Prueba Opel Insignia, cambio de estilo hacia la deportividad

Prueba Opel Insignia

La primera generación del Opel Insignia llegaba al mercado en el año 2008 como sustituto del Opel Vectra. Nueve años en el mercado son muchos hoy en día para cualquier modelo pero el caso es que no le ha ido nada mal a Opel con esta berlina media en términos de ventas. Ha llegado el momento de lanzar una nueva generación de su buque insignia, la cual ya se puede reservar en los concesionarios llegando a las calles en apenas unos días desde 28.658 euros.

El tradicional segmento D no pasa por su mejor momento y prácticamente solo sobreviven, con buenos resultados, las berlinas premium. Opel ha querido dar un nuevo estilo más elegante, deportivo y de mayor calidad visual a su Insignia para que el público lo perciba más cercano a los rivales de alta gama y no tan generalista. Su predecesor se vendía con carrocerías de 4 puertas, 5 puertas y familiar, mientras que ahora se elimina la variante de 4 puertas.

Un exterior mucho más deportivo y elegante

Prueba Opel Insignia

Como decíamos, Opel pretende dar un aspecto más dinámico, elegante y pasional a su modelo. El Opel Insignia Grand Sport (así es como se denomina realmente su carrocería de 5 puertas) presenta una carrocería ancha, alargada y de poca altura. Crece 8 mm en la cota de anchura, 57 mm en longitud y pierde 24 mm en altura, mientras que la distancia entre ejes aumenta en 98 mm; por tanto, sus nuevas dimensiones son de 4,90 metros de largo, por 2.09 de ancho y 1.45 de alto. La distancia entre ejes se sitúa en 2,83 metros.

Centrándonos ya en su diseño, el frontal destaca por la nueva imagen de marca con una gran parrilla central presidida por el logo de la marca y acompañada por dos “alas” cromadas que aportan mucha elegancia a esta vista delantera. Los faros, que pueden ser IntelliLux de nueva generación con más LEDs y patrones de funcionamiento, también siguen la imagen principal de diseño de la firma alemana.

Prueba Opel Insignia

La vista lateral es totalmente nueva. Como ya hemos citado, el nuevo Opel Insignia es más bajo que su predecesor pero, además de ello, su silueta es diferente. Ahora recibe aires de coupé con un caída del techo mucho más suave y progresiva, lo que ayuda a conseguir un coeficiente aerodinámico de 0,26. Además, se percibe mucho más deportivo, adaptándose a los nuevos tiempos. Aquí también se nota claramente el aumento de su batalla y longitud.

En la parte trasera encontramos un diseño también muy elegante con grandes pilotos de luces que, por cierto, son de LED en todas las versiones. El paragolpes es prominente, de grandes dimensiones, presentado una zona inferior de color gris o negro, dependiendo de las versiones.

Mucho espacio delante, pero no tanto detrás

El Opel Insignia anterior destacaba por unas plazas delanteras muy amplias y cómodas, mientras que las traseras eran algo justas. Con la nueva generación ocurre algo similar, aunque a su favor tiene que mejora ligeramente su espacio interior pese a la reducción de altura de la carrocería. Los asientos se encuentran más cerca del suelo, por lo que la habitabilidad no se ve penalizada.

Las plazas traseras disfrutan de un gran espacio para las piernas, por encima de la media del segmento; mientras que la anchura para las dos butacas laterales también es generosa. La mayor desventaja es el espacio para la cabeza, ya que personas de 1,75, si se sientan muy rectas, rozarán con el techo. La anterior generación también penalizaba en este aspecto y, según Opel, ahora encontramos un centímetro más de espacio. La plaza central es poco utilizable siendo estrecha, dura, incómoda y con menos espacio para la cabeza. Además, el túnel central también es prominente.

Prueba Opel Insignia

Pasamos al maletero, que tiene una capacidad de 490 litros, ampliables a 1.450 si abatimos la segunda fila. Su volumen es inferior a la media del segmento, aunque puede defenderse con el hecho de contar con portón, generando una amplísima y cómoda boca de carga. Destacamos este aspecto porque, aunque el volumen no sea de los mejores, contar con una gran apertura para cargar y descargar el maletero es muy ventajoso en el día a día.

Liberado de tanta botonería

Prueba Opel Insignia

El nuevo Opel Insignia también gana muchos enteros en su diseño interior. En el habitáculo encontramos con muchos materiales de alta calidad, especialmente en la zona alta y media del salpicadero y en parte de los guarnecidos de las puertas. También es cierto que las zonas inferiores y algunas partes del túnel central podrían ser mejorables. En la consola central, por ejemplo, tiene una gran superficie plástica en negro brillante, que pronto atrapa suciedad y huellas. Eso sí, parece que todo está bien ajustado.

Nos gusta que Opel también haya eliminado la mayoría de botones que abundaban en el salpicadero de la anterior generación. Ahora casi todo queda centralizado en la pantalla central, que puede ser de 7 u 8 pulgadas, dejando solo algunos botones del audio, los mandos de la climatización y más abajo, justo delante del cambio de marchas, algunos controles para el comportamiento del vehículo que dependerán de las versiones y el equipamiento. También nos ha gustado su volante, de muy buen tacto.

Gama de motores

El Opel Insignia está disponible con diferentes motores de gasolina y diésel que van desde los los 110 hasta los 260 CV. La gama de gasolina arranca con un nuevo motor 1.5 Turbo de 140 CV, que viene a sustituir al anterior 1.4 Turbo. Este mismo bloque se ofrece también con 165 CV. La variante más potente de toda la gama, de momento, es un 2.0 Turbo con nada menos que 260 CV que siempre va asociado a la tracción 4×4 mediante el sistema Twisnter y al cambio automático de 8 velocidades por convertidor. En diésel tenemos un 1.6 CDTi con potencias de 110 y 136 CV, además de un 2 litros con 170 CV. Según Opel, el más demandado en España será el 1.6 CDTi de 136.

Sensaciones

Motor Opel Insignia

El recorrido de prueba durante la presentación fue algo corto, por lo que no podemos sacar unas conclusiones muy claras sobre su comportamiento. En cualquier caso, estos pocos kilómetros nos sirvieron para comprobar que el Opel Insignia es un coche correctamente aislado acústicamente, con una insonorización habitual para su segmento, y con una posición de conducción cercana al suelo que nos hace sentirnos casi como estuviéramos en un deportivo.

Nos pusimos a los mandos de las versiones 2.0 Turbo 4×4 OPC Line con 260 CV y del 1.5 Turbo de 165 CV. El primero de ellos engaña. Al llevar todo el kit estético y una cifra de potencia considerable nos podemos pensar que estamos ante un deportivo, pero no. Esta versión busca ser un coche cómodo con una buena reserva de potencia, pero no pretende tener la deportividad de una variante OPC.

Prueba Opel Insignia

Nos llevamos un pequeño “chasco”, ya que nuestras expectativas eran de una mayor deportividad, comprobando que está pensado para seguir manteniendo un altísimo nivel de confort. Los modos de conducción permiten adaptar la respuesta del cambio, motor, asistencia de la dirección y dureza del chasis.

Posteriormente rodamos durante unos kilómetros con una versión más lógica y, seguro, más demanda. Nos subíamos al Opel Insignia 1.5 Turbo de 165 CV con cambio manual. Esta versión resultaba refinada, agradable y muy suave, a la vez de transmitir una grata sensación de conducción. No es un motor que pegue al asiento, pero entrega la suficiente energía como para circular con confianza y poder realizar adelantamientos con solvencia. El tacto del cambio es suave.

Prueba Opel Insignia

Al nivel de chasis no tuvimos tiempo durante la presentación de someterlo a ritmos elevados, pero las primeras impresiones nos transmitían que el Opel Insignia realmente había reducido notablemente su peso. Según la marca ha perdido hasta 175 kilos en carrocería Grand Sport y 200 en la Sport Tourer. Se aprecia una mayor ligereza en curva y en cambios de apoyo relativamente bruscos, algo a lo que también contribuye la menor altura de la carrocería y su mayor anchura. La carrocería se muestra más plana tanto en curvas como en frenadas.

Conclusión

A falta de realizar una prueba extensa, las primeras impresiones nos transmiten una grata sensación. No quedan dudas de que estéticamente ha dado un importante cambio, pasando de una imagen más tradicional a una vista más deportiva y elegante saliendo de lo tradicional. El amplio abanico de motorizaciones y las posibilidades de equipamiento y personalización también juegan muy a su favor. El punto negativo es su habitabilidad trasera y los litros del maletero, aunque siempre podemos decantarnos por la carrocería familiar que gana espacio para la cabeza en las plazas traseras y 70 litros de maletero para llegar a los 560.

Equipamiento Opel Insignia Grand Sport

Selective

  • Sistema Opel OnStar
  • Llantas de 17 pulgadas
  • Freno de estacionamiento eléctrico
  • Climatizador bizona
  • Apertura y arranque sin llave
  • Control de crucero
  • Encendido de luces automático
  • Detector de señales de tráfico
  • Alerta de cambio involuntario de carril con corrección de trayectoria
  • Alerta de colisión frontal con detección de peatones
  • Pantalla de 7 pulgadas con Apple CarPlay y Android Auto
  • Pantalla multifunción de ordenador de abordo con 3,5 pulgadas
  • Luz diurna de LED
  • Pilotos traseros de LED
  • Mandos en el volante
  • Asistente de arranque en cuesta
  • Kit de reparación de pinchazos
  • Reposabrazos trasero

Excellence

  • Llantas de aleación en 17 pulgadas
  • Control automático de luz larga
  • Sensor de lluvia
  • Espejos exteriores eléctricos y calefactados
  • Sensores de aparcamiento delanteros y traseros
  • Asiento del conductor con regulación en seis direcciones y ajuste lumbar
  • Espejos de cortesía iluminados para conductor y acompañante

Exclusive

El acabado exclusive aún no está disponible, pues llegará al mercado después del verano. Aportará una mayor exclusividad a la berlina alemana, puesto que dispondrá de llantas y tapicerías exclusivas, paquetes estéticos exteriores, 15 colores para la carrocería exclusivos y la opción de que el mismo cliente escoja el color exterior que desee llevando, por ejemplo, una muestra de la tonalidad.

Precios Opel Insignia Grand Sport

Prueba Opel Insignia

Motor Tracción Transmisión Acabado Precio
Motor Tracción Transmisión Acabado Precio
1.5 Turbo 140 CV Delantera Manual 6v Selective 28.658 €
1.6 CDTi 110 CV Delantera Manual 6v Selective 29.858 €
1.6 CDTi 136 CV Delantera Manual 6v Selective 30.758 €
1.6 CDTi 110 CV Delantera Manual 6v Business 31.158 €
1.6 CDTi 136 CV Delantera Manual 6v Business 32.058 €
1.5 Turbo 140 CV Delantera Manual 6v Excellence 30.758 €
1.5 Turbo 165 CV Delantera Manual 6v Excellence 32.258 €
1.6 CDTi 136 CV Delantera Manual 6v Excellence 32.858 €
2.0 CDTi 170 CV Delantera Manual 6v Excellence 35.838 €
1.6 CDTi 136 CV Delantera Automático 6v Selective 33.398 €
1.5 Turbo 165 CV Delantera Automático 6v Excellence 33.908 €
1.6 CDTi 136 CV Delantera Automático 6v Excellence 35.498 €
2.0 CDTi 170 CV Delantera Automático 8v Excellence 37.488 €
2.0 Turbo 260 CV 4×4 Automático 8v Excellence 41.593 €

Galería de imágenes Opel Insignia Grand Sport

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

¿Tienes Telegram? Recibe cada día las noticias de coches

Suscríbete
Te puede interesar

7 comentarios

    1.    Actualidad Motor dijo

      Estéticamente ha dado un gran cambio

    1.    Actualidad Motor dijo

      vaya, vamos a intentar solucionarlo. Gracias por el aviso

    2. Actualidad Motor ya lo he leído por flipboard ??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *