Prueba Skoda Octavia 1.4 TSI 150 CV DSG7 Style

Si alguien piensa en una berlina media práctica, confortable, versátil, con gran espacio interior, relativamente económica y de calidad más que aceptable, sin duda, el primer modelo que se le pasa por la cabeza es el Skoda Octavia. Casi 5 millones de clientes de todo el mundo han apostado por esta berlina desde que saliera al mercado allá por 1996, y lo mejor de todo ello es que sigue dando mucha guerra, con buenos resultados de ventas pese a que la actual generación lleve ya unos años en el mercado.

A inicios de 2017 llegaba un restyling que lo ponía al día para afrontar la segunda parte de su vida comercial, variando su estética e incorporando nuevos equipamientos para hacerlo aún más interesante. Viendo que sus registros continúan siendo muy positivos, hemos querido probar un Octavia de acabado intermedio con mecánica de gasolina. Sí, de gasolina, porque a día de hoy berlina no es sinónimo de motor diésel. Aquí arranca nuestra prueba con este Skoda Octavia TSI 150 CV con acabado Style y transmisión DSG7. ¿Subes?

Tras el restyling, con cuatro ojos en el frente

Cuando la marca checa presentó este restyling a finales de 2016, meses antes de que iniciara su comercialización, mucho dio que hablar su nueva imagen frontal. Los trazos principales son idénticos, pero sus faros principales rectangulares habían cambiado por completo, dividiéndose en dos y presentando una imagen de cuatro ojos. Muchas veces comentamos que las marcas no arriesgan con cambios estéticos importantes en los lavados de cara. Skoda, en esta ocasión, sí lo hizo, aunque a mi gusto el resultado no fue del todo acertado. Cuestión de gustos.

Centrándonos ya objetivamente en el modelo, el Skoda Octavia presenta una ancha calandra en color negro brillante que cuenta en su interior con pequeñas lamas verticales, siendo toda ella custodiada por molduras cromadas. A su lado se encuentran los renovados faros, que ahora pueden ser de LED. De la parte central superior de la calandra nacen dos nervios marcados que dan musculatura al capó, mientras que en la parte baja del paragolpes se ubica una nueva entrada de aire para refrigerar los radiadores del vano motor.

La vista lateral es muy continuista, aunque presenta una mayor fluidez respecto a la primera y segunda generación del modelo, que tenían una silueta más cuadrada. Las llantas que monta nuestra unidad de pruebas son de 18 pulgadas, con un diseño de cinco radios triples. A mi gusto, le sientan bastante bien. La carrocería de color rojo muestra un bonito contraste con el pilar central negro brillante, aunque para dar un toque más deportivo no hubiera venido nada mal que el color negro también apareciera, por ejemplo, en las carcasas de los retrovisores.

Si pasamos a su parte trasera, con el restyling también añadieron algunas variaciones, pero infinitamente menos notables que en el frontal. Los pilotos de luces de LED ahora presentan una firma luminosa más estilizada en la oscuridad, aunque el diseño del piloto en sí es prácticamente idéntico. Un punto positivo del Skoda Octavia es que su boca de carga es amplia, lo que ayuda, junto a su gran portón, a cargar y descargar el gran maletero sin complejidad.

Habiendo repasado ya todo su diseño exterior, es buen momento para ver cuáles son sus dimensiones exteriores. El Skoda Octavia en carrocería berlina, el protagonista de estas líneas, mide 4,67 metros de largo, 1,81 de ancho y 1,46 metros de alto, contando también con una distancia entre ejes de casi 2,69 metros. Recordamos que, pese a su longitud, el Octavia utiliza la plataforma MQB del Grupo Volkswagen, la misma que otros compactos como el Seat León o el Volkswagen Golf.

Ordenado, lógico, muy amplio y con un maletero enorme

El Skoda Octavia no es un vehículo premium, pero lo mejor es que en muchos aspectos sí lo parece. Por poner unos ejemplos, nos podemos remitir al tacto del volante, del salpicadero, de los mandos que más habitualmente tocamos como la palanca de intermitencias o incluso las ruletas del climatizador. De igual forma, la pantalla táctil central también presenta un tacto muy agradable, con una manejo sencillo y fluido.

Sin embargo, no todos son luces, ya que hay algunos otros aspectos que no nos han gustado tanto. En el túnel de transmisión, junto a la palanca del cambio DSG, abunda el negro brillante. Nuestra unidad de pruebas no tiene muchos kilómetros, pero ya se encuentra bastante arañado. No entiendo porqué los fabricantes siguen apostando por este acabado que resulta muy sucio, poco práctico y que, tras un tiempo, suele terminar bastante rayado. Tampoco me ha gustado que en el marco interior de la puerta se pueda ver la “chapa” en el color rojo del exterior, restando un poco de “calidad visual”.

Solo es una opinión personal, pero no me termina de convencer que la retroiluminación de las diferentes botonerías del habitáculo (indicador de posición de la palanca de cambios, pulsador de los mandos del climatizador o elevalunas eléctricos) vaya en color verde. La iluminación ambiental puede configurarse con varias tonalidades diferentes, pero esta retroiluminación no. Simplemente considero que el color blanco hubiera sido bastante más agraciado estéticamente.

Por lo demás, el diseño es muy al estilo Volkswagen, compartiendo mandos y ubicaciones. Como es habitual en el gigante alemán, todos los mandos están muy bien organizados y en el lugar correcto, presentando un tacto agradable a la hora de utilizarlos. El cuadro de instrumentos, que conserva los típicos diales para velocidad, cuentarrevoluciones, nivel de combustible y temperatura del motor, es de fácil lectura. También es sencillo manejar y leer la información que se proyecta en su pequeña pantalla monocromática.

Visto lo anterior, llega el momento de hablar de su habitabilidad. Y es que el Skoda Octavia no acumula tantos cientos de miles de unidades comercializadas por casualidad. Aunque está desarrollado sobre una plataforma más pensada para compactos que para berlinas, el modelo checo se posiciona, como decíamos más arriba, como una de las alternativas más interesantes si ponemos en la balanza precio y habitabilidad junto con confort de marcha y practicidad. Las plazas delanteras son muy holgadas, pero vamos a las traseras, que son las más interesantes.

Es cierto, el Skoda Octavia no está pensado para viajar con cinco ocupantes de forma relativamente aceptable, entre otras cosas por un prominente túnel de transmisión, pero cuatro adultos viajarán con espacio más que de sobra en todas sus cotas. La marca ha preferido sacrificar la plaza central para así otorgar un mayor espacio y confort a las dos butacas laterales de la segunda fila. Antes de nada me gustaría destacar que esta unidad cuenta con asientos traseros con calefacción en tres intensidades -solo los laterales-, doble toma USB y un enchufe convencional, además de salidas de aire -sin regulación de temperatura-.

Yo, que mido un 1,76 aproximadamente, con el asiento del conductor regulado a mi altura y posición de conducción, tengo muchos centímetros de margen hasta que mis rodillas tocaran con el respaldo de la plaza del conductor. Regulando el asiento del conductor para una persona de unos 2 metros de altura aproximadamente todavía tengo unos centímetros de espacio para mis rodillas. El margen para la cabeza no es tan amplio, pero igualmente es muy bueno y adultos de 1,80 metros tampoco rozarán en el tapizado del techo.

Las plazas traseras nos han gustado mucho, pero “ojo” con su maletero. Como decíamos, estamos ante un cinco puertas, por lo que tenemos un gran portón que nos aporta muchísima facilidad de carga y descarga. Al abrirlo, nos encontramos con un más que generoso volumen de carga que se cifra en nada menos que 590 litros, de lo mejor del mercado para un coche de estas dimensiones. Si abatimos los asientos, operación que se puede realizar desde el propio maletero, llegamos a obtener 1.580 litros, aunque sin que el suelo sea plano.

Gama mecánica del Skoda Octavia

El Skoda Octavia está disponible con varias mecánicas de gasolina y diésel, además de unas variantes de GNC (Gas Natural Comprimido), pudiendo optar tanto a cambios manuales de 5 y 6 velocidades y otros automáticos DSG de doble embrague con 6 y 7 marchas. Los bloques de gasolina TSI tienen cilindradas de 1.0, 1.4 y 1.8 litros (también 2.0 para las versiones deportivas RS) con potencias que van desde los 115 hasta los 180 CV (230 y 245 para los RS), mientras que los diésel TDI son de 1.6 y 2.0 litros, desarrollando 115 y 150 CV (184 en los RS).

El 1.4 TSI DSG7 en el Skoda Octavia

Como citábamos al inicio, nuestro Skoda Octavia probado, la unidad roja que acompaña a estos párrafos en las imágenes, se asocia al motor 1.4 TSI de 150 CV y al cambio de doble embrague DSG con 7 velocidades. Una de las particularidades de este propulsor es que cuenta con desactivación de los cilindros 2 y 3 cuando la demanda de energía es baja, lo que le ayuda a reducir consumos y emisiones. VAG ya ha desarrollado un motor sucesor de éste, que pasa de 1,4 a 1,5 litros de cilindrada y que se denomina 1.5 TSI Evo, pero todavía no ha llegado al modelo checo.

En cualquier caso, el Skoda Octavia 1.4 TSI 150 CV con cambio DSG7 ofrece un par motor de 250 Nm entre 1.500 y 3.500 rpm. Como es habitual en la mayoría de fabricantes, recurre a inyección directa de combustible y a sobrealimentación por turbo. Entre sus datos de rendimiento podemos leer una velocidad máxima de 219 km/h, un 0 a 100 en 8,2 segundos y un consumo mixto homologado de 4,9 l/100 km. El peso de esta versión, según la ficha de Skoda, es de 1.269 kilos.

Al volante

El Skoda Octavia es una berlina media de cinco puertas muy práctica, pues es un coche válido tanto para largos viajes con la familia -por su confort de marcha, habitabilidad y gran maletero-, así como para los recorridos diarios. Es un coche modelo relativamente largo, por lo que no es tan práctico en calles y ciudades con mucho tráfico como un compacto al uso -un Golf, por ejemplo-, pero su equilibrio lo hace un perfecto coche único para la familia.

El motor 1.4 TSI de 150 CV tiene potencia suficiente para mover con soltura al Octavia, pero su planteamiento no es el de un motor de tintes deportivos. Su zona buena son las bajas y medias revoluciones, ofreciendo un buen par y suavidad de funcionamiento, por lo que no le hace falta subir mucho de vueltas. No es que a altos regímenes no se comporte bien, sino que destaca especialmente a bajas revoluciones por su entrega de par.

En otros modelos del Grupo, con esta motorización que cuenta con desactivación de cilindros, un testigo luminoso nos informa en el cuadro cuando el motor trabaja con solo dos cilindros. En el caso del Octavia no es así y, sinceramente, me parece bien. En otros coches, sin quererlo, llegamos a obtener cierta obsesión por circular con solo dos cilindros para así ahorrar combustible, o al menos a mí sí me ha pasado. En esta unidad, el paso del funcionamiento de dos a cuatro cilindros y viceversa es imperceptible. Un detalle muy positivo.

Por otro lado, en algunas pruebas recientes de vehículos con caja DSG del Grupo Volkswagen, esta transmisión de doble embrague me había parecido rápida e inteligente a la hora de cambiar de una marcha a otra, pero relativamente torpe y algo brusca en maniobras lentas donde necesitamos precisión como, por ejemplo, al aparcar. Con esta versión no he tenido esa sensación, pues a muy baja velocidad se ha comportado de forma muy suave; algo que siempre es de agradecer si no queremos dar “un beso” al coche que tenemos delante o detrás.

Como sabéis, estas cajas DSG se pueden gestionar de forma automática por la electrónica en posición “D” o “S” (en S ofrece un comportamiento más dinámico, estirando más las marchas y reduciendo con anterioridad) o bien de forma secuencial. En el volante, tras los radios horizontales, tenemos unas levas para subir o bajar marchas sin separar las manos del aro pero, aunque normalmente llevaremos el cambio en posición “D”, deberían ser de un tamaño algo mayor. En cualquier caso, y teniendo en cuenta el concepto tranquilo de este vehículo, en modo manual obedece bien nuestras órdenes, funcionando de forma rápida y eficaz.

Las últimas marchas -sexta y séptima- del DSG7 que utiliza nuestro modelo de pruebas tienen unos desarrollos algo largos. Es una buena solución para reducir consumos en vías rápidas, pero tiene la contrapartida de perder contundencia. Es por ello que, ante pendientes o en aceleraciones relativamente fuertes para, por ejemplo, adelantar, la transmisión se vea obligada a reducir una, dos o incluso tres marchas -dependiendo de nuestra demanda con el pie derecho-. Por suerte, la transmisión cambia rápido.

El Skoda Octavia es un coche bien conseguido en materia de aislamiento, con buena calidad de rodadura para realizar viajes. No está a la altura del Golf -que es de los mejores- en aislamiento acústico del habitáculo, pero la diferencia es muy pequeña, siendo más bien similar al León en este apartado.

La suspensión tiene un equilibrio ideal para un coche de este planteamiento, absorbiendo bien las irregularidades pero sin dejar que la carrocería incline de forma notable en conducción deportiva. De todos modos, y aunque está disponible en otras versiones -no en esta unidad-, un selector de modos de conducción vendría bien para dar mayor dureza a la suspensión y reducir la asistencia de la dirección cuando nos apetece conducir de forma más alegre.

La dirección, aunque suficientemente precisa, es blanda, por lo que no transmite un buen feeling cuando circulamos a ritmo algo elevado -de ahí que nos hubiera gustado contar con modos de conducción-. De todos modos, repito, no es algo que busque este coche -para ello están las versiones deportivas RS-.

Por último, pero no por ello menos importante, toca hablar de sus consumos. El motor 1.4 TSI de 150 CV con cambio DSG7 consumo aproximadamente 5,5 l/100 km en autovía y a ritmos normales (120 km/h), por lo que es un buen dato. Nuestro registro medio, tras casi 700 kilómetros de prueba, ha sido de 6,4 l/100 km. De todos modos, los consumos son influenciables -más que en otros coches- dependiendo de la conducción, pues si conducimos de forma más alegre se elevan notablemente. Casi con toda seguridad, se debe a que en una conducción más deportiva el modo de funcionamiento en dos cilindros apenas entra en funcionamiento, ahorrando menos gasolina.

Resumen y conclusión

El Skoda Octavia es un modelo muy recomendable para aquellos que busquen un coche versátil, amplio, cómodo para viajar y a su vez apto para el día a día. Es decir, reúne más de las (supuestas) cualidades que nos ofrecen los vehículos de tipo SUV, pero sin necesidad de recurrir a una carrocería elevada, algo que está muy de moda en estos días pero que no a todo el mundo gusta. Para quienes aún quieran más capacidad de carga, la carrocería familiar Combi aumenta su maletero en 20 litros, aportando aún más practicidad.

Equipamientos del Skoda Octavia

Nuestra unidad viene con el acabado Style, pero también está equipada con un gran número de elementos opcionales, la mayoría de ellos para el interior y en materia de sistemas de seguridad. En el exterior solo incluye el color “rojo fuego” (280 euros), las llantas de 18 pulgadas llamadas “Pictoris” (360 euros), luces traseras de LED (135 euros) y aquete exterior cromo (125 euros).

En el habitáculo suma alarma antirrobo (235 euros), techo corredizo de cristal (970 euros), Pack Simply Clever (70 euros), reposabrazos central delantero “Jumbo Box” más dos tomas USB traseras (50 euros), asientos en tapizado mixto (750 euros), asientos delanteros calefactados (195 euros), paquete “Ambiente Light” (140 euros), radio digital DAB (105 euros) y desbloqueo desde el maletero de los asientos posteriores (90 euros). Además del sistema de audio Columbus con pantalla de 9,2 pulgadas (1.425 euros).

En cuanto a seguridad y sistemas de ayuda a la conducción tenemos control de crucero adaptativo (585 euros), paquete seguridad (740 euros), asistente de aparcamiento automático “Park Assist” (645 euros) y “Lane Assist” + “Blind Spot Detect” + asistentes a la conducción (770 euros). En total, esta unidad está disponible por unos 35.200 euros, aunque los descuentos promocionales y de financiación permiten, según el configurador, ahorrarnos unos 5.500 euros.

Ambition

  • Faros antiniebla delanteros
  • Plazas traseras abatibles
  • 8 altavoces
  • Guantera refrigerada
  • Portagafas
  • Reposabrazos delantero con compartimento interior
  • Climatizador bizona
  • Control de crucero
  • Luz diurna
  • Sensores de aparcamiento posteriores
  • Inserciones interiores en aluminio
  • Volante, freno de mano y pomo del cambio en cuero
  • Carcasas de los retrovisores y manillas de las puertas en color de la carrocería
  • Llantas de 16 pulgadas con embellecedores
  • Toma de 12 voltios en el maletero
  • Llantas de 16 pulgadas

Like

  • Asiento del conductor regulable en altura
  • Cuatro elevalunas eléctricos
  • Sensor de luces y lluvia
  • Retrovisores exteriores eléctricos con calefacción
  • Llantas de aleación

Style

  • Ceniceros delante y detrás
  • Asientos delanteros con regulación manual del apoyo lumbar
  • Retrovisores exteriores con ajuste y plegado eléctrico, antideslumbramiento y calefacción
  • Faros de LED con largas automáticas e iluminación activa en curva
  • Lavafaros automáticos
  • Llantas de aleación en 17 pulgadas
  • Iluminación del maltero
  • Parachoques deportivo

L&K

  • Techo corredizo de cristal
  • Paquete de sonido “branded”
  • Regulación de apoyo lumbar para el conductor con ajuste eléctrico
  • Asientos delanteros con regulaciones eléctricas y memoria para el conductor
  • Cristales posteriores oscurecidos
  • Sensores de aparcamiento delantero y trasero
  • Asientos tapizados en alcantara y cuero
  • Paquete interior y exterior Cromo
  • Luz ambiental interior personalizada
  • Llantas de aleación en 18 pulgadas

Precios Skoda Octavia

El precio para el Skoda Octavia en carrocería berlina más accesible es de 16.900 euros. Todos los precios abajo detallados están sujetos a promociones y condiciones de financiación de la marca.

Motor Cambio Acabado Precio
Motor Cambio Acabado Precio
1.0 TSI 115 CV Manual 6v Like 16.900 €
1.0 TSI 115 CV DSG 7v Like 18.660 €
1.4 TSI 150 CV Manual 6v Like 18.440 €
1.4 TSI 150 CV DSG 7v Like 20.340 €
1.6 TDI 115 CV Manual 5v Like 18.900 €
1.6 TDI 115 CV DSG 7v Like 20.600 €
2.0 TDI 150 CV Manual 6v Like 21.130 €
2.0 TDI 150 CV DSG 6v Like 22.830 €
1.4 TSI GNC 110 CV Manual 6v Like 18.400 €
1.4 TSI GNC 110 CV DSG 7v Like 19.990 €
1.0 TSI 115 CV Manual 6v Ambition 16.890 €
1.0 TSI 115 CV DSG 7v Ambition 18.660 €
1.4 TSI 150 CV Manual 6v Ambition 18.440 €
1.4 TSI 150 CV DSG 7v Ambition 20.340 €
1.6 TDI 115 CV Manual 5v Ambition 18.900 €
1.6 TDI 115 CV DSG 7v Ambition 20.600 €
2.0 TDI 150 CV Manual 6v Ambition 21.130 €
2.0 TDI 150 CV DSG 6v Ambition 22.830 €
1.4 TSI 150 CV Manual 6v Style 20.050 €
1.4 TSI 150 CV DSG 7v Style 21.940 €
1.8 TSI 180 CV Manual 6v Style 22.200 €
1.8 TSI 180 CV DSG 7v Style 23.990 €
1.6 TDI 115 CV Manual 5v Style 21.270 €
1.6 TDI 115 CV DSG 7v Style 22.970 €
2.0 TDI 150 CV Manual 6v Style 22.730 €
2.0 TDI 150 CV DSG 6v Style 24.430 €
1.8 TSI 180 CV Manual 6v L&K 25.390 €
1.8 TSI 180 CV DSG 7v L&K 27.180 €
2.0 TDI 150 CV Manual 6v L&K 26.030 €
2.0 TDI 150 CV DSG 6v L&K 27.700 €
1.4 TSI GNC 110 CV Manual 6v Active 17.090 €
1.4 TSI GNC 110 CV Manual 6v Ambition 18.390 €
1.4 TSI GNC 110 CV DSG 7v Ambition 19.990 €
1.4 TSI GNC 110 CV Manual 6v Style 19.990 €
1.4 TSI GNC 110 CV DSG 7v Style 21.590 €
2.0 TSI 230 CV Manual 6v RS 26.530 €
2.0 TSI 230 CV DSG 6v RS 28.150 €
2.0 TDI 184 CV Manual 6v RS 26.240 €
2.0 TDI 184 CV DSG 6v RS 27.730 €
2.0 TDI 184 CV DSG 6v tracción 4×4 RS 29.580 €
2.0 TSI 245 CV Manual 6v RS 245 29.680 €
2.0 TSI 245 CV DSG 7v RS 245 31.300 €

Opinión del editor

Skoda Octavia 1.4 TSI 150 CV DSG7 Style
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4.5 estrellas
16.900 a 31.300
  • 80%

  • Skoda Octavia 1.4 TSI 150 CV DSG7 Style
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 3 de abril de 2018
  • Diseño exterior
    Editor: 50%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 65%
  • Plazas delanteras
    Editor: 85%
  • Plazas traseras
    Editor: 90%
  • Maletero
    Editor: 100%
  • Mecánica
    Editor: 85%
  • Consumos
    Editor: 85%
  • Confort
    Editor: 80%
  • Precio
    Editor: 80%

Pros

  • Habitabilidad y capacidad del maletero
  • Suavidad y eficacia de la caja DSG7
  • Consumos ajustados de la mecánica de gasolina

Contras

  • Estética del frontal
  • Retroiluminación interior en verde
  • Plaza central poco aprovechable

Galería de imágenes Skoda Octavia

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar


Amante de todo lo que se mueva gracias a la energía de un motor y apoye en asfalto a través de neumáticos. Durante mi infancia buscaba, entre los coches estacionados, el velocímetro con la cifra de velocidad punta más alta. Por fortuna para mí, en aquellos tiempos no estaban de moda los cuadros digitales. Aprender, aprender y aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.