Prueba Peugeot 508 PSE (Sport Engineered) 360 CV

Prueba Peugeot 508 PSE 360CV

Por fin hemos podido probar el modelo más potente la historia de la marca, el Peugeot 508 Sport Engineered que ofrece nada menos que 360 CV y una tecnología híbrida muy interesante. Tanto el 508 PSE como la versión familiar 508 SW PSE estarán disponibles en los concesionarios a partir de abril, aunque los concesionarios ya admiten pedidos. ¿Su precio?, desde 62.200 € la versión berlina y 63.400 € la versión ranchera SW.

Estos dos modelos son los primeros de una gama de vehículos deportivos con tecnología eléctrica que Peugeot ofrecerá bajo el logo PSE (Peugeot Sport Engineered). Se trata de una nueva «etiqueta» que bajo el emblema de las tres garras color «kriptonita» intentarán ofrecer una experiencia deportiva a través de modelos híbridos o eléctricos de altas prestaciones. Peugeot creará los «PSE Expert Center» (concesionarios especializados) e incluso venderá una colección lifestyle. Según la marca, la gama PSE pretende continuar la larga herencia de Peugeot en el mundo de la competición. Desde la fundación de Peugeot Sport en 1981 los coches del león han estado presentes en disciplinas tan dispares como el rally raid y las 24 Horas de Le Mans.

Prueba Peugeot 508 PSE 360CV

Diseño exterior musculado y elegante

El Peugeot 508 PSE está basado en el modelo que la marca presentó en el Salón de Ginebra en el 2019. El modelo de serie mantiene gran parte del diseño original, ofreciendo una carrocería de aspecto deportivo tanto en la versión berlina como la carrocería SW. Nada más verlo rápidamente piensas que no se trata de un Peugeot 508 «tuneado», realmente su planta impresiona. En el frontal nos encontramos el nuevo emblema de la marca con un león oscurecido y unos detalles en color «kriptonita» de contraste. La tecnología de impresión 3D ha permitido crear unas láminas flexibles que modifican el flujo de aire que pasa al radiador del coche en función de la velocidad.

Prueba Peugeot 508 PSE 360CVSin duda el color que mejor le sienta es este «Gris Selenium» en contraste con la «kriptonita».

En la parte inferior junto a las atractivas entradas de aire nos encontramos unos no menos llamativos flaps añadidos al paragolpes delantero, un paso previo a las impresionantes llantas de 20″. A través de las oscuras llantas lucen las pinzas delanteras de 4 pistones también en color kriptonita, rematando el conjunto unos neumáticos Michelin PS4S de medidas 245/35 R20.

Los flaps delanteros continúan en la línea lateral con unas marcadas taloneras para rematar la parte trasera con un vistoso difusor que alberga la doble salida de escape (real, afortunadamente). En contraste con el color «Gris Selenium» específico de este modelo lucen las ya nombradas garras color kriptonita en la custodia trasera (berlina) o en la aleta delantera (familiar). En ambos casos la carrocería está rebajada y las vías son algo más anchas que en otras versiones del Peugeot 508 para completar un aspecto moderno y elegante.

Prueba Peugeot 508 PSE 360CV

Peugeot 508 PSE: Interior tecnológico y futurista

El Peugeot 508 PSE está pensado para ofrecer una experiencia deportiva pero no puede dejar de lado su faceta de «coche de la casa». Así queda reflejado en su interior, el cual voy a resumir diciendo que parte de un Peugeot 508 con prácticamente todos los extras que puede equipar al que se le han añadido algunos toques decorativos. Destaca una vez más el toque de color kriptonita en las tres garras en el volante y las costuras de los asientos de cuero y alcántara. En general es muy similar al de otros 508 altos de gama, con materiales de buena presencia, bien rematados y agradables al tacto. Prácticamente un «premium», puedes leer más información detallada en la prueba del 508 SW 2.0 HDI 180 GT-Line.

Prueba Peugeot 508 PSE 360CV

Impresionantes asientos, aunque realmente son más cómodos que deportivos

Peugeot presume del diseño y la funcionalidad de su i-cockpit, aunque personalmente en ocasiones me resulta apabullante recibir tanta información visual de un coche. Menos mal que para el selector de modos de conducción han instalado un simple botón y si seleccionamos la posición «hybrid» el coche lo hace bien prácticamente todo por sí solo.

De serie el Peugeot 508 PSE equipa prácticamente todo lo que un Peugeot puede llevar, incluyendo el sistema de visión nocturna, el Head-Up display, el asistente de dirección contra abandono de carril, frenada automática, faros Full Led, navegador, sistema de audio Focal de 10 altavoces, etc.

Prueba Peugeot 508 PSE 360CV

Mecánicamente elaborado

La mecánica del coche parte de la plataforma híbrida-enchufable MP2 pero considerablemente más elaborado. Tiene dos motores eléctricos y uno de gasolina. El motor de gasolina es el conocido 1.6 litros turbo de 200 CV, asistido por un motor eléctrico de 110 CV integrado en la transmisión automática de 8 velocidades EAT8.

Este sistema híbrido se encarga de mover el eje delantero, mientras que en el eje trasero hay otro motor eléctrico de 113 CV. En conjunto los tres motores ofrecen de base 330 CV (en los modos Confort, hybrid y 4WD), subiendo hasta 360 CV en el modo Sport. En modo totalmente eléctrico ofrece «solo» 140 CV y 140 km/h de velocidad máxima, más que suficiente para los desplazamientos diario. La batería es de ion-litio con 11,8 kWh y tarda desde dos horas (enchufe reforzado de 32 Amperios) hasta siete horas (enchufe doméstico de 8 Amperios) en cargarse completamente.

Bonito diseño y bien rematado, aunque demasiadas informaciones «decorativas»

En la práctica no he notado apenas diferencias al pisar a fondo en los modos de 330 CV ó 360 CV. Si que existen grandes diferencias en la forma de entregar esos caballos pero la aceleración máxima es muy similar. Por otra parte me ha sorprendido gratamente la potencia y suavidad del modo totalmente eléctrico, moviendo el coche con mucha soltura y aparentando tener más caballos de lo que la marca indica.

Prueba Peugeot 508 PSE 360CV

El Peugeot 508 PSE desafía a los mejores

Según Peugeot, con el nuevo 508 PSE la marca del león pretente hacer frente a versiones deportivas tan consolidadas como los BMW «M», Audi S y RS y Mercedes AMG. Resulta evidente que el desafío es tremendo pero también lo es el despliegue tecnológico de Peugeot. Nada menos que 360 CV y 520 Nm de par que consiguen completar un 0-100 km/h en 5,2 segundos y lanzar el coche hasta los 250 km/h, donde se activa el limitador de velocidad máxima.

De serie incorpora cargador embarcado

Además, Peugeot presume de hasta 42 km de autonomía en modo eléctrico y unas emisiones de 46 gr/km de CO2. Gracias a su modo eléctrico el coche puede llevar el distintivo «Cero» y disfrutar de todas las ventajas que la DGT tiene reservadas a este tipo de vehículos. Ojo porque a mediados de este año las normativas de la DGT pueden cambiar pero no afectarán a los coches que ya se hayan matriculado.

Prueba Peugeot 508 PSE 360CV

Un vehículo polivalente

Para intentar convencernos de la polivalencia del nuevo 508 PSE, Peugeot ha preparado un recorrido muy variado para poner a prueba el coche en circunstancias muy diversas. Abrimos boca con medio centenar de kilómetros de autovía y calentamos en una ruta por carreteras de la sierra madrileña. De plato fuerte nos espera el siempre técnico y divertido circuito del Jarama.

Prueba Peugeot 508 PSE 360CV

Esta vez me ha tocado una unidad de carroceria familiar SW la cual a mi juicio resulta estéticamente igual de atractiva. Esto es una opinión personal, de hecho en mi casa tengo aparcada también una ranchera. Cierro la puerta y el abrumador silencio se apodera del habitáculo, casi tan abrumador como la cantidad de luces e indicaciones que aparecen en sus dos pantallas del i-cockpit.

Pulso el modo confort y abandono el aparcamiento sin muchas sacudidas pese a los habituales «guardias tumbados» y baches. Digamos que la suspensión del coche no es una mullida alfombra pero al menos la amortiguación variable hace bien su trabajo adaptándose al suelo que pisa. En carretera abierta este modo parece tener más retardo del deseado entre mis órdenes y la respuesta del coche por lo que paso al siguiente modo: Hybrid.

Aquí el coche ofrece lo mejor de sí en casi en cualquier situación, permitiendo siempre conducir con agradable agilidad. Si queremos suavidad el coche la tiene, si subimos el ritmo los motores responden de forma contundente y dosificable. En un «arrebato de pasión» me veo enlazando curvas intentando usar las levas (fijas tras el volante), pero por desgracia la caja automática de 8 velocidades no parece estar pensada para uso manual secuencial. Aunque pulses las levas para cambiar de marcha, la caja reaccionará como mejor crea conveniente, ignorando en muchas ocasiones nuestras órdenes.

En este modo Hybrid también podemos activar la función «B» con el que podremos conducir el coche prácticamente con el pie derecho ya que al levantar el acelerador ofrece una función de frenado regenerativo bastante contundente.

Por casualidades de la vida el día de la presentación estaba a ratos medio lluvioso e incluso cayeron cuatro copos en algunos tramos de la sierra. En esos momentos probé a utilizar el modo 4WD, puesto que efectivamente el Peugeot 508 PSE es un coche con tracción 4×4 gracias a sus tres motores. En ningún momento el suelo estaba lo suficientemente deslizante como para que el coche perdiera tracción de forma significativa, así que he de imaginar que efectivamente Peugeot habrá hecho un buen trabajo maximizando la tracción. Quizá otro día pueda probarlo más a fondo.

El aspecto del conjunto llanta-neumático-frenos resulta impresionante

Híbrido y rápido incluso en circuito, así es el Peugeot 508 PSE

Ya solo nos queda probar a fondo el famoso modo Sport con el que la potencia máxima del 508 PSE sube hasta los 360 CV. Pero no solo de caballos vive el ser humano, en el modo Sport cambia más que la potencia. Por un lado el tacto del freno se recalibra, volviéndose más real y menos eléctrico. Por otra parte la dirección asistida pasa supuestamente a una configuración más radical, el ESP se vuelve más permisivo y finalmente la amortiguación se endurece al máximo. De todos estos cambios, la menos eficaz para conducción agresiva me ha parecido la dirección. Filtra demasiado y la asistencia no permite explorar completamente los limites de adherencia.

Prueba Peugeot 508 PSE 360CV

Con esta configuración acelero a fondo abandonando el paddock sin la más mínima pérdida de tracción. Los tres motores empujan mucho, pero no consiguen hacer patinar las cuatro ruedas calzadas con espectaculares neumáticos. Llego al final de recta y piso el freno con cierta precaución comprobando que aunque se hunde, efectivamente el tacto del freno es el que debe ser en estas circunstancias. Las asistencias del coche están muy bien calibradas y aunque encaro las dos primeras curvas algo pasado el coche se traga mis excesos sin rechistar. Lo que esperaba, a fin de cuentas se trata de una berlina muy potente, no un rabioso deportivo.

Prueba Peugeot 508 PSE 360CV

Sigo enlazando curvas sorprendido de lo rápido que puede ser el coche en circuito. Las baterías eléctricas se van agotando con la misma velocidad, por lo que supongo que no podrá mantener semejante ritmo mucho tiempo. A medida que ruedo noto que los asientos tienen un diseño espectacular pero no ofrecen la sujeción lateral que el coche puede soportar. No me malinterpretéis, en carretera están a la altura y son aptos para conducción agresiva pero están más enfocados al confort en largos viajes, lógicamente. Por su parte los frenos empiezan a acusar una ligerísima fatiga aunque nada preocupante teniendo en cuenta la gran potencia del coche. Está claro que el Peugeot 508 PSE corre y mucho, gira aplomado, traza fino y redondea las curvas si se lo pides pero tampoco está pensado para ser exprimido habitualmente en circuito.

Conclusiones

Peugeot ha hecho un gran esfuerzo con el 508 PSE. Un coche muy bien diseñado en el que se aglutina todo lo que la marca quiere ofrecer en un futuro a corto plazo: diseño, eficiencia y electrificación. Se puede decir que Peugeot ha roto su techo de cristal creando un vehículo muy polivalente.

Resulta cómodo y práctico para largos viajes pero también prestacional y con mucho carácter. Además presume (por el momento) de la etiqueta Cero de la DGT al ofrecer más de 40 km de autonomía eléctrica. Por supuesto no puede faltar un equipamiento de seguridad de primer nivel y muchas concesiones al lujo. Si te compras el coche pensando en la conducción deportiva existen mejores alternativas (no necesariamente híbridas), pero si buscas un vehículo rápido y eficiente para el día a día puede ser tu opción.

Realmente el coche me ha convencido completamente, el problema será convencer a los potenciales compradores de que deben desembolsar un mínimo de 62.200 € por conducirlo según el configurador. Si lo comparamos con la competencia resulta incluso más caro que un BMW 330e de 290 CV, aunque el equipamiento del BMW es claramente menos abundante.

Galería del Peugeot 508 PSE 360 CV

Pros

Rápido y eficiente
Diseño imponente
Polivalente

Contras

Precio elevado
Funcionamiento del cambio en conducción deportiva
Tacto poco deportivo al límite


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.