Ya es oficial: el nuevo Skoda Rapid madura y se acerca, mucho, al Scala

En las últimas semanas os hemos informado sobre la llegada de un nuevo Skoda Rapid. Esta pequeña berlina checa que, en Europa pasó sin pena ni gloria, es un éxito en países como Rusia. Por ello, la casa de Mladá Boleslav, ha decidido crear una nueva generación, apostando por los valores que tanto gustan a sus clientes. Esto es, un diseño clásico a la par que moderno, calidad correcta y un nivel tecnológico a la altura de los mejores.

Cuando vimos los bocetos que presentaron hace unos días, pensábamos que se parecería al Fabia europeo. Sin embargo, cuando han publicado el material de prensa oficial, nos hemos quedado perplejos. El Skoda Rapid es una mezcla, muy bien conseguida, de los nuevos Scala y Octavia. Además, soluciona uno de los problemas de diseño que tenía su predecesor, que no es otro que una mejor integración del tercer volumen.

El Skoda Rapid se parece mucho a los nuevos Scala y Octavia

La evolución en la estética del Rapid es más que evidente. Ahora, luce más sofisticado, influenciado por los últimos lanzamientos de Skoda. Destaca la inclusión de una parrilla más marcada, muy similar a la que emplea el Scala. Los grupos ópticos, que pueden incluir tecnología LED, presentan proporciones y formas cuasi idénticas. Los elementos que si son nuevos, recaen en los paragolpes y formato y situación de los faros anti niebla.

Si pasamos a la vista lateral, podemos ver la influencia del nuevo Octavia. Las líneas de tensión que recorren la carrocería son varias. Sobresalen las que van desde el paso de rueda anterior, al posterior. Aquí, es donde apreciamos el trabajo ejecutado para integrar el tercer volumen y cómo casa con elementos como las llantas de aleación. A pesar de su silueta dinámica, no se pasa al sub-segmento coupé, algo de agradecer en el interior.

Artículo relacionado:
Dos nuevos bocetos del próximo Skoda Rapid descubren sus encantos

A continuación, debemos poner los ojos sobre su zaga. Manteniendo la esencia del nuevo Octavia, se distancia años luz respecto a su predecesor. En esta zona, destacan sus grupos ópticos con forma horizontal que muerden el portón y la carrocería. Sobre este, han ubicado un pequeño alerón que aporta dinamismo. Por último, la tipografía SKODA reemplaza al logo de la marca, acercándose a los últimos lanzamientos en Europa.

Sencillez y claridad en un interior de sobra conocido

El interior del nuevo Skoda Rapid destaca por lucir un salpicadero moderno a la par que discreto. Eso no quita, para que sea muy similar, en cuanto a composición y ergonomía, al que emplea el nuevo Scala. La principal diferencia entre uno y otro modelo radica en los controles del climatizador. Aquí, se ven más básicos o, quizá, más anticuados que los que luce el hatchback.

Por último, asume la última tecnología en cuanto a infoentretenimiento. Destaca la inclusión, de serie, de una pantalla central táctil tipo tableta de 6,5 pulgadas. De forma opcional, habrá una con 8 pulgadas que estará configurada para incluir un cockpit digital. Por último, debemos mencionar un pequeño detalle. Skoda ha anunciado que el nuevo Rapid tendrá un volante, con dos, o tres radios, equipado con calefacción. Algo muy útil en Rusia.

Oferta mecánica limitada, aunque robusta y solvente

A diferencia de los modelos europeos, el Skoda Rapid lucirá una oferta mecánica discreta. Rusia no es país exigente en este campo, por lo que el Grupo Volkswagen sigue sacando rédito económico a las mecánicas más veteranas. Así, bajo el capó del sedán checo habrá un bloque gasolina 1.6 litros atmosférico con 90 CV y 110 CV respectivamente. Le acompañará, el más moderno 1.4 TSI equipado con turbo para entregar 125 CV de potencia.

Las transmisiones asociadas a ambas mecánicas son conocidas en la marca checa y el Grupo Volkswagen. El bloque 1.6 litros sólo estará disponible con una de tipo manual con 5 relaciones. En el caso de la más potente, es de tipo automático DSG con 7 etapas. La fuerza de los motores llegará, en todos los casos, al tren delantero, descartándose opciones más preparadas para circular por zonas complicadas.

¿Podríamos verlo en Europa occidental?

A diferencia del anterior, la manufactura del nuevo Rapid queda en manos rusas. El centro encargado es el situado en Kaluga, que tendrá listas las primeras unidades en marzo de 2020. Por tanto, no creemos que de el salto a mercados como el español o el alemán. Eso sí, algunas unidades podrían llegar a través de importadores paralelos aunque serán pocas. El motivo: las mecánicas que emplea no cumplen la normativa europea de emisiones. Una pena.

Fuente – Skoda


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.