Desmontaje y limpieza de culata

Una de las tareas de mantenimiento que se pueden realizar periódicamente es la de limpieza de la culata del motor, lo que garantizará una buena refrigeración y un óptimo rendimiento del mismo, además de evitar roturas o daños mayores en un futuro.

El primer paso que se debe llevar a cabo, entonces, es el de desmontaje, para lo cual previamente debemos dejar enfriar el motor a temperatura ambiente, nunca operar con el motor recién apagado ni enfriar a la fuerza con agua o con otro método.

A continuación, se remueven en primer lugar el tapón del vaso de expansión del circuito de agua refrigerante, y por consiguiente debemos aflojar los tornillos que ajustan la culata en sentido inverso al apriente, nunca haciendo palanca o con una pinza.

Removiendo la culata, se limpia y desengrasa el bloque y la culata siguiendo el plano de la junta y teniendo especial cuidado de no dañar o deformar aquellas culatas de aluminio.

Una buena idea es limpiar los alojamientos de los tornillos removidos, sirviéndose de un cepillo metálico y tomando las mismas precauciones de no dañar ni alterar las superficies.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *