Prueba Hyundai i30 2017, llamado a superventas

Prueba Hyundai i30

La marca asiática Hyundai nos presenta la tercera generación de su exitoso compacto. Nos referimos al Hyundai i30, un modelo que ya lleva con nosotros varios años y del que hemos podido apreciar un claro salto evolutivo mejorando notablemente su diseño, de estilo similar al del resto de marcas generalistas europeas, pero también en calidad general. En esta nueva generación, además, destacará su gran equipamiento en materia de seguridad disponible desde los acabados más accesibles.

El segmento de los compactos es de vital importancia para cualquier fabricante por ser el más demandado, por lo que todos ponen mucho empeño en sus productos y así intentar conseguir la mayor cuota del mercado posible. El objetivo que nos han desvelado en la presentación del Hyundai i30 para este modelo es que durante 2018 llegue a comercializar un millón de unidades.

Prueba Hyundai i30

Puede sonar algo descabellado, pero viendo el crecimiento del i30 en los últimos años no es algo tremendamente difícil. Un apunte importante es que ha sido desarrollado por y para Europa, además de producirse también en el “viejo continente”, en la República Checa. Como curiosidad, Hyundai afirma haber invertido un gran número de horas realizando multitud de test en el antiguo circuito de Nürburgring para su puesta a punto.

Por otro lado, Hyundai es el único fabricante que fabrica su propio acero. En este nuevo renovado modelo cuenta con un 53 % de acero de alta resistencia, incrementando la rigidez de la carrocería en un 22 % comparándolo con su predecesor. Esta nueva solución ha permitido reducir el peso en 28 kilos.

Diseño conservador pero muy agradable

Prueba Hyundai i30

Se nota que estamos ante un cambio generacional solo con una vista del exterior pero, sin embargo, también es fácil adivinar que se trata de un Hyundai. Esto es porque la marca continúa manteniendo su propia imagen que familiariza todos sus productos. Eso sí, no podemos decir que este compacto no haya mejorado su diseño, con unas líneas claramente estudiadas y enfocadas al público europeo.

El frontal está presidido por la parrilla en “forma de cascada”, como en Hyundai gusta que se le conozca, y por sus contornos cromados. Como curiosidad, el logo es totalmente plástico. Los faros son ahora más dinámicos gracias en parte a la iluminación LED, pero también más elegantes. Lo mismo ocurre con los antinieblas.

Prueba Hyundai i30

La vista lateral no difiere demasiado con la de cualquier otro compacto, aunque sí es cierto que la marcada línea que recorre todo el costado, desde el frontal hasta la zaga, otorga músculo a su carrocería. En el caso de las unidades disponibles durante la presentación, las llantas bitono en 17 pulgadas sentaban muy bien a este Hyundai i30 de tercera generación.

En su parte posterior es donde más evolución ha recibido el diseño de este vehículo. Por sus pilotos de luces LED puede recordar a cierto modelo de Volkswagen, y es que su diseño es muy parecido. En el portón y en el paragolpes posterior veremos unas fuertes líneas de tensión que aumentan la percepción de robustez y carácter de este surcoreano nacido en Europa. El punto de deportividad lo pone un spoiler sobre la luneta trasera.

Habitabilidad superior a la media

Prueba Hyundai i30

Llega el momento de comprobar si realmente el Hyundai i30 es un coche realmente práctico y amplio. En general, tanto el habitáculo como el propio maletero han aumentado sus dimensiones. Las medidas exteriores son 4,34 metros de largo, 1,80 de ancho y 1,46 de alto, mientras que la batalla es de 2,65 metros. En las plazas delanteras tendremos espacio más que de sobra para dos ocupantes de gran envergadura en todas sus cotas, aunque también es cierto que los asientos presentan poco agarre lateral.

Las plazas traseras también serán bastante amplias, situándose por encima de la media del segmento. Cuatro adultos podrán viajar sin problemas, pero con un quinto ocupante, como es habitual en la mayoría de coches, mermará mucho el confort. La plaza central es más dura e incómoda, albergando el respaldo un reposabrazos para cuando ésta no se encuentre ocupada. Un punto positivo es que su túnel de transmisión no es voluminoso. Si algo hay que recriminar al Hyundai i30 en estas plazas posteriores es el espacio para las rodillas, aunque tampoco es para nada malo.

Otro de los puntos fuertes de este compacto surcoreano será el maletero. Es bastante voluminoso, cubicando nada menos que 395 litros, 17 más que su predecesor. Además sus formas son bastante regulares, lo que facilitará la distribución de la carga. También cuenta con un doble fondo, por lo que podemos situar el piso del mismo a dos alturas diferentes, quedando enrasado en su posición alta con los asientos posteriores cuando los abatimos.

Diseño interior a la orden del día

Prueba Hyundai i30

En cuanto al diseño del habitáculo, notamos un gran salto respecto al modelo de segunda generación. Hyundai ha hecho un gran trabajo incorporando materiales de mejor calidad. La parte alta del salpicadero presenta un mullido esponjoso, pero las zonas medias y bajas recurren a materiales duros y de peor tacto. Consideramos que hubiera estado mejor dotar también de materiales más blandos la zona media del mismo. Eso sí, la imagen visual y los ajustes entre los distintos elementos es muy buena, con una clara mejora respecto al modelo predecesor.

Por otro lado, nos ha gustado el tacto y el diseño de la mayoría de mandos, especialmente el volante. Además, todo está ubicado en su sitio, sin complicaciones, por lo que en pocos minutos estaremos totalmente adaptados a este vehículo y no nos hará falta desviar la vista de la carretera para encontrar algún mando. También contará con un gran número de huecos portaobjetos en los que vaciar nuestros bolsillos.

Tecnología

Prueba Hyundai i30

Llega el momento de pararnos en uno de los puntos más interesantes del nuevo Hyundai i30. Ya hemos comentado en varios apartados anteriores que este compacto ha dado un buen salto en comparación con su predecesor y, perdón por insistir, en el ámbito tecnológico también lo ha hecho.

Dicen desde la marca que es el modelo mejor equipado del segmento y puede que estén en lo cierto si tenemos en cuenta que desde el acabado más bajo ya trae consigo el conjunto de ayudas HASP, que son las iniciales de Hyundai Active Safe Pack. En este conjunto se engloban los sistemas de frenada autónoma de emergencia, aviso de salida involuntaria del carril con corrección sobre el volante, cruise control, detector de fatiga y luces automáticas con cambio de largas a cortas y viceversa de forma autónoma. En las versiones más altas tendremos control de crucero adaptativo, reconocimiento de señales de tráfico, sensor de ángulo muerto y alerta de tráfico cruzado.

Respecto al sistema de infoentretenimiento, éste nos ha parecido que tiene un funcionamiento correcto y que su manejo y legibilidad son buenos; aunque solo hemos tenido una toma de contacto, por lo que detallaremos más a fondo cuando dispongamos de varios días de una unidad. La versión probada traía una pantalla táctil de 8 pulgadas, aunque en versiones inferiores sus dimensiones serán de 5 pulgadas. Aquí también se proyecta la cámara de visión trasera.

Gama

Prueba Hyundai i30

La gama de motorizaciones está compuesta por mecánicas diésel y de gasolina, todos ellos sobrealimentados. Las versiones diésel utilizarán un mismo bloque 1.6 CRDi bastante polivalente, ya que está disponible con potencias de 95, 110 y 136 CV, pudiendo adquirirse los dos más potentes con el cambio automático 7DCT con 7 marchas.

La gama de gasolina se compone de una variante 1.0 TGDI tricilíndrico de 120 CV, así como de un 1.4 TGDI de cuatro cilindros que rinde 140 CV. Estos dos sustituyen a los 1.4 MPI y 1.6 GDI de la generación anterior y, en teoría, mejoran notablemente su eficiencia energética, aunque durante la presentación no hemos podido realizar pruebas de consumo que puedan corroborarlo.

El 1.4 de 140 CV es totalmente nuevo en la marca. Este motor entrega sus 140 CV en la zona más alta del cuenta vueltas, a 6.000 rpm, mientras que su par motor de 242 Nm aparece a solo 1.500. Tiene 16 válvulas, turbo e intercooler, además de la inyección directa del combustible. También puede combinarse con el cambio automático 7DCT. La marca homologa para él un consumo de 5,4 litros a los 100.

Más adelante llegarán las versiones deportivas, aunque no se esperan modelos radicales. En teoría, serán vehículos rápidos y dinámicos pero que también sabrán convivir con el día a día en la ciudad.

Conducción

Prueba Hyundai i30

Una vez recorremos los primeros cientos de metros por la ciudad a los mandos del Hyundai i30 2017 nos damos cuenta de que este coche busca ante todo un comportamiento confortable. Nos daremos cuenta de su orientación cuando pasamos por los primeros baches, con una grata filtración de las irregularidades, en lo que ha tenido bastante que ver la nueva suspensión trasera multibrazo. Pero para nuestro gusto esta configuración blanda es un tanto excesiva, ya que en curvas y rotondas, sin circular a un ritmo muy alto, la carrocería empieza a inclinar. Dichas inclinaciones serán muy notables a ritmos elevados, lo que junto a la poca sujeción de los asientos no es una buena combinación.

Hyundai nos cuenta que su dirección ha sido convenientemente revisada y mejorada, haciéndola más precisa y un 10 % más directa, algo que no puedo evaluar ya que no he conducido la generación anterior.

Durante la presentación pudimos tener una breve toma de contacto con las dos motorizaciones de gasolina, no teniendo oportunidad de probar ninguna mecánica de gasóleo.

Prueba Hyundai i30

Empezamos por el 1.0 TGDI con sus 120 CV y 171 Nm de par. La nueva era del “tricilindrismo” parece haber llegado para quedarse, al menos de momento. El recorrido con esta variante fue casi en su totalidad por autopista. Gracias a unas cuantas pendientes pudimos ver que, pese a contar con unos desarrollos excesivamente largos, el 1.0 sacaba un poco de garra y conseguía coronar sin reducir una marcha y sin demasiados problemas. En este trayecto íbamos el conductor y un acompañante, por lo que probablemente con cuatro personas y el maletero cargado en alguna que otra ocasión si hubiéramos tenido que hacer uso del cambio.

Los pocos metros de recorrido urbano que pude conducirlo me dejaron la sensación de que, si normalmente vamos a utilizar el Hyundai i30 por zonas urbanas o incluso por vías rápidas pero sin demasiada carga, este propulsor sería suficiente en la gran mayoría de situaciones. Su funcionamiento es suave y muy lineal.

El 1.4 TGDI mostró una mejor respuesta por su mayor par motor, con 242 Nm, y sus 140 CV. Sin ser un propulsor que otorgue aptitudes dinámicas, éste 1.400 lograba unas recuperaciones notablemente mejores que en el caso del 1.0. Esto era especialmente visible en vías rápidas, donde acelerando a fondo en sexta demostraba un mayor brío. Una pena los largos desarrollos de su caja de cambios, ya que con una transmisión más cerrada podría lograr un comportamiento mucho más ágil. Al igual que la mecánica de menor potencia, lograba un comportamiento suave y dulce.

Las condiciones meteorológicas durante las breves jornadas de pruebas eran soleadas, pero con fuertes rachas de viento. Esto nos puede llevar a confusiones, ya que parecía notarse bastante ruido aerodinámico en el interior en vías rápidas aunque, como decía, no es algo que podamos afirmar rotundamente. Esperaremos a probarlo durante unos días para confirmarlo. El ruido de rodadura sí se percibía en el habitáculo, notándose más en este coche que en otros modelos de la competencia; pero sin llegar a ser algo alarmante.

Conclusiones

Prueba Hyundai i30

El Hyundai i30 se posiciona como una difícil competencia para las marcas generalistas que llevan varias décadas asentadas en el mercado europeo. Su diseño no será arriesgado, pero sí gusta a la mayoría del público, presentando una imagen conservadora a la par que elegante y juvenil, por lo que el abanico de público es muy amplio. Por otro lado hemos notado una clara actualización en su interior, con materiales mejorados que superan a muchos rivales de su competencia y con un diseño actual.

Este modelo se posiciona en la zona alta del segmento C en cuanto a habitabilidad y espacio para el maletero se refiere. De todos modos, próximamente llegará una variante familiar, que será presentada en marzo durante la celebración del Salón del Automóvil de Ginebra. Más adelante conoceremos una versión con carrocería coupe que en la marca denominan como “fastback”.

Los clientes que busquen un Hyundai i30 con algo más de carácter dinámico también están de enhorabuena, porque dentro de unos meses aparecerá en la gama una variante con la denominación deportiva “N”, aunque no será un concepto radical. Internamente Hyundai baraja la posibilidad de una versión mucho más dinámica que podría rondar los 300 CV, aunque aún no hay confirmación oficial.

Equipamientos

Prueba Hyundai i30

Klass

  • Luces largas automáticas
  • Asistente de arranque en pendiente
  • Alerta de cambio involuntario de carril activo
  • Alerta de colisión frontal y frenada autónoma de emergencia
  • Control de crucero con limitador de velocidad
  • Detector de fatiga
  • Dirección con asistencia eléctrica variable
  • Luces de conducción diurna
  • Volante multifunción
  • Ordenador de viaje
  • Retrovisores exteriores calefactables y ajuste eléctrico
  • Cristales traseros oscurecidos
  • Elevalunas eléctricos en las cuatro puertas
  • 4 altavoces
  • Conexiones Aux y USB
  • Bluetooth
  • Pantalla monocromática de 5 pulgadas
  • Alarma

Tecno

  • Cámara de marcha atrás
  • Faros antiniebla con iluminación en curva
  • Luz diurna de LED
  • Sensor de aparcamiento trasero
  • Asiento del conductor con ajuste lumbar
  • Climatizador bizona
  • Reposabrazos delantero y trasero
  • Retrovisores plegables eléctricamente
  • 6 altavoces
  • Cargador para el móvil por inducción
  • Conectividad Android Auto y Apple CarPlay
  • Navegador
  • Pantalla táctil a color de 8 pulgadas
  • Llantas de 16 pulgadas

Style

  • Alerta de tráfico cruzado trasero
  • Faros delanteros de LED
  • Llantas de 17 pulgadas
  • Acabados exteriores cromados
  • Carcasa de retrovisores exteriores en negro brillante
  • Asientos de cuero mixto con reglaje eléctrico para el del conductor
  • Entrada y arranque sin llave
  • Limpiaparabrisas automático
  • Freno de estacionamiento eléctrico

Galería de imágenes del Hyundai i30

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *