Prueba Volkswagen Taigo 1.0 TSI 110 CV DSG

Volkswagen Taigo

El Taigo es una de las apuestas de Volkswagen dentro de los SUV de pequeño y mediano tamaño. Has leído bien, solo una de sus apuestas. No cualquier casa podría tener varios modelos con tamaños y potenciales usos tan parecidos.

El Volkswagen Taigo se encuentra entre el Volkswagen T-Cross y el Volkswagen T-Roc. Coches que bien podrían servir a un mismo tipo de comprador. Al menos, si no hila lo suficientemente fino, ya que sí tienen diferencias significativas.

Para que queden claras sus diferencias, el Volkswagen Taigo es un coche del segmento B-SUV, con la misma plataforma que el Polo. Hasta ahí igual que el Volkswagen T-Cross. Sin embargo, el Taigo crece lo suficiente como para considerarse un coche de mayor tamaño. Incluso es ligeramente más largo que el T-Roc, que pertenece al segmento C-SUV y tiene la plataforma del Golf.

Dimensiones del Volkswagen Taigo

Sus dimensiones son 4,26 metros de largo, 1,76 metros de ancho y 1,51 metros de alto. Unas medidas que por dentro se traducen exclusivamente en el crecimiento del maletero (440 litros), ya que las plazas traseras son iguales a las del Polo. El T-Cross por su parte sí tiene unas plazas traseras algo mayores, pero es su maletero el que se queda atrás con (385 litros).

En cuanto al T-Roc, la única ventaja que ofrece en habitabilidad con respecto al Taigo es que tiene mayor anchura, cosa que se nota sobre todo en las plazas traseras. Sin embargo, no tiene diferencias notables en el espacio para las piernas o el maletero (445 litros).

Lateral del Volkswagen Taigo

La personalidad propia del Taigo

El Taigo también tiene su propia personalidad en el apartado del diseño porque, dentro de los modelos aquí mencionados, es el único que tiene una carrocería con un toque de coupé. No hay más que ver el estrechamiento de sus ventanillas y lo inclinada que está su luneta trasera. En cuya parte superior hay un spoiler de techo para darle un toque deportivo.

En la parte frontal no es tan diferente a los últimos modelos del Volkswagen porque tiene la misma tira led que cruza la calandra por el centro y una entrada de aire generosa en la parte baja del morro. Eso sí, mantiene un pequeño toque propio con la parrilla tipo panal de abeja. Con solo algunos de sus hexágonos huecos.

Ya en la parte de atrás nos encontramos un patrón similar debido a la tira de luz led que cruza de lado a lado el coche para unir ambos grupos ópticos. Además de otra tira roja, esta vez reflectante en la parte inferior. Las salidas de escape son falsas, pero en el caso del Taigo ya casi ni pretenden serlo ya que son solo unos embellecedores cegados.

Volkswagen Taigo en la calle

El Interior del Volkswagen Taigo

Si pasamos a su interior nos encontramos materiales mullidos en buena parte del salpicadero. Algo que es de agradecer y que no siempre se encuentra en los coches del segmento B. Todo da buena sensación de calidad, aunque las puertas tienen un diseño demasiado sencillo. Sobre todo para la unidad que estamos probando, la R-Line, que es la más equipada. Son de plástico duro en todos lados y solo tienen un fino mullido para el codo.

La instrumentación del Taigo es digital de serie con diferentes modos de visualización. La pantalla táctil central es de 8 pulgadas y se puede elegir una de 9,2 pulgadas como opción. Ambas con un manejo sencillo y fluido. A su alrededor y en la consola central domina el negro brillante que queda muy bien, pero se ensucia y araña con mucha facilidad.

Los asientos tienen el tapizado R-Line con colores gris y gris claro con el símbolo del acabado. Aunque por el momento solo se puede elegir con tapicería de tela.

Interior del Volkswagen Taigo

Ya en las plazas traseras nos encontramos con una baqueta homologada para tres personas, aunque el espacio central no es muy aprovechable. Principalmente porque la anchura del coche es escasa. Además el túnel central es muy voluminoso y no deja espacio para los pies. Así que hay que ir a horcajadas.

Por último, el maletero de 440 litros es unos de los mejores del segmento y tiene unas formas muy regulares. Durante nuestra prueba hemos podido transportar el equipaje de cuatro personas más un carrito de bebé. Por desgracia solo tiene kit antipinchazos. Ni una rueda de repuesto convencional ni una pequeña rueda de galleta.

Al volante del pequeño SUV

Al estar construido sobre la misma plataforma que el Polo, el Taigo hereda las buenas cualidades de dicho coche. Es decir, una buena calidad de rodadura que le confiere un confort de marcha alto para su segmento. Esta cualidad se deja notar en ciudad, carretera e incluso en autopista. Esto último reservado normalmente a coches de mayor categoría (segmento C o superior).

Volkswagen Taigo

Este confort de marcha se debe también a un tarado de suspensión agradable y equilibrado entre confort y dinamismo. Además de un buen aislamiento acústico aerodinámico que se debe en buena medida a las grandes gomas que tiene en sus puertas y portón del maletero.

El aislamiento acústico no es tan bueno en la parte de rodadura, aunque sí que está dentro de niveles más que aceptables. Sobre todo teniendo en cuenta que es un coche de la categoría del Volkswagen Polo.

El motor de 110 CV con el cambio DSG

La unidad que hemos probado equipa el motor 1.0 TSI de 110 CV con el cambio DSG. Una combinación que no nos ha gustado mucho por dos características que, juntas, estropean algo la experiencia de conducción. Por un lado, el motor 1.0 de 110 CV es un tricilíndrico con poca elasticidad, al tener un par máximo de 200 Nm solo entre las 2.000 y las 3.000 rpm. Cuando se acelera por debajo de las 1.800 rpm deja notar vibraciones y zumbidos.

Frontal del Volkswagen Taigo

Por el otro, el cambio automático DSG de siete velocidades está configurado para maximizar la eficiencia, así que lo lleva bajo de revoluciones incluso en el modo normal. Al combinar ambas cosas nos encontramos con un coche que circula gran parte del tiempo con dichas vibraciones y zumbidos, característicos de cuando se acelera con una marcha demasiado larga.

Como solución a esto tenemos dos opciones según el presupuesto del que se disponga. Si se está pensando en comprar un R-Line, lo mejor es dar el salto al 1.5 TSI de 150 CV que ya probamos en el Seat Arona. La diferencia en el Taigo R-Line son solo unos 2.000 euros, y desde luego merece la pena. Además del extra de potencia, es un motor de cuatro cilindros con menos vibraciones y es mucho más elástico con un par máximo entre las 1.500 y las 3.500 rpm. En cuanto a consumo, solo gasta dos décimas más que el de 110 CV con cambio automático.

La segunda solución es mejor si el presupuesto está algo más ajustado y se tiene el acabado Life en mente. Se trata de optar mejor por el cambio manual para el motor de 110 CV. El motor de 150 CV solo está disponible en el acabado R-Line y entre el salto de acabado y el de motor la diferencia ya se pone en cerca de 5.000 euros.

Volkswagen Taigo

Por supuesto, si las vibraciones y el zumbido no son importantes para el comprador, bien puede seguir adelante con el cambio DSG y el motor de 110 CV.

Artículo relacionado:
Cómo conducir un coche con cambio automático

Equipamiento del Taigo R-Line

El Taigo tiene una buena dotación de equipamiento desde el acabado más básico llamado Life. Cuenta de serie con faros LED con luces diurnas, instrumentación digital de 8 pulgadas, asistente de luces de carretera, de conducción Travel Assist y de aviso de salida del carril. Además de con control de crucero adaptativo y sistema de frenada de emergencia.

El acabado R-Line que hemos probado incluye además otros equipamientos como las llantas de 17 pulgadas, faros Matrix LED, cámara de marcha atrás, una instrumentación digital de mayor tamaño (10,25 pulgadas), acceso y arranque sin llave e iluminación ambiental interior.

El funcionamiento de las ayudas a la conducción es muy bueno por la suavidad con la que funcionan. Es decir, que las frenadas y aceleraciones para adaptar su velocidad al tráfico o los cambios de dirección para mantenerse en carril son lo suficientemente progresivas como para que no altere el confort de marcha. Además, no son demasiado intrusivas, como sí hemos experimentado por ejemplo en el Nissan Juke.

Un equipamiento que recomendamos que lleve siempre es el de la cámara marcha atrás, porque la visibilidad trasera se ve algo afectada por el diseño tipo coupé. Así se podrá aparcar o hacer maniobras marcha atrás con comodidad. Algo muy importante para un coche que se use sobre todo en ciudad.

Conclusiones

El Taigo es un coche muy recomendable para las personas que busquen confort de marcha, un buen maletero y una buena dotación de ayudas a la conducción. Aunque el primero de estos apartados puede verse algo mermado con la combinación del motor tricilíndrico de 110 CV con el cambio automático DSG por esas vibraciones a bajas vueltas.

Trasera del Volkswagen Taigo

No muchos coches del segmento B pueden contener el equipaje de cuatro personas y un carrito de bebé, gracias a los 440 litros de capacidad y las formas perfectamente aprovechables de su maletero. Además de que su insonorización es de las mejores dentro de su categoría gracias a las grandes gomas de puertas y portón.

Como nos tiene acostumbrados el grupo Volkswagen, el Taigo es un coche con pocas fisuras, tanto en calidad como en equipamiento. Su precio parte de los 24.675 euros en el acabado Life. Aunque esa cifra sube hasta los 29.975 euros si se quiere el acabado, el motor y el cambio de la unidad de esta prueba. Es decir, el R-Line con el motor 1.0 TSI de 110 CV más el cambio automático DSG.

Precios del Volkswagen Taigo

Acabado Motor Cambio Precio
Acabado Motor Cambio Precio
Life 1.0 TSI 95 CV Manual 5v 25.420 €
Life 1.0 TSI 110 CV Manual 6v 26.205 €
Life 1.0 TSI 110 CV DSG 7v 27.585 €
R-Line 1.0 TSI 110 CV Manual 6v 29.305 €
R-Line 1.0 TSI 110 CV DSG 7v 30.690 €
R-Line 1.5 TSI 150 CV DSG 7v 32.790 €

Opinión del editor

Volkswagen Taigo
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4 estrellas
24.675 a 32.790
  • 80%

  • Volkswagen Taigo
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 11 de mayo de 2022
  • Diseño exterior
    Editor: 80%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 75%
  • Plazas delanteras
    Editor: 80%
  • Plazas traseras
    Editor: 70%
  • Maletero
    Editor: 95%
  • Mecánica
    Editor: 75%
  • Consumos
    Editor: 75%
  • Confort
    Editor: 80%
  • Precio
    Editor: 65%

Pros

  • Calidad de rodadura
  • Comportamiento en carretera para ser del segmento B
  • Maletero

Contras

  • Vibraciones del 1.0 TSI de 110 CV con el cambio DSG
  • Visibibilidad trasera mejorable
  • Botones táctiles del climatizador

Galería del Volkswagen Taigo

 


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)