El Opel Mokka-e mejora su autonomía casi por “arte de magia”…

Opel Mokka-e (2022)

Cuando el ya extinto Grupo PSA se hizo con las riendas de Opel surgieron muchas dudas. La primera y más evidente tenía que ver con cómo afrontarían un cambio de gama partiendo casi desde cero. Sí, porque la firma se nutría de la tecnología de General Motors y ahora tenían que parar desarrollos para adaptarlos a las plataformas del grupo galo. Y aunque parecía que no saldría bien, la prueba de que se puede la tenemos en el último Opel Mokka-e.

Como bien sabes, se trata de la versión cien por cien eléctrica del Mokka de segunda generación. Gracias a la plataforma e-CMP de los galos se ha distanciado de su antecesor y, lo más interesante, ofrece una dinámica que es más del gusto del cliente europeo. Aún así, es uno de los “tapados” pues al tratarse de un eléctrico sus tarifas son más elevadas pero con ciertos retoques, podría ser brillante. Como un incremento de la autonomía, aunque sea justa.

Con estas “mejoras” el Opel Mokka-e aumenta su autonomía hasta los 338 kilómetros según WLTP…

Opel Mokka-e

Como ocurre en todos los eléctricos que hay a la venta en el mercado, el Opel Mokka-e se apoya en medidas de ahorro y eficiencia energética para ser más autónomo. Esta es la clave para que la movilidad eléctrica sea la realidad en los próximos años y en la casa bávara han mejorado la técnica de su B-SUV eléctrico. Las medidas no son la “panacea” pero son suficientes para arañar, según el protocolo de homologación WLTP, 16 kilómetros.

Todo, partiendo del hecho de que mantiene su tren motriz eléctrico intacto. Esto es, cuenta con un motor eléctrico de 100 kW (136 CV) de potencia y 260 Nm de par que “bebe” de una batería de ion litio de 50 kWh. Pero el equipo de ingenieros de Opel ha cambiado los neumáticos por unos de baja resistencia a la rodadura (Continental EcoContact 6Q) y ha modificado la relación de transmisión sin por ello afectar a la aceleración o velocidad máxima.

Opel Mokka
Artículo relacionado:
¡El nuevo Opel Mokka debuta con versión eléctrica Mokka-e de 136 CV!

Otro de los elementos “mejorados” es la bomba de calor del sistema de climatización del Mokka-e. Ahora la eficiencia mejora con la adición de un sensor de humedad que reduce el consumo de energía. Además, cuando se está cargando, la energía necesaria para la calefacción proviene de la fuente de alimentación externa y así no merma la autonomía final. En todo caso, son modificaciones que también han sufrido sus “hermanos” de Peugeot.

Por último, los dueños del Mokka-e pueden usar la aplicación myOpel para programar de forma remota el climatizador. Ahora, habrá que ver si estas mejoras le ayudan a seguir creciendo y vendiendo más unidades. Quizá muy pronto lleguen nuevas mejoras técnicas como por ejemplo el último tren motriz eléctrico que ha estrenado su primo el Peugeot e-208…

Fuente – Opel


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.