Probamos el curso conducción de seguridad “Active Safety Experience”, de Mercedes-Benz (video y fotos)

Hace unas semanas tuve ocasión de participar en la Active Safety Experience de . Se trata básicamente de un curso conducción segura en la que se profundiza en los siguientes temas:

  • Tecnología de seguridad que equipan los vehículos modernos (ABS, ESP, airbag, reposacabezas) y su funcionamiento.
  • Conocer la dinámica de la conducción segura
  • Concienciar de que somos conductores y el riesgo que asumimos
  • Corregir defectos en la conducción y aprender a controlar el vehículo ante imprevistos
  • Sobre todo disfrutar y salir siendo un mejor conductor.

El curso comenzó con una clase teórica de aproximadamente una hora, en la que nos recordaron algunos conceptos básicos en la conducción (anticipación, trazado de curvas, transferencias de pesos, dirigir la mirada, adherencia, ABS, ESP, etc.) A partir de ahí nos tocaba pasar a la acción en las diferentes pistas que el RACE posee en el Circuito del Jarama.

La primera práctica consistía en adquirir una buena postura al volante (que ya hemos explicado en ActualidadMotor mil veces) y aprender a controlar subvirajes y sobrevirajes en la pista deslizante cubierta de agua. La adherencia aquí es bajísima (parecida al hielo) y rápidamente se hizo patente que sin el ESP el coche se nos descontrolaba al mas mínimo error. Si queremos llevar el coche a buen puerto, la posición de las manos y tener las ideas claras es fundamental.

La segunda prueba era un circuito en “ocho”, tipo scalextric, donde debíamos hacer el mejor crono posible, incluyendo detener el coche en el área delimitada (como si nos detuviéramos en boxes). Aquí se pone a prueba nuestro conocimiento en trazado de curvas y pudimos comprobar que “más rápido” no es siempre mejor, ya que al entrar pasado en las curvas perdíamos tiempo en la salida y el resultado final era peor.

La tercera prueba consistía en hacer una frenada de emergencia sobre suelo asimétrico (simula que llevamos medio coche por el arcén) y detenernos sin chocar con el camión (de pega) que había al final de la frenada. El objetivo era circular a la máxima velocidad posible (porque si frenas a 5 km/h no tiene gracia) y evitar el impacto. Unas fotocélulas medían tu velocidad justo antes de la frenada.

La cuarta base era bastante curiosa. Debíamos lanzar el coche a unos 80 km/h sobre la pista deslizante mojada y frenar antes del obstáculo, pero a la vez esquivando hacia el lado que nos señalara un indicador luminoso al final de la pista. Pone a prueba nuestros reflejos y nos muestra las bondades del ABS en este tipo de situaciones (sin ABS sería casi imposible hacer bien esta prueba)

La quinta prueba y más divertida era el conocido circuito tipo “Micky Mouse” (circuito de conos estrecho y plagado de curvas de diferentes radios encadenadas), donde debíamos hacer el mejor crono sin concesión de ningún tipo y sin tirar conos. Fundamental una buena posición al volante, trazado de curvas y anticipación. Este circuito sirvió para desfogarse a los más entusiastas de la conducción deportiva.


La sexta prueba era un circuito de habilidad a baja velocidad, donde debíamos aparcar y desaparcar un Smart Electric Drive (motorización eléctrica, pincha para ver la prueba) en diferentes huecos delimitados con conos, algunos de ellos puestos con muy mala leche.

La última prueba y definitiva trataba de acumular todo lo aprendido anteriormente. Es un circuito de conos con partes mojadas y otras secas que incluye slalom (una parte sobre suelo deslizante), trazado de curvas, frenadas, control de deslizamiento en suelo mojado, etc. Una vez más la prueba era cronometrada y no debíamos tirar ningún cono ni estrellarnos contra los obstáculos.

Al acabar, nos ofrecieron dar un par de vueltas (sin cronometrar) al Circuito del Jarama. Aunque el ritmo no era muy alto (sobre todo porque el participante que iba delante de mi no tenía experiencia en circuito), fue más que suficiente para disfrutar del mítico trazado madrileño y comprobar como nos sentíamos como pez en el agua después de una “dura” jornada aprendiendo técnicas de conducción.

Como guinda, al finalizar nos entregaron una tabla con nuestras puntuaciones en las distintas pruebas y nuestra posición final, con los correspondientes piques con el resto de participantes

Sobre Mercedes Benz y sus Cursos de Conducción

Mercedes lleva desde 1993 impartiendo este tipo de cursos por todo el mundo. En España se realizan en Montmeló (Barcelona), Cheste (Valencia), Jerez (Cádiz), Jarama (Madrid) y quizá alguno más.

En este caso los monitores pertenecían al Club RACE, que siempre aporta un plus de conocimiento y diversión a los cursos.

Normalmente estos cursos van dirigidos a clientes de la marca y pueden solicitarse desde cualquier concesionario o en la web de Mercedes. En esta ocasión nos acompañaba foreros de Forosmart y Smarteros.com.

Mercedes-Benz tiene diversos cursos con diferentes niveles y objetivos, desde el más deportivo y brutal AMG a cursos de Todoterreno, pasando por los de Conducción Segura.

Los coches utilizados en esta ocasión eran Smart, con toda la gama de motorizaciones disponibles: gasolina (61, 71 y 84 CV) y diesel (54 CV), además de contar con la primicia del Smart Electric Drive (ED). En función de los cursos se utilizan unos coches u otros (desde el Smart hasta el AMG), y en este caso la elección era bastante acertada. El Smart se mueve asombrosamente bien, pisa con seguridad y maniobra fácilmente. Además, gracias a su peso pluma de menos de 800 kg, podíamos frenar en distancias muy cortas sobre la pista deslizante.

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

Suscríbete
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *