Maserati presenta la nueva gama Trofeo con una sorpresa bajo su capó

Para que una firma premium sea considerada como tal, debe contar en su catálogo con versiones deportivas. En Audi tenemos la gama RS, en BMW el departamento M y en Maserati la familia Trofeo. La casa del tridente sabe que para mejorar su situación en el mercado debe dar a los clientes aquello que demandan. Así, a una imagen muy exclusiva debemos sumar un corazón tan rabioso y potente que ponga a temblar de miedo a todos sus rivales.

Hasta ahora la gama Trofeo de Maserati estaba formada por el Levante. Sin embargo, teniendo en cuenta el éxito de ventas que han cosechado en el SUV, los responsables del Grupo FCA han decidido expandirla al resto de modelos. De ello os hablamos hace unos días, cuando la marca publicó un teaser donde podíamos ver a los Ghibli y Quattroporte junto al propio Levante. Ahora os vamos a contar sus secretos, porque te gustarán…

Para Maserati la gama Trofeo es lo máximo: en detalles deportivos

A nivel estético, la familia Trofeo de Maserati mantiene su esencia: la deportividad. Las líneas básicas de diseño no se ven alteradas, pero reciben nuevos aditamentos estéticos que enfatizan su nuevo rol en la gama. Por su parte, los Ghibli y Quattroporte reciben acentos en tono rojo que enfatizar su dinamismo. Los grupos ópticos posteriores han sido revisados, inspirándose en los que montaban los Alfieri Concept y 3200 GT.

A ello hay que sumar una parrilla y splitter inferior en fibra de carbono. Tampoco podemos pasar por delante otro detalle racing: las llantas de aleación Orion de 21 pulgadas. A titulo individual, el Ghibli incorpora un capó con dos salidas de aire que ayudan a mejorar la refrigeración del motor. Por último, y para los tres modelos, tenemos salidas de aire triples en el lateral, el logo del tridente con el rayo sobre el pilar «C» y mucha fibra de carbono.

Artículo relacionado:
La familia Trofeo de Maserati se escapa en este teaser antes de su debut

Para terminar, nos referiremos a los cambios estéticos que asume el Levante Trofeo. En este caso, al conjunto de aditamentos compartidos con sus hermanos debemos añadir un capó rediseñado con dos salidas de aire. Las llantas de aleación Orione también son nuevas, presumiendo de 22 pulgadas. Como colofón, el Grupo FCA ha querido rendir homenaje a su patria vistiendo a su gama Trofeo con los colores de su bandera oficial.

Al interior también llegan cambios, sobretodo en materiales y conectividad

El interior de la gama Maserati Trofeo sigue un camino diferente al del exterior, dejando a un lado la deportividad extrema. Para este menester el equipo de diseño de la firma ha preferido crear un habitáculo sobrio y de elevada calidad. Así, sin variar un ápice los salpicaderos de los Ghibli, Quattroporte y Levante, han incluido materiales nobles como el cuero Pieno Fiore. También tenemos fibra de carbono a relieve para grabar el logo «Trofeo».

Al arrancar, el cuadro de instrumentos muestra una nueva imagen, la misma que han grabado en los reposacabezas. La conectividad también mejora, incluyendo de serie el programa Maserati Connect. Los Quattroporte y Ghibli estrenan pantalla táctil de 10,1 pulgadas que al igual que la del Levante, luce gráficos renovados. Respecto a las posibilidades de equipamiento, aparece el sistema Active Driving Assist o el modo Sport Corsa.

Corazón de origen Ferrari: mantienen el 3.8 litros V8 Twin Turbo

Si te ha gustado la gama Maserati Trofeo, lo más «goloso» está bajo su capó. Hasta ahora, el Levante Trofeo montaba un bloque de origen Ferrari con 3.8 litros de cilindrada y ocho cilindros en V. Pues bien, todo el mundo daba por hecho que la renovación de la gama traería consigo la inclusión de un nuevo tren motriz. Nada más lejos de la realidad: el Grupo FCA ha permitido que mantengan el mismo bloque, aunque mejorado.

Por tanto, el corazón de los Ghibli, Quattroporte y Levante Trofeo es el 3.8 litros V8 Twin Turbo de Ferrari. En este caso, la potencia se incrementa hasta alcanzar los 580 CV y 730 Nm de par máximo. Para su gestión, los ingenieros de la casa italiana han confiado en una transmisión automática por convertidor de par ZF con 8 relaciones. Gracias a este conjunto, las prestaciones de estos tres «deportivos» son de infarto.

Así, los Ghibli y Quattroporte firman una velocidad máxima de 326 kilómetros por hora. De esta forma, se convierten en las berlinas más rápidas en toda la historia del fabricante italiano. Por su parte, el Levante se ha de conformar con 302 kilómetros por hora, cifra nada desdeñable para tratarse de un SUV que pesa en vacío 2.170 kilos. Tampoco faltan la tracción Q4 en el Levante o diferenciales autoblocantes para las berlinas.

Fuente – Maserati


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.