Prueba Toyota Verso 130 Advance, diseño exterior e interior

Prueba Toyota Verso 130 Advance

Para 2013 Toyota ha renovado su monovolumen compacto, su apuesta en el segmento monovolumen más competido del mercado. A pesar de que el Toyota Verso 2013 es un restyling de la misma generación, adopta ahora las nuevas líneas de diseño de la marca para mantenerse fresco.

Nos ponemos a los mandos del Verso para comprobar si sigue siendo una buena opción dentro de la categoría, y si este lavado de cara es más que un simple maquillaje u ofrece un valor diferencial respecto a la competencia, aun no derivando de la nueva generación Auris.

Monovolúmenes, ¿un diseño aburrido? No

Prueba Toyota Verso 130 Advance

Precisamente si en algo ha ganado el Toyota Verso 2013 es en imagen. Hablábamos antes de simple maquillaje, pero hemos pasado de uno de los monovolúmenes más anodinos del mercado a, tal vez, uno de los más atractivos visualmente.

Ha ganado en agresividad, y esto lo demuestra su nuevo frontal. Ahora encontramos faros más rasgados y afilados que dotan al Verso de la personalidad que no tenía. La parrilla superior se alarga hasta los faros a la vez que se estrecha, pero es sin duda la parrilla inferior, más ancha y alta, la que modifica al completo su aspecto.

A este toque agresivo hay que sumarle un ligero sabor deportivo en la zaga. Junto a los grupos ópticos transparentes y en tecnología LED, se dispone un paragolpes que ahora integra un discreto pero bienvenido difusor en negro. Cambios simples que marcan la diferencia entre lo aburrido y lo atractivo.

Prueba Toyota Verso 130 Advance

El resto de detalles pasa por unos nuevos retrovisores, más pequeños y estilizados, que integran los intermitentes. Por último cabe destacar el diseño de las llantas, en nuestro caso de 17 pulgadas en acabado antracita, realmente atractivo a contraste con el también atractivo y llamativo color azul de la carrocería.

Interior agradable, con matices

Un monovolumen es aquél vehículo cuyo interior es más importante en términos absolutos que el exterior. Tras el cambio de imagen visto en el exterior del Toyota Verso 2013, podríamos esperar otro gran cambio en el habitáculo, pero no es así. El Verso mantiene el mismo diseño y no son más que pingües detalles los que podemos tildar de novedad.

Prueba Toyota Verso 130 Advance

El interior se tiñe de luces y sombras, y no lo decimos por la luz, sino porque recurre a soluciones inteligentes que por alguna razón no se han pulido. Hablo del cuadro de mandos, que no me acaba de convencer. Se encuentra en la parte superior del salpicadero, en el centro y orientado hacia el conductor.

Sin embargo acude a las clásicas agujas en vez de a un display digital, por lo que perdemos esa ventaja del rápido vistazo. Con la pantalla del ordenador de a bordo pasa algo parecido, es demasiado pequeña y ese display monocromo empobrece algo la imagen. Ojo, no critico el diseño del cuadro, de hecho es bastante atractivo, pero sí el no haber aprovechado esta ventaja con un display digital más legible.

Prueba Toyota Verso 130 Advance

En cuanto a los materiales y la construcción, peca de plásticos duros, pero la calidad de construcción no me ha parecido mala. En definitiva, mejorable, como ha ocurrido en la nueva generación Auris, pero aceptable para el tipo de vehículo del que hablamos.

Hasta siete plazas

Nuestra unidad contaba con un total de siete plazas en configuración 2-3-2. Las plazas delanteras son cómodas, amplias y en el caso del conductor todo queda a mano, sobre todo la palanca de cambios, en posición sobre elevada. La pega es el reposabrazos, demasiado pequeño y sin regulación.

Prueba Toyota Verso 130 Advance

Las plazas traseras son individuales y regulables, las tres. La central es algo más estrecha pero completamente utilizable. Además, el Toyota Verso cuenta con el suelo plano, por lo que los viajes en estas plazas serán agradables. Las dos plazas de la tercera fila son abatibles muy fácilmente desde el interior o el maletero, aunque no debemos esperar mucho espacio para las piernas. Son más bien plazas para niños.

En cuanto a huecos portaobjetos, el Toyota Verso no se porta nada mal. Los encontramos en las puertas, bajo el asiento del pasajero, bajo los pies de los pasajeros de atrás y otros repartidos en la consola central. Cuenta también con dos guanteras, una de ellas en la que se pueden transportar botellas de hasta 1,5 litros.

Maletero de hasta 1.696 litros

El maletero del Toyota Verso 7 plazas es algo más pequeño que el de 5, debido a las plazas traseras abatibles. En total son 440 litros, lo que no está nada mal, además de contar con unas formas bastante aprovechables y una boca de carga amplia. Si queremos ampliar la capacidad basta con abatir los asientos y transformar el maletero en uno de 1.696 litros, totalmente plano.

Prueba Toyota Verso 130 Advance

En contrapartida, cuando desplegamos los asientos de la tercera fila, el maletero quedará con una capacidad de apenas 150 litros. Un volumen que poco nos permitirá transportar, pero tampoco podemos pedir más en un coche de este tamaño. Un detalle de calidad es el hueco para guardar la cortinilla abatible una vez la desmontamos, para que no vaya suelta por el interior

Mañana retomaremos nuestra prueba del Toyota Verso 2013 para analizar su comportamiento en carretera así como el funcionamiento del motor, una unidad de gasolina y 130 caballos, con unos consumos que, adelantamos, nos sorprendieron. Os esperamos.

Más información – Toyota Verso 2013 ya disponible en España

¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche
Te puede interesar

2 comentarios

  1.   luisgaton dijo

    Su diseño exterior me encanta…el diseño del salpicadero ya no. Posiblemente hayan optado por las agujas debido a que los cuadros digitales en posición central suelen tener problemas de iluminación y reflejos en diferentes condiciones de luz.

    1.    Antonio Eduardo Lausin dijo

      Yo creo que una pantalla bien integrada no debería de tener problemas. Hablo de displays monocormo, los LCD sí que dan más problemas de reflejos. Es una pena, precisamente la mayor ventaja de los cuadros centrados es el display digital con la información en grande, a simple vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *