque debemos tener en cuenta que prácticamente estamos obligados a tener otro vehículo en casa, ya que la baja autonomía de los eléctricos y los largos tiempos de recarga limitan la utilización de este tipo de vehículos en situaciones como, por ejemplo, si tenemos que realizar un viaje de unos cientos de kilómetros.

Por otro lado, si realizamos un gran número de kilómetros anuales podemos descartar totalmente vehículos eléctricos y poner el ojo en motores de gasoil e híbridos. Si hacemos muchos kilómetros en carretera pero también circularemos bastante por ciudad tu atención debería ir hacia modelos de propulsión híbrida, ya que el consumo urbano es muy contenido y en carretera abierta suelen ser eficientes.

A modo orientativo y por kilómetros, no es recomendable la adquisición de un modelo diésel cuando no se superen los 20.000 kilómetros al año. Hay que tener en cuenta que aunque este tipo de combustible sea ligeramente más barato que la gasolina y resulten menos “gastones” en igualdad de condiciones, el coste de adquisición del vehículo, el mantenimiento y las averías suelen ser más elevados. Además, resultan menos suaves en su funcionamiento llegando a ser algo bruscos a la hora de circular en relaciones cortas. También son más contaminantes y, por ello, lo normal es que dentro de unos años (pocos) los impuestos para estos vehículos aumenten y se vea restringido su uso en las grandes ciudades europeas.

Si buscas sensaciones deportivas

Prueba Audi S1 Sportback

Cada vez existen más motores de gasoil muy deportivos, con muy buenas prestaciones y altas cifras de potencia. Sin embargo, si buscas exprimir al máximo la deportividad de tu coche te aconsejamos optar por un motor de gasolina.

El placer de subir un motor más allá de las 6.000 revoluciones por minuto hasta llegar al “corte” en un gasolina, no tiene comparación con la sensación de “asfixiar” al motor diésel cuando el tacómetro apenas roza las 4.000.

No hablamos de velocidad, ni de potencia, ni de tiempos en una pista, simplemente de sensaciones de conducción deportivas. Por último destacamos el sonido de escape, que a partir de la mitad del rango de rpm en un motor de ciertas prestaciones de gasolina siempre jugará en otra liga respecto al sonido a cafetera del diésel; por no hablar de posibles “petardeos” en retenciones o el bello sonido de un punta tacón bien ejecutado.

¿Cuánta potencia necesito para mi coche?

Prueba BMW M3 DKG

A la hora de comprar un coche, una vez tengamos claro el modelo del vehículo y el tipo de propulsor que necesitamos, llega la hora de escoger la variante mecánica que más se adapte a nuestras necesidades.

Aunque esta decisión no es tan importante como la de elegir entre varios modelos o entre un tipo de motor u otro, no por ello debemos decantarnos por una mecánica más o menos potente sin antes reflexionar. Como consejo hemos de decir que la potencia de un coche y su par motor, al igual que potencias de frenado, estabilidad y sistemas de seguridad, “mejor que sobre, que no que falte”.

Cuanta más potencia y par motor tengamos bajo el pie derecho mejor, aunque tampoco nos hacen falta 150 cv para un utilitario si simplemente queremos ir del punto A al punto B sin buscar sensaciones deportivas. Hemos oído muchas veces la típica frase de “para qué queremos tantos caballos, si no se puede correr y cualquier coche supera los 120 km/h”. Pues señor/a, para adelantar con muchísima más seguridad, especialmente en carreteras de doble sentido, para incorporarnos a una vía rápida con agilidad, para no tener que subir una cuesta del 8 % a 90 km/h, para arrastrar una caravana o remolque… y un largo etcétera.

Prueba Hyundai i10

Obviamente, si el coche es pesado y/o voluminoso tendrá más resistencia al avance que uno ligero y de pequeñas dimensiones, por lo que para circular con cierta soltura necesitará un motor con más potencia y par motor. En el lado opuesto, si se trata de un automóvil pequeño y ligero, como puede ser un modelo del segmento A o B, destinado a circular la mayor parte de su vida por ciudad y entornos urbanos, con pocos caballos y par motor será suficiente.

Uno de los segmentos de automóviles más vendidos por su equilibrio es el de los compactos, el segmento C. En este tipo de modelos la gama mecánica suele abarcar desde los 90 hasta los 150 CV aproximadamente, sin tener en cuenta las versiones más deportivas. Lo cierto es que en estos coches, para el uso habitual que se les suele dar, una potencia cercana a los 120 CV suele ser la más equilibrada, ya que es un punto intermedio en el que la reserva de potencia, sin ser demasiado elevada, es aceptable y los  costes por consumo de combustible, impuestos, seguros del coche, etc. no son desorbitados.

Prueba Hyundai i10

Del mismo modo, según pasamos de un segmento a otro superior o inferior, a modo orientativo debemos sumar o restar unos 25 o 30 CV a la potencia apropiada para el segmento C. Un coche del segmento B con 90 ó 95 CV suele ser suficiente, mientras que para un coche del segmento D esta cifra orientativa se sitúa en 140 ó 150 CV.

Como hemos comentado unos párrafos más arriba, debemos tener en cuenta los caballos, pero un dato muy importante y desconocido para la mayoría de los conductores es el par motor y la línea que dibujaría en un gráfico en función de las revoluciones. Atentos al siguiente gráfico en el que hemos representado una curva de par muy útil (azul) y otra poco aprovechable (roja).

Gráfico curva de par motor

En vertical, la cifra de par motor; aunque podemos olvidarnos de las cifras que hemos puesto, ya que la cifra en sí relativamente no tiene mucha importancia; lo realmente interesante es la línea que dibuja. Cuanto más suave sea y durante más rango de rpm se mantenga esa forma plana que ves representada con la línea azul, mejor. La línea azul es de un motor elástico y que no necesitará cambiar de marcha a menudo para obtener una respuesta contundente cuando pisemos el pedal derecho. La línea roja corresponde a un motor muy poco elástico que, aunque tenga un punto máximo muy por encima del motor representado con la línea azul, es menos aprovechable; ya que obtendremos mucha fuerza en un momento muy concreto de todo el rango de revoluciones (que además será muy incómodo en relaciones cortas) y en el resto de la gama muy poca fuerza, lo que nos obligará a utilizar habitualmente el cambio de marchas.

La línea de par motor es mejor cuanto más plana sea y mayor rango de revoluciones abarque. Esto se traduce en un mayor placer de conducción, menor consumo de combustible al no tener que buscar caballos en la zona más alta del cuentavueltas y una mejor vida para la mecánica.

Prueba Mazda3 2017

Por lo tanto, además de guiarnos por la potencia, debemos asegurarnos de la forma de la línea de par y de cuánto tiempo se mantiene horizontal en la gama de revoluciones, siendo su forma más importante que la propia cifra de par, representada habitualmente en newton metro.

Visita varios concesionarios

Como último consejo, cuando ya tengas claro qué coche quieres, podemos decirte que es recomendable visitar varios puntos de venta de la misma marca. Es muy posible que la misma versión de un modelo salga algo más barata (o cara, según cómo se mire) en un concesionario que en otro, por lo que conviene acercarse a distintos puntos de la red comercial; ya sea en tu misma ciudad o en otra, porque puedes ahorrarte algunos euros o llevarte algún que otro elemento o accesorio del coche como regalo. Además, si aún dudas entre un par de modelos, realizar estas visitas te ayudarán a salir de dudas en menos tiempo.

Consejos principales

Renault Arabauto Vitoria-Gasteiz

En resumen, tras este largo artículo, podemos decir que para escoger qué coche nuevo nos compramos, debemos tener en cuenta especialmente nuestro presupuesto, el tipo de vehículo que más nos conviene, no intentar ahorrar precio en materia de seguridad para invertirlo, por ejemplo, en unas llantas más grandes o más bonitas y el uso que vamos a dar a nuestro nuevo vehículo.

Más tarde, y dependiendo de los precios en los que nos movamos y de nuestro presupuesto inicial, podemos decantarnos por una mecánica u otra, o un nivel de equipamiento u otro. Nunca olvides que es una gran inversión y que teóricamente pasará muchos años junto a ti.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *