Prueba Mitsubishi Outlander PHEV, el alumno aventajado

Prueba Mitsubishi Outlander PHEV

Esta semana ponemos a prueba al Mitsubishi Outlander PHEV, uno de esos precursores que marcaron el camino hace unos años. ¿Y por qué decimos esto? Porque este modelo fue uno de los primeros SUV híbrido enchufable que llegó al mercado. En Actualidad Motor tuvimos la oportunidad de probarlo antes del lavado de cara, pero ahora tras su renovación queríamos comprobar si todo seguía en orden.

El Outlander estrenará imagen exterior y novedades tecnológicas, pero su esencia seguirá siendo la misma. Un SUV de dimensiones considerables que aúna las virtudes de un vehículo eléctrico con las de uno de propulsión tradicional. Además este ejemplar cuenta con tracción a las cuatro ruedas, lo que le dará un valor añadido. Y todo esto por un precio bastante atractivo, ¿encontrará el Mitsubishi Outlander PHEV su hueco en el mercado?

Imponente

Prueba Mitsubishi Outlander PHEV

En la anterior prueba de este vehículo, mi compañero Eduardo probaba un Outlander bastante diferente a este, estéticamente hablando. De un aspecto más redondeado y algo tosco, pasamos a una imagen bastante más dinámica y atractiva. En mi humilde opinión el lavado de cara le favorece al SUV nipón. Aunque su silueta se mantiene en cierta medida, veremos que estrena lenguaje de diseño y que además ha crecido en dimensiones.

La parte delantera es la zona en la que notamos una mayor evolución. Es gracias al “Dynamic Shield” (escudo dinámico), nombre con el que se ha bautizado al frontal del SUV. Destaca por unas formas más dinámicas y por la parrilla oscurecida en color negro Piano, que viene acompañada por unas molduras cromadas. Están situadas a los laterales, forman unas especie de ‘X’ y recorren los faros delanteros y los antinieblas.

Prueba Mitsubishi Outlander PHEV

Los faros tienen tecnología LED y los antinieblas son de forma circular y están situados en la parte inferior, insertados en una moldura negra. La zona baja queda protegida por una moldura plateada que ayudará en caso de que queramos salir del asfalto. Su vista lateral destacará por las llantas de 18 pulgadas bitono, específicas de esta versión. También encontraremos detalles cromados a lo largo de su carrocería, por ejemplo en la parte baja de las puertas, marcos de las ventanillas o las barras del techo.

En el techo nos fijamos en una pequeña antena, con forma de aleta de tiburón. Si seguimos por la zaga también vemos un embellecedor cromado que se encarga de unir los pilotos traseros, que son LED y estrenan diseño. Esta parte del vehículo parece haber pasado por el gimnasio, ya que es bastante musculosa y se ensancha en ambos y en la parte baja. En el inferior de la zona central encontramos otra protección plateada.

Prueba Mitsubishi Outlander PHEV

Terminamos el repaso del exterior diciendo que este Outlander PHEV mide 4,695 metros de largo, 1,8 metros de ancho y 1,71 metros de alto. Esto supone un crecimiento de unos pocos centímetros y se traducirá en una notable habitabilidad interior como veremos ahora. La distancia entre ejes es de 2,67 metros y el ángulo de entrada es de 21 grados y el de salida de 22,5 grados, correctos para un uso off-road moderado.

Interior amplio y de calidad

Prueba Mitsubishi Outlander PHEV

Hay que decir que desde su renovación, el Mitsubishi Outlander PHEV solo se vende con el acabado más alto, el Kaiteki. Esto significa que ya vendrá cargado de equipamiento y con elementos distinguidos. Lo primero que notamos al entrar al habitáculo es que su calidad ha mejorado considerablemente. Se han utilizado una serie de plásticos duros y blandos que en general tienen buena presencia, son agradables al tacto y están bien rematados. Incluso aparece alguna inserción de madera.

Los asientos delanteros son uno de los puntos destacados. Están forrados por una tapicería mixta, son calefactables y son muy amplios y cómodos. Como buen SUV, estos asientos se sitúan en una posición algo elevada y con ellos es fácil encontrar una buena postura para conducir. El volante multifunción recibe tapicería de cuero y también es calefactable. Su forma quiere recordar al “Dynamic Shield” del frontal. La única pega que le ponemos es que quizá tenga demasiados botones (17 en total). Podemos ver unas levas plateadas de gran tamaño que servirán para controlar el nivel de retención, como veremos más adelante.

Prueba Mitsubishi Outlander PHEV

La instrumentación es específica para el Mitsubishi Outlander PHEV

Tras el volante, una instrumentación algo diferente. Está la esfera del velocímetro pero, lógicamente, no la de las revoluciones. En su lugar un indicador del uso de la energía con tres niveles: Charge, Eco y Power. Entre ambas esferas hay una pantalla de 4,2 pulgadas que nos mostrará información y será de mucha utilidad. En el centro del salpicadero encontramos la pantalla táctil de 7 pulgadas, desde la cual se controla el sistema multimedia. Tiene numerosas funciones, pero lo encontramos algo complicado de utilizar.

La consola central rematada con madera acoge la palanca de cambio, un pequeño joystick que, al uso, funciona como en un cambio automático normal, aunque como luego veremos se trata de un CVT. También veremos los botones CHRG y SAVE para cambiar el modo de conducción y más atrás otro botón para que entre en acción el sistema de tracción total S-AWC. En esta zona también encontraremos la palanca del freno de mano y los botones para controlar la calefacción de nuestros asientos.

Prueba Mitsubishi Outlander PHEV

Decíamos que las plazas delanteras destacaban por su amplitud y comodidad, pero las traseras tampoco se quedarán atrás. Por las formas de los asientos serán más confortables las laterales, aún así la central contará con la ventaja de un túnel de transmisión casi inexistente. Tenemos que comentar que esta versión híbrida enchufable solo podrá tener capacidad para 5 pasajeros, mientras que el Outlander diésel puede albergar 7 pasajeros. Esto es debido a que uno de los motores eléctricos se sitúa sobre el eje trasero.

En el maletero pasará algo parecido y en esta versión PHEV perderá algo de capacidad frente al convencional. Consigue 498 litros, que no está nada mal pero se queda algo lejos de los 519 litros del normal. El portón es de accionamiento eléctrico, la boca de carga queda algo alta pero es ancha y cómoda. Bajo el piso encontramos un par de compartimentos, en uno de ellos está el cargador con el que lo enchufaremos a la corriente y en el otro un kit antipinchazos, ya que no tenemos rueda de repuesto.

Plug-in Hybrid Electric Vehicle (PHEV)

Mitsubishi Outlander PHEV

Nos toca hablar del sistema híbrido que utiliza nuestro Mitsubishi Outlander PHEV. Se trata del mismo de antes del restyling, una combinación de un motor de gasolina de 2.0 litros y 121 CV con otros dos motores eléctricos, situados uno en cada eje y con 60 kW cada uno. Bajo el suelo del vehículo está el paquete de baterías de iones de litio, de 300 V y 12 Kwh de capacidad. Completa el sistema un generador que podrá transformar la potencia del motor de gasolina en electricidad para recargar la batería.

Con todo esto promete una autonomía eléctrica de 52 kilómetros, distancia que se irá reduciendo si nuestra conducción no es del todo lo eficiente. Del mismo modo el Outlander PHEV homologa un consumo de 1,8 l/100km y unas emisiones de CO2 de sólo 42 g/km, unas cifras sorprendentemente bajas, aunque ahora veremos que alcanzar ese consumo será algo difícil en situaciones normales. Las prestaciones son lo de menos en este tipo de vehículos, pero hay que decir que acelera de 0 a 100 km/h en 11 segundos y que su velocidad máxima es de 170 km/h.

Prueba Mitsubishi Outlander PHEV

El Mitsubishi Outlander PHEV está en la categoría más eficiente de las contempladas por la DGT

Habrá varios modos de conducción en este SUV. En primer lugar 100% eléctrico, donde solo entran en juego dichos motores y será nuestro mejor aliado en recorridos urbanos y siempre y cuando tengamos carga suficiente en la batería y no nos pasemos con el pie derecho. También habrá un modo híbrido en serie, que significa que el motor de gasolina se enciende para alimentar la batería o para entregar mayor potencia. Los motores eléctricos seguirán siendo protagonistas pero contarán con el apoyo del gasolina.

El tercero y último es el modo híbrido en paralelo. Nos servirá para las situaciones en las cuáles necesitemos mayor rendimiento, en vías más rápidas o cuando queramos rodar a una velocidad de 120 km/h. En este caso el motor de gasolina sí que impulsará las ruedas del Outlander, convirtiéndose en protagonista. Los motores eléctricos se quedarán en segundo plano apoyándolo cuando sea necesario. En este modo el consumo se incrementará considerablemente.

¿Como cargo las baterías del Outlander PHEV?

Prueba Mitsubishi Outlander PHEV

Cuando se nos gaste la batería después de unos cuantos kilómetros de conducción eléctrica tendremos varias opciones. Mientras estamos en marcha podemos utilizar el Modo SAVE en el caso de que queramos reservar la batería para más tarde, con este modo ahorro conseguiremos mantener el nivel de carga. Aunque si ya nos hemos quedado sin ella, será más interesante usar el Modo CHRG, que utiliza el motor de gasolina para cargar la batería, muy útil ya que con el vehículo en parado podremos cargar gran parte de la batería en poco más de media hora.

También se irá recargando en marcha con la frenada regenerativa y con el modo B del cambio CVT. Éste tiene cinco niveles que podremos ir cambiando con las levas del volante y que retendrán más o menos el vehículo en función de nuestras necesidades. Es híbrido enchufable y por lo tanto nos permitirá conectarlo a la corriente. En un enchufe convencional una carga completa tardará unas 5 horas y supone un coste aproximado de poco más de 2 euros. Opcionalmente la marca ofrece un “wallbox” de 16 A que reduce el tiempo hasta las 3 horas y media. También podremos cargarlo en un puesto de recarga rápida, con su sistema tipo CHAdeMO se recargará el 80% de la batería en 30 minutos.

Sensaciones al volante

prueba-mitsubishi-outlander-phev-7

He de reconocer que no tengo una dilatada experiencia con los híbridos enchufables, por lo tanto me enfrenté a esta semana junto al Outlander PHEV como si fuera un nuevo cliente que estrena montura. Ya conociendo toda la parte teórica, me pongo al volante del SUV, pulso el botón de arranque y me regala un silencioso saludo. Es una delicia ver como un vehículo de casi dos toneladas (1.845 kg en vacío) se mueve sin hacer un solo ruido.

De no ser por el zumbido generado artificialmente (desconectable) los peatones no notarían nuestra presencia. De hecho, muchos miran algo desconcertados al ver como nos movemos con total sigilo. La ciudad es nuestra aliada, conduciendo en modo eléctrico nos moveremos de manera satisfactoria y con un consumo de 0,0 litros. En entorno urbano destaca por unas aceleraciones intensas y silenciosas que nos llevarán de un semáforo a otro con una rapidez y eficacia inusuales.

Prueba Mitsubishi Outlander PHEV

Sus carencias saldrán a relucir cuando cogemos la autopista y nos disponemos a hacer un viaje más largo. No por refinamiento, ya que su aislamiento ha sido mejorado hasta en 100 puntos e incluso con el motor de gasolina encendido nos llegará poco ruido al habitáculo. Más bien lo decimos por consumos. En caso de la ciudad e incluso en carreteras secundarias conseguiremos buenas cifras por debajo de los 4 l/100km. Incluso a 120 km/h en autovía podremos conseguir consumos dignos, siempre que tengamos batería.

Cuando nos quedemos sin carga eléctrica es cuando aparece el ‘problema’. Con el motor de gasolina a pleno rendimiento nuestros consumos se situarán entre los 9 y 10 litros. Lógico por una parte, teniendo en cuenta la envergadura y peso de este vehículo. Se incrementarán un poco más si decidimos usar el modo CHRG mientras estamos en marcha, ya que se dedica más potencia para cargar la batería. Esto sumado a un depósito de combustible de 45 litros, supone que la autonomía total sea algo más reducida que en otros rivales.

En general encontramos una calidad de rodadura interesante en cualquier tipo de situación. Nos encontramos unas suspensiones bastante blandas, dejando claro que prima la comodidad. Sin embargo, no resultan demasiado esponjosas y encontramos un buen paso por curva, a pesar del balanceo existente en vehículos de estas dimensiones. La dirección es bastante precisa y equilibrada, lo mismo que los frenos, que tienen un tacto correcto y consiguen parar sus casi dos toneladas.

¿También para fuera del asfalto?

Prueba Mitsubishi Outlander PHEV

Pues sí, ¿por qué no? Mitsubishi ha pensado en todo y su híbrido enchufable se beneficiará del sistema de tracción total Super All Wheel Control (S-AWC). Se consigue gracias a que los motores eléctricos son independientes y cada uno va montado en un eje. De esta forma el sistema es capaz de mandar la potencia al eje que sea necesario en cada momento. Se encarga de controlar tanto el control de tracción como los frenos, para que la conducción sea uniforme y lineal en cualquier tipo de terreno.

En situaciones normales el vehículo será un tracción delantera y se comportará como tal. Solo en situaciones de baja adherencia se mandará par a las ruedas traseras, por lo que mejora nuestra seguridad ante inclemencias meteorológicas y asfalto en malas condiciones. Aunque también nos lo deja a nuestra elección, ya que pulsando el botón 4WD Lock, tendremos tracción total permanente con las ventajas de un par eléctrico casi instantáneo. No podemos decir que el Outlander PHEV sea un experto todoterreno, pero sí que podrá sacarnos de situaciones comprometidas y nos permitirá rodar por caminos sin problemas.

Haciendo balance

Prueba Mitsubishi Outlander PHEV

Si estás pensando en hacerte con un híbrido enchufable, el Mitsubishi Outlander PHEV es una muy buena opción. Totalmente renovado exteriormente y con un interior de calidad, también destacará por su refinamiento y suavidad en marcha. Sus características lo convertirán en un vehículo más aprovechable en entornos urbanos y su principal carencia es el consumo una vez agotamos la batería. Por supuesto será necesario el acceso a un punto de recarga a diario.

Por si fuera poco viene con un precio atractivo y un completo equipamiento, que hacen que no sea mucho más caro que un diésel. Además los híbridos enchufables ahora tienen la etiqueta azul de la DGT, lo que se traducirá en algunas ventajas administrativas. Con el Outlander PHEV no hará falta pagar en zonas de estacionamiento regulado en algunas ciudades, circulación permitida por los carriles BUS-VAO y en el caso de Madrid, podremos acceder al centro aunque haya restricción de tráfico por niveles de contaminación elevados.

Equipamiento Mitsubishi Outlander PHEV

Kaiteki

Mitsubishi Outlander PHEV

El Outlander PHEV solo se comercializa en acabado Kaiteki

  • Llantas de aleación de 18” (neumáticos 225/55R18)
  • Volante multifunción calefactable regulable en altura y en profundidad
  • Alarma antirrobo
  • Asientos delanteros calefactables
  • Sistema de tracción Super All Wheel Control (S-AWC)
  • Faros delanteros LED autonivelables y con lavafaros
  • Luces diurnas LED integradas en los faros delanteros
  • Control de velocidad de crucero adaptativo (ACC)
  • Sistema de mitigación de colisión frontal (FCM)
  • Sistema de mitigación de aceleración no intencionada (UMS)
  • Sistema de alerta de salida de carril (LDW)
  • Multi Around Monitor System (sistema de asistencia al aparcamiento – cámara de visión 360°)
  • Sistema de navegación multifunción MMCS con pantalla táctil de 7”
  • Aplicación Mitsubishi Remote Control (temporizador de carga, calefacción, etc.)
  • Portón del maletero eléctrico (apertura y cierre)
  • 7 airbags incluido el de rodilla para el conductor

Precios Mitsubishi Outlander 2016

Prueba Mitsubishi Outlander PHEV

Modelo Motor Cambio Tracción Acabado Plazas Precio
Outlander 200 MPI 150 CV CVT 2WD Motion 5 22.645 €
Outlander 220 D-ID 150 CV Manual 6v 2WD Motion 5 24.645 €
Outlander 220 D-ID 150 CV Manual 6v 2WD Motion 7 24.895 €
Outlander 220 D-ID 150 CV Manual 6v 4WD Motion 7 31.895 €
Outlander 220 D-ID 150 CV AT 6v 4WD Motion 7 33.395 €
Outlander 220 D-ID 150 CV AT 6v 4WD Kaiteki 7 37.295 €
Outlander PHEV Híbrido 203 CV CVT 4WD Kaiteki 5 34.270 €

Opinión del editor

Mitsubishi Outlander PHEV
  • Valoración del editor

  • Puntuación 4 estrellas
22.645 a 37.295

    • Mitsubishi Outlander PHEV
    • Reseña de:
    • Publicado el:
    • Última modificación: 30 de Mayo de 2016
    • Diseño exterior
      Editor: 80%
    • Diseño habitáculo
      Editor: 70%
    • Plazas delanteras
      Editor: 85%
    • Plazas traseras
      Editor: 85%
    • Maletero
      Editor: 75%
    • Mecánica
      Editor: 85%
    • Consumos
      Editor: 75%
    • Confort
      Editor: 90%
    • Precio
      Editor: 85%

    Resumen: El Mitsubishi Outlander PHEV es un SUV híbrido enchufable recién renovado. Tiene una autonomía eléctrica de 52 kilómetros y destacará por sus consumos contenidos en ciudad, por refinamiento y calidad de rodadura y por un precio atractivo.

    Pros

    • Suavidad en marcha y calidad de rodadura
    • Precio y equipamiento
    • Ventajas administrativas de los híbridos enchufables

    Contras

    • Funcionamiento del sistema multimedia
    • Consumo alto cuando nos quedamos sin batería
    • Autonomía eléctrica limitada

    Galería de fotos Mitsubishi Outlander PHEV

    ¿Cuánto vale tu coche?
    ¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
    Tasar coche GRATISTasar y vender coche
    Te puede interesar

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *