Prueba Volvo S90 y V90, cuando la espera merece la pena

Prueba Volvo S90 V90

Han pasado 10 años desde que el la última generación del Volvo S80 llegara al mercado. Desde entonces, este había sido el modelo más grande de la marca. Pasando sus últimos años ya desfasado en un mercado voraz, finalmente ha llegado el nuevo Volvo S90, así como su carrocería familiar, el Volvo V90.

La nueva generación del buque insignia de Volvo se beneficia de todas las novedades aplicadas por el Volvo XC90, la segunda generación del SUV que marcó un importante punto de inflexión para la marca en materia de plataformas modulares, diseño, equipamiento y mecánicas más eficientes. Los Volvo S90 y V90 se han hecho de rogar, pero ya hemos podido comprobar que la espera ha merecido la pena.

Prueba Volvo S90 V90

Los Volvo S90 y V90 comparten la plataforma modular SPA con el Volvo XC90, así como los motores Drive-E de cuatro cilindros. También hacen suyo el lenguaje de diseño escandinavo del SUV, dando como resultado dos carrocerías de aspecto mucho más moderno que los S80 y V70 a los que reemplazan. Los faros delanteros LED con iluminación diurna tipo “Martillo de Thor” son una de las principales señas de identidad de la nueva generación Volvo.

Con unas dimensiones de 4,96 metros de longitud (4,93 el V90) se consigue un aspecto deportivo y aplomado, con una carrocería ancha y baja. Desechando las formas cuadradas en el Volvo V90 se pierde parte de esa esencia de los Volvo familiares que tanto gustan a algunos, pero está claro que con el nuevo diseño los suecos serán capaces de llegar a un público mucho más amplio.

Espacio de calidad

Prueba Volvo S90 V90

El cambio en el diseño del habitáculo es también muy palpable. Era esta parte la que más desfasada se veía en la generación previa del modelo y ahora se asemeja también al XC90, pero con diferencias en el diseño. Lo que no cambia es la extraordinaria calidad de acabados (más aún en los acabados Inscription tope de gama que hemos probado) ni la ausencia de botones en el salpicadero, donde la pantalla táctil del sistema multimedia Sensus Connect ha permitido prescindir de todos, menos de ocho botones.

En la consola central hay dos huecos portaobjetos, además del apoyacodos con cofre en el que descansa el lector de CD. Además de un selector de cambio automático tradicional, encontramos el selector giratorio para el arranque y el selector de los modos de conducción, este en una posición un tanto retrasada. También en la consola central están los botones del freno de estacionamiento eléctrico y el Auto-Hold.

Prueba Volvo V90 S90

Con el equipo de sonido Bowers & Wilkins, los paneles de las puertas son un espectáculo

Si hablamos de calidades, Volvo no nos sorprende porque ya llevan mucho tiempo haciéndolo bien. En los nuevos Volvo S90 y V90 encontramos que los plásticos tanto de las partes altas como bajas son blandos, algo que no es así en todos los premium. Al mismo tiempo, la madera y la piel empleada en estas versiones Inscription es de una gran calidad visual y al tacto. La calidad de ajustes es impecable y se complementa con unos mandos que tienen un tacto sólido y de calidad, además de la pantalla táctil con una respuesta realmente rápida.

Si pasamos a hablar del espacio y la habitabilidad, estas carrocerías de casi cinco metros de largo dejan mucho espacio para los ocupantes. Las plazas delanteras ofrecen un confort intachable, ideal para largos trayectos. Los asientos pueden ser eléctricos multicontorno con calefacción y ventilación, además de función masaje. Junto con la columna de dirección, los reglajes pueden ser casi infinitos. A mi juicio podemos poner la pega de que el apoyabrazos central es corto y no es deslizable, lo que hace que quienes tendemos a sentarnos más cerca del volante, apoyemos el codo en la zona más estrecha de la consola central, algo dura e incómoda por las costuras.

Prueba Volvo V90 plazas traseras

Las plazas traseras ofrecen mucho espacio para las piernas y para la cabeza, aunque aquí es donde el la carrocería familiar del Volvo V90 saca pecho, gracias a que su techo cae menos en la parte trasera del habitáculo. Además, equipando el techo panorámico en los V90, la sensación de amplitud es mucho mayor que la que proporciona el techo solar clásico de los S90.

Los asientos traseros exteriores pueden ser calefactados, pero es una pena que no sean reclinables. La climatización a las cuatro zonas con salidas de aire centrales y laterales en las plazas traseras ofrecen un gran confort climático, aunque por pedir estaría bien que la climatización también fuese independiente a las cuatro zonas en caudal y dirección. La plaza central trasera es mucho más elevada, estrecha y dura, aunque el túnel de transmisión no es molesto ya que a los lados hay mucho espacio para los pies. Si los asientos delanteros están en una posición muy baja, el hueco bajo los mismos puede ser justo.

Las tecnologías más destacadas de los Volvo S90 y V90

Prueba Volvo V90 S90

Cámaras de visión 360º

Los Volvo S90 y V90 están cargados de tecnología y la seguridad tiene mucha presencia. Desde hace décadas esta es una de las mayores prioridades de Volvo, que para 2020 tiene el objetivo de que nadie muera o resulte herido gravemente en un Volvo de nueva generación. De serie ya ofrece asistente de cambio involuntario de carril, reconocimiento de señales de tráfico, alertas al conductor y mitigación de impactos en caso de salida de la vía.

Opcionalmente, es posible equipar elementos como las cámaras de aparcamiento 360º, el Park Assist o los asientos traseros integrados para niños. Sin embargo, lo más interesante lo encontramos en los paquetes IntelliSafe Surround e IntelliSafe Assist. El primero incluye sensor de ángulos muertos, alerta de tráfico cruzado y sistema de prevención de impactos por alcance, que tensa cinturones, aplica los frenos y advierte cuando detecta riesgo de que un coche pueda alcanzarnos por detrás.

El paquete IntelliSafe Assist incorpora el control de crucero adaptativo, que funciona muy bien y al dar el intermitente para cambiar de carril comienza a acelerar. Sin embargo, la funcionalidad más destacada de este paquete es el Pilot Assist, que funciona hasta 130 km/h. Es un paso a la conducción semiautónoma, que junto al control de crucero adaptativo permite al coche circular con menos acción por parte del conductor.

Probando el Pilot Assist

Volvo Autopilot

Podemos activar el Pilot Assist desde el volante, y cuando en el cuadro de relojes vemos un volante de color verde, notaremos como el coche mantendrá la velocidad seleccionada (hasta 130 km/h) gracias al control de crucero adaptativo y el volante girará en base a las líneas de la carretera. El guiado del volante es muy bueno y suave, ya que el coche no va dando tumbos por el carril ni el volante se mueve constantemente.

Con llevar las manos sobre el volante (obligatorio) el coche circulará por el carril. La marca dice que va justamente en el centro, pero lo cierto es que en algunas puede llegar a aproximarse mucho al margen del carril, e incluso pisar un poco las rayas. Eso sucede en curvas muy cerradas, y es que el sistema funciona mucho mejor en zonas con curvas amplias. No hay unos grados determinados en los que el sistema funcione, ya que depende de factores como la curva o la velocidad, por lo que es importante no confiar ciegamente en el sistema.

Volvo XC90 autopilot

En el Volvo XC90 el Pilot Assist funciona hasta 50 km/h

Durante la prueba hicimos una prueba, recorriendo decenas de kilómetros por una autovía sin prácticamente accionar el volante (si con las manos en él y muy atentos). En todo momento funcionó bien, pero cuando se acercan salidas e incorporaciones, el coche puede perder la “autonomía” y si no vamos atentos a la conducción podemos perder el control de la trayectoria y salirnos de nuestro carril, con los peligros que ello podría implicar.

Indudablemente es un sistema muy cómodo que ayuda a la conducción relajada en viajes largos, pero no hay que olvidar que estamos conduciendo un coche, por lo que conviene estar muy atentos en todo momento a la conducción.

Prueba Volvo S90 T6 320 CV

Prueba Volvo V90 S90

El Volvo S90 con el motor T6 gasolina de 2.0 litros y 320 CV fue el primer modelo que pudimos probar en la presentación internacional de los nuevos modelos de Volvo. Esta es la versión gasolina más potente, por encima del T5 de 254 CV. El T6 se comercializa únicamente asociado al cambio automático de ocho velocidades y a la tracción total.

Lo primero que cabe destacar de este motor es su absoluto refinamiento sonoro y en vibraciones. Al ralentí no sabemos si está arrancado. Incluso en lo más alto del cuentavueltas la sonoridad del motor (con un sonido atractivo) es reducida ya que el aislamiento del Volvo S90 es realmente bueno y nos mantiene perfectamente aislados de lo que sucede fuera.

Prueba Volvo S90

Es un motor que responde con contundencia, pero que es además muy progresivo. Eso, unido a aislamiento, hace que muchas veces no tengamos una sensación de velocidad acorde a las prestaciones del Volvo S90 T6. Si que notaremos mucha diferencia entre los modos de conducción Eco, Confort y Dynamic. De menos a más, la respuesta del cambio y el motor es mucho más contundente.

Los modos de conducción también actúan sobre la dirección, que se endurece en los más deportivos y la suspensión neumática de las unidades probadas, que también es más firme cuanto más deportivo sea el modo escogido.En los dos primeros modos el confort que ofrece el Volvo S90 es supremo, incluso en firmes irregulares. Si buscamos una conducción más dinámica nos veremos obligados a recurrir al modo Dynamic, que contiene mejor los balanceos de la carrocería y permite una conducción mucho más precisa. En los modos Eco y Confort el S90 se siente muy burgués.

Prueba Volvo S90 T6

Cuando subimos el ritmo veremos que la capacidad para traccionar es realmente buena. En caso de que el subviraje pueda aparecer cuando vamos muy rápido por zonas muy reviradas, las ayudas electrónicas, de forma muy sutil, solucionan el problema. No es ni mucho menos el coche más apropiado para los puertos de montaña llenos de curvas, pero se defiende muy bien, aunque su puesta a punto es mucho más aburguesada que la de un BMW Serie 5, por ejemplo.

Lo que menos me ha gustado es la ausencia de levas de cambio tras el volante (llegarán a finales de año como opcional) y que en ocasiones la gestión del cambio en modo Dynamic no es la más deportiva, ya que a nada que soltemos el acelerador tiende a meter una marcha más y muchas veces veremos que al entrar en una curva nos reduce de marcha y nos deja con una peor respuesta.

Prueba Volvo V90 D5 235 CV

Prueba Volvo V90 D5

Después pudimos probar el Volvo V90 D5 de 235 caballos, la versión diésel más potente siempre asociada a cambio automático de ocho velocidades y tracción total. Por debajo están los D4 de 190 CV y los D3 de 150 CV, ambos con posibilidad de cambio manual o automático. Los Volvo S90 y V90 han sido los encargados de estrenar la tecnología PowerPulse.

A nivel dinámico podemos hacer extensivo al V90 todo lo relativo al S90. Evidentemente las diferencias están en la motorización, que en este caso es diésel y de inferior potencia. La aceleración es ligeramente inferior a la del motor de gasolina, pero ambos son bastante parejos en prestaciones y donde si habrá una diferencia clara es en los consumos.

Prueba Volvo V90 D5

El motor diésel D5 es muy refinado, y no transmite vibraciones al habitáculo, además de ser muy silencioso dentro y fuera del vehículo. La entrega de potencia también es lineal y si hay alguna demora en la respuesta, normalmente esta se debe a la caja de cambios. La tecnología PowerPulse funciona en las tres primeras marchas, lo que realmente hace que en tráfico urbano el aire comprimido en el calderín evite el retraso del turbo, obteniendo una respuesta muy inmediata.

Los Volvo S90 y V90 en España

Prueba Volvo S90 V90

Si hablamos de los nuevos Volvo S90 y V90 en el mercado español, la marca tiene previsto comercializar unas 300 unidades en lo que resta de año, y unas 1.100 unidades de cara a 2017, que será el primer año completo para ambos modelos. Los Volvo S90 ya están llegando a los concesionarios y los V90 no lo harán hasta octubre. En 2017 también llegarán las versiones híbridas enchufables T8 Twin Engine de 407 CV.

Si hablamos del mix de ventas, se estima que en torno al 65% de las matriculaciones correspondan a la berlina Volvo S90, con el 35% restante para los familiares V90. Aproximadamente el 60% de las ventas corresponderán a las motorizaciones diésel D5. Los Volvo S90 y V90 ya tienen precio en España.

¿Necesitas peritar un coche?
¿Vas a comprar un coche y necesitas saber su estado? Para comprar tu nuevo coche con total garantía tienes que peritar tu coche con nosotros ¡A que esperas!
Peritar coche al mejor precio
Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *