Prueba BMW 320d M Sport 190 CV Auto. 8v (con vídeo)

Prueba BMW 320d 190 CV M Sport

Dicen que las berlinas medias no pasan por su mejor momento. Es cierto, pues los SUVs han canibalizado buena parte de sus ventas. Sin embargo, los modelos premium del segmento D siguen aferrándose con mucha fuerza. Hoy nos acompaña en Actualidad Motor una de las berlinas más queridas en el mercado europeo, el BMW Serie 3. Probamos el BMW 320d, el diésel de 190 CV, en acabado M Sport.

Este modelo lleva nada menos que 40 años en el mercado, que se dice pronto, habiendo lanzado ya siete generaciones. Además, durante todo este tiempo ha sido capaz de comercializar más de 15 millones de unidades. En buena parte, su éxito se debe al carácter dinámico que siempre le ha caracterizado. Hay quien dice que BMW ya no es lo que era en ese sentido, que ya no hacen coches pasionales. Veamos si este BMW Serie 3 G20 -código interno con el que se conoce a esta generación- mantiene esa personalidad “made in BMW”.

Exterior conservador, así que mejor con el acabado M Sport

Como es habitual, vamos a empezar por su exterior. En este caso estamos ante una unidad con el paquete deportivo M Sport. Ya sabéis que aporta un toque más deportivo a su imagen con paragolpes, taloneras y varios detalles específicos, como las llantas. En este caso, aun así, las llantas son opcionales. Bajo mi punto de vista, le sienta bien, aunque creo que en generaciones anteriores el paquete M aportaba más dinamismo que en esta séptima generación. El precio de este acabado es de unos 4.500 euros.

Las dimensiones exteriores del BMW Serie 3 berlina son: 4.709 mm de longitud, 1.827 de anchura, 1.442 de altura y 2.851 mm de batalla.

Si nos fijamos en su frontal, la marca bávara ha preferido optar por un diseño continuista. Se reconoce fácilmente como un Serie 3, tanto que incluso puede llegar a confundirse con un modelo de la generación predecesora. Los faros, que de serie son LED y opcionalmente láser (por 2.278 euros) -como en nuestra unidad- están en contacto con la parrilla principal, utilizando ahora un ligero apéndice.

Prueba BMW Serie 3 frontal

En nuestro caso, la citada parrilla tradicional de doble riñón es la opcional con el acabado negro “Shadow Line brillo intenso” (201 euros). Por cierto, ahora es más ancha, aunque no se ve tan gigantesca como en los nuevos X7 o Serie 7. Además, como en otros modelos de la marca, esta parrilla tiene una persiana que abre o cierra dependiendo de las necesidades de refrigeración, mejorando la aerodinámica y permitiendo que el motor llegue antes a su temperatura óptima de funcionamiento.

Viéndolo ya desde una vista lateral, tampoco cambia demasiado. Seguimos viendo un capó alargado con el eje delantero muy cerca del frente, lo que les permite colocar el motor longitudinal por detrás del eje. Esto mejora notablemente el comportamiento del coche. La silueta es muy suave, terminando en la tapa del maletero, donde aparece un ligero spoiler opcional (228 euros).

Prueba BMW Serie 3 M Sport lateral

También ha cambiado ligeramente la curva Hofmeister, ahora integrada en el pilar trasero. Las llantas de 19 pulgadas son opcionales, con un sobrecoste de 2.255 euros ya que también cuentan con neumáticos deportivos Michelin Pilot Sport 4 S con una anchura de 225 mm en el tren delantero y de 255 en el trasero.

Pasando ya a la parte posterior, probablemente sea la zona que menos destaque. Para mi gusto, es demasiado sobria y, además, el diseño de sus pilotos me recuerda bastante a Lexus. Por fortuna, BMW todavía no ha caído en la moda de esconder la salida de escape y, de momento, todos los BMW Serie 3 berlina vienen con una salida real a cada lado. Debo reconocer, y aunque no me gusta mucho meterme en estética, que el estilo de la doble salida de escape me gusta mucho.

Prueba BMW Serie 3 320d M Sport trasera

Notable salto de calidad en su interior

¿Pasamos al interior? Siempre, antes de nada, debemos ajustarnos el asiento y el volante. Tenemos asientos con regulación eléctrica en todos los sentidos, podemos ajustar también la anchura del respaldo e incluso extender la base del mismo para sujetar más o menos las pantorrillas. También tenemos apoyo lumbar.

Pero como todo en BMW (y en la mayoría de marcas premium), hay que pagarlo. Estos asientos de la unidad probada son de “Cuero Vernasca Schwarz pespunteado de contraste Blau” (1.651), o así los denomina la marca. El soporte lumbar se paga (285 euros), la calefacción también (433 euros) y no esperes menos de los reglajes eléctricos (con memoria para el del conductor) (1.367 euros). Son muy, muy cómodos y agradables, y se ajustan muy bien al cuerpo sea cual sea nuestra talla; pero entre todo nos dejamos más de 3.500 euros en los asientos…

BMW Serie 3 salpicadero

Siguiendo con los ajustes, el volante tiene una amplia regulación en altura y profundidad, lo que unido a los reglajes del asiento nos permite adoptar fácilmente una cómoda postura de conducción. Sin embargo, la altura del cinturón no se puede ajustar, lo que me parece un error. Señores, estamos hablando de seguridad, si el cinturón está mal colocado pierde parte de su efectividad. Por cierto, el decorado de los cinturones con los colores de BMW M también es otro opcional (342 euros).

La postura de conducción es muy deportiva. Me recuerda bastante a la del Alfa Romeo Giulia. Vamos sentados muy cerca del suelo y con las piernas muy estiradas, algo que nos involucra más en la conducción y nos hace percibirlo como un coche de ciertos aires deportivos. Tenemos un volante muy bien revestido aunque, a mi gusto, excesivamente grueso, especialmente en la parte del apoyo para los pulgares. Tras los radios horizontales aparecen unas levas que son de plástico, pero de buen tacto y aspecto.

El cuadro de instrumentos ahora es una pantalla completamente digital de 10,3 pulgadas. Se ve bien y permite algunas configuraciones, pero lo cierto es que no llega al nivel de personalización y gráficos lograda por los modelos del Grupo Volkswagen; y eso que yo no soy muy simpatizante de las pantallas. Las informaciones y los colores de fondo cambiarán también en función del modo de conducción seleccionado.

Vista puesto de conducción del BMW Serie 3

Un punto positivo es que toda la información se complementa con un interesante Head-Up Display (1.247 euros). Nos muestra datos como la velocidad, programación del limitador y control de crucero, señales de tráfico e indicaciones de navegación. Es grande y se ve bastante bien, por lo que lo considero un extra importante.

Si nos vamos a la parte central del salpicadero, allí nos recibe una pantalla de 12 pulgadas. Ahora es táctil, pero también se puede gestionar mediante el famoso mando iDrive en la consola central (junto a la palanca de cambios). Si añadimos el control gestual (342 euros), algunas funciones como subir o bajar el volumen del audio, o pasar de canción, se pueden hacer con un gesto. No siempre nos hace caso y no es demasiado útil porque podemos hacer estas operaciones desde el volante sin ser necesario que soltemos una mano…

Por otro lado, BMW también se ha sumado a la moda de los asistentes personales. BMW Intelligent Personal Assistant, se llama. Se despertará cuando digamos “Hola, BMW”, y podremos preguntarle, por ejemplo, “¿qué tiempo hará mañana en Madrid?”, y nos dará la información meteorológica. También tiene inteligencia artificial, por lo que irá aprendiendo de nosotros y de nuestros hábitos diarios.

Cuadro de instrumentos digital del BMW Serie 3

Siguiendo con el interior, por debajo de la pantalla tenemos los mandos del climatizador. Es una buena noticia que no estén integrados en la pantalla principal, pero creo que BMW debería haber recurrido a unas sencillas ruletas para el control de la temperatura. En este modelo se modifica mediante un botón que prácticamente nos obliga a desviar la vista de la carretera. Con las ruletas sería bastante más sencillo e intuitivo, bajo mi punto de vista.

Ya en el túnel central, nos cae a mano la palanca selectora para el cambio automático. A su izquierda tenemos algunos botones para desactivar el control de tracción, activar las cámaras exteriores, apagar el Start&Stop y controlar los modos de conducción (Sport, Comfort y Eco Pro). También el freno de mano, que ahora es eléctrico. A la derecha tenemos el mando iDrive antes citado y unos pulsadores de acceso rápido para los diferentes menús del infoentretenimiento.

Si hablamos de huecos portaobjetos, delante de la palanca de cambios hay un hueco con tapa que esconde dos portabotellas, toma USB y la superficie de carga inalámbrica. También hay huecos en las puertas que nos permiten colocar objetos menudos o dos botellas pequeñas; una pena que no estén forrados para evitar ruidos. A estos hay que añadir un reposabrazos central acolchado sin regulación en altura y profundidad pero con el que me he sentido bastante cómodo; si lo levantamos hay otro espacio para vaciar nuestros bolsillos y tomas tipo C.

Prueba BMW 320d palanca cambio automático

Por último, antes de pasar a las plazas traseras, destacar que BMW ha dado un importante salto de calidad en su interior. Hay muchos materiales mullidos y de buena calidad percibida, tanto a la vista como al tacto. Esto se nota al pasar la mano por ciertos elementos, como el salpicadero o el guarnecido de las puertas, o al accionar los elevalunas o los intermitentes.

Todo está bien acolchado y no aparece ni un solo grillo. Además, también es de agradecer que tampoco hayan apostado por el negro piano. Bajo mi forma de verlo, muy por encima de Mercedes y prácticamente a la par con Audi, que siempre ha sido un referente.

El BMW Serie 3 no es un coche para cinco ocupantes

Dejando ya la parte delantera del habitáculo y pasándonos a las plazas traseras, debemos tener en cuenta que es un coche relativamente bajito, por lo que para acceder aquí detrás hay que agacharse algo más de lo habitual si no queremos golpearnos con la cabeza en el techo. Esto no gustará especialmente a personas mayores, aunque tampoco será un problema demasiado grave.

Prueba BMW Serie 3 plazas traseras

Una vez estamos en las plazas traseras, se nota el incremento en la distancia entre ejes respecto al predecesor. Mido 1,76 y con el asiento delantero ajustado a mi posición habitual, me sobran siete u ocho dedos en las rodillas. Además, tengo espacio suficiente para colocar los pies y faltan varios centímetros para que roce con la cabeza en el techo. La banqueta es cómoda y la puerta tiene materiales agradables al tacto y blandos.

Lo que prácticamente tenemos que descartar es un viaje con cinco ocupantes. La plaza central es muy poco práctica, ya que el habitáculo está configurado claramente para cuatro ocupantes pese a contar con plaza central. El respaldo es duro y esconde un reposabrazos con portabotellas, mientras el túnel de transmisión es muy grande. Lo dicho, igual para un trayecto corto se puede hacer, pero un viaje yo lo descartaría.

Por lo demás, en la parte posterior de los asientos delanteros tenemos redecillas para colocar algún periódico, revistas u otros papeles. En el túnel de transmisión encontramos salidas de aire con regulación de temperatura (climatizador trizona), dos tomas USB tipo C y un enchufe de 12 voltios.

Así es su maletero

Prueba BMW Serie 3 berlina maletero

El BMW Serie 3 G20 tiene un maletero de 480 litros, que es una capacidad normal para este segmento. No ha crecido en comparación con el modelo anterior, pero BMW asegura que la boca de carga ahora es un poco más amplia. Como es habitual en estas berlinas de tres volúmenes, la carga y descarga de objetos pesados no es cómoda por la boca de acceso y bandeja rígida. Por cierto, se puede abrir desde el mando, con un pulsador en la propia tapa o pasando el pie por debajo del paragolpes.

El tapizado en el interior del maletero es correcto. Lo que sí hemos echado en falta es alguna argolla o ganchos más para sujetar la carga, pues solo hay uno y no sé si aguantaría bien una bolsa pesada.

Si buscas un mayor confort, te recomiendo que apuestes por la carrocería BMW Serie 3 Touring G21 recién lanzada. Tiene 20 litros más, que tampoco son muchos más, pero será notablemente más práctico y podremos cargar objetos de mayor tamaño. Eso sí, puede que su retaguardia no te guste tanto como la del berlina. A igualdad de mecánica la diferencia de precio es de unos 2.200 euros. Ahí queda. Es tu decisión.

Gama mecánica del BMW Serie 3

BMW 320d G20

Visto todo lo anterior, pasemos a la oferta mecánica. El BMW Serie 3 berlina está disponible con tres motores de gasolina y otros tantos diésel. Además, también se puede optar por una versión híbrida enchufable, la cual se denomina 330e y da 292 CV.

Los motores de gasolina disponibles actualmente son los 320i, 330i y M340i xDrive. Los dos primeros son tetracilíndricos, con 184 y 258 CV. El último es un seis en línea con 374 CV, Mientras tanto, la oferta diésel se compone de los 318d, 320d y 330d. Igualmente, los dos primeros son de cuatro cilindros, dando 150 y 190 CV, mientras que el último es de seis cilindros y desarrolla 265 CV.

Todos los BMW Serie 3 se combinan de serie con la caja de cambios automática Steptronic de 8 velocidades, a excepción del BMW 318d que de serie viene con cambio manual de seis marchas. Respecto al sistema de tracción, todos son de propulsión trasera excepto el M340i, que de serie ya viene con el sistema xDrive. De todos modos, la tracción total se ofrece opcionalmente en varias de las motorizaciones disponibles.

BMW 320d, prestaciones sobre el papel

Motor BMW 320d G20 190 CV

Nosotros estamos probando el BMW 320d. Se trata de un bloque con 2 litros, cuatro cilindros y 16 válvulas con turbo de geometría variable y, por supuesto, inyección directa de combustible. Da 190 CV a 4.000 vueltas y 400 Nm de par entre 1.750 y 2.500. La transmisión es automática Steptronic de 8 marchas.

Teóricamente es capaz de hacer un 0 a 100 en 6,8 segundos y una punta de 240 km/h. Su consumo combinado apenas llega a los 4,5 l/100, aunque en la vida real es algo superior. Ahora vamos a ponernos en marcha y os cuento cómo va esta variante mecánica que arranca en los 43.700 euros.

Al volante: ¡Sí, mantiene su carácter deportivo!

Antes de nada, quería comentaros que meses atrás pude conducirlo durante unos minutos en su presentación nacional. No fueron recorridos ni muy largos ni muy variados, pero la sensación que me llevé fue de un coche bien hecho y especialmente cómodo en carretera, pero que había perdido parte de su encanto por la ausencia de un carácter dinámico.

Prueba BMW Serie 3 G20

En aquel momento probé una unidad con este mismo motor, el diésel 20d de 190 CV, pero vinculado a la tracción total xDrive, y al acabado Luxury con la suspensión de serie, es decir, una configuración muy orientada al confort. Ahora, con el paquete M Sport, la suspensión deportiva, la dirección deportiva variable y la propulsión simple al tren trasero, las sensaciones han sido mucho más dinámicas. Empezamos por el motor.

La versión 20d es ya mítica en la Serie 3, haciéndose famosa en la generación E46, es decir, tres generaciones atrás. Desde aquel entonces ha evolucionado considerablemente. Este bloque, como decía antes, da 190 CV y un generoso par de 400 Nm. A no ser que busquemos una respuesta muy, muy enérgica, será más que suficiente para mover con mucha agilidad al Serie 3.

Acelera muy bien y recupera fantásticamente, aunque vayamos con varios pasajeros. Además, se lleva muy bien con la caja Steptronic de 8 marchas, que se muestra suave para maniobrar y cuando no pisamos mucho el acelerador, y bastante rápida en modo Sport o cuando utilizamos la transmisión en modo manual. Me ha gustado mucho esta combinación de motor y cambio.

Prueba BMW 320d 190 CV

Por lo demás, y aunque está bien aislado, en ciudad sí se deja notar un poco su condición de diésel por el sonido, algo que se aprecia aún más si no vamos con las ventanillas del todo cerradas. No hay ni rastro de vibraciones. Una vez en carretera es muy suave y pasa totalmente desapercibido. No sabes si conduces un diésel o un gasolina… a no ser que aceleres fuertes y revoluciones el motor.

Si hablamos de su suspensión, esta unidad trae la suspensión deportiva. Es más durita de lo que lo solemos encontrar en el segmento, permitiendo un paso por curva muy rápido y estable, girando muy plano y cambiando rápido de dirección, algo a lo que también ayudan los neumáticos deportivos Michelin Pilot Sport 4 S que monta esta unidad. Obviamente, no es tan confortable si transitamos carreteras en mal estado de conservación, pero tampoco considero que sea un coche incómodo.

También me ha gustado mucho el tacto de su dirección, pese a que el grosor del volante no me termina de convencer, como he dicho más arriba. Lleva la dirección deportiva variable de serie, que es muy precisa y rápida. La combinación de esta dirección con la suspensión es fantástica, pues la verdad es que el tren delantero se inscribe muy rápido en las curvas, con muy poquito balanceo.

Prueba BMW Serie 3 320d M Sport 190 CV

Todo el conjunto en sí, y eso que llevamos un motor diésel, nos permite disfrutar mucho de este coche en tramos de curvas. Basta con poner el modo de conducción Sport, el cambio en manual y, simplemente, jugar trazando curvas. Además, el control de estabilidad permite un ligerísimo sobreviraje para redondear la salida de las curvas, algo que es bastante placentero. Si nos pasamos, enseguida entran las ayudas al rescate manteniendo todo bajo control y con mucha seguridad.

Destacar que en este tipo de coches no es aconsejable desconectar el control de estabilidad por completo. Tienen un límite de agarre muy, muy alto, pero una vez que lo pierdes no es sencillo volver a recuperarlo…

En vías rápidas es un coche cómodo, aunque es cierto que los baches bruscos, como las juntas de dilatación de los puentes, se perciben. Aerodinámicamente está bien aislado, contando con cristales gruesos tanto en el parabrisas delantero como en las ventanillas laterales para filtrar el ruido exterior.

Por último, toca hablar de consumos. A un ritmo normal por autopista no es nada sediento, conformándose con unos 5,5 litros a los 100, o incluso un poquito menos. Eso sí, hemos notado que varía bastante dependiendo del estilo de conducción. Si conducimos de forma un poco más deportiva, sobre todo por carreteras algo ratoneras, el consumo se eleva notablemente. Ocurre lo mismo en ciudad. Nuestro mixto final a la hora de devolver el coche ha sido de 6,4 l/100 km.

Conclusiones

Prueba BMW 320d 190 CV G20 M Sport

El BMW Serie 3 no ha decepcionado. Durante esta semana de pruebas nos ha demostrado que mantiene el espíritu deportivo que le caracteriza, pero también que ha dado un clarísimo salto en calidad percibida en su interior, recurriendo a materiales de alta calidad. Tanto que a mi forma de ver, en ese sentido queda muy cerca del Audi A4 y supera con creces al Clase C de Mercedes.

Y ya que hemos hablado de algunos de sus rivales, hagamos un repaso. En cuanto a dinámica deportiva de conducción tenemos al Alfa Giulia, en tecnología visible y confort de marcha está el Mercedes Clase C, en calidad interior el Audi. El BMW no es tan cómodo como sus dos compatriotas, pero demuestra ser claramente superior en sensaciones de conducción. El italiano también tiene un tacto todavía más deportivo, pero sus calidades están lejos de las que logra el BMW. ¿Cuál elegir? Simplemente, depende de lo que busques.

Artículo relacionado:
BMW Serie 3 Touring, con ganas de continuar la senda del éxito

Perfil del BMW Serie 3 G20 paquete M

Respecto a los precios, el Serie 3 berlina arranca en 38.600 con el 318d manual. Si nos vamos al BMW 320d de 190 CV son 43.700 euros de partida. Yo personalmente, creo que apostaría por el nuevo Serie 3 Touring que está llegando ahora mismo a los concesionarios. A igualdad mecánica hay 2.200 euros de diferencia, pero creo que merece la pena por la mayor practicidad. Claro, que igual su estética “ranchera” no te termina de convencer…

Como habéis visto, esta unidad viene cargadísima de extras. Tanto es así que de los 43.700 euros de precio de partida del 320d, se va hasta los -AGÁRRATE- 70.000 euros según configurador. Es un precio casi prohibitivo, pero claro, es que trae prácticamente todos los extras. Creo que mejor conformarse con una unidad un poco menos equipada…

Artículo relacionado:
Prueba Alfa Romeo Giulia Super 2.0 Turbo 200 CV Auto 8v.
Artículo relacionado:
Aquí tienes el restyling del Mercedes Clase C, que hereda la tecnología del Clase S
Artículo relacionado:
Prueba Audi A4 2.0 TDI 150 CV, el referente tecnológico

Equipamientos

Faros láser BMW Serie 3 G20

De serie

  • Llantas de aleación de 16 pulgadas
  • Control de distancia en aparcamiento PDC
  • Kit de reparación de pinchazos
  • Climatizador
  • Volante de cuero
  • Active Guard Plus
  • Teleservices
  • Llamada de emergencia obligatoria
  • Servicios Connected Drive
  • Connected Package
  • Asientos traseros abatibles
  • Tornillos antirrobos para las llantas
  • Retrovisor interior con antideslumbramiento automático

Sport (añade)

  • Llantas de aleación de 17 pulgadas
  • Estética exterior específica
  • Combinación tela/Sensatec Schwarz
  • Molduras interiores en negro brillo intenso
  • BMW Live Cockpit Plus
  • Control de crucero adaptativo
  • Connected Package Plus
  • Asientos delanteros deportivos
  • Paquete de retrovisores interiores y exteriores
  • Luz de ambiente
  • Faros antiniebla de LED
  • Shadow Line Individual

Luxury

  • Llantas de aleación específicas de 17 pulgadas
  • Estética exterior específica
  • Interior en Cuero Vernasca Schwarz pespunteado
  • Revestimiento de madera
  • Tablero de instrumentos sensatec

M Sport

  • Llantas de aleación específicas de 18 pulgadas bicolor y distinta medida en eje trasero
  • Interior combinación Alcántara/Sensatec Schwarz/pespunteado de contraste Blau
  • Molduras interiores de aluminio Tetragon
  • Tapizado interior del techo en negro anthrazit
  • Dirección deportiva variable
  • Suspensión deportiva M
  • Paquete aerodinámico M

Precios BMW Serie 3 berlina

BMW 320d 190 CV review español

Versión Cambio Tracción Acabado Precio
Versión Cambio Tracción Acabado Precio
320i 184 CV Automático Trasera De serie 42.400 €
330i 258 CV Automático Trasera De serie 47.250 €
330i xDrive 258 CV Automático Integral De serie 49.850 €
318d 150 CV Manual 6v Trasera De serie 38.600 €
318d 150 CV Automático Trasera De serie 41.048 €
320d 190 CV Automático Trasera De serie 43.700 €
320d xDrive 190 CV Automático Integral De serie 46.300 €
330d 265 CV Automático Trasera De serie 53.600
330d xDrive 265 CV Automático Integral De serie 56.200 €
330e 292 CV Automático Trasera De serie 53.700 €
320i 184 CV Automático Trasera Sport 44.900 €
330i 258 CV Automático Trasera Sport 49.750 €
330i xDrive 258 CV Automático Integral Sport 52.350 €
318d 150 CV Manual 6v Trasera Sport 41.100 €
318d 150 CV Automático Trasera Sport 43.548 €
320d 190 CV Automático Trasera Sport 46.200 €
320d xDrive 190 CV Automático Integral Sport 48.800 €
330d 265 CV Automático Trasera Sport 56.100 €
330e 292 CV Automático Trasera Sport 56.200 €
330d xDrive 265 CV Automático Integral Sport 58.700 €
320i 184 CV Automático Trasera Luxury 46.400 €
330i 258 CV Automático Trasera Luxury 51.250 €
330i xDrive 258 CV Automático Integral Luxury 53.850 €
318d 150 CV Manual 6v Trasera Luxury 42.600 €
318d 150 CV Automático Trasera Luxury 45.048 €
320d 190 CV Automático Trasera Luxury 47.700 €
320d xDrive 190 CV Automático Integral Luxury 50.300 €
330d 265 CV Automático Trasera Luxury 57.600 €
330d xDrive 265 CV Automático Integral Luxury 60.200 €
320i 184 CV Automático Trasera M Sport 47.400 €
330i 258 CV Automático Trasera M Sport 52.250 €
330i xDrive 258 CV Automático Integral M Sport 54.850 €
320d 190 CV Automático Trasera M Sport 48.700 €
320d xDrive 190 CV Automático Integral M Sport 51.300 €
330d 265 CV Automático Trasera M Sport 58.600 €
330d xDrive 265 CV Automático Integral M Sport 61.200 €
330e 292 CV Automático Trasera Luxury 57.700 €
M340i xDrive 374 CV Automático Integral M340i 71.200 €

Opinión del editor

BMW Serie 3 320d 190 CV M Sport
  • Valoración del editor
  • Puntuación 4.5 estrellas
38.600 a 71.200
  • 80%

  • BMW Serie 3 320d 190 CV M Sport
  • Reseña de:
  • Publicado el:
  • Última modificación: 6 de agosto de 2019
  • Diseño exterior
    Editor: 65%
  • Diseño habitáculo
    Editor: 85%
  • Plazas delanteras
    Editor: 75%
  • Plazas traseras
    Editor: 75%
  • Maletero
    Editor: 70%
  • Mecánica
    Editor: 85%
  • Consumos
    Editor: 80%
  • Confort
    Editor: 80%
  • Precio
    Editor: 60%

Pros

  • Importante salto en calidad interior
  • Consumo en carretera
  • Comportamiento dinámico

Contras

  • Diseño demasiado conservador
  • Cuadro de instrumentos digital poco personalizable
  • Precio de algunos opcionales

Galería BMW Serie 3

Te puede interesar
¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.