Prueba Volvo V90 Cross Country T6 AWD Auto 8v

El Volvo S90 llegaba al mercado español a mediados del año 2016 como sucesor del fantástico Volvo S80, que ya había quedado muy anticuado respecto a sus máximos rivales. La marca sueca ha dado un cambio impresionante en los últimos años, algo que podemos comprobar en coches como los XC90, XC60 o XC40; así como en el nuevo Volvo S60 que está a punto de aterrizar en el mercado.

Hoy nos ponemos a los mandos de la versión familiar de la berlina más grande la marca, es decir, nos subimos al Volvo V90. Además, lo hacemos en la tradicional carrocería aventurera Cross Country que tanto gusta a buena parte de los clientes de la compañía. Bienvenidos a nuestra prueba del Volvo V90 Cross Country en versión mecánica T6; con motor de gasolina, cambio automático y tracción integral.

Carrocería elevada, pero elegante diseño de berlina familiar

Como siempre, empezaremos hablando de su diseño exterior. En este caso, el Volvo V90 Cross Country mantiene la base de la berlina familiar pero añade algunos rasgos por su propia identidad más aventurera. Destacan las protecciones inferiores en tono aluminio que encontramos en el frontal y en la zaga. Las protecciones del estribo o los arcos de rueda, en este caso, vienen en el mismo color de la carrocería en lugar de recurrir al habitual tono negro.

Las dimensiones exteriores del Volvo V90 Cross Country son 4.939 mm de largo, 1.879 de ancho (sin retrovisores) y 1.543 de alto. La batalla es de 2.941 mm. Por su parte, la altura libre al suelo es generosa, de 210 mm. Si te preguntas por su peso, este modelo pesa 1.842 kilos en vacío según su ficha técnica.

Como podéis observar en las distintas imágenes del exterior, la carrocería se encuentra elevada, con una mayor altura libre al suelo y, por ende, mejores ángulos inferiores. No, el Volvo V90 Cross Country no es un todo terreno, ni mucho menos, pero esos centímetros de más ayudan a sortear algunos obstáculos con cierta garantía. Las llantas de nuestra unidad son opcionales y de 20 pulgadas.

Entre los rasgos típicos más destacables del V90, compartidos con el resto de versiones del modelo, podemos destacar el diseño de la iluminación frontal representando el martillo en la luz de día, la gran parrilla principal presumiendo de logo de la marca o la llamativa forma de los pilotos posteriores. Por último, los raíles de techo vienen en tono aluminio; mientras que los contornos de las ventanillas apuestan por el color negro.

Calidad, clase y estilo señorial

La clase que apreciamos en el exterior sigue presente en su elegante habitáculo. Todo está confeccionado con materiales de primera calidad, con un tacto exquisito en prácticamente todos los paneles interiores. Lo único que no me termina de convencer a nivel de diseño estético es el uso del plástico en negro brillante para las salidas de aire centrales y su contorno, aunque lo cierto es que no presentan ruidos como en otros modelos generalistas.

Toquemos donde toquemos no hay prácticamente nada que reprochar a la firma sueca, ni en mandos, ni en decoraciones. La calidad percibida es elevadísima y no aparece ni un solo “grillo” al presionar en elementos sensibles a ello, como zonas de unión entre paneles, superficies de materiales rígidos o alrededor del cuadro de instrumentos, que siempre es un punto delicado. Ni rastro.

La marca ofrece multitud de opciones de personalización en el habitáculo, pudiendo optar entre varios materiales y tonalidades para los asientos, distintos acabados de la plancha central del salpicadero y consola central, moqueta, etc.

El cuadro de instrumentos ha recurrido a un diseño tradicional. Aunque cumple perfectamente con su función y puede proyectar las indicaciones del navegador, no se ve tan tecnológico como el Virtual Cockpit del grupo Volkswagen, o el nuevo sistema de BMW. Manejar las distintas informaciones de viaje tampoco es muy intuitivo y cuesta un poquito adaptarse.

Por otro lado, la pantalla táctil en posición central y vertical aporta un diseño muy limpio al interior. Su fluidez es buena, pero tardaremos en adaptarnos a ella y a sus menús, porque su estructura es distinta a la mayoría de los vehículos europeos y tiene demasiadas funciones. En cualquier caso, el mayor punto negativo es que integra el manejo del climatizador de cuatro zonas, lo que para mí es un completo error porque obliga a desviar la mirada durante un periodo de tiempo que, con mandos físicos, sería muy inferior o inexistente. A mi juicio, un fallo importante.

A través de esta pantalla táctil de 9 pulgadas se manejan prácticamente todos los sistemas del coche. Más allá del navegador o el equipo de audio -que en nuestro caso es un fascinante Bowers & Wilkins opcional que suena como los ángeles-, también gestionaremos todos los asistentes a la conducción, sistemas de seguridad, personalización, climatizador de las plazas traseras, plegado de los reposacabezas posteriores… Todo.

Un detalle que no entiendo es que este modelo no cuente con levas en el volante para manejar la transmisión automática de forma manual. No es que las vayamos a utilizar muy habitualmente, pues casi siempre conduciremos en modo automático, pero se agradecen para, por ejemplo, preparar un adelantamiento con sencillez.

En las plazas traseras encontramos salidas de aire en posición central -junto al climatizador específico para estas plazas traseras-, otras salidas de aire en el pilar central y cortinillas para las ventanas laterales. En el respaldo de la plaza central podemos desplegar el típico reposabrazos, que además de huecos para bebidas, tiene un pequeño cajón para depositar, por ejemplo, el móvil.

Además de mucho confort, gran espacio

Como la mayoría de berlinas, el Volvo V90 ha sido desarrollado teniendo en cuenta alojar con gran confort a cuatro ocupantes, y no a cinco. Pese a ello, está homologado para cinco personas. Las plazas delanteras, además de ser comodísimas y multiconfigurables eléctricamente y con memoria (podemos colocar el asiento del acompañante incluso con los mandos del asiento del conductor), son bastante amplias.

En las plazas traseras laterales tenemos muchísimo espacio. Se nota que China tiene mucho peso en este vehículo y en esta marca, pues el espacio para las piernas es más bien propio de un vehículo de tamaño superior. En anchura también vamos muy bien, con un espacio correcto para la cabeza. Además, la calidad de los tapizados y materiales aquí detrás también es intachable. Al dar tanto confort a las plazas laterales, la quinta plaza, la central, es bastante más sufrida, estrecha e incómoda.

Uno de los apartados más importantes para todo cliente de una gran berlina familiar es, por supuesto, su capacidad de carga, y en este apartado no destaca especialmente. El Volvo V90 Cross Country tiene un maletero de 560 litros, idéntico al del resto de la gama V90. En cualquier caso, es un mal típico de este segmento.

Los A6 Avant o Serie 5 Touring, que son dos rivales claros de este coche, tampoco llegan a los 600 litros. No es que el maletero sea pequeño, porque hay muchísimo espacio y es aprovechable, pero la sensación es que podría ser más grande teniendo en cuenta la longitud total. Un Skoda Octavia Combi, por ejemplo, homologa 610 litros. En el caso del V90, si abatimos los asientos superamos los 1.500 litros de capacidad.

Gama mecánica Volvo V90 Cross Country

El Volvo V90 Cross Country solo se puede combinar con la tracción integral AWD y, además, todas las versiones excepto la menos potente recurren al cambio automático de serie. En total hay cinco versiones mecánicas, siendo tres diésel y dos de gasolina. Al menos en nuestro país, y aunque parezca delito decirlo, este vehículo es más recomendable con motor diésel, especialmente por diferencias de consumos.

Todos las mecánicas tienen una cilindrada de 1.969 cc y cuatro cilindros, los conocidos Drive-E de Volvo. En diésel tenemos las variantes denominadas D4 y D5, con 190 y 235 CV. La transmisión automática en el D4 es opcional. Al otro lado, en la oferta de gasolina, encontramos las versiones T5 y T6, que desarrollan 250 y 310 CV. En el Cross Country no se ofrece el híbrido enchufable T8 de 390 CV. Los cambios automáticos son de tipo convertidor con 8 velocidades prefijadas.

Motor T6

La mecánica con denominación T6, que es la utilizada por nuestra unidad de pruebas, es un motor de gasolina que desarrolla 310 CV. Dicha mecánica combina inyección directa de combustible, turbo y compresor, logrando un comportamiento muy lineal. Finalmente, entrega sus 310 CV a 5.700 rpm y un generoso par motor de 400 Nm que está disponible desde solo 2.200 rpm y hasta las 5.100.

Como habíamos citado más arriba, recurre a una transmisión automática de tipo convertidor de par con 8 marchas prefijadas y a la tracción integral AWD.

Entre los datos de rendimiento del Volvo V90 Cross Country T6 encontramos un consumo mixto de 7,9 l/100 km imposible de alcanzar. En teoría, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en solo 6,3 segundos, que es un dato muy a tener en cuenta, y alcanza una velocidad máxima de 230 km/h.

Al volante: Alfombra mágica

El Volvo V90 Cross Country transmite una calidad de rodadura elevadísima en autopista, que es su hábitat natural. Pese a la mayor altura libre al suelo de la carrocería, la longitud de su batalla y la anchura de vías permite transmitir una sensación de buena pisada y seguridad a alta velocidad.

Pero la gran parte de culpa de esa calidad de rodadura se consigue gracias al confort de sus asientos, al increíble aislamiento acústico del interior y al funcionamiento de su motor de gasolina y, por supuesto, a la suavidad de absorción de su suspensión, del cual os hablaré más en profundidad unas líneas más abajo.

Una de las soluciones visibles para mejorar la insonorización del habitáculo es el doble cristal en las ventanillas, que contribuye a reducir los ruidos exteriores y por la propia aerodinámica.

La suspensión neumática trabaja de forma excelente, filtrando con gran suavidad cualquier irregularidad que podamos encontrar a nuestro paso. Realmente sorprende, pues la sensación es muy gratificante. Cuando pasamos por una junta de dilatación brusca que conocemos por ser un trayecto habitual, y vemos la forma en que se filtra aun llevando llantas de 20 pulgadas, es cuando más se aprecia su formidable funcionamiento. Devoraremos kilómetros sin la menor fatiga.

Como decía más arriba, donde más a gusto se encuentra el Volvo V90, al igual que su hermano Volvo S90, es en autopistas. En este sentido, el conjunto de asistentes “Pilot Assist”, que funciona combinando el control de crucero adaptativo y el mantenimiento de carril, ayuda bastante. Eso sí, nunca debemos relajar nuestra atención por mucha confianza que nos dé este sistema.

Este Volvo V90 Cross Country tiene una clara orientación hacia el máximo confort y bienestar en autopista, con una suspensión blanda y un comportamiento suave en todo momento. No quiero decir que sea un coche incómodo para conducir por carreteras muy viradas, como puertos de montaña, pero sí es cierto que no se encuentra tan a gusto.

Por sus medidas exteriores, no es el coche ideal o el que mejor se defiende en este tipo de carreteras tan ratoneras, como es lógico. Por otro lado, si queremos divertirnos, aunque seleccionemos el modo de conducción más deportivo, las inercias se dejan notar y se acaban transformando en inclinaciones notables de la carrocería si lo llevamos a un ritmo más alto de lo “moral”. Es lógico, este coche no está concebido para ello.

Ya podrás imaginar que la ciudad tampoco es precisamente su punto fuerte. Pese a que la superficie acristalada es muy amplia, llevamos un coche muy grande y en las calles estrechas da cierto miedo medir mal, al igual que en ciertos parkings. Por fortuna, tenemos sensores de aparcamiento delanteros y traseros, cámara delantera y trasera con proyección configurable y vista cenital 360 grados. Un eje trasero direccional, como el del nuevo Audi A6, ayudaría a sentirse más ágil.

Quisiera añadir que, aunque estemos con un V90 Cross Country y que su altura libre al suelo de 210 mm es muy buena, no conviene arriesgar demasiado fuera del asfalto. Eso sí, por altura, mucho menos deberíamos hacerlo con un Clase E Allterrain, por ejemplo. Por cierto, la suspensión neumática vuelve a mostrar un gran comportamiento en caminos, no transmitiendo mucho los baches a los ocupantes.

Aunque más solvente que sus rivales, creo que a nadie le haría demasiada gracia golpear los bajos de un coche que ronda los 100.000 euros, como es el caso de la unidad que hemos probado.

He dejado adrede para estos últimos párrafos todo lo relacionado con el funcionamiento del motor y caja de cambios. La mecánica T6 tiene un funcionamiento muy estilo “eléctrico”; me explico. Gracias al uso de turbo y compresor, la respuesta es muy lineal en todo el régimen de giro, entregando una buena cantidad de par desde bien abajo.

Al tener un comportamiento tan lineal puede parecer que la potencia sea inferior a la declarada, porque prácticamente siempre empuja con la misma contundencia, pero créeme que este motor “corre de lo lindo”.

Por otro lado, destacar nuevamente el aislamiento. En lo referido al motor, hay ocasiones en que, cuando estamos parados, no es fácil reconocer si está arrancado o parado. A ralentí no se percibe en absoluto en el habitáculo, ni por ruido ni por vibraciones. Y lo mejor de todo es que a un régimen de giro normal, a 2.000 o 2.500 rpm, por ejemplo, también pasa totalmente desapercibido. Si aceleramos a fondo y se revoluciona, el sonido es bonito, pero también muy tímido, sin dejarse notar.

La combinación con la caja de cambios de tipo convertidor, que tiene 8 marchas prefijadas, es muy buena. El funcionamiento es muy dulce, permitiendo maniobrar a baja velocidad con mucho control y seguridad, mientras que en carretera los saltos de marcha son prácticamente imperceptibles. Su configuración electrónica tiende a revolucionar poco el motor, saltando rápidamente a una marcha superior. El único “pero” es que, al menos en la unidad probada, había veces que tardaba un poco más de lo normal en pasar de primera a segunda marcha; pero nada que resultara incómodo.

Eso sí, lo que no he terminado de entender es por qué el Volvo V90 T6 no trae levas en el volante. Es más, creo que cualquier coche automático ya debería traerlas de serie. Aunque no se usen muy habitualmente, en una carretera secundaria, por ejemplo, resultan muy prácticas; sobre todo para reducir un par de marchas para preparar un adelantamiento y tener la máxima energía del motor desde el primer instante, y todo ello sin necesidad de separar las manos del volante.

Podemos manejar la transmisión en modo secuencial utilizando la palanca de cambios, con toques longitudinales para subir y reducir marchas, pero aun así sigo viendo necesario unas levas.

Consumo elevado, aunque no se puede pedir mucho menos

El motor funciona muy bien, empuja con mucha contundencia, tiene buenas prestaciones, la combinación con la caja automática es muy buena y apenas se percibe en el interior. El caso es que los consumos, para un motor de gasolina con 310 CV y una carrocería de semejante tamaño y peso, ya nos podemos imaginar que no son de lo más ahorradores.

En autopista a máximo legal nos moveremos normalmente alrededor de los 9,5 litros cada 100 kilómetros. Callejeando, lo cierto es que se dispara bastante, algo bastante lógico por otra parte. Si además nos gusta sentir la aceleración que es capaz de otorgar con asiduidad, el dato se dispara notablemente. Nuestro consumo final a la hora de entregar el vehículo ha sido de 12,8 litros, aunque es cierto que hemos realizado muchos recorridos urbanos y no tantos por vías rápidas.

Conclusiones

El Volvo V90 Cross Country es una opción interesante para aquellos que busquen una berlina familiar grande, con mucho confort y calidad. Claro, el precio es elevado y los elementos opcionales no son precisamente baratos, por lo que está orientado a un cliente premium. Apostaría por esta carrocería Cross Country si en ocasiones hubiera que transitar por caminos, ya que eleva la carrocería cerca de 60 mm en comparación con un V90 “normal”.

Sus principales rivales son el Mercedes Clase E All Terrain y el Audi A6 Allroad -aunque el Audi actualmente está descatalogado, esperando a que llegue la versión correspondiente a la nueva generación recién llegada al mercado-. Por confort, este Volvo V90 Cross Country está a la altura del modelo de Mercedes, mientras que por calidad planta cara con garantías a la gama A6 de Audi.

Eso sí, al ser un vehículo que normalmente recorrerá muchos kilómetros a lo largo del año -porque nadie se suele comprar este tipo de coches para callejear-, considero que será más conveniente adquirir una versión diésel, bien sea el D4 (190 CV) o bien el D5 (235 CV) porque también tendrán un buen par motor a medio régimen y, sin duda, los consumos de combustible serán más contenidos, ofreciendo también una clara mayor autonomía de combustible.

Equipamientos Volvo V90

Momentum

  • Asistente de frenada de emergencia
  • Aviso de colisión frontal con frenada automática
  • Asistente de mantenimiento de carril
  • Sistema de calidad de aire
  • Control de velocidad de crucero adaptativo
  • Limitador de velocidad
  • Anclajes Isofix
  • Pilot Assist
  • Reconocimiento de señales
  • Sistema de protección contra latigazos cervicales
  • Sistema inteligente de información para el conductor
  • Ajuste lumbar en los asientos delanteros
  • Climatizador bizona
  • Sensor de aparcamiento trasero
  • Asiento del conductor con reglajes eléctricos
  • Sensores de luz y lluvia
  • Volante multifunción
  • Sistema de audio con USB y pantalla táctil de 9 pulgadas
  • Llamada de emergencia inteligente
  • Asientos confort
  • Inserciones interiores
  • Panel de instrumentos de 8 pulgadas
  • Volante y palanca de cambios en cuero
  • Umbral de las puertas en aluminio con logo Volvo
  • Contornos de las ventanillas cromadas
  • Faros de LED
  • Llantas de aleación de 17 pulgadas
  • Parrilla delantera con listones verticales
  • Railes de techo en aluminio brillante
  • Retrovisores con plegado eléctrico
  • Kit de reparación de neumáticos

R-Design (añade a Momentum)

  • Luces antiniebla delanteras con función de iluminación en curva
  • Ajuste lumbar eléctrico en cuatro modos
  • Varios modos de conducción
  • Cortinillas solares laterales en las plazas traseras
  • Dirección asistida variable en función de la velocidad
  • Separador de carga bajo el suelo del maletero
  • Asientos “Contour” con cojines extensibles
  • Inserciones interiores específicas
  • Techo interior acabado en negro
  • Panel instrumentos digital de 12,3 pulgadas
  • Pedales R-Design
  • Pomo del cambio específico
  • Toma de 12 voltios en el túnel central de las plazas traseras
  • Umbral de puertas con inscripción R-Design
  • Embellecedor de los contornos de las ventanillas en aluminio satinado
  • Llantas de aleación específicas de 18 pulgadas
  • Paragolpes y parrilla delantera específicas
  • Carcasas de retrovisores exteriores en plata mate
  • Tubos de escape dobles integrados
  • Chasis deportivo

Inscription (añade)

  • Asiento del conductor con memoria
  • Asientos confort
  • Color interior de techo estándar
  • Inserciones interiores “Linear Walnut”
  • Pedales estándar
  • Umbral de la puerta en aluminio
  • Contornos de las ventanillas en cromado brillante
  • Llantas de aleación de 18 pulgadas de 10 radios
  • Manillas de las puertas en color cromado brillante
  • Molduras y paragolpes con detalles cromados
  • Parrilla delantera con malla Inscription
  • Railes de techo en aluminio brillante

Cross Country (añade a Momentum)

  • Control de descenso en pendientes
  • Preventilación y calefacción prolongada después de apagar el motor
  • Panel de instrumentos digital de 8 pulgadas
  • Pedales estándar
  • Umbrales de las puertas en aluminio con logo Volvo en las delanteras
  • Llantas de aleación de 18 pulgadas y neumáticos 235/55
  • Arco de las ruedas en negro
  • Decoración negro brillante en contorno de las ventanillas
  • Emblema AWD
  • Parrilla delantera Cross Country
  • Paragolpes específicos
  • Raíles de techo en aluminio brillante
  • Botiquín
  • Chasis Touring

Cross Country Pro (añade a Cross Country)

  • Mando a distancia en Cuero Inscription
  • Ajuste lumbar eléctrico en asientos delanteros en 4 modos
  • Modos de conducción
  • Asientos delanteros con regulación eléctrica y memoria
  • Asientos confort
  • Panel de instrumentos en 12,3 pulgadas
  • Inserciones “Black Walnut”
  • Llantas de aleación en 19 pulgadas de 5 radios dobles y neumáticos 235/50

Precios Volvo V90

Motor Cambio Tracción Acabado Precio
Motor Cambio Tracción Acabado Precio
D3 150 CV Manual 6v Delantera Momentum 49.003 €
D3 150 CV Automático 8v Delantera Momentum 51.515 €
D4 190 CV Automático 8v Delantera Momentum 53.500 €
D5 235 CV Automático 8v AWD Momentum 63.600 €
T4 190 CV Automático 8v Delantera Momentum 53.000 €
T5 250 CV Automático 8v Delantera Momentum 57.800 €
T6 310 CV Automático 8v AWD Momentum 71.900 €
T8 Híbrido 390 CV Automático 8v AWD Momentum 75.250 €
D3 150 CV Manual 6v Delantera R-Design 53.024 €
D3 150 CV Automático 8v Delantera R-Design 55.539 €
D4 190 CV Automático 8v Delantera R-Design 57.524 €
D5 235 CV Automático 8v AWD R-Design 66.932 €
T4 190 CV Automático 8v Delantera R-Design 56.332 €
T5 250 CV Automático 8v Delantera R-Design 61.132 €
T6 310 CV Automático 8v AWD R-Design 75.364 €
T8 Híbrido 390 CV Automático 8v AWD R-Design 77.912 €
D3 150 CV Manual 6v Delantera Inscription 54.721 €
D3 150 CV Automático 8v Delantera Inscription 57.236 €
D4 190 CV Automático 8v Delantera Inscription 59.221 €
D5 235 CV Automático 8v AWD Inscription 68.441 €
T4 190 CV Automático 8v Delantera Inscription 57.841 €
T5 250 CV Automático 8v Delantera Inscription 62.641 €
T6 310 CV Automático 8v AWD Inscription 76.933 €
T8 Híbrido 390 CV Automático 8v AWD Inscription 79.727 €
D4 190 CV Manual 6v AWD Cross Country 56.015 €
D4 190 CV Automático 8v AWD Cross Country 58.655 €
D5 235 CV Automático 8v AWD Cross Country 65.486 €
T5 250 CV Automático 8v AWD Cross Country 62.035 €
T6 310 CV Automático 8v AWD Cross Country 73.861 €
D4 190 CV Manual 6v AWD Cross Country Pro 60.290 €
D4 190 CV Automático 8v AWD Cross Country Pro 62.931 €
D5 235 CV Automático 8v AWD Cross Country Pro 69.761 €
T5 250 CV Automático 8v AWD Cross Country Pro 66.481 €
T6 310 CV Automático 8v AWD Cross Country Pro 78.306 €

Opinión del editor

Volvo V90
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4 estrellas
49.003 a 79.727
  • 80%

  • Volvo V90 Cross Country T6 AWD
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 12 de febrero de 2019
  • Diseño exterior
    Editor: 80%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 85%
  • Plazas delanteras
    Editor: 80%
  • Plazas traseras
    Editor: 85%
  • Maletero
    Editor: 75%
  • Mecánica
    Editor: 90%
  • Consumos
    Editor: 60%
  • Confort
    Editor: 95%
  • Precio
    Editor: 65%

Pros

  • Confort de viaje por su calidad de rodadura
  • Calidades interiores muy altas
  • Reserva de potencia

Contras

  • Precio final con opcionales
  • Consumo de combustible elevado
  • Control del climatizador integrado en la pantalla táctil y menús mal estructurados

Galería Volvo V90 Cross Country T6

Te puede interesar
¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche


Amante de todo lo que se mueva gracias a la energía de un motor y apoye en asfalto a través de neumáticos. Durante mi infancia buscaba, entre los coches estacionados, el velocímetro con la cifra de velocidad punta más alta. Por fortuna para mí, en aquellos tiempos no estaban de moda los cuadros digitales. Aprender, aprender y aprender.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.