Si los 625 CV de tu nuevo BMW M8 te parecen pocos, G-Power ofrece 200 más

BMW M8 preparado por G-Power

El BMW M8 es uno de esos coches que carecen de sentido, pero que a ninguno de nosotros nos importaría tener en el garaje. Se trata del más grande de los deportivos de la marca bávara en su versión más extrema. Disponible en carrocerías Coupé, Cabrio y Gran Coupé, el M8 es una auténtica bestia. Y es que estamos hablando de nada más y nada menos de una máquina de 625 CV.

Sí, has leído bien, 625 CV. Esta potencia nace de un motor V8 de 4.4 litros, que también desarrolla 750 Nm entre 1.800 y 5.800 vueltas. No será por músculo. Toda esta energía pasa a una caja de cambios M Steptronic y, posteriormente, a las cuatro ruedas mediante el sistema xDrive, aunque el conductor puede gestionar, adaptar e incluso desconectar el tren delantero para dejarlo como un propulsión trasera de toda la vida.

Estarás de acuerdo conmigo en que estas prestaciones serán suficientes para la inmensa mayoría de los mortales. ¿Quién necesita más de 625 CV o 750 Nm de par en un coche? La respuesta es nadie, pero siempre hay quien quiere ir un paso más allá. Es mucho pero, ¿es motivo para conformarse? ¿Por qué no un poco más?

BMW M8 preparado por G-Power lateral

Los especialistas están para ese tipo de personas. En el caso de este BMW M8, el preparador G-Power tiene algo que decirnos. Y es que ya han desarrollado tres versiones de mejoras para el rendimiento del V8. En el primero de ellos simplemente se hacen algunos ajustes electrónicos, mientras que en los otros ya se llevan algunos cambios de componentes.

La Stage 1 de G-Power para el BMW M8 Competition es una actualización del software volcando algunos nuevos parámetros, mediante los cuales se logran 730 CV y 850 Nm. Se dice pronto, pero a golpe de “repro” ya suman 105 CV y 100 Nm de par. En el caso de la Stage 2 se modifica también el sistema de escape, logrando 780 CV y 930 Nm de par.

Artículo relacionado:
¡Es oficial! BMW M8 Competition en carrocerías Coupé y Cabrio con 625 CV

Por último hablamos de la tercera y última versión, la Stage 3. G-Power logra extraer nada menos que 830 CV y 1.000 Nm de par. Pero aquí ya no hablamos de una simple reprogramación y poco más. En esta preparación se modifica el sistema de sobrealimentación (turbos), se cambian los catalizadores, se instala un escape de titanio con colas de fibra de carbono y, por supuesto, se lleva a cabo una reprogramación de centralita.

A nivel estético tampoco quieren que el cambio del BMW M8 sea drástico. De hecho, ellos mismos así lo afirman. Lo único que presentan son unas llantas forjadas Hurricane RR de 21 pulgadas en acabado corte de diamante negro.

Interior BMW M8 G-Power


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.