Prueba SsangYong Tivoli 1.5 Turbo G15T 163 CV Limited Manual 6v

Ha pasado casi un lustro desde la primera vez que probamos el SsangYong Tivoli, cuando llegó al mercado. En estos años ha recibido ligeras actualizaciones, presentando la más profunda hace solo unos meses; un restyling. A finales de 2019 el B-SUV coreano se renovaba con sustanciales mejoras tecnológicas, más equipamientos, una gama mecánica revisada en profundidad y algunos cambios estéticos.

Hoy, en Actualidad Motor, ponemos a prueba el restyling del SsangYong Tivoli con el nuevo motor turbo de gasolina y nada menos que 163 CV, asociado a un cambio manual de 6 velocidades y con la terminación Limited. Una versión que cuesta 19.200 euros y que, como verás a continuación, ofrece mucho por muy poco. El precio de partida del nuevo Tivoli es de solo 13.550 euros. ¡Comenzamos!

Ligeros cambios estéticos para parecerse al Korando

Es cierto que, como suelen hacer la mayoría de marcas de coches, esta actualización de mitad de ciclo de vida no varía demasiado la estética. El restyling del modelo B-SUV de SsangYong no aporta muchos cambios visuales desde el exterior, pues han preferido centrarse en otros apartados. Tenemos que fijarnos en los detalles porque mantiene mucho las formas y líneas de la versión anterior. Dicen que con estos sutiles cambios han querido asemejarlo más al nuevo Korando.

Artículo relacionado:
Prueba SsangYong Korando D16T 136 CV Auto 6v

De este modo, el Tivoli utiliza nuevos paragolpes que tratan de matizar un poco su estética. En el frontal, por ejemplo, vemos nuevas formas en esta defensa delantera, un detalle cromado en la calandra superior que une los faros y ligeras modificaciones en el contorno de los antinieblas. La toma de aire inferior también es más ancha.

Si nos fijamos en la parte trasera, lo que más cambia es el diseño de los pilotos de luces, que ahora apuestan por una imagen más tridimensional. Además, el portón marca más sus líneas para aportar algo más de carácter, más robustez. Por su parte, el parachoques trasero ha variado ligeramente su forma, pero el cambio es prácticamente inapreciable.

Está disponible en siete colores diferentes, que además pueden llevar el techo en color blanco o negro a contraste.

En general, SsangYong apuesta por un diseño robusto que inspire confianza y durabilidad. Esto se ha trasladado al Tivoli desde que apareciera por primera vez en el 2015. Sus formas son rectas, siendo muy diferente a los coches europeos a los que tan acostumbrados estamos. Es por ello que la impresión puede ser un poco chocante debido a su diseño.

Como veis, los cambios son muy leves. Las dimensiones exteriores, debido sobre todo a las nuevas formas de las defensas, han variado tímidamente. Las medidas del SsangYong Tivoli ahora son 4.225 mm de longitud, 1.810 de anchura y 1.621 de altura (contando los rieles). Su batalla se mantiene en los 2.600 mm.

Ahora con cuadro de instrumentos digital y más tecnología en el interior

Bastantes más cambios que en el exterior encontramos en el habitáculo. Todo el salpicadero -y especialmente la consola central- ha sido reestructurado y renovado. La zona central ahora está presidida por una pantalla táctil de hasta 8 pulgadas y a color, siendo compatible con Apple CarPlay y Android Auto. Las salidas de aire y los mandos principales se han reubicado.

El nuevo SsangYong Tivoli no ofrece navegador integrado, ni tan siquiera como opción. Si queremos indicaciones tenemos que conectar nuestro smartphone vía Apple CarPlay o Android Auto.

Dicha pantalla no ofrece una alta calidad, pues no es del todo intuitiva y la proyección de las imágenes, informaciones y menús tampoco es gran cosa. Además, algunas configuraciones de sistemas del coche se han delegado al cuadro de instrumentos digital. Bajo mi punto de vista, hubiera sido más lógico que los ajustes de algunos sistemas, como los asistentes de seguridad y otras funciones de luces o sonidos, se configuraran desde esta pantalla.

Por su parte, el cuadro de instrumentos digital tiene una visibilidad y apariencia correcta, mostrando bien las informaciones, que se pueden cambiar y también la forma en que se muestran. Sin embargo, su manejo -desde el volante- tampoco es del todo intuitivo en algunos casos. Aunque acabamos acostumbrándonos, considero que debería estar mejor resuelta la forma en que navegamos por las diferentes informaciones y menús internos.

Respecto a la calidad percibida, se nota que el SsangYong Tivoli es un coche de precio asequible. La mayoría de materiales que conforman el guarnecido del habitáculo son plásticos duros, no habiendo apenas materiales mullidos. De todos modos, igualmente debo destacar que el ensamblado entre las piezas es más que bueno, al igual que la terminación general en los bordes. Al menos en esta unidad, solo me ha llamado la atención que hay demasiado hueco entre el borde del parabrisas y el tapizado del techo. Tampoco hay ruidos “graves” al presionar en los distintos elementos, lo que siempre es una buena señal.

También es destacable el número y tamaño de compartimentos para depositar objetos. En las puertas tenemos mucho hueco, podemos colocar perfectamente un móvil en la zona anterior a la palanca de cambios, hay dos portabotellas en el túnel central, un práctico reposabrazos con hueco en su interior y un portagafas en la zona del techo, junto al plafón. Muy bien en ese sentido.

Buena habitabilidad en el SsangYong Tivoli

Uno de los puntos fuertes del SsangYong Tivoli es su habitabilidad. No ha cambiado respecto a la versión predecesora, pero conviene recordarlo. Las plazas delanteras son amplias para dos adultos, aunque sus asientos no me han resultado demasiado cómodos. No tienen mucha sujeción lateral y, al menos a mi gusto, hubiera preferido que la banqueta fuera un poco más larga para dar más confort a las piernas.

Las plazas traseras son especialmente destacables porque queda mucha distancia para piernas y para cabeza. Tanto que incluso parece un SUV de un segmento superior. Además, la anchura es buena y, aunque no recomendaría un largo trayecto con cinco adultos, la plaza central es relativamente espaciosa y la cota de anchura es buena. Un trayecto no demasiado largo no será tan sufrido como en otros modelos B-SUV.

Como detalle, el respaldo de los asientos traseros puede variar su inclinación en dos posiciones. Se puede optar por una posición más vertical que deja más espacio al maletero, o bien tumbarlo un poco más para que los ocupantes tengan una posición más relajada y descansada.

Un tanto justo el maletero de este SsangYong Tivoli

Por desgracia, el maletero no es tan amplio como el habitáculo. La superficie de carga es un poco justa. Cierto es que tenemos un doble fondo que da lugar a un espacio inferior generoso, pero sigue sin ser grande. La altura hasta el estor cubreequipaje es muy contenida y tampoco tiene demasiado fondo.

Según SsangYong el maletero cubica 427 litros hasta la bandeja, aunque la impresión visual es de un espacio más pequeño. Si tumbamos los asientos obtenemos un volumen total de 1.115 litros.

Muchísima seguridad de serie

Antes de meternos en faena con las sensaciones al volante hay que mencionar que el SsangYong Tivoli cuenta con un equipamiento de seguridad de lo más completo desde el nivel de acceso; y eso que es un coche de bajo precio. Sin duda, es algo primordial y de gran importancia a la hora de plantearnos la compra de un coche.

De serie, el B-SUV surcoreano cuenta frenada automática de emergencia, advertencia de salida involuntaria de carril, sistema de permanencia en carril, reconocimiento de señales de tráfico, aviso de avance del vehículo delantero, detector de fatiga y alerta de distancia de seguridad. Todo este conjunto de asistentes se integra dentro del conjunto de asistentes a la seguridad SASS de la marca. A lo anterior hay que añadir seis airbags, asistente a la frenada de emergencia y control de descensos en pendientes. El único sistema que echo de menos es el sensor de ángulo muerto, que no está disponible.

Contenida oferta mecánica

El SsangYog Tivoli no ofrece una amplia gama de motorizaciones. De hecho, es muy corta. Solo podemos elegir un motor de gasolina y otro diésel. Por el momento no hay versiones de GLP y tampoco está confirmada su llegada, aunque sí es probable que aparezca dentro de unos meses. Todos son de tracción delantera y, respecto a los motores, la oferta se ha renovado con mecánicas más potentes y eficientes.

El motor de gasolina ahora es un 1.5 Turbo que sustituye al anterior 1.6 atmosférico. Se denomina G15T, da 163 CV y se puede combinar tanto con una cambio manual de seis marchas como con una transmisión automática de seis velocidades.

Por su parte, la mecánica diésel es un 1.6 litros conocido comercialmente como D16T. Esta motorización ahora desarrolla 136 CV y, como en el caso del gasolina, se puede vincular tanto a una caja de cambios manual de seis marchas como a una automática de idéntico número de relaciones.

Prestaciones SsangYong Tivoli G15T 1.5 turbo 163 CV

En nuestro caso estamos con un Tivoli G15T con transmisión manual. Este motor es de 1.497 cc con turbo e inyección directa de gasolina, sustituyendo al anterior G16 de 128 atmosférico. Además de la notable mejora de potencia, también ha incrementado mucho el par. Según la ficha técnica da 163 CV a 5.000 rpm y un par motor máximo de 280 Nm entre 1.500 y 4.000 rpm. Como detalle, en las versiones automáticas el par es de 20 Nm menos.

Respecto a las prestaciones, SsangYong declara una velocidad máxima de 181 km/h y un consumo mixto homologado WLTP de 7,2 l/100 km. ¡Vamos a conducirlo!

Al volante: Sobra potencia, pero no invita a ir rápido

El SsangYong Tivoli, según afirma la propia marca, ha tratado de mejorar en algunos aspectos dinámicos. Entre ellos, dicen, han mejorar la absorción de la suspensión, han utilizado un subchasis más rígido y también unas barras estabilizadoras más gruesas. La dirección ha sido recalibrada y ahora cuenta con dos modos de funcionamiento: Normal y Sport. Los tacos de motor son nuevos para reducir vibraciones y, por consiguiente, mejorar la calidad de rodadura.

Cuando lo conducimos, este Tivoli G15T se siente bastante ligero porque el motor lo mueve con sobrada soltura. Tiene 163 CV y 280 Nm para mover 1.300 kilos, por lo que acelera con mucha rapidez y se muestra ágil a la hora de recuperar velocidad. Es más, llega a sorprender que un coche de este precio con el motor más accesible acelere tanto. Eso sí, en marchas largas será mejor no dejar caer el motor por debajo de las 1.800 vueltas.

Es un coche muy fácil de manejar en ciudad porque la visibilidad es buena, porque la dirección tiene bastante asistencia y porque la suspensión es blanda y absorbe bien los resaltos, aunque no es menos cierto que el rebote de la suspensión trasera podría ser un poco más suave. De todos modos, es un coche cómodo en ese sentido.

Por el contrario, en carretera no inspira tanta confianza si queremos llevar un ritmo alto. La dirección no es del todo precisa y tampoco es muy directa, mientras que la suspensión deja notar algunas inclinaciones en curvas. Su motor, por supuesto, sigue siendo muy solvente para adelantar con mucha seguridad y permite incorporarse a vías rápidas con facilidad.

El Tivoli no es un coche que invite a practicar una conducción rápida por suspensiones y dirección, pese a que su motor sí lo permite. El tacto del cambio no es de lo mejor del segmento, pero sí mejor de lo que se puede esperar en un coche cuyo precio de partida es de 13.550 euros.

Si hablamos de ruidos y vibraciones, de calidad de rodadura, el ruido aerodinámico se filtra al habitáculo, aunque la sensación es que lo hace en menor medida que en las versiones anteriores a este restyling. El motor está muy bien aislado y el ruido de rodadura, aunque se puede notar si viajamos con el equipo de audio apagado, tampoco es molesto y puede pasar desapercibido.

Como curiosidad, no me ha gustado el funcionamiento del control de crucero. Cuando programamos una velocidad no la mantiene de forma estable, sino que notamos constantemente como el motor acelera relativamente fuerte, se pasa 1 o 2 km/h de la velocidad programada, deja de acelerar, baja 1 o 2 km/h de la velocidad que habíamos marcado, vuelve a acelerar fuerte… y así constantemente. No sabemos si es cosa de esta unidad de pruebas o si es algo generalizado.

Consumos SsangYong Tivoli G15T 163 CV

El único punto criticable de esta versión mecánica es el consumo de combustible. Homologa 7,2 l/100 km en ciclo mixto, aunque la verdad es que lo normal es moverse alrededor de los 8,2 litros. Es cierto, es una mecánica bastante potente y que, teniendo en cuenta la forma de la carrocería, tampoco es un dato exagerado.

Sin embargo, creo que quien busca un coche de precio económico también quiere que el consumo de combustible sea muy contenido. Y este SsangYong Tivoli G15T de gasolina con 163 CV no lo logra. Bajo mi punto de vista, no estaría de más que hubiera una variante mecánica de gasolina algo menos potente, de 125 CV, que ofreciera unos consumos más ajustados. Pero claro, no es fácil -ni barato- para una marca pequeña tener una amplia variedad de motores.

El lado positivo es que, si vamos a recorrer muchos kilómetros a lo largo del año, siempre podemos optar por el motor diésel. Tiene 136 CV y 300 Nm (324 Nm en la versión automática), por lo que también será capaz de mover con soltura al Tivoli, aunque la diferencia de precio -como podéis ver en la tabla que os dejamos más abajo- es importante.

Conclusiones

En resumen, podemos decir que el SsangYong Tivoli es un coche interesante para aquellos que busquen un coche ágil para moverse por la ciudad, que quieran un interior amplio y que la seguridad y el precio sean primordiales. Sin embargo, no es menos cierto que la calidad que se siente durante la conducción no es elevada, que el maletero tampoco es muy amplio y que el consumo de esta versión gasolina es elevado.

Uno de sus rivales más directos es el Dacia Duster, un coche sobradamente conocido y por el que muchos clientes están apostando. El modelo rumano tiene a su favor que los consumos no son tan elevados y que el maletero es notablemente más aprovechable; mientras que el surcoreano gana por goleada en sistemas de seguridad y equipamiento. En cuanto a espacio interior son bastante parejos, pero la calidad en algunos detalles es superior en el modelo de SsangYong.

Artículo relacionado:
Prueba Dacia Duster 1.3 TCe 130 CV 4×2 Prestige (con vídeo)

Equipamientos SsangYong Tivoli

Line

  • Climatizador manual
  • Cuadro de instrumentos con pantalla LCD de 3,5 pulgadas
  • Ordenador de a bordo
  • Control de crucero
  • Radio 2 DIN con 6 altavoces
  • Volante multifunción
  • Puerto USB, conexión Aux y bluetooth
  • Dirección con varios modos de dureza
  • Elevalunas eléctricos con función “un toque” en conductor
  • Alarma e inmovilizador
  • Asientos traseros abatibles en 60:40
  • Dirección con ajuste en altura (no en profundidad)
  • Reposabrazos delantero con hueco interior
  • Llantas de acero de 16 pulgadas
  • Retrovisores exteriores eléctricos y calefactables
  • Luces diurnas de LED
  • Kit de reparación de pinchazos
  • 6 airbags
  • Sistema de seguridad SASS
  • Asistencia a la frenada
  • Control de descenso en pendientes

Urban (añade a Line)

  • Cámara de marcha atrás
  • Sistema de audio de 6 altavoces con pantalla de 8 pulgadas, Apple CarPlay y Android Auto
  • Volante multifunción tapizado en cuero
  • Llantas de aleación de 16 pulgadas
  • Cristales tintados
  • Faros antinieblas delanteros

Premium (añade a Urban)

  • Climatizador automático bizona
  • Cuadro de instrumentos digital con pantalla TFT de 10,25 pulgadas
  • Asientos de tapicería mixta
  • Dirección con regulación en altura y profundidad
  • Airbag de rodilla

Limited (añade a Premium)

  • Sensores de aparcamiento delanteros y traseros
  • Sistema de acceso y arranque manos libres
  • Retrovisores exteriores con plegado eléctrico e intermitentes de LED
  • Carrocería bicolor
  • Rieles de techo
  • Spoiler trasero

Precios SsangYong Tivoli

Motor Cambio Tracción Acabado Precio Precio con descuentos y financiación
Motor Cambio Tracción Acabado Precio Precio con descuentos y financiación
G15T 1.5 163 CV Manual 6v 4×2 Line 17.500 € 13.550 €
G15T 1.5 163 CV Manual 6v 4×2 Urban 19.500 € 15.800 €
G15T 1.5 163 CV Manual 6v 4×2 Premium 20.900 € 17.200 €
G15T 1.5 163 CV Manual 6v 4×2 Limited 22.900 € 19.200 €
G15T 1.5 163 CV Automático 4×2 Urban 21.500 € 17.800 €
G15T 1.5 163 CV Automático 4×2 Limited 24.900 € 21.200 €
D16T 1.6 136 CV Manual 6v 4×2 Urban 22.500 € 18.800 €
D16T 1.6 136 CV Manual 6v 4×2 Premium 23.900 € 20.200 €
D16T 1.6 136 CV Manual 6v 4×2 Limited 25.500 € 21.800 €
D16T 1.6 136 CV Automático 4×2 Limited 27.000 € 23.300 €

Opinión del editor

[wprs-pros]

[wprs-cons]

Galería SsangYong Tivoli


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.