Renault Twingo ZE: 60 kW de potencia para conquistar las grandes urbes

Renault está acelerando su transición hacia la movilidad eléctrica. La casa del rombo siempre ha destacado en esta parcela del mercado y ahora, que sus rivales se han puesto las pilas, no quiere quedarse rezagada. Por ello, aprovechado lo inminente del Salón del Automóvil de Ginebra lanza la artillería pesada. En la cita suiza no faltarán sus últimos avances en esta materia, de la que será punta de lanza el Renault Twingo ZE.

Las tercera generación del urbanita galo llegó al mundo en el año 2014. En este tiempo, ha tenido que lidiar con el envite de los SUV´s, viendo reducida su cuota de mercado. Además, los Fiat 500 y Fiat Panda dominan con puño de hierro su segmento. Por tanto, sólo le queda reinventarse para no morir y para ello, se acerca a sus «hermanos» de Smart. La razón es sencilla: compartirá con ellos su tren motriz eléctrico.

La estética del Twingo ZE varía en detalles mínimos

Estéticamente hablando, el Renault Twingo ZE difiere muy poco del equipado con mecánicas térmicas. Los diseñadores de la firma gala se han limitado a introducir diferentes acentos para resaltar su nueva personalidad. Así, la parrilla frontal mantiene la forma conocida, aunque se adorna con nuevas tramas terminadas en azul. El paragolpes no cambia, conservando un tamaño y presencia discreta. Al lateral sí llegan cambios.

Artículo relacionado:
Este 2020 llegará a las calles de Europa el esperado Renault Twingo ZE

Han ubicado en la tapa para del depósito la entrada para cargar las baterías. Junto a ella, aparecen nuevas llantas de aleación y los pertinentes logos ZE para diferenciar a esta versión. En la zaga también aparecen cambios, aunque mantienen el mismo patrón. Se limitan a la inclusión de los logos «ZE Electric» y eliminar las salidas de escape. Por último, debemos mencionar la característica línea azul que recorre toda la carrocería.

Interior conocido donde predomina el color

De puertas adentro, el Twingo ZE mantiene su esencia. Las líneas básicas de diseño se mantienen, predominando con maestría los tonos alegres. Para ello, sobre el salpicadero y volante han dispuesto una serie de apliques que en función de los gustos del clientes pueden ser de varios colores. Donde sí que hay cambios es en el cockpit tras el volante. Ahora es digital y muestra información relativa a la gestión del motor y la batería.

Otro de los elementos que se actualiza es la palanca de cambios. La forma y función varían, acercándose a las que emplean los modelos de Smart. El resto de elementos como mandos del climatizador o pantalla táctil de 7 pulgadas se mantienen tal cual. La calidad de los materiales y el ensamblaje de las piezas no varía. En conjunto, el pequeño Twingo ZE se sitúa en la media de su segmento y supera, por ejemplo al Volkswagen e-Up!

El Renault Twingo ZE emplea el esquema eléctrico del ForTwo

A nivel técnico, el Twingo ZE mantiene los 3,6 metros de longitud y el reducido radio de giro de 4,3 metros que le han caracterizado siempre. La base para su desarrollo es conocida, ya que es la misma que emplean los modelos de Smart. Es más, los ingenieros de Renault han tomado prestada esta configuración mecánica, pues forma parte del acuerdo técnico firmado con su socio Daimler AG.

Por tanto, el tren motriz eléctrico del pequeño Renault Twingo ZE es el mismo de los ForTwo y ForFour. Bajo el capó se sitúa un motor que ofrece un desarrollo de 60 kW (81,6 CV) y un par máximo de 160 Nm. Para alimentarse, recurre a una batería con 22 kWh. En conjunto, según el protocolo de homologación WLTP, puede recorrer hasta 180 kilómetros entre recargas. Este dato puede incrementarse hasta los 210 con el modo Eco.

Artículo relacionado:
smart EQ fortwo, fortwo cabrio y forfour, desde 24.450 euros

Pero hay más, ya que los 210 kilómetros de autonomía pueden pasar a 250 kilómetros si se toma como referencia el ciclo WLTP City. Las prestaciones del pequeño Twingo ZE son buenas, sobre todo en aceleración. Según la firma, pasa de 0 a 50 kilómetros por hora en sólo 4 segundos. La velocidad máxima, como es lógico, está limitada a 135 kilómetros por hora, suficiente para el entorno al que está destinado.

Por último, hay que hablar de los tiempos para la recarga de las baterías. Empleando una toma doméstica (2,3 kW) puede tardar hasta 13 horas y media. En caso de hacer uso de una toma trifásica de 22 kW el tiempo de espera se reduce a 63 minutos. Con todo, hasta que no sea presentado en sociedad, no podremos verlo más en detalle, aunque como se suele decir: si algo funciona, no lo toques.

Fuente – Renault


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.