El Honda Civic Sedán se pone al día, aunque por ahora sólo en EEUU

La décima generación del Honda Civic llegó a nuestra vidas en 2016. En los 46 años de historia del compacto nipón, su fisonomía ha cambiado muchas veces, adaptándose a los gustos de cada época. Por ello, la última entrega es quizá, a partes iguales, la más arriesgada y seria. La razón es sencilla: a diferencia de otras anteriores, ha de venderse en todos los mercados donde está presente la marca.

Por ello, debe sacrificar ciertas licencias en pro de mantener un nivel de ventas estables. El caso, es que sólo han pasado tres años desde que llegara y la marca ya ha introducido un sutil restyling. El primero que pasó por el quirófano fueron las versiones coupé y hatchback y tras él, le toca el turno al sedán. En todo caso, las modificaciones introducidas son tan vaporosas, que a los profanos les costará localizarlas.

Cambios sutiles para mantener su esencia

Al igual que en el Civic hatchback, el frontal del Honda Civic Sedán cambia en tres lugares. Primero, parrilla central, que reduce un poco su tamaño, al igual que la toma de aire inferior. Los grupos ópticos también reciben nuevas funciones, como la tecnología Full LED adaptativa. El paragolpes acentúa su agresividad, pues incorpora dos cromados que abrazan los faros antiniebla. Con todo, ahora parece más dinámico y deportivo que antes.

La zaga del Honda Civic Sedán también recibe cambios. En este caso, son más leves que los del frontal, pues se limitan, en función de la terminación elegida, a varias inserciones cromadas. Donde no hay cambios es en la vista lateral. Aquí se mantienen inalteradas las proporciones y líneas. Sin embargo, han actualizado las llantas de aleación. y la paleta de colores. En todo caso, éstos vendrán determinados por el mercado en cuestión.

En el interior el Civic Sedán pule algunos fallos

Si pasamos al interior, podemos pensar que aquí no han intervenido. Sin embargo, no es así, pues hay cambios que gustarán a más de uno. El primero, y más evidente, es el nuevo sistema de infotainment. Está gobernado por una pantalla multifunción de 7 pulgadas y es compatible con los protocolos Apple CarPlay y Android Auto. Además, y para aquellos que se quejaban amargamente del control para el volumen, ahora pasa a ser convencional.

Los materiales e inserciones que decoran, y dan forma al interior, del Honda Civic Sedán, se mantienen inalterados. Tan solo podemos ver una tapicería que hasta ahora no conocíamos y algunos guarnecidos. En cuanto a seguridad, la cosa cambia. Mejora el paquete Honda Sensing pues ahora cuenta con frenada automática en ciudad, alerta de cambio involuntario de carril, alerta de colisión frontal, faros smart beam o control de crucero adaptativo.

Por ahora sólo para EEUU, aunque no tardará en llegar a Europa

Por el momento, los cambios introducidos en el Honda Civic Sedán se quedarán en Estados Unidos y Canadá. Al igual que con la versión hatchback, pronto llegarán al resto de mercados donde está presente. Cuándo esto se produzca, es de entender que donde no habrá cambios será en la oferta mecánica. Al menos, es la situación que se dará en el mercado americano. Habrá que ver si Honda Europa decide fulminar el bloque diésel, o lo mantiene hasta el final de ciclo.

Fuente – Honda

Te puede interesar
¿Cuánto vale tu coche?
¿Quieres saber cuánto vale tu coche? ¿Estás pensando en venderlo? Te tasamos tu coche gratis y si te interesa, también te lo compramos.
Tasar coche GRATISTasar y vender coche

Sé el primero en comentar